La ministra premia a la agricultora. Isabel Tejerina y Lola Gómez

Lola-y-tomates

La tarde anterior se le había roto la máquina de café. Una cafetera con mucha tralla acumulada durante década y media. Millares de visitantes curiosos que sorbieron de ese café hasta que el aparatejo dijo que hasta aquí hemos llegado. El último grupo que pudo tomar esa cafeína en la finca de Lola Gómez venía de Irán (desde la antigua Persia hasta Almería hay quien es capaz de viajar tras el rastro de nuevos secretos para la agricultura intensiva, ¡sorprendente!). El siguiente, conformado por Ana y un servidor, era autóctono, procedente de El Ejido. Nosotros nos quedamos sin café, pero Lola nos ofreció un gazpacho de Vicasol.

Gazpacho

Mi estómago soporta bien el gazpacho, incluso a las 10 de la mañana. Así que me bebí el mío y el de Ana. Hay que predicar en la casa del herrero y no usar cuchillos de palo, ¿verdad? Verdura, toda, buena y bienvenida.

Con Lola y Fernando, su marido, echamos un par de horas desmontando este sector nuestro de la horticultura. Él huye de las fotografías, pero en esta ocasión se dejó. Le dijimos que así podía colgar la que le hiciéramos con su mujer en el gran corcho que da la bienvenida a las instalaciones de Clisol Agro. Un mosaico en forma de recortes de prensa, que hace las veces de huella visual de algunas decenas de las miles de criaturas que han pasado por estos invernaderos desde que esta familia de agricultores de El Ejido decidió abrir las puertas de su explotación al gran público. Nadie lo hizo hasta entonces y nadie hoy día lo lleva de un modo tan profesional como Lola y su marido.

Fernando-y-Lola

Nos estuvieron contando que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente le acababa de conceder a Lola uno de los galardones más importantes que otorga el Magrama, el de excelencia de las mujeres rurales. Pero hay además otra segunda mujer almeriense, pero de actividad ganadera (ecológica). También la enhorabuena para Santiaga Sánchez. Ambas irán a recoger el premio a Madrid este próximo 15 de octubre, Día Internacional de la Mujer Rural.

Lola nos pidió a Ana y a mí que no publicásemos nada al respecto hasta que el reconocimiento fuese oficial. Y como el Ministerio publicó anoche en su web el nombre de los premiados, ya lo podemos reflejar en el blog, sin molestar a nadie.

mascotas

Tomatitos

pimientoLuego la anfitriona nos enseñó algunas de las cositas que muestra a diario a sus visitantes, no en vano estos invernaderos son foco del interés turístico de quienes quieren acercarse a conocer qué hay debajo de este mar de plástico. Por debajo. Por dentro. Así que vimos algunas de sus especialidades en pimiento y tomate, las delicatessen. ¿O cómo llamar sino al pimiento dulce mini cónico Angello? Se distingue del conocido sweet bite por no tener semillas o pepitas en su interior. En palabras de Lola “hace crunch en una auténtica explosión de líquidos y sabores”. Pero solo lo vimos en verde, aún no había madurado.

Y luego el tomate. Desde corazón de buey, pasando por kumato y mini-kumato, y cherrys de sabor, tanto en rojo como en amarillo, redondos y acostillados.

Lola-y-Merche

Nos mostró a continuación los trabajos de Merche o Loli, los alumnos de la Asociación de Daño Cerebral Vivir de El Ejido con los que Clisol Agro colabora este año en una iniciativa encomiable, ya que estas personas pueden disfrutar de un contacto cercano con la agricultura plantando distintas especies y dedicándose a su cultivo.

Syngenta

Las variedades del futuro serán resistentes a las plagas

Cuando nos marchábamos llegaron Pedro Pleguezuelo, portfolio manager de Syngenta, y Jean Louis Nicolet, pepper breeder (genetista de pimiento). Jean Louis, tras 41 años como investigador en Syngenta, está a punto de jubilarse.

Nos contó algo extraordinario, que interesará a todos los agricultores, ya que las variedades hortícolas en el futuro serán resistentes a insectos. Syngenta ya tiene ensayos de variedades de pimiento que repelen la mosca blanca y el trips, y también trabajan en la misma línea en tomate. Pedro Pleguezuelo insistió que Jean Louis es el padre de las variedades que en el futuro tendrán estas características.

Variedades con mecanismos de autodefensa frente a esos enemigos que tanto perjudican el desarrollo de los cultivos. Plantas repelentes a mosca y trips, ¿puede haber mejor noticia? Y además han testado que esas variedades experimentales no provocan ningún efecto negativo sobre la fauna auxiliar.

Antes de irnos los retratamos a los cuatro delante del Héliosec, el evaporador de agua de Syngenta (imagen superior).

Blanco-y-negro

Anuncios

Invernaderos holandeses a vista de pájaro. Países Bajos. I parte

invernaderos holandeses a vista de pájaro

A petición de algunos lectores, que sugerían un pequeño relax en agosto con artículos más distendidos, he dedicado un intenso serial a otras actividades agropecuarias que se desarrollan en zonas del interior y de la serranía almeriense. Pero llegado ya septiembre es momento de retomar la esencia de este blog: las claves del sector hortofrutícola. Recuerdo hace meses un seguidor que en privado se dirigió a mí en reiteradas ocasiones pidiéndome que escribiese más de Holanda, algo que ya he hecho en diferentes artículos, pero ahora lo voy a realizar de forma más pormenorizada respondiendo así al deseo del susodicho lector. Decir, por otro lado, que las imágenes me las ha enviado un amigo que reside en el país de los tulipanes. Muy espectaculares las que son a vista de pájaro.

invernaderos holandeses desde el avión

A Holanda hay que dedicarle dos capítulos, aunque habría para inundar el ordenador con informaciones y cifras de este gigante de la distribución mundial. En esta primera sesión me voy a centrar en su sector productor. Su área de invernaderos es ligeramente inferior a las 5.000 hectáreas y no parece que vaya a crecer más, ya que la tendencia de los últimos años indica una tímida bajada interanual. Solo con este dato se comprende que Holanda no puede ser la despensa de Europa y que gran parte de su negocio reside en la reexpedición de producciones de otros países, europeos y de otros continentes.

De tomate son 1.780 hectáreas, de pimiento unas 1.160, de pepino 600 y de berenjena apenas un centenar. El profesor de la UAL, Pérez Mesa, maneja variopintos datos al respecto. El tomate es el que mejor tendencia presenta en superficie. También hay que decir que las explotaciones más grandes son de este hortícola y las más pequeñas las de berenjena. Significativa también es la reducción a la mitad del número de explotaciones en el presente milenio, de 3.419 fincas a 1.442. Entre sus consecuencias está que las que han quedado son más grandes.

cultivo de tomate holandés

ornamentales holandesasSin embargo, los principales cultivos hortícolas holandeses por superficie no son los de invernadero, sino que habría que hablar de la patata, la cebolla, la zanahoria, las brásicas o el guisante. Algo más atrás lechugas, achicorias y puerros. Cualquiera de ellos poseen más superficie de cultivo que el tomate, el pimiento o el pepino. Creo que esto puede romper algunos falsos mitos.

El próximo día abordaré la comercialización, que es el meollo del negocio neerlandés, pero antes un breve apunte sobre su consumo. El tomate que prefieren es el larga vida, tomate redondo; no tanto así el pera, el racimo o el cherry, según las encuestas hechas a los consumidores. Y el pepino es muy demandado entre todos los grupos de edad, lo comen como aperitivo a cualquier hora del día. De ahí que el pepino mini tenga gran aceptación. En ese comer sano también está el segmento ecológico, cuyo gasto familiar estos últimos ejercicios registra repuntes de hasta el 10%.

invernadero holandés

CASI entra en el ecológico. Y moderniza las instalaciones del aeropuerto para el manipulado

CASI ecológico

La cooperativa CASI empleará a partir de ahora su almacén de San Isidro, en el campo de Níjar, para el producto orgánico. De este modo se inicia en este segmento y durante este primer año serán un mínimo de 40 hectáreas las destinadas al ecológico, un nicho que en los últimos años también abordan y cada vez más las comercializadoras convencionales. Ejemplo de ello es Agroponiente que también entrará en ecológico esta nueva campaña 2015/16.

La primera imagen corresponde al centro de confección de tomate que la CASI posee en Níjar, instalación que se especializará en el producto ‘bio’ (denominación con la que se conoce en Europa al ecológico); aunque en primavera también servirá para canalizar la sandía de la cooperativa. Amén de que se reservará un espacio como punto de recogida para los agricultores de la comarca nijareña que quieran que sus productos se sigan subastando en la corrida de Los Partidores.

Así que por un lado Níjar será para ecológico; la alhóndiga de La Cañada continuará con su tradicional actividad como subasta; mientras que el centro del aeropuerto, el que fuera comprado a Agrupalmería, está en este momento siendo modernizado para dedicarlo exclusivamente al manipulado del tomate.

Ya habrá tiempo cuando se pongan en marcha estas nuevas instalaciones remodeladas para contar más detalles, aunque lo que me comentan es que se ha hecho una apuesta importante para hacer eficiente (kilos/hora) la tarea de confección, instalando e invirtiendo en maquinaria de vanguardia.

Lo contaré cuando la obra esté finalizada. Será entonces el momento de publicar algunas imágenes.

tomate CASI

La Toscana almeriense. Viñedos ecológicos en la sierra de Los Filabres

Raquel con su perro

Hace unos pocos años se pusieron de moda las películas en las que el protagonista huía del mundo urbano, justo antes de su destrucción, a una zona del interior de Italia donde las llamas del infierno no podían alcanzarlo. Era la región de la Toscana, un lugar en la Tierra que emularía al paraíso literario y donde las zarzas eran viñas de vino, que daban la vida y una segunda oportunidad para disfrutarla.

Estos días de primeros de agosto he conocido un lugar similar o más bien cómo una familia ha transformado un monte, antes preñado de almendros abandonados y ahora convertido en su tierra prometida. Raquel tiene 30 años y lo primero que se me ocurre al verla es preguntarle qué hace allí. Me contesta que le gusta aquello, que le encanta, enfatiza. A los pocos minutos de conversación descubro que es también de El Ejido, del barrio de La Loma de La Mezquita. Cualquiera que haya conocido la sierra de Los Filabres y el Poniente almeriense sabrá que son dos mundos opuestos.

Panorámica de los viñedos

Paseo con ella por los viñedos. Son más de 5 hectáreas de diferentes añadas puestas en un paraje, llamado La Tejera, que tiene un entretenido acceso por la estrecha carretera de Los Chopos, en una de las gargantas del municipio de Tahal. Su hermana, Patricia López Peña, es la enóloga; pero hoy no está allí. Está en la ciudad, en Almería. Se me antoja muy lejos, aunque apenas hay una hora de camino en coche.

Raquel López Peña

Escucho con atención, mientras Raquel me explica que su familia también proviene de los invernaderos – sus abuelos fueron de aquella primera generación – y que hace unos pocos años, en compañía de sus padres, conoció estos parajes casi de casualidad. Fue un domingo. Y les inspiró tanto esta tierra que decidieron quedarse aquí. Después compraron derechos históricos de viñedos, pusieron los primeros de uva tinta, y tras distintas pruebas y ensayos este año esperan tener la primera gran vendimia.

uva tinta

Todo es ecológico. Hay tempranillo, cabernet sauvignon, cabernet franc, syrah y merlot. Confían llegar en unos meses, una vez finalizada la vendimia que en esta zona se concentra entre finales de septiembre y comienzos de octubre, a las 15.000 botellas de tinto.

“¿Cómo queréis venderlo?”, le pregunto. Y me responde: “Nos encantaría que pudieran venir aquí los propios clientes, hacer con ellos catas, pasearlos por nuestras viñas rodeados de un paisaje singular como el que aquí hay. Además podemos ofrecerles rutas a caballo y dentro de poco esperamos que también alojamiento rural. Nos acaban de conceder las licencias para construir”.

Y entonces Raquel me descubre con sus palabras que detrás de estas viñas hay mucho más que vino. Un proyecto que une turismo rural, con deporte activo y amor a la naturaleza en un espacio casi único.

cartel indicativo

El problema está en cómo llegar hasta esta garganta de Los Filabres sin perderse. Así que saltándome la norma de no poner teléfonos en los artículos, le hago aquí cobijo al móvil de reservas para cualquier lector que quiera conocer este lugar: 685 06 31 74 Y el correo electrónico: raquelfortalezadetahal@gmail.com La chica me cae bien, y el entusiasmo de su proyecto de vida consigue transmitírmelo. Así que no tengo que explicar más.

Embotelladora   Bodega   Cubas de vino

Denominación Desierto de Almería

La finca y su vino comparten el mismo nombre. Fortaleza de Tahal. Este pueblo, cabecera de esta sierra, tiene categoría de villa, ya que los Reyes Católicos hicieron parada en él durante varias noches camino de Granada. Durante la Reconquista. Así que Tahal tiene mucho de fortaleza. Incluso un castillo (para los que no conozcan esta localidad).

Este caldo de uva tinta ecológica, dentro de la denominación de vino del ‘desierto de Almería’, no lo podréis encontrar en hipermercados ni supermercados. A parte de en la propia bodega, solo se distribuirá por las pequeñas tiendas de la comarca. Lo que se conoce como comercio de proximidad. Pero si visitáis in situ la bodega, tal vez os encontréis también con algunas cabras. Raquel me dijo antes de irme que quería comprar unas pocas.

¿Existe o no la Toscana almeriense?

rutas a caballo   clases de equitación a niños

Manolo

Posdata: Manuel es tío de Raquel.

Viñedos en terraza

Sobrina y tío

Una cineasta y un director de teatro belgas entre invernaderos

Thomas, Lola, Gert y Blaisse

Mañana y pasado hay casting para la serie ‘Juego de Tronos’ en Almería en el pabellón Moisés Ruiz. Además en el mismo escenario fue el multitudinario casting de ‘Éxodus’ y ‘Clavius’. Pero también hay directores de cine y de teatro que vienen seducidos por esta tierra, aunque no aterrizan precedidos por el autobombo de las producciones antes mencionadas. Hace varias semanas le preguntaba a Moon Blaise, una joven cineasta belga, el motivo de viajar hasta Almería. Me decía que era un lugar interesante, tanto por sus paisajes como por sus gentes.

Lola y José Antonio

El día anterior había contactado conmigo Lola, que hacía la tarea de preproducción y las veces de traductora. El singular grupo lo completaban un director de teatro afincado en Bruselas, Thomas Bellinck, y un técnico de sonido, Gert Verboven, también hábitat en el mundo audiovisual y teatral.

Preparando el sonido

Me habían propuesto una entrevista en un espacio singular. Este tipo de escenarios son abundantes en nuestro mar de plástico. Elegí los Atajuelos, esa frontera montañosa entre El Ejido y Dalías. Algunas pitas, cortijos abandonados, explotaciones agrícolas, muchas piedras con sus tonalidades ocres y al fondo la simbiosis entre el azul marino del Mediterráneo, el celeste del cielo y el reflejo del plástico que nos da la vida.

Nos sentamos en unos riscos y arrancó la grabación. Media hora hablando del origen y antropología del ser colectivo, del periodismo en los tiempos actuales, de la historia de la provincia, del nacimiento de nuestra agricultura en mitad del desierto y de la sociedad étnica de El Ejido. La mayor parte de la conversación se centró en los ‘pioneros’, aquellos hombres y mujeres que hace ahora medio siglo levantaron los primeros invernaderos. Su espíritu, su fuerza y su capacidad de trabajo desmedido.

Mostraron mucho interés por los que obraron el milagro, tanto que quieren contactar con agricultores de la primera generación. Ahora se han marchado para Centro Europa, pero volverán con un equipo de producción más amplio y con cámaras. Esta vez solo traían fotografía y audio. Era su aproximación a tierra almeriense, pero estarán de forma intermitente por aquí durante los próximos dos años. Es el tiempo que se han marcado para hacer un documental.

Vistas

A diferencia de otros personajes caídos del cielo, no se trata de un medio de comunicación extranjero ávido de hacer un reportaje para emitir en su hora de máxima audiencia (‘prime time’). No es lo que hemos sufrido otras muchas veces o por lo menos esa no fue la impresión que me causaron durante las horas que pasé con ellos. Son un grupo de artistas que con ojos ajenos a nuestro modelo de vida quieren conocerlo.

Así que todos aquellos que tengáis en vuestra familia a alguno de aquellos ‘pioneros’, y quiera contarles a los señores de las imágenes cómo se logró sacar maná entre el esparto y los pedriscos, solo tenéis que escribirme y os paso su contacto. Uso como correo el buzón de sugerencias del blog: j.a.arcossanchez@gmail.com

Una moneda por un melón

En el porche de Jesús Rincón

Luego los llevé a tomar un café solar a la casa del buen amigo Jesús Rincón. Allí fliparon con sus gallinas, con su compost y con sus melones ecológicos. En un carrillo tenía los últimos galias. Se llevaron algunas piezas después de colocar un euro sobre cada fruto que cogieron. Jesús insistió en invitarlos, pero ellos siguieron esta costumbre habitual en otros países.

Melones ecológicos de Jesús Rincón

Vicasol se instala en el campo de Níjar para hacer ecológico

En la zona del 21, en las instalaciones del grupo Yes. La cooperativa Vicasol sigue su incesante ritmo de crecimiento. Primero fue con la modernización de su centro de La Mojonera (la antigua Almerisol); después con su entrada en El Ejido, alquilando la nave de Uniagro; y ahora también a través de un régimen de alquiler llega al campo de Níjar, donde tiene previsto entrar a partir del día 15 de este mes de junio, es decir, ¡ya!!

Juan Antonio González

La imagen que acompaño es la del presidente Juan Antonio González, en una entrevista que le hice esta campaña en la sede central de la cooperativa, en Vícar. Me mostraba una imagen aérea de este primer centro. Y ahora Vicasol, campaña tras campaña, da nuevos pasos en su expansión, que es en realidad una tercera vía en los movimientos de concentración de la oferta. Si Única Group representa la colaboración entre empresas de un mismo grupo y Murgiverde representa la más clásica fórmula de la fusión, Vicasol lo que hace es atraer agricultores de todos sitios abriendo nuevas centrales hortofrutícolas.

En este almacén de Níjar se hará el ecológico. En la actual campaña 2015/16 Vicasol ha entrado en el producto orgánico, y de cara al próximo ejercicio 2016/17 especializará su almacén nijareño para el segmento ecológico.

Habrá que esperar a que ruede la nueva campaña para visitar las nuevas instalaciones y valorar esta nueva y decidida apuesta de Vicasol. ¡Suerte!

De visita en Casur. En la nueva nave de ecológico de Única Group. Y también en una finca en la que se hace abono en verde

Gonzalo Sánchez es uno de los socios fundadores de la cooperativa almeriense Casur. Tiene su explotación, más de siete hectáreas de ecológico, en Pechina. Persona agradable, de trato sencillo y agricultor con mucha cabeza. Hace unos años estuvo como capataz de la Estación Experimental de Las Palmerillas, de la Fundación Cajamar. Allí aprendió muchas de las técnicas que ahora lleva a la práctica en su finca. Me enseñó novedades en el uso de la perchas, las guitas o los desechos. Innovaciones que aplica con el asesoramiento de Isidoro Carricondo, responsable técnico de la cooperativa. Gonzalo es el más alto.

Isidoro Carricondo y Gonzalo Sánchez

Este verano este agricultor realizó la técnica del abonado en verde. Me pasó una foto hecha con el móvil, donde se aprecia cómo todo el material vegetal de la plantación se entierra como abono orgánico, acompañado de un poco de estiércol de oveja. Lo hizo en junio y el trasplante de los nuevos tomates lo efectuó en agosto, dos meses más tarde.

Abono en verde

La guita se quita. Es obviedad decir que no se entierra, aunque Gonzalo quiere incorporar rafia biodegradable. El obstáculo estaría en el precio, me comentan. Quizá habría que ajustarlo un poco más para no encarecer los ya de por sí elevados costes de producción del agricultor.

rafia

Después me marché con Isidoro a Viator, a la central de Casur. Contiguas a sus instalaciones está el almacén que hace un par de campañas se construyó para dar servicio a los agricultores de ecológico de Única Group. La mayoría pertenecen a Casur, el 86%; pero también los hay de Cabasc y Ferva. Las imágenes corresponden a la nueva nave para ecológico. El jefe de almacén me mostró tomate kumato ‘bio’.

jefe de almacén

Única Group cuenta con medio centenar de hectáreas en producción ecológica, que abarcan zonas productoras como Berja, El Ejido, La Cañada, Pechina y Níjar. Todos los artículos de la pizarra se hacen en eco, aunque los principales son tomate rama, el 24%; pimiento california, el 14%; tomate pera, el 13%; y pepino, el 10%.

En primavera Única tiene además una docena de hectáreas de sandía fashion en ecológico. Y en verano suma otras 5 hectáreas de cultivos orgánicos en la zona de los Bérchules y en Cortes de Baza.

trabajadoras de la central ecológica de Única

Antes de irme pasé por la nave de convencional – la de Casur de toda la vida (como dirían algunos) – que está dedicada al tomate, dentro de la especialización que llevan a la práctica las distintas cooperativas que integran Única Group. Allí estuve en el departamento de calidad e hice una foto de familia de todas las profesionales que integran esta área. Me van a perdonar que no ponga sus nombres, pero he perdido la chuleta en la que los apunté.

Algunas de ellas aparecen en el calendario anual que ha editado Única. Una iniciativa original y entrañable, ya que los distintos meses del año 2015 aparecen ilustrados con trabajadores de este grupo, ya sean agricultores o personal de almacén.

Departamento de calidad

El productor de aloe vera de Sorbas se llama Andrés Andújar

Andrés Pérez Hay un lugar cerca del río Aguas donde se cultiva aloe vera. Pongo ahora la coletilla de que ese mismo río es el que está en peligro de quedarse seco por la sobreexplotación sobrevenida por los nuevos latifundios de olivar que se han generado en los últimos años en esta zona del interior de Almería. No voy a hablar de ese tema porque ya lo abordé a mitad de mayo, pero sí quería aprovechar que lo menciono para poner este subrayado a ese ecocidio que todos los que seguimos las redes sociales conocemos desde hace meses. (…) Andrés es un chaval joven, con inquietudes e iniciativa. En mitad de la nada decidió cultivar aloe vera. Y ahí está intentando sacar adelante un proyecto de vida, no solo una idea empresarial. Tiene como apoyo un blog que os recomiendo y donde describe el universo del aloe vera. Dejo a continuación el enlace para que podáis pincharlo: “Aloe de Sorbas. Agricultura sostenible”. valle de aloe vera Visité a Andrés hace tiempo y no quería acabar el año sin publicar su artículo. Es seguidor de este blog y contactó conmigo a través de LinkedIN. Cuando estuve en su finca me relató que los productores viven atomizados y que no existen canales de comercialización para el aloe vera. Donde mejor funcionan, en este sentido, es en las Canarias, en islas como Tenerife. Producción, Alemania y eco Una hectárea de aloe vera puede dar unas 100 toneladas (hoja en fresco). Dicho con otras palabras, un kilo por hoja, entre 6 y 10 kilos por planta. Alemania es también en esto el ‘gran cliente’. Según este bloguero y agricultor, el mercado germano absorbe en torno al 80% del consumo mundial. Los alemanes hacen grandes pedidos de hoja fresca, ya que ellos mismos la transforman; y también demandan gel puro de aloe vera ecológico. Esto último es determinante. Para vender fuera de España todo tiene que ser ecológico. Quien no lo sea, debe olvidarse del mercado exterior. aloe vera en detalle Los usos del aloe vera son bien sabidos. Desde jabones y geles, pasando por la cosmética o la absorción de radiaciones hasta llegar a la alimentación, por ejemplo, con la elaboración de mermeladas. El problema viene, como siempre, en lo que se le paga a quien lo cultiva. Me hablaba Andrés de 50 céntimos el kilo de hoja fresca. aloe vera

Por la mañana tomate japonés amarillo y rosa, en Níjar. Y por la noche en la fiesta navideña del semillero El Plantel, en Dalías

amarillo

Hace unos días publicaba un artículo sobre el mercado de Japón, con imágenes cedidas por el amigo Alberto García de su reciente viaje a la nación del sol naciente. Poco antes también editaba otro post sobre la variedad de tomate rama ‘Xito’, introducida en la zona de Alhama de Almería por la casa japonesa de semillas Sakata. Y hoy cierro el triángulo dedicado a este país con la jornada de puertas abiertas celebrada hace solo unos días por otra firma de semillas nipona, Takii Seed, en su centro de investigación situado en el campo de Níjar.

rosa

Las dos fotografías superiores corresponden a dos tipologías de tomate de color amarillo y rosa, calibre M, muy consumidas por los japoneses. El amarillo se aprecia fácilmente por su color; sin embargo, el rosa tira más a rojo en la imagen, aunque os puedo asegurar que tiene un tono rosado. De sabor me gustó más éste que el amarillo.

Takii Seed también trabaja con el tipo corazón de buey, con pera mini, con tipo cocktail, con pintón, con tomate suelto y rama. La imagen inferior es de esta última tipología, ‘Motto’, sobresale por su dureza, gran consistencia postcosecha que le permiten ser una interesante opción para los exportadores.

Motto artística

Además tiene otro rama, pero con algo menos de calibre, en fase precomercial, un número aún. Es la imagen en la que me retrataron. Destaca por su firmeza y está pensado para la primavera.

Con tomate precomercial

La gama de portainjertos de Takii también es amplia: tomate, berenjena, pepino e incluso melón. Me comentaron que en Japón los suelos son complicados, lo que ha hecho que la compañía invierta en la búsqueda de buenos portainjertos que sean luego extrapolables a otras zonas del mundo.

En la siguiente imagen falta León, el productor nijareño que tiene alquiladas varias de sus fincas a la firma japonesa. A León lo conocí hace años, doy buena fe de que es uno de esos agricultores finos, finos. En la instantánea aparece el equipo de Takii. De izquierda a derecha: Gabriel Pérez, trial officer; Miguel Corredor, tomato assistant breeder; Antonio Almodóvar, sales manager; José Luis Galera, tomato breeder; e Irene García, trainee.

Equipo Takii

El Plantel celebra la Navidad

El sector hortofrutícola almeriense aprovecha el mes de diciembre para llevar a cabo numerosos actos, incluso en un mismo día coinciden varias actividades. Es imposible estar en todas. Por ejemplo, agradezco la invitación a los eventos desarrollados estos días por Alltech, Syngenta y por Top Seeds, pero el don de la doble ubicuidad es algo que se me escapa. Como a todos.

Por la noche sí pude escaparme a la cena de familia prenavideña que celebra desde hace años el semillero El Plantel. Este año el encuentro tuvo lugar en el centro que el semillero tiene en la carretera de Berja, en el municipio de Dalías.

El Plantel Semilleros

Allí pude saludar a mucha gente, incluso a algunos agricultores que llevaba bastante tiempo sin ver. Me sorpendió que uno de ellos, un ecológico de Berja, me dijese que se ha pasado al convencional. Dice que la agricultura ecológica lo estaba llevando a la ruina. Una pena, si es así. Pero no es el único, me comentaron de algunos casos similares más.

Quien sí sigue enarbolando la bandera del ecológico es Jesús Rincón. Me dio mucha alegría encontrármelo en Dalías, al igual que al amigo Javier. Me hice una foto con ellos, bien acompañados por Ana e Isabel.

Ana, José, Jesús, Javier e Isabel

La ruta del Quijote acaba sin rastro del Nueva Delhi. Hallé calabacín ecológico y un invernadero, no dos ni tres, ¡un invernadero!

Acaba mi periplo manchego. En tierras del Quijote nadie sabe del Nueva Delhi, incluso me han comentado algunos técnicos locales que ha sido a través de este blog como se han ido informando de un virus que preocupa mucho en Almería, pero que aquí es un completo desconocido. En esta región no existe el lobby agrícola que hay en el sureste peninsular, está todo más aislado y aunque la agricultura vertebra la supervivencia de todo el mundo rural del sur de Madrid, los agricultores no tienen el peso específico que cabría esperar de un motor económico tan vital. Dicho con otras palabras, el campo se ningunea en todas partes.

invernadero en Los Llanos

Arriba está el único invernadero que encontré. Tenía tomate. Apenas 3.000 metros cuadrados en el pueblo de Los Llanos del Caudillo (Ciudad Real). Según me dijo su propietario, Julián González, fue el primero de la región, aunque por la zona de Manzanares otros empresarios han hecho recientemente otro. De todas formas, no me imagino en un futuro que la silueta de los molinos, los viñedos o los campos de cereales se sustituya por alguna extraña suerte por estructuras de plástico. Lo poquísimo que hay invernado es meramente simbólico, una gota en mitad de un océano de vastos cultivos al aire libre. Aquí la calle tiene la batalla ganada y auguro que así será por mucho tiempo.

calabacín ecológico

Las especies hortícolas habituales en Almería son escasas aquí. La fotografía es de calabacín ecológico de Julián González. También tiene calabacín redondo. El Nueva Delhi por aquí solo se asocia a nombre de ciudad de La India. En su almacén también vi pimiento california, cebollas, calabazas y melones. Antonio Morales, que hizo de guía en todo momento, me habló maravillas de Julián antes de conocerlo. Un productor ecológico, totalmente convencido, y una rareza en agricultura orgánica en estas tierras. Después cuando conocí a Julián comprobé que la presentación de Antonio no era exagerada.

Luego los tres fuimos a visitar un bombo, una construcción tradicional de La Mancha, que está situada en las tierras de Julián. Este manchego bonachón me mostró con deleite esta vivienda de piedra, erigida en su día por Pablo Moreno, un agricultor manchego que pasó media vida levantando casas rurales como la de la imagen.

Bombo en Los Llanos

Como ya comenté en el primer artículo sobre La Mancha, Antonio Morales es un ingeniero agrónomo manchego, afincado entre Almería y Granada, que asesora en Andalucía y también en su tierra natal. Un día después me presentó a su amigo de la infancia Javier Hidalgo, un empresario todoterreno, metido en el sector de la industria auxiliar, del cereal o del aceite de oliva. Acompañé a ambos a una visita que tenían que hacer a un almacén de suministros de Valdepeñas. Las instalaciones eran modélicas, hasta con un aula de formación. El de la izquierda es Javier, Antonio está a la derecha, y en el centro el propietario de la empresa Agroteca.

En Valdepeñas

En la actualidad un nicho que se quiere abrir en La Mancha es el del pistacho, según me contó Javier Hidalgo. Ocurre en todo el campo español, se buscan cultivos alternativos para ampliar la oferta y no caer nunca en el monocultivo. ¡El pistacho! Por lo visto se paga muy bien…

Motril

Y ya de regreso a Andalucía. Antonio pasa el verano en Motril (costa de Granada). Hicimos una parada en un pequeño espacio natural desde el que se ve todo el litoral al fondo, la población en el centro y algunos invernaderos en primer plano. Más al interior abundan los plásticos. En algunas ramblas no queda espacio para hacer ni medio metro más de invernadero. Je,je, je. El boom llega también hasta Granada.

Acabo con una última imagen de la zona de Castell de Ferro. A menudo paso por esta zona, pero rara vez me detengo. Quise fotografiar un par de invernaderos de esos que se agarran a las laderas de la montaña desafiando a la gravedad. Bonito, más aún con el azul del mar y del cielo al fondo.

A modo de resumen os dejo los tres post anteriores publicados sobre la tierra del Quijote, que se suman a este cuarto y último con el que cierro este capítulo de verano por La Mancha: “Conociendo a los vecinos del centro peninsular. La feria de melón de Membrilla”. “Calabazas, ¿son posibles en invernadero?”. “En la tierra del Quijote hoy día se construyen aeropuertos fantasma”.

Castell de Ferro