El sabor de la marcona

José Manuel GuerraCuando empecé a pensar sobre la jornada que hemos tenido en la malagueña Antequera, junto con más de doscientas personas, no pude por menos que acudir a Internet y escribir algunas frases que me venían a la cabeza, como los almendros en flor, la nieve de los almendros, y algunas más. Pero recordé una frase que citó uno de los ponentes en la jornada y es el título que le he dejado a este artículo, el sabor de la Marcona. La Marcona es una variedad de almendro de las tradicionales, de las de toda la vida, de las que se hielan con las heladas de principios de primavera, como por desgracia ha sucedido tan a menudo en el cultivo tradicional del almendro. Como decía el ponente, el sabor de la Marcona es una de las mejores almendras en cuanto sabor, pero por desgracia su producción es baja y además como florece a principios de primavera, corre el riesgo de perderse la cosecha por las heladas.

Antequera, jornada almendro

En la jornada se habló de muchos aspectos importantes para el cultivo moderno del almendro, como son las variedades tardías y extratardías, que permiten una floración a salvo de heladas. También se habló  de nuevos marcos de plantación para cultivo intensivo y super-intensivo del almendro así como las nuevas variedades que son autocompatibles, es decir, que no necesitan sembrar un polinizador cada tres o cuatro almendros, porque todas las flores se autopolinizan. Lo que no quiere decir que no haga falta un insecto polinizador, porque con las abejas o los abejorros, el cuajado del fruto es mucho mejor y la producción mejora.

Como resumen de la jornada, puedo decir que en opinión de los ponentes, el almendro aparece actualmente como un cultivo interesante desde el punto de vista económico para el agricultor porque la demanda sigue siendo superior a la oferta y esto  parece que seguirá siendo así a medio plazo por lo que de la reunión de Antequera salió mucha gente con la intención de empezar un cultivo de almendro o de continuar con él. Eso sí, la opinión generalizada de la jornada es que el almendro marginal o cultivado  en terrenos marginales, no merece la pena porque solo ocasiona gastos y en definitiva pérdidas al agricultor.

José Manuel Guerra Sanz

almendro marginal

Anuncios

La ministra premia a la agricultora. Isabel Tejerina y Lola Gómez

Lola-y-tomates

La tarde anterior se le había roto la máquina de café. Una cafetera con mucha tralla acumulada durante década y media. Millares de visitantes curiosos que sorbieron de ese café hasta que el aparatejo dijo que hasta aquí hemos llegado. El último grupo que pudo tomar esa cafeína en la finca de Lola Gómez venía de Irán (desde la antigua Persia hasta Almería hay quien es capaz de viajar tras el rastro de nuevos secretos para la agricultura intensiva, ¡sorprendente!). El siguiente, conformado por Ana y un servidor, era autóctono, procedente de El Ejido. Nosotros nos quedamos sin café, pero Lola nos ofreció un gazpacho de Vicasol.

Gazpacho

Mi estómago soporta bien el gazpacho, incluso a las 10 de la mañana. Así que me bebí el mío y el de Ana. Hay que predicar en la casa del herrero y no usar cuchillos de palo, ¿verdad? Verdura, toda, buena y bienvenida.

Con Lola y Fernando, su marido, echamos un par de horas desmontando este sector nuestro de la horticultura. Él huye de las fotografías, pero en esta ocasión se dejó. Le dijimos que así podía colgar la que le hiciéramos con su mujer en el gran corcho que da la bienvenida a las instalaciones de Clisol Agro. Un mosaico en forma de recortes de prensa, que hace las veces de huella visual de algunas decenas de las miles de criaturas que han pasado por estos invernaderos desde que esta familia de agricultores de El Ejido decidió abrir las puertas de su explotación al gran público. Nadie lo hizo hasta entonces y nadie hoy día lo lleva de un modo tan profesional como Lola y su marido.

Fernando-y-Lola

Nos estuvieron contando que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente le acababa de conceder a Lola uno de los galardones más importantes que otorga el Magrama, el de excelencia de las mujeres rurales. Pero hay además otra segunda mujer almeriense, pero de actividad ganadera (ecológica). También la enhorabuena para Santiaga Sánchez. Ambas irán a recoger el premio a Madrid este próximo 15 de octubre, Día Internacional de la Mujer Rural.

Lola nos pidió a Ana y a mí que no publicásemos nada al respecto hasta que el reconocimiento fuese oficial. Y como el Ministerio publicó anoche en su web el nombre de los premiados, ya lo podemos reflejar en el blog, sin molestar a nadie.

mascotas

Tomatitos

pimientoLuego la anfitriona nos enseñó algunas de las cositas que muestra a diario a sus visitantes, no en vano estos invernaderos son foco del interés turístico de quienes quieren acercarse a conocer qué hay debajo de este mar de plástico. Por debajo. Por dentro. Así que vimos algunas de sus especialidades en pimiento y tomate, las delicatessen. ¿O cómo llamar sino al pimiento dulce mini cónico Angello? Se distingue del conocido sweet bite por no tener semillas o pepitas en su interior. En palabras de Lola “hace crunch en una auténtica explosión de líquidos y sabores”. Pero solo lo vimos en verde, aún no había madurado.

Y luego el tomate. Desde corazón de buey, pasando por kumato y mini-kumato, y cherrys de sabor, tanto en rojo como en amarillo, redondos y acostillados.

Lola-y-Merche

Nos mostró a continuación los trabajos de Merche o Loli, los alumnos de la Asociación de Daño Cerebral Vivir de El Ejido con los que Clisol Agro colabora este año en una iniciativa encomiable, ya que estas personas pueden disfrutar de un contacto cercano con la agricultura plantando distintas especies y dedicándose a su cultivo.

Syngenta

Las variedades del futuro serán resistentes a las plagas

Cuando nos marchábamos llegaron Pedro Pleguezuelo, portfolio manager de Syngenta, y Jean Louis Nicolet, pepper breeder (genetista de pimiento). Jean Louis, tras 41 años como investigador en Syngenta, está a punto de jubilarse.

Nos contó algo extraordinario, que interesará a todos los agricultores, ya que las variedades hortícolas en el futuro serán resistentes a insectos. Syngenta ya tiene ensayos de variedades de pimiento que repelen la mosca blanca y el trips, y también trabajan en la misma línea en tomate. Pedro Pleguezuelo insistió que Jean Louis es el padre de las variedades que en el futuro tendrán estas características.

Variedades con mecanismos de autodefensa frente a esos enemigos que tanto perjudican el desarrollo de los cultivos. Plantas repelentes a mosca y trips, ¿puede haber mejor noticia? Y además han testado que esas variedades experimentales no provocan ningún efecto negativo sobre la fauna auxiliar.

Antes de irnos los retratamos a los cuatro delante del Héliosec, el evaporador de agua de Syngenta (imagen superior).

Blanco-y-negro

‘El Señor de las Manzanas’ se llama José Segura

José Segura

Nos conocimos en la barra de un bar. En la sierra es normal entablar conversación con el vecino del café o la cerveza. No sé de qué modo empezamos hablar sobre lo seco que está el campo y lo maligno de la sequía. No supe su nombre hasta que me subí en su furgoneta. Con José Segura y su historia acabo el serial de artículos dedicados a la sierra de los Filabres y a esas otras actividades primarias que no abordo habitualmente cuando el invernadero está a pleno rendimiento. Ganadería caprina, apicultura, viticultura, incluso piedra natural, y ahora fruta de pepita. Porque José Segura tiene la mayor explotación de manzanas del interior de la provincia almeriense.

Royal Gala

Posee distintas huertas, diseminadas entre Tahal y Alcudia de Monteagud. Visité varias. Caminos de tierra y algunos asfaltados en los que no nos cruzamos con ni un solo vehículo. En las ciudades se hacen terapias de grupo, yoga, se camina por paseos marítimos abarrotados de personal, bla, bla, bla. Nada como perderse en una sierra y conocer a sus lugareños para desestresarse y encontrarse con uno. Y toda esa parafernalia del silencio.

Lo que despertó mi interés de su conversación fueron las manzanas. Las mayores producciones están en el noreste del país, Cataluña es región manzanera; así que ver manzanos en tierra almeriense tiene su aquel. Y si en Almería, o en una zona de clima similar, las producciones son más tardías, pues entonces puede ser interesante. A la mayoría de los manzanos de las imágenes aún les quedan dos meses, es decir, octubre. E incluso noviembre. En esa época ya ha finalizado el grueso de la producción española, así que puede quedar un hueco jugoso para responder a la demanda otoñal. Dicho con otras palabras, las manzanas en esa época se pagarán bien. Pura oferta y demanda.

huerta de manzanos

manzanas

José tiene Royal Gala (más roja) y Golden (más amarillenta). Más de 250 manzanos. Algo inédito en estos lares, de ahí lo del señor de las manzanas de los Filabres. Les tenía puesto el riego por goteo, pero se lamentaba de que era insuficiente con el veranito que ha estado haciendo. Luego en invierno me dijo que el árbol funciona bien en estas serranías porque pide frío. Le quitamos un par de manzanas a algunas ramas. De sabor extraordinario; aunque, ¡claro!, en un paraje así todo entra bien.

Espantapájaros

El peligro viene de los pájaros, que pican los frutos. Por eso, las bolsas de plástico y los espantapájaros.

pero

Junto a los manzanos, me mostró algunos peros. “Son autóctonos de los Filabres, de la Tetica de Velefique”, explicó. La fotografía adjunta corresponde a un pero. En realidad es una variedad de manzano.

garnacha

José también tiene viñas, unas 1.500 parras, tintas de tempranillo y blancas de garnacha. Decía que se exprimía un buen zumo con el que sacaba su vino para el invierno. Además de uva de mesa, que recogerá en septiembre.

almendras   peras melocotón

Y almendros, por doquier. Este árbol forma parte de la silueta de esta sierra. Y olivos. Entre unos y otros unos 1.500 árboles. Además de otros frutales, como cerezas, ciruelas, peras, caquis, melocotones y nectarinas y algún granado. Pero me quedo con las manzanas porque, tras lo visto, creo que pueden tener un buen comportamiento. Y entrar en el mercado en un momento ideal.

José Segura con sus parras

Con esto dejo atrás estos paisajes llenos de retamas e hinojos. La España más rica está siempre por descubrir. Y suele habitar alejada del asfalto, detrás de una encina o a la sombra de un olivo.

paisaje

La huerta más tradicional. Al aire libre y en verano

Rosa

Caprino y viñedos ecológicos y ahora algunas instantáneas de las pequeñas huertas en la calle que jalonan las serranías en el mes de agosto. En la Alpujarra abundan las de tomate cherry, pero las fotos pertenecen a la misma sierra de los artículos del vino y las cabras: los Filabres.

Rosa con el calabacínLo que más he visto ha sido tomate gordo de ensalada, pero justamente es lo único que no retraté con la cámara. La dejé a un lado para ayudar a esta familia a coger los frutos antes de que se hiciese de noche.

En los valles de esta sierra se aprovecha en verano cualquier pequeña terraza (llanuras de pocos metros de largo y ancho) para sembrar de todos los hortícolas. Son para el autoconsumo y se lleva haciendo así desde generaciones y generaciones. En la zona que visité había brásicas, pepinos, berenjenas negras y rayadas, judías verdes, cebollas blancas y moradas, calabacín, rábanos e incluso ajos. Y por supuesto patatas. Rojas. ¡Ah, también me topé con algunos melones piel de sapo!

Un rato muy entrañable el que pasé con Rosa y Pepe. Gracias.

Pepe trabajando

Pepe   cebolla morada   pepino

brásicas   judías verdes

cebollas

patatas rojas   melones   calabacín

patatas rojas en la tierra

pimientos

Una cineasta y un director de teatro belgas entre invernaderos

Thomas, Lola, Gert y Blaisse

Mañana y pasado hay casting para la serie ‘Juego de Tronos’ en Almería en el pabellón Moisés Ruiz. Además en el mismo escenario fue el multitudinario casting de ‘Éxodus’ y ‘Clavius’. Pero también hay directores de cine y de teatro que vienen seducidos por esta tierra, aunque no aterrizan precedidos por el autobombo de las producciones antes mencionadas. Hace varias semanas le preguntaba a Moon Blaise, una joven cineasta belga, el motivo de viajar hasta Almería. Me decía que era un lugar interesante, tanto por sus paisajes como por sus gentes.

Lola y José Antonio

El día anterior había contactado conmigo Lola, que hacía la tarea de preproducción y las veces de traductora. El singular grupo lo completaban un director de teatro afincado en Bruselas, Thomas Bellinck, y un técnico de sonido, Gert Verboven, también hábitat en el mundo audiovisual y teatral.

Preparando el sonido

Me habían propuesto una entrevista en un espacio singular. Este tipo de escenarios son abundantes en nuestro mar de plástico. Elegí los Atajuelos, esa frontera montañosa entre El Ejido y Dalías. Algunas pitas, cortijos abandonados, explotaciones agrícolas, muchas piedras con sus tonalidades ocres y al fondo la simbiosis entre el azul marino del Mediterráneo, el celeste del cielo y el reflejo del plástico que nos da la vida.

Nos sentamos en unos riscos y arrancó la grabación. Media hora hablando del origen y antropología del ser colectivo, del periodismo en los tiempos actuales, de la historia de la provincia, del nacimiento de nuestra agricultura en mitad del desierto y de la sociedad étnica de El Ejido. La mayor parte de la conversación se centró en los ‘pioneros’, aquellos hombres y mujeres que hace ahora medio siglo levantaron los primeros invernaderos. Su espíritu, su fuerza y su capacidad de trabajo desmedido.

Mostraron mucho interés por los que obraron el milagro, tanto que quieren contactar con agricultores de la primera generación. Ahora se han marchado para Centro Europa, pero volverán con un equipo de producción más amplio y con cámaras. Esta vez solo traían fotografía y audio. Era su aproximación a tierra almeriense, pero estarán de forma intermitente por aquí durante los próximos dos años. Es el tiempo que se han marcado para hacer un documental.

Vistas

A diferencia de otros personajes caídos del cielo, no se trata de un medio de comunicación extranjero ávido de hacer un reportaje para emitir en su hora de máxima audiencia (‘prime time’). No es lo que hemos sufrido otras muchas veces o por lo menos esa no fue la impresión que me causaron durante las horas que pasé con ellos. Son un grupo de artistas que con ojos ajenos a nuestro modelo de vida quieren conocerlo.

Así que todos aquellos que tengáis en vuestra familia a alguno de aquellos ‘pioneros’, y quiera contarles a los señores de las imágenes cómo se logró sacar maná entre el esparto y los pedriscos, solo tenéis que escribirme y os paso su contacto. Uso como correo el buzón de sugerencias del blog: j.a.arcossanchez@gmail.com

Una moneda por un melón

En el porche de Jesús Rincón

Luego los llevé a tomar un café solar a la casa del buen amigo Jesús Rincón. Allí fliparon con sus gallinas, con su compost y con sus melones ecológicos. En un carrillo tenía los últimos galias. Se llevaron algunas piezas después de colocar un euro sobre cada fruto que cogieron. Jesús insistió en invitarlos, pero ellos siguieron esta costumbre habitual en otros países.

Melones ecológicos de Jesús Rincón

Quince meses con pimiento Palermo

Juanmi Romera con Palermo

Juan Miguel Romera es un agricultor de Tierras de Almería, seguidor de este blog. Me propuso recientemente visitar su finca para enseñarme algunas “cositas”. Por ejemplo, un pimiento Palermo trasplantado el 8 de agosto de 2014 y que mantendrá hasta octubre de este 2015. Sumando salen quince meses, un ciclo largo, muy largo.

Con una buena ventilación y blanqueo es posible. Y también influye el fertirriego, según comentaba Joaquín Soriano, director técnico de Wise Irrisystem, que me acompañó en la visita, ya que en la explotación de Juan están instalados sus equipos. Esta empresa ha creado un protocolo para mejorar la ventilación de los invernaderos. Calculan el Déficit de Presión de Vapor (DPV) y según el mismo el agricultor tiene información para saber cuándo abrir o cerrar las bandas o cuándo es el mejor momento para blanquear.

Joaquín y Juanmi

Me decía Juanmi Romera que cuando arranque esta plantación de Palermo, en otoño, volverá poner un cultivo nuevo, también de esta variedad de pimiento (entre el 15-10 de noviembre) para pasar el invierno y nuevamente el verano. Así atiende a sus propios clientes todo el año. Sin parones.

En algunas imágenes saqué a Damelo, de Senegal; y a Mendi, y Hassan, trabajadores de Marruecos.

Trabajador   Recolectando palermo   Trabajador con pimiento palermo

Luego visitamos una explotación de pimiento california. Había variedades que son habituales en Murcia, ya que por fechas este ciclo de cultivo es el que ahora hay en Murcia. Viene a ser una prueba, me explicaba el agricultor. Producir en Almería en el período en el que se produce en Murcia.

Juanmi Romera con california murciano

Juanmi Romera trabaja en una empresa especialista en pimiento, Godoy Hortalizas. Su Palermo viaja a Reino Unido, los países del Este y nórdicos. Según me aseguraba, la relación entre el productor y la cadena es muy estrecha “con la idea de tener más estabilidad en el precio”.

Cantaloup   Melón cantaloup entutorado

Y finalmente otra novedad más, melón tipo cantaloup entutorado. ¡La tipología menos habitual en el campo almeriense mirando hacia arriba! Las fotografías hablan por sí solas.

Equipo Wise

Me quedé también un rato con Joaquín Soriano, que me contó que Wise Irrisystem ha salido ya de la Península y está haciendo sus primeras instalaciones de fertirriego en las Canarias. En Almería esta campaña Murgiverde, Agroponiente, San Isidro Labrador o Vicasol han incorporado algunos de sus equipos dentro del concepto de ‘agricultura de precisión’. Por otro lado, trabajan en el diseño de un sistema de enriquecimiento carbónico que aprovecha la propia instalación de riego. Ahora tienen un nuevo equipo, más económico, Wise Lite, que lleva tensiómetros para medir en tiempo real la demanda de agua que pide la planta, y sensores de conductividad para controlar la salinidad. Incluso me dijo Joaquín que Wise ha abierto una línea de financiación para facilitar a los agricultores la compra de estos equipos.

Y lo último es su entrada en GlobalG.A.P. como miembro de este estándar, que este mayo pasado celebraba en Aguadulce una parada dentro de su Tour 2015. La nueva norma de GlobalG.A.P. prioriza la gestión eficiente del agua, de ahí que Wise haya querido formar parte de su programa.

Agricultor de corazón fuerte

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Buenas a todos, al otro lado José Manuel Guerra! Hace unos días participaba en un taller sobre el manejo del cultivo de papaya y una de las conclusiones que sacaba después de asistir al taller y sobre todo tras hablar con varios de los asistentes, conocidos y amigos míos es que para cultivar papaya en los invernaderos de Almería había que tener un corazón fuerte.

cata de variedades de papaya 180Las charlas del taller no trataron de psicología ni de antropología, sino de riego y enfermedades en la papaya; pero esa conclusión la he sacado a raíz de un comentario de uno de estos amigos con los que me encontraba, y es que le comentó este amigo a uno de los ponentes que se venía abajo algunos días cuando entraba en su invernadero de papayas, en cambio otros días cuando veía algún pequeño avance en el cultivo se ponía muy contento. El ponente le dijo que eso era normal en la papaya, por lo que yo concluí que hoy por hoy hace falta tener un corazón fuerte para cultivar papaya en los invernaderos de Almería, sobre todo porque hay pocas ayudas técnicas, en comparación con el cultivo de cualquier hortaliza. Incluso son difíciles de conseguir las semillas. Es una hierba gigante y aunque tiene aspecto de arbolito, no es un árbol, sino una hierba. Su poca tolerancia a las bajas temperaturas de los inviernos almerienses, que no son demasiado bajas, hace que posiblemente requiera calefacción para obtener cosecha a lo largo de todo el año. El mismo hecho de que la primera floración ocurre varios meses después del trasplante, ya pone nervioso al agricultor que compara el poco tiempo que trascurre entre el trasplante del tomate y la primera recogida.

PapayasEn fin, es un cultivo para el que se requiere paciencia y también destreza, técnica, porque hay varios temas que todavía no están claros para el cultivo de esta planta en los invernaderos de Almería; desde el punto de vista comercial, por ejemplo, cuál es la variedad más adecuada para cada invernadero dependiendo del microclima del sitio.

Cuando terminó la jornada y volvíamos cada uno a nuestra casa, pensé que había estado con un grupo de personas con corazón fuerte porque muchos de ellos ya tenían cultivo de papaya en su invernadero o bien estaban pensando en iniciarlo. Como se decía en el argot taurino, que Dios reparta suerte.

El invernadero de las pitayas

Emilio

En Almería hay un invernadero de pitayas. Sí, es cierto. Parece increíble, pero hay agricultores capaces de probar lo que nadie cree posible. Emilio, que es como se llama este agricultor del norte de La Mojonera, me explicaba que “antes plantaba lo mismo que el resto, pero me cansé”.

pitahaya 2

Lleva ya varios años con el cultivo de pitahaya o fruta del dragón, originaria de Centro América. Un ciclo que va de julio hasta diciembre. De sabor extraordinario. De hecho creo que si se conociese más entre los consumidores europeos, muchos abandonarían los postres industriales. De lo mejor que he probado.

Este invernadero de las pitayas es una isla escondida en mitad del mar de plástico del Poniente. En realidad, hay que perderse mucho por los caminos rurales para dar con un lugar tan llamativo. Hasta la entrada es curiosa. Hay que subir por un puente, a varios metros de altura y ser un poco ágil para entrar al interior sin darte un buen tortazo.

entrada invernadero

Lo primero con lo que se topa el visitante no son las pitayas, sino con un particular bosque de lo más exótico. Cerezos de Brasil, lúcumu de Perú, costillas de Adán, pomarrosas (una fruta muy dulce), carambolas, guayabas de Brasil, guayabas rosas, caquis y madroños, ese árbol símbolo de Madrid. De todo lo más variopinto, ya sea tropical, subtropical o de cualquier latitud, hay en el jardín botánico de este agricultor antes de entrar en su invernadero de frutas del dragón.

 

 

Pitahaya 3                 Pitahaya 4

La pitaya por dentro puede ser blanca, rosa o roja, y por fuera amarilla o rosa. La venta es a través de canales cortos de comercialización, a unos 5 kilos el kilo. Pero no son sandías, ojo, es un fruto que pesa poco y no me queda claro que el rendimiento por metro cuadrado sea muy elevado.

Pitahaya 5

En cualquier hipermercado francés os podéis encontrar esta fruta a 15 euros el kilo. ¿Es posible como cultivo alternativo en Almería? ¿Hay hueco o el segmento es muy estrecho?

Pitahaya 1    Pitahaya 6    En el bosque

Emilio también tenía a la entrada de su finca una interesante colección de cactus. Los había de todas las tipologías. Poco más os puedo decir sobre éstos últimos porque en el mundo de los cactus no soy nada ducho.

cactus

Después del desastre del granizo. El silencio y el olvido entre los invernaderos caídos

Juan Vidal

De puertas para adentro queda el sufrimiento. La ya de por sí dura vida del agricultor es aún más dura cuando aquello de lo que vive queda tirado por los suelos. Sus manos partidas, llenas de grietas por el esfuerzo diario, se encuentran de pronto – por el efecto de una nube negra – huérfanas de tierra a la que agarrarse. El universo se ha esfumado. Un amasijo de alambres, plásticos rotos y frutos destrozados quedan en silencio ocupando lo que antes tenía vida. Es su herencia marchita. Como su economía.

Pimientos entre alambres

De puertas para adentro queda el sufrimiento. Cuando el agricultor cierra la puerta de su casa, ahí, en ese momento la cruda realidad se hace presente. Callada y fría. El invernadero se ha venido abajo, justo en el mes de enero, que es cuando la finca de cualquier productor está a pleno rendimiento. Pero esos hierros no han soportado el peso del granizo. Con ellos se ha derrumbado todo.

Rafael Martos, Juan Manuel Montalbán y Paco Vidal

El sábado por la tarde estuve con un grupo de estos agricultores en San Agustín. Son los mismos que organizaron el invierno pasado la charla sobre el Nueva Delhi, de la que ya hablamos en el blog. Entonces el enemigo venía de ninguna parte y ahora caído del cielo viene sin razón ninguna.

Virus y granizos azotan a los más débiles. Los agricultores están en el primer eslabón de la cadena. Se les aprieta por todas partes. Pero quien aprieta no es consciente de que si caen ellos, todos los eslabones superiores hincarán la rodilla inmediatamente después. Como un dominó.

Lo que ha quedado de una finca

Los políticos se pelean entre sí, acusándose y señalándose con el dedo. “¡Tú, más!”. Las Administraciones siguen el juego de siempre, las desinformaciones se cruzan en todas direcciones y la burocracia ya va llamando a la puerta.

Los técnicos municipales de El Ejido, con nombre, polígono, parcela y metros reales caídos, habían contabilizado hasta este pasado fin de semana 64 hectáreas desplomadas en Tierras de Almería. Sin embargo, hay otra Administración que se empeña en reducir la ruina a un tercio de lo cuantificado por el ayuntamiento ejidense. ¿Por qué, si el dinero de posibles ayudas viene de Bruselas?

Y subrayo lo de supuestas ayudas porque los agricultores de Santa María del Águila que ya pasaron por esto en noviembre de 2013, y que incluso recibieron la confirmación de resolución, aún están esperando. El precedente no es para ser optimistas.

Rafael Martos, Jorge Martín, Ricardo Martín, Rafael Martos y Juan Manuel Montalbán

Rafael, Juan, Paco, Juan Manuel, Francis, Ricardo, Jorge y Juanjo me hablan con templanza. La procesión va por dentro. Hombres curtidos, azotados por los sin sabores de la vida, pero con una entereza digna de elogio. Alguno de ellos me comenta que está planteándose, si se seguir o no en la actividad. “Es un trabajo duro, que te consume, es muy sacrificado y ahora ver esto…”.

Invernadero destrozado

Poca confianza tienen en las ayudas. Por no decir ninguna. Este campo ha vivido 50 años huérfano de subvenciones. Y no hay signos de que vaya a cambiar el escenario.

Por eso digo que de puertas para adentro queda el sufrimiento. En pocos días dejará de hablarse de este asunto en los medios. Incluso la mayoría ya han dejado de hacerlo. Y poco a poco esta desgracia que ha afectado a unas 400 familias (no solo a las que se les ha caído el invernadero, sino también hay que contar todas aquellas que han perdido sus cosechas por las inundaciones) irá olvidándose en una sociedad que vive inmersa en la vorágine del instante. El interés es efímero.

Juanjo García

Y luego los hombres de negro. Las aseguradoras que ahora sacan la letra pequeña para pagar lo menos posible o para pagar a regañadientes. ¡Benditos hombres de negro, pensarán algunos! Aquellos agricultores que no tenían seguro no tienen ni siquiera este clavo ardiendo al que agarrarse.

Pepino, necrosis

Buitres por todos sitios. También me he topado con quienes ya quieren sacar lucro, dejando presupuestos para levantar los nuevos invernaderos. Cuadrillas por doquier. Pero para eso el agricultor tiene que tener algún ahorro y fuerzas suficientes para aguantar la espalda. De lo contrario, ni los buitres podrán manchar el pico.

invernadero levantado

Además está el guirigay de la burocracia. Fiel a su cita. Históricamente España ha sido un país de burócratas. Desde siempre. Las leyes por delante de los principios morales.

Juan Vidal, Fran Pérez, Juanjo García, Juan Manuel Montalbán y Rafael Martos

El acta de no inicio. Al agricultor que se le ocurra empezar a construir el invernadero sin que haya recibido el ‘acta de no inicio’ por parte de un técnico de la Administración autonómica, que se olvide de recibir ayudas. Que el productor quiere empezar lo antes posible para intentar llegar a la primavera con un melón o una sandía, que se olvide. Salvo que quiera negociarlo todo con el banco, al margen de las ‘soñadas’ subvenciones.

En la Administración todo va despacio. El mundo real es otro cantar. Y es ese mundo de los que pisan el suelo el que debe de adaptarse a ese otro planeta irreal de funcionarios y estómagos agraciados. El mundo gira al revés.

De puertas para adentro queda el sufrimiento. Una vez más.

IMG-20150125-WA0003IMG-20150125-WA0021IMG-20150125-WA0029IMG-20150125-WA0004IMG-20150125-WA0040IMG-20150125-WA0039IMG-20150125-WA0009IMG-20150125-WA0028IMG-20150125-WA0026IMG-20150125-WA0036IMG-20150125-WA0038IMG-20150125-WA0027IMG-20150125-WA0007IMG-20150125-WA0017

Carta de un agricultor desde Gambia (África)

P1020399

“Me llamo Fernando Enguita, soy agricultor, hace un año que estoy fijo en Gambia, vine para un proyecto agrícola, concretamente maíz, para una empresa española. El proyecto ha ido bien, referente al maíz, para las producciones que se sacan aquí. Solo que hay un inconveniente, hay que bombear el agua de una profundidad entre 40m-50m, y para producir maíz los costes energéticos del diesel son muy elevados. Estamos buscando otra ubicación al lado del río, para reducir costes.

A la vez estoy trabajando en una ONG y en una fundación, ayudando a mujeres; en la ONG  hemos montado un sistema de riego para que las mujeres puedan más fácilmente regar.

P1020445

En la fundación, Mujeres por África (proyecto español), enseño a las mujeres como tienen que cultivar, ya que ellas están acostumbradas a un sistema de cultivo que en España se empleaba hace 40 años. Les enseñamos a hacer el semillero de las plantas, todas con plantas seleccionadas (simientes españolas), a cómo aplicar el desinfectante de la tierra y el fertilizante, plantaciones anchas (ja, ja, que ellas plantan muy juntas, y luego no les queda espacio para respirar, y se hacen plantas pequeñas , con poca producción). También hemos enseñado a como labrar, y estamos enseñando a 3-4 mujeres a cómo llevar un tractor, etc.

CIMG2240

10347427_650658551700081_3674916198519073067_n

En la fundación, me han dado 1,5 ha. Tuve la idea de desarrollar diferentes plantas hortícolas que se consumen en Europa. Ahora tenemos semillero de tomates, berenjenas, pimientos del piquillo, cebollas, puerros, zanahorias, ajos, etc. Iré viendo, en un período de un año, cómo evolucionan las diferentes variedades; pero también estaría interesado en hacer pruebas con plantas comestibles – que se emplean mucho en países del norte de Europa – para hacer investigación. Probar si funciona e intentar abrir mercado de cara a Europa, y que las mujeres se puedan sacar un ingreso mensual.

CIMG2510

Prácticamente no hay empresas europeas. Hay unos egipcios que cultivan patatas y cebollas, y les funciona bien. Hay una compañía india, que cultiva maíz; pero lo envasan verde al vacio, lo mandan a Inglaterra. La segunda cosecha que hacen es de judía  verde alargada sin emparrar, y les funciona. El país, en nivel agrícola, está  todo por desarrollar, hay poca maquinaria para cultivar, como podrás ver en las fotos que te adjunto. No hay aperos de labranza. Siempre al aire libre, sin invernadero.

P1020419

A parte de las frutas tropicales, cultivan sandías, que salen muy buenas. Muchas las envían a Senegal, por lo tanto alguna seguro que va a parar en España, ya que están mandando mucha fruta desde Senegal a España.

Si deseas más información, estoy a tu disposición.

Un saludo,

Fernando”.

P1020441

P1020429