Holanda pide matrimonio a Almería. Países Bajos. III parte

Día de Holanda (1)

Día de Holanda (2)

El Día de Holanda en Almería tradicionalmente ha dado muchos titulares a la prensa. Me viene a la cabeza el año que vinieron a vender su modelo energético y poco después se intentó importar la cogeneración a nuestra tierra, resultando el mayor de los fracasos. También fue notoria la edición en la que pusieron sobre la mesa sus altísimos rendimientos por metro cuadrado y a partir de entonces más de uno en Almería pensó que lo único importante era sacar kilos y más kilos. Y aún seguimos con esa idea. Por tanto, habría que reconocer la influencia de este evento anual, ya que por ejemplo la fiebre de las productividades – como la quimera del oro –  sigue hoy día pululando en el debate hortofrutícola almeriense como el reto a superar lo antes posible. Pero en esta ocasión la delegación empresarial e institucional de los Países Bajos no ha venido a Almería a dar lecciones, sino a ofrecerse en matrimonio.

La dosis de humildad que requiere tan evidente cambio de actitud es enorme. Los representantes del vecino del norte presentes en Almería estos días ya no miraban por encima del hombro, sino que observaban a los ojos, ya que la perspectiva de tener enfrente a un igual se traduce en esa inclinación horizontal de la mirada.

Y se puede edulcorar de mil formas: colaboración, búsqueda de sinergias, aliados, nuevos socios… se puede llamar como cada uno quiera, pero detrás del lema “juntos podemos” o de frases tipo “unidos somos más fuertes” (traducción al español) lanzadas desde la tribuna por los oradores holandeses se evidencia un deseo de unirse en matrimonio empresarial. Y a tenor de la respuesta del presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Diego Martínez Cano, que clausuró la jornada asegurando que es mejor ser socios que competidores está claro que la petición de mano fue aceptada.

agricultores holandeses

Esta declaración de intenciones de unir como aliados a quienes son competidores vino justificada por la situación de crisis que vive en la actualidad el agricultor de invernadero holandés. Distintos intervinientes neerlandeses lo reconocieron. Una muestra – entiendo – de poner sobre la mesa parte de la baraja al descubierto, en un ejercicio de honestidad. Reconocieron estar en una situación complicada, incluso de peligro de caída. Y antes de hincar la rodilla, propusieron intercambiar alianzas porque el enemigo no es el productor de otro país europeo, sino la cadena de distribución. Fue la conclusión final que se expresó con palabras muy similares a las descritas por mí ahora. Así que la pelota estaría en este momento en el tejado de los empresarios españoles, en general, y los almerienses, en particular.

primera fila

público   Fernando Gómez   mesa final

Nuevas entidades

El evento fue intenso en lo informativo. Se presentó una nueva organización creada este pasado mes de agosto y que en los próximos días será presentada ante el Ministerio holandés de Agricultura. La Branche Organisation (BO) conformada por varios miembros (FPC, LTO y NFO) y que tendrá por objetivo cooperar en la cadena agroalimentaria.

Esta nueva organización se suma a Fresh Produce Center, fundada el pasado año para reactivar al sector, y que reúne a la comercialización a través de Frugi Venta y a la producción holandesa, a través de DPA. Fresh Produce Center recoge el testigo de la anterior entidad que representaba al sector, la Horticultural Board, que desapareció hace dos años.

Fresh Produce Center aborda cuestiones de seguridad alimentaria, marketing y estadísticas, alimentación, logística y nuevas tecnologías. A partir del 1 de enero de 2016 se plantea ser interlocutor ante Bruselas de cuestiones hortofrutícolas.

representantes de la embajada comercial

Henny Endenburg

 ¿Hablamos de barcos?

El último ponente tuvo la deferencia de hablar en español, ya que tiene un contacto próximo con la lengua de Cervantes. Henny Endenburg, propietario de la naviera Alveïs-Shipping Ibérica adelantó que el próximo 12 de noviembre saldrá el primer barco de una nueva línea marítima que unirá Almería con el norte de Europa.

Contenedores con hortalizas frescas desde el puerto almeriense rumbo a otros puertos de Holanda e Inglaterra. ¿Cuántas veces hemos leído y escuchado algo similar? Demasiadas veces, así que la experiencia vivida hasta ahora aconseja dejar en suspenso cualquier proyecto de transporte de perecederos por barco. El hundimiento del mercante que ha ocurrido siempre, metafóricamente hablando, obliga a usar la prudencia, salvo que se quiera caer en la tentación de vender humo. Algo por desgracia muy habitual cuando se pretende un buen titular.

pin

Anuncios

Cosentino. Lecciones para la agricultura

El profesor José Ángel Aznar, de la Universidad de Almería y buen conocedor de la realidad del campo, daba una charla recientemente en el Maestro Padilla de Almería con motivo del acto del 70 cumpleaños de la CASI, ¿recordáis el post sobre la exposición fotográfica en la que se retrataban varias generaciones de productores unidos al tomate? Pues bien, en esa jornada José Ángel Aznar hizo una ilustración sobre la evolución y crecimiento de la mayor empresa de Almería, Cosentino, convertida hoy día en multinacional en continuo ascenso. Creo que es más que pertinente publicar ahora este tema, que lo tenía en reserva, porque se pueden sacar algunas lecciones extrapolables a los invernaderos.

Estatua homenaje a los agricultores

A principios de los 90 Cosentino, como todas las empresas del mármol de la comarca de Macael, centraba su actividad en cubrir el suelo y las paredes. Trasladado al sector agrícola, es como si las empresas almerienses se dedicasen únicamente a llenar camiones de frutas y hortalizas y enviarlos a Europa. Cosentino se dio cuenta de que necesitaba algo más para diferenciarse de la competencia, un valor añadido. Así que inventó el Silestone, producto bien conocido en todo el planeta y que recubre las encimeras de cocina de millones de hogares. Así que no basta con fletar camiones de tomate y pimiento, sin más; hay que calentarse la cabeza y crear algo de un valor superior. O se busca un producto con plusvalor, por el que se pague más dinero (como ocurre con el Silestone) o nuestras hortalizas seguirán siendo lo que son, commodities, es decir, productos de conveniencia por los que se paga poco.

La clave del éxito de Cosentino está en ofrecer un producto de calidad y diferenciado, amén de reinvertir constantemente en I+D. Subrayo lo de invertir y reinvertir porque no es un gasto, sino una obligación para no caer en el estancamiento.

¿Qué productos de nuestro campo pueden ser el Silestone de la agricultura? Indudablemente el RAF, las nuevas especialidades de tomate y pimiento, tal vez el pepino mini, algunas sandías y melones… Es cuestión de rascarse la cabeza para no vender solo un alimento básico: hay que pensar en términos de salud, sabor, estética… Por ejemplo, ahora Única Group ha lanzado una judía verde más oscura, más ancha y carnosa y que comercializa en exclusividad. Ese es el camino. En todos los estudios de Cajamar se aprecia cómo cada año el valor real que se paga por las hortalizas no sube, sino que incluso a veces baja (quitando la inflación), es decir, que las verduras en 2015 se pagan a los mismos precios reales que había en la década de los 70. Por eso, hay que sacar a las hortalizas de los commodities para ponerlas en las estanterías de los artículos de valor. Por los que se paga un precio superior.

Pero Cosentino no se quedó apalancado en su Silestone. Le introdujo mejoras, así que años después presentó el Silestone antibacterias (producto único) y más recientemente un nuevo concepto, ‘Dekton’, donde hay otros reclamos y cualidades, relacionados con el buen gusto por la decoración y la arquitectura.

Todavía hay más. Cosentino se marcó otro reto, sobre el que tal vez deberían de reflexionar las comercializadoras hortofrutícolas: controlar el canal de distribución. Con el siguiente ejemplo basta para entender la idea. Cosentino entró en Estados Unidos con una filial, de la mano de un socio local. Transcurrido cierto tiempo le compró las acciones al socio estadounidense, de modo que su capacidad de decisión y de gestión creció, quedando sus manos sin ningún tipo de atadura. Gracias a esto pudo después abrir sus propios almacenes en Estados Unidos (y en el resto del mundo), los llamados ‘Cosentino centers’. Ahora bien, hagamos el paralelismo con las cooperativas, SAT, SL y SA de nuestro campo, ¿podrían crecer en destino y así controlar parte de ese mercado para lograr un mejor reparto de la riqueza de la agricultura?

Y por último el ‘Cosentino City’, dentro del concepto ‘Dekton’, es la más reciente apuesta de la multinacional de Cantoria – su sede central sigue estando en la comarca de las canteras -. Espacios en el centro de las ciudades más importantes dirigidos a arquitectos y decoradores. Se me ocurre que en esas capitales también podrían abrirse las fruterías más selectas del mundo de los alimentos, ¿o es un disparate?

Dicho todo esto, creo que el modelo de Cosentino está basado en la unidad de todo un sector como el del mármol en Almería, donde las divisiones entre los empresarios son menores y la colaboración máxima. Sin embargo, en las frutas y hortalizas los proyectos más innovadores están aislados, son promovidos por empresas individualmente y no por el sector en su conjunto. Aún con todo, creo que de esta comparativa se pueden extraer algunas conclusiones más que valiosas.

Filabres

Posdata. La primera imagen es de la escultura en homenaje a los hombres y mujeres del campo almeriense, que hay en San Agustín (El Ejido, Almería). La segunda es de la sierra de los Filabres, de cuyo corazón se extrae el mármol de la provincia de Almería.

Hortalizas de Almería, a precio de oro en Alemania

FullSizeRender Soy Alberto García, periodista y director del programa ‘Agricultura en la Onda’ de Onda Cero El Ejido, que realizamos todos los días de 3 a 4 de la tarde. Quiero, antes de nada, agradecer a José Antonio Arcos la oportunidad que me ofrece para poder expresar mi opinión y felicitarle por su maravilloso y único blog.

Hace unos días tuve la oportunidad de visitar la región de Renania, en Alemania. Colonia, Dusseldorf, Essen, Leverkusen, Dortmund, Wuppertal, Aquisgran o Coblenza, entre otras.

IMG_7166

Tengo la (buena) costumbre de que cada vez que visito un país extranjero, (será por deformación profesional o amor a mi provincia), me doy una vuelta por los supermercados de la zona, principalmente para ver si hay hortalizas de la provincia de Almería. Ya sea supermercados grandes o pequeños, de cadenas de distribución conocidas o no, pero tengo esa manía y no puedo remediarlo.
IMG_7169 En este caso, en la ciudad de Remscheid, muy cerca de Colonia, visité el supermercado ‘Kaufpark’. Pues bien, aún estoy impresionado y alucinado de los precios de nuestras hortalizas en Alemania. Como se aprecia en las siguientes fotografías, en algunos casos, los precios son prohibitivos para una familia media alemana. No llego a comprender cómo estando la berenjena en Almería a unos 30 céntimos (o menos) el kilo hace 10 días, en este supermercado alemán se vendían a 2,99 euros. El calabacín, por debajo ya del euro en Almería, a 3,49 euros el kilo.  Y ya a 3,99 euros el kilo de pimiento, ya fuese rojo, verde o amarillo. En el caso del pimiento puede ser más normal, ya que hace 10 días obtuvieron los mejores precios de la campaña, pero el resto, es vender hortalizas a precio de oro. Lo único bueno es la calidad de las hortalizas almerienses en ese supermercado. De primera.

IMG_7154

Tengo familiares viviendo en esa zona de Alemania. Llevan casi 30 años en Remscheid y no entienden cómo las hortalizas almerienses se venden a esos precios. Y no sé cómo explicarles los motivos. Ni yo mismo los llego a entender. Me dicen que a esos precios no pueden comprar a diario nuestras hortalizas. Normal. A partir de esta época ya empiezan a llegar a los supermercados alemanes hortalizas producidas allí, más baratas, aunque desconozco la calidad. Lo que no es de recibo es que la diferencia entre el precio que se le paga al agricultor y lo que paga el consumidor final sea tan abismal. Está claro que en este mundo, todos tienen que ganar dinero. Pero ¿con qué márgenes comerciales? Las cadenas de distribución europeas, y si nos centramos en Alemania también, son quienes ‘parten el bacalao’. La provincia de Almería tiene un serio problema comercial. Al igual que en su día se produjo (bienvenida sea) la famosa ‘revolución verde’, Almería necesita una nueva revolución: ‘la revolución comercial’.

IMG_7168

No podemos ser competitivos ofertando desde 200 empresas productos agrícolas almerienses. La provincia y el sector están en manos de las grandes cadenas de distribución y los agricultores también. De qué sirve ser los mejores en calidad, producción integrada y lucha biológica, innovación o utilización de los recursos hídricos, cuando lo que verdaderamente importa, que es la materia prima y nuestras hortalizas, se paguen en origen a precios irrisorios, en muchos casos, en comparación con los precios en destino.

IMG_7155

Esta es una de las cosas que el sector hortofrutícola almeriense debe mejorar, entre otras claro. Yo para esto no tengo respuestas y si lo intento explicar, me faltan claves. Quizás las tengan quienes, todos los días, descuelgan sus teléfonos para ofertar producto almeriense. Insisto, urge una ‘revolución comercial’ en el campo almeriense….

 

Si no, seguiremos siendo los más ricos del cementerio. Yo no lo entiendo.

IMG_7167

El mejor invernadero del continente sigue estando en Almería. Un año más

trabajadores Natural Growers

A principios del pasado año visité el invernadero que la firma Natural Growers, de capital inglés y holandés, posee en la carretera de Retamar, dirección Cabo de Gata. Su director, Paco Miranda, recientemente me volvió a invitar después de que hace semanas recibiese un nuevo oro (y ya van cuatro) por parte de la certificadora norteamericana NSF. Según este sello, Natural Growers cumple con los criterios más exigentes de excelencia en la producción hortofrutícola. “Este pasado 2014 hemos sido los únicos que hemos recibido esta distinción. La auditoría ha sido durísima, pero otra vez lo hemos conseguido”, me comenta Miranda.

Cuatro oros

Y la verdad es que me alegro porque aunque se trate de una compañía extranjera, lo cierto es que Natural Growers está radicada en Almería, con trabajadores que viven en esta tierra y sin lugar a dudas nuestro microclima y condiciones particulares han hecho posible que esta empresa productora siga estando en la vanguardia de la agricultura mundial. Creo que también sirve de bandera para decir bien alto que en Almería se pueden cultivar hortalizas de una calidad envidiable y difícilmente superable.

En la entrada de la empresa cuelgan en un tablón de anuncios los dos artículos que publiqué en enero del año pasado. En ellos hay información técnica, que omitiré en esta ocasión, para no repetirme. Podéis pincharlos aquí: El mejor invernadero de Europa está en Almería. Natural Growers. I parte. Tesco, el paradigma de una cadena inglesa de supermercados que también produce. Natural Growers. II parte”.

artículo del año pasado

Natural Growers es el proveedor del segmento gourmet de Tesco en pimiento ramiro, tomate cherry y pepino largo. El 80% de estos productos en los lineales de las tiendas que Tesco posee en el Reino Unido proceden de estos invernaderos, situados en la costa almeriense.

El tomate y el pimiento se cultivan en estructuras de cristal y el pepino, que es ecológico, bajo plástico. En realidad los dos primeros no son orgánicos porque están en hidropónico, por lo demás podrían ser ecológicos. Las variedades que utilizan tienen un cuadro pequeño de resistencias. Ya sabéis que muchas veces sabor y resistencias van reñidos. En Natural Growers buscan lo primero y para que el cultivo no se pierda por plagas y enfermedades tienen la finca como un búnker.

Le comento a Paco Miranda mis dudas sobre la lana de roca, ya que algunos expertos propugnan el retorno a la tierra, ya que defienden el suelo como el medio perfecto, en detrimento de cualquier sustrato. Me responde Paco que con la hidroponía puede controlar mejor la planta y me muestra la salud de las raíces, como se aprecia en la siguiente imagen.

hidroponía

Se nos hace de noche. Me da tiempo justo a retratarlo en uno de los líneos de tomate.

Piccolo

 

 

 

Ya dentro vemos distintos aparatos, como el fermentador, con el que logran reducir en un 25% el uso de fertilizantes o el ordenador central. Es como la cabeza “pensante” de Matrix (se llama isii): control del agua, control energético, control del clima. Está todo tan automatizado, que el susodicho ordenador podría operar solo. Con el chispazo que le hice a la pantalla en forma de fotografía, os podéis hacer una idea del potencial de esta locomotora.

automatización

Luego me enseña algo inédito. Un trabajo fin de carrera centrado en describir el microcosmos de Natural Growers. Lo firma la estudiante Mireille Honoré y compruebo que uno de los directores es Diego Valera, profesor de la Universidad de Almería y protagonista en el blog de uno de los artículos de este pasado otoño.

Vertical 1 portada

Y acabo con otro aspecto diferencial de Natural Growers. Quizá el que más interés me ha despertado, aunque hable de él al final de este post. Me refiero al sistema de trabajo, los recursos humanos, el personal. En esta empresa, son alrededor de 65 personas, se incentiva a los trabajadores más productivos. Y los que no lo son, tienen la oportunidad de serlo días después con la correspondiente recompensa dineraria. Se premia la productividad con pagas extras.

 

Vertical 2 epígrafes

En otra  imagen más abajo veréis porcentajes de actividad que están por encima de la media y otros que están por debajo.

Ejemplos. Se premia al mejor destallador del mes, al mejor cosechador, al más productivo en “x” parcela de tomate o pimiento, etc. Es un modo de motivar a los empleados. Y luego todos tan felices, como se aprecia en la foto que abre el artículo. Habían tenido comida familiar ese mismo día. Fueron ellos mismos los que me pidieron un retrato.

¡Salud, amor y buena cosecha, amigos de cuatro continentes!

productividad

Los productores de Granada buscan el nicho del tomate de sabor como alternativa al pepino

Agricultores El Grupo de Castell de Ferro

Esta semana un grupo de 70 agricultores de la cooperativa El Grupo de Castell de Ferro, socio de Única Group, visitaban El Ejido. A nadie escapa la pésima campaña de pepino tipo Almería que hemos sufrido este año. Así que los productores de la costa granadina están buscando alternativas para salir del monocultivo. Visitaron primero la finca de ensayos que Única tiene junto a la Estación Experimental de Las Palmerillas. Multitud de variedades de pimiento y tomate. Allí me estuvo contando Fulgencio Torres, presidente del Grupo, cómo quieren tener un abanico más amplio de hortícolas para garantizar la rentabilidad de sus invernaderos. Le eché una foto con un grupo de sus agricultores (imagen superior).

Luego nos fuimos a un invernadero de Las Norias (El Ejido, Almería) a conocer una variedad de cherry pera de la casa Gautier.

con el tractor

Gautier es una firma francesa que destina casi todos sus esfuerzos al tomate y al calabacín. Y dentro del tomate busca el sabor. Uno de sus estandarte es ‘Piccolo’, un cherry rama redondo, que trabaja con pocos clientes. ¿Os acordáis de Natural Growers, la mejor finca de Europa, situada en Retamar? Pues es la empresa que en España trabaja la exclusiva de ‘Piccolo’. Pero la visita no era para hablar de este cherry, sino de ‘Bellacio’, que es un cherry pera suelto, con perfil acostillado. De sabor, increíble.

Comiendo cherry

Hablé con agricultores que tenían sus invernaderos en Albuñol y Castell de Ferro, principalmente. Me contaron que hace unos años el cherry dejó de ser atractivo, por el coste de mano de obra, y que muchos migraron hacia el pepino largo; pero que ahora la situación ha cambiado justo a la inversa, de forma que es el tomate el que deja mejores expectativas.

Grupo de agricultoresPero el nicho no es el tomate, sin más; sino que ese hueco está en las especialidades. Tomates que ofrecen otras cosas, un plusvalor, ya sea con el color (rojo intenso, naranja o amarillo limón), el aroma, el sabor o la forma (la silueta acostillada es muy singular). Tomates tipo snack que tienen una demanda europea de mayor poder adquisitivo.

Bellacio

La tendencia de los mercados de consumo en Europa es tratar cada vez más a las hortalizas como alimentos básicos, por los cuales no quieren pagar mucho. Es triste el poco valor que muchos seres humanos dan a las verduras, que son la base de cualquier pirámide, pero es cierto. De ahí que haya que buscar una y otra vez nuevos cultivares o nuevos rasgos en los cultivos que ya hay para que el consumidor se rasgue más el bolsillo, si quiere comer algo bueno.

Por cierto, en ese objetivo de rastrear otras alternativas ha trabajado en la fresa durante un par de años El Grupo. Puedo decir que estaban buenísimas porque tuve la suerte de poder comerlas. Y hablo en pasado porque Fulgencio me dijo que han tenido que dejar de producir fresas. Se pagaban bien las tempranas, pero cuando llegaba la temporada en la que entraba Huelva esos mercados que siempre tenemos en la cabeza pedían precios ‘low cost’. Y así, evidentemente, no se pueden mantener ni los costes. Y yo me pregunto, ¿acaso los mercados europeos quieren ponerle a las frutas y hortalizas la etiqueta de ‘low cost’ como norma? Si es así, mal vamos los del sur.

El agricultor y el cherry

Quiero acabar con otra visita que hice recientemente a un invernadero también de Las Norias, pero de calabacín. El fruto de primer plano es ‘Cassiopée’, un calabacín para plantaciones desde finales de septiembre hasta mitad de diciembre. Es el más precoz de Gautier, ya que entra en producción muy rápido.

Cassiopée

En esa jornada había muchos agricultores de Roquetas, aunque también algunos de El Ejido, entre ellos, uno que me contó un suceso preocupante. El día anterior le habían entrado en el invernadero a robarle calabacinos, pero algo debió asustar a los cacos porque dejaron la caja en mitad del pasillo.

Es de reflexión. Cuando era niño había que cuidar las sandías la noche antes a su recolección. El padre se quedaba durmiendo en el coche con el hijo para evitar que rompiesen cualquier banda y se llevasen lo que tanto trabajo les costaba criar. Y ahora ya es cualquier hortaliza. Menuda indefensión. Por eso, creo que los consumidores cuando vean puestos en la calle vendiendo sandías baratas o cualquier otra verdura deberían de no comprarlas. Posiblemente tengan un origen más que dudoso.

Finca de calabacín en Las Norias

Fotos de Nueva Delhi en pepino corto español y melón cantaloup

Hace varias semanas tomé unas fotos en un invernadero de pepino corto español con algunas matas afectadas por el virus Nueva Delhi. El agricultor ha sacado el cultivo sin mayores problemas, pero con algunas plantas aquí y allá infectadas por el susodicho ToLCNDV.

planta

Pensé que lo mejor era buscar alguna información oficial. Así que me dirigí a la Delegación de Agricultura de la Junta de Andalucía. Entrecomillo lo que me contestaron:

“Durante la campaña agrícola 2014-2015 la presencia del virus ToLCNDV en el cultivo de calabacín ha sido menos relevante que en la campaña anterior. En cuanto a la producción durante el otoño se ha encontrado dentro de los valores habituales. En cuanto al pepino no se conocen valores de pérdidas de cultivo o cosecha salvo en casos puntuales, manteniéndose la producción en los niveles habituales, según informa el Departamento de Sanidad Vegetal de la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Almería”.

hojas

Por otro lado, la semana pasada estuve en una finca de melón temprano, de la tipología cantaloup. Había una esquina del invernadero con un grupo de matas atacadas por el virus. Queda documentado con la última foto.

ND en cantaloup

Primer estudio que aborda la renta real de los agricultores. Números rojos en la última campaña

Llevo muchos años asistiendo a ruedas de prensa maquilladas sobre la rentabilidad de los invernaderos, la mayoría por parte de la Administración competente. Estadísticas y ruedas de prensa que se dan cuando se han juntado varios meses buenos y es políticamente conveniente decir todo lo que ganan los agricultores. Estadísticas cojas porque nunca hacen la necesaria resta entre ingresos y gastos. Solo se habla de ingresos brutos, como si el agricultor no tuviese cuantiosos gastos corrientes y amortizaciones por doquier.

Esas ruedas de prensa y comunicados desaparecen cuando hilamos varios meses desastrosos. Mala la campaña 2013/14 y peor el otoño 2014/15.

Sin embargo, por fin he dado con el primer estudio completo que aborda esta cuestión sin prejuicios políticos ni intereses empresariales. El profesor de la Universidad de Almería, Juan Carlos Pérez Mesa, al que desde aquí felicito públicamente por su valentía ha sido el primero en hacerlo. Enhorabuena, Juan Carlos, por tu honradez. Os dejo la siguiente imagen, que recomiendo sea apreciada con sumo detenimiento.

gráfico actualizado

En el eje vertical de la tabla observamos los euros/kilo y en el eje horizontal las campañas. Las medias euros/kilo han ido paulatinamente descendiendo, aunque ese problema se ha ido solventando con más kilos por metro cuadrado. Por ejemplo, si la media de precios por kilo en la campaña 2003/4 estaba en 0,60 euros y los rendimientos en 70 toneladas por hectárea, en la campaña 2013/14 solo se llegó a los 0,53 euros/kilo aunque se subió a una productividad mayor de 76 toneladas por hectárea.

Sin embargo, la luz roja se enciende cuando el capítulo de los costes totales es superior al de los ingresos. Podemos ver que en la campaña 2002/03 hubo un margen de ganancias para el agricultor de 0,14 euros, en la campaña 2003/4 se bajó a 0,11 euros/kilo, un año después en el ejercicio de 2004/5 se ascendió hasta los 0,13 euros, en 2005/06 hubo una gran caída del margen hasta quedar únicamente en 0,02 euros, mejoró en 2006/07 hasta los 0,07 euros, volvió a caer en 2007/08 hasta situarse en un beneficio de 0,05, una campaña más tarde se repitió otro desplome hasta los 0,04 euros, en 2009/10 el descenso colocó el margen para el productor en 0,03 euros, en 2010/11 el descalabró se tradujo en 0,01 euros, la siguiente campaña 2011/12 dejó el bolsillo del agricultor tal y como lo tenía (ingresando lo mismo que gastaba, quedando a cero), en 2012/13 el agricultor logró un paupérrimo céntimo y finalmente la campaña 2013/14 ha sido la peor para la renta de los agricultores almerienses. La media ha quedado por debajo del umbral de color rojo, de tal forma que ha dado pérdidas de 1 céntimo por kilo. Incluso tengo que decir que la primera estimación elevaba las pérdidas en varios céntimos más.

judías

Aunque aumenta la productividad por metro cuadrado y los costes (corrientes más amortizaciones) se han estabilizado en las últimas dos campañas; sin embargo, la tendencia a la baja de los precios de las hortalizas rompe todos los esquemas. El agricultor no solo no gana dinero, sino que tiene que poner dinero encima.

Este blog cumple estos días dos años de vida y creo que éste es el artículo más importante que he escrito hasta ahora porque debiera ser una cura de humildad para muchos, un jarro de agua fría para los insensatos y un toque de atención para todos.

Esta agricultura nuestra dejó hace mucho tiempo de ser una gallina con los huevos de oro. Es una gallina raquítica a la que hay que alimentar con cuidado. Con cierto mimo. Quizá haga falta un poco más de cabeza y corazón, y menos frivolidad y pillería. Las piezas de este rompecabezas están puestas de tal manera que todos somos imprescindibles. Si no se cuida la gallina del agricultor, llegarán tiempos de cambios y un tsunami que hará las veces de tabla rasa.

pimientos

Finalizo con la media de las campañas 2002-2008, donde hubo un margen de beneficios de 9 céntimos por kilo; y a su derecha, en la tabla superior, se observa el rascacielos de la media de las campañas que van desde 2008 a 2014, que es lo más importante por ser lo actual. De todo esto se concluye que en los últimos seis años el margen que le ha quedado al agricultor de media es de tan solo 2 céntimos. ¡Y ojo! En el trabajo inicial de Juan Carlos Pérez Mesa el margen era de 1 céntimo. Hace unos días le comenté mi interés por publicar estos datos, entonces los volvió a actualizar cotejando distintas fuentes, y aumentó el baremo de 1 a 2 céntimos finales.

En resumen. Las dos cifras para no olvidar.

  • 0,02 euros kilo resultado (beneficio) medio en las últimas seis campañas, 2008/14.
  • -0,01 euros/kilo resultado (pérdidas) medio de la última campaña 2013/14.

Yo no he estado en la feria de Berlín. Pero os voy a hablar de Alemania

¿Saben nuestros comerciales y todos los empresarios españoles que acudieron la semana pasada a Berlín cuánto se gastan los consumidores alemanes en verduras? Lo digo porque son cifras esenciales para saber si un mercado está maduro o no. Quizá los datos que voy a dar a continuación sirvan a más de uno para su trabajo diario. Yo no estuve en Fruit Logística, pero sí me he preocupado de buscar esta información “estratégica”.

calabacín español en Berlín

Los alemanes afrontan un gasto medio anual de casi 150 euros per cápita, lo que se traduce en un consumo de 69,2 kilos de verduras al año. El tomate va en aumento, ya que ha pasado de un consumo que rondaba los 10 kilos campañas atrás hasta alcanzar los 11,4 kilos actuales; el segundo hortícola que más come un germano, la zanahoria, también va subiendo desde los 7 kilos hasta los 8,4 kg. En una proporción similar asciende la demanda del resto de los diez primeros hortícolas de la cesta de la compra germana, como la cebolla, el pepino, el pimiento, la lechuga iceberg, el espárrago, la coliflor, el puerro y el calabacín.

Berlín a vista de pájaro

Voy a afilar un poco más el lápiz. Un alemán se come de media al año 7,2 kilos de pepinos, 5,7 kilos de pimientos, 3,1 kilos de lechugas iceberg o 1,5 kilos de calabacinos. Y quiero subrayar que según las estadísticas oficiales la progresión de los últimos cinco años indica que los teutones cada vez comen más verduras. Subrayo esto para silenciar los argumentos de quienes dicen que se vende más barato en Alemania porque hay menos demanda de hortícolas. Simplemente es mentira. No lo digo yo, sino los números. Esos que nunca mienten.

También he estado consultando bibliografía sobre la producción hortícola de Alemania. Sus condiciones climáticas dificultan el cultivo de los hortícolas tradicionales de la cuenca mediterránea, eso ya lo sabemos todos. Así que en este país del norte de Europa los tres principales productos son el espárrago, la zanahoria y la cebolla. Hay casi 20.000 hectáreas de espárrago, más de 10.000 ha. de zanahoria y algo menos de cebolla. Bastante por detrás siguen en orden de importancia, en cuanto a superficie se refiere, repollo, guisante, frijol, coliflor, lechuga iceberg (3.400 hectáreas), espinaca y calabaza.

berenjena hispana         pimientos california          Centro comercial berlinés

Visto esto, en el top ten de sus hortícolas, no figura ningún cultivo de la pizarra de los invernaderos almerienses. Significa esto que nos tienen que comprar, significa esto que tenemos que saber venderles.

Algunas estructuras invernadas tienen, pero pocas, donde se cultiva tomate rama. Es tan simbólico que solo aparece en las últimas páginas de las estadísticas.

Posdata: Las fotos son de los propios lectores. He hecho una pequeña selección de las que me habéis enviado en los últimos días. Internautas que evidentemente sí han estado en la feria de la capital alemana.

Torre de Berlín

Vicasol hace sus primeros envíos de tomate por barco a los Emiratos Árabes

Años y años llevamos hablando sobre la búsqueda de nuevos mercados. Tantos ríos de tinta se han escrito sobre dicha quimera, que a veces se nubla el entendimiento y pareciese que buscásemos Eldorado de los primeros españoles, cuando sencillamente lo único que buscamos son nuevos clientes que consuman y compren nuestras hortalizas. Recuerdo la plataforma a Dubai que se creó en tiempos de Martín Soler y que quedó en agua de borrajas, Al-Andalus se llamaba la marca de aquel proyecto fallido.

Hoy día sin hacer ruido, y sin ningún eco mediático, la cooperativa Vicasol ha comenzado esta campaña a hacer sus primeros envíos semanales en contenedor hasta los Emiratos Árabes Unidos. Me lo contaba su presidente, Juan Antonio González, hace un par de semanas. Ahora me imagino que estará en plena feria de Berlín con el resto del equipo que Vicasol habrá llevado a la Fruit Logística alemana.

presidente Vicasol

Los envíos son de tomate pera. El barco tarda en el trayecto casi quince días, así que no hay otro tomate que tenga ese aguante postcosecha. No le pregunté, pero me imagino que la variedad tiene que ser ‘Caniles’ o alguna similar que haya salido en los últimos tiempos primando el gen de larga vida. Este tomate fue el que posibilitó los envíos a larga distancia, como Rusia, y ahora que aquel mercado está parado, el ingenio tiene que llevar a tocar a otras puertas. En principio la zona de Dubai recibirá tomate pera de Vicasol desde octubre a mayo.

Suerte les deseo para abrir esa lata. La apertura de nuevas rutas siempre debe redundar, así lo creo, en beneficio de todo el sector para descongestionar ciertos mercados ya maduros. De todas formas, Juan Antonio es sumamente prudente y cree que de momento es solo un pequeño mercado complementario. Nada más.

trabajadora

Las fotos que veis las hice en las nuevas instalaciones que tiene Vicasol en el paraje El Treinta, de El Ejido. Son las antiguas naves de Uniagro (Femago), totalmente remodeladas y bien equipadas y que Vicasol tendrá en régimen de alquiler durante tres campañas con opción a dos más. Juan Antonio hizo de anfitrión y me mostró las diferentes líneas de trabajo, especializadas en pimiento y pepino. El tomate lo trabajan en las centrales de Vícar.

pimientos

Sabéis que cuando visito una central de manipulado me gusta retratar a las personas, sus rostros, sus gestos, sus expresiones. Envasadoras, mozos, administrativos, encargados o recepcionistas. Una masa humana que vive al abrigo de esta agricultura que tanto amamos. También fotografié a la jefa del almacén.

jefa de almacén

Como he dedicado este artículo a esos otros pequeños mercados complementarios – además de los Emiratos en la zona del Golfo Pérsico hay otros potenciales países compradores – quiero cerrar con Norteamérica, cliente quizá minúsculo pero que también es propicio para la tarea de descongestionar mercancía. Estados Unidos siempre pone restricciones, de hecho por culpa de la Tuta Absoluta estas últimas campañas este mercado transatlántico ha estado restringido, aunque afortunadamente otra vez se ha abierto al comprobar los auditores la hermeticidad de las fincas almerienses que exportan a EEUU. Vicasol envía allí tanto tomate pera como pimiento california rojo y naranja, vía aérea desde aeropuertos del norte y centro de España o vía Holanda. Llegados a este punto creo que hablar del aeropuerto de Almería como opción sí sería una quimera. Dotado está, pero algo debe de fallar cuando no hay manera de hacerlo despegar.

tricolor