Alemania abre una línea de tren de mercancías hasta China

Quiero acabar el domingo e iniciar la semana contando una de esas noticias que meten el dedo en la llaga en uno de los retos históricos del campo, que aún sigue pendiente: el transporte de larga distancia. Si sobrevivimos gracias a la exportación, mejorarla es garantía de mayor supervivencia. Y la exportación se mejora llegando más lejos, en menos tiempo, a un menor coste y abriendo nuevos mercados. ¿Es posible exportar al este del este?

transporte ferroviario de hortalizas

En su momento, a principios de julio, narré cómo holandeses y franceses exportan hortícolas por avión al lejano Singapur. Pero hoy me voy a detener en el tren, ya que hace unos días ‘Vía Libre. La revista del ferrocarril’ publicaba una información en la que se anunciaba que desde principios de este mes de septiembre se ha abierto una línea ferroviaria directa entre Alemania y China. Recorre 10.000 kilómetros en 17 días, 20 días menos que por barco. El tren atraviesa Polonia, Rusia y Kazajastán. Y ahora me pregunto yo, ¿qué pasa con el famoso corredor Mediterráneo? ¿Para cuándo realmente? Y tanto que se habla del AVE de pasajeros hasta Almería, ¿por qué no lo hacemos también de mercancías? Os paso el enlace al artículo de ‘La revista del ferrocarril’ donde hay un mapa donde se aprecia con detalle todo el itinerario. Las primeras mercancías que han empezado a mandarse no son productos frescos, pero son solo las primeras. Seguro que más adelante esos trenes exportarán todo lo que se demande desde el gigante asiático: “Más de 10.000 kilómetros que separan Hamburgo y Henan”.

estación de tren

Iustro esta breve reflexión con unas viejas fotografías que hace un par de años me pasó el que fuera director de Renfe en Almería en los años que se envió un convoy piloto con verduras frescas precisamente hasta Hamburgo. Aquello duró lo que se tarda en leer este post. En fin, que ahora el ayuntamiento de Almería piensa en darle otra utilidad bien distinta, y más inmobiliaria, al lugar en el que están tomadas estas fotos. Imágenes que por sí mismas tienen un gran valor. Reflejan que en el transporte por tren hemos ido como las tortugas, para atrás.

transporte por tren

Lo llamativo es que en Almería no funcionan ni aviones, ni barcos ni trenes. No voy a criticar al camión, ya que es el sustento de muchas familias, pero lo cierto es que estoy cansado de leer proyectos y más proyectos de intermodalidad que luego terminan siendo siempre cortinas de humo.

A modo de recordatorio de lo que sí hace Holanda y Francia os dejo los enlaces a los artículos de sus exportaciones de frescos al continente asiático: “El Marco Polo de la agricultura es holandés” y “Desmontando mitos. Envíos de perecederos a Asia. II parte”.

Anuncios

La agricultura del próximo milenio

robots

He querido titular así este post porque el día que las máquinas recolecten los pimientos y los tomates espero no estar para verlo. Pero ya se está trabajando para que así sea. Lo llaman progreso, innovación, el devenir de los tiempos, dicen. Cuando ocurra eso provincias enteras como Almería volverán a conocer lo que es la emigración en desbandada. No habrá trabajo en los almacenes para las personas del manipulado, pero tampoco en los invernaderos. Quizá tampoco haya agricultores. Lo más probable es que sean grandes empresarios que habrán invertido suculentas cantidades de dinero en una maquinaria que amortizarán más pronto que tarde y que les generará pingües ingresos. Se sentirán hombres de negocios. Pero ese día yo no lo veré. Antes me habré echado la mochila al hombro para recorrer este mundo en busca de una explicación humana a la locura del hombre.

otros robots

Como gran familia de lectores bien allegada os pido un poco de moderación antes de destripar la tecnología que os muestro en estas imágenes. Tened en cuenta que la gente de la Fundación Tecnova que me enseñó todo esto lo hizo con la mejor de las intenciones y no es cuestión de hacer comentarios críticos a la ligera. Por lo menos que estén argumentados. Más que nada porque de lo contrario no habrá una segunda vez, je,je,je. Lo digo con cierto humor inglés. Las dos primeras imágenes son de robots diseñados para labores de confeccionado de género, pero también los hay para recolectar las hortalizas sin necesidad de una mano humana. De hecho, una entidad holandesa, en colaboración con Tecnova, está estudiando esto. Pero ojo, es algo a largo plazo.

Por desgracia las máquinas que sí tendrían que funcionar en Almería y que no hay manera de que arranquen son las de IV y V gama. La Fundación de la Industria Auxiliar, Tecnova, tiene en sus modernas instalaciones del PITA, Parque Científico-Tecnológico de Almería, una planta piloto dedicada a la investigación en este tipo de alimentos procesados. La idea es que las empresas puedan hacer pruebas aquí antes de embarcarse en un proyecto que quizá no llegue a buen puerto. Me viene ahora a la memoria la fábrica de IV gama de La Unión, cerrada; y la de V gama de las cooperativas de Alcoex, también finiquitada. Pues para que no pase eso, de algún modo se pueden dar esos pasos previos en esta planta de experimentación.

IV y V gama

Diego Teruel, encargado del área de negocio de Tecnova, hizo de guía en el pequeño grupo en el que recorrí las instalaciones. Una de las salas que más me sorprendió fue la cocina experimental. Su planteamiento es muy sencillo: somos productores y exportadores de frutas y verduras, ¿por qué no cocinamos en la propia zona de producción nuestros artículos, las nuevas variedades, sus texturas, sabores, aplicaciones culinarias, etc para poder adelantarnos a las tendencias del mercado y a los gustos del consumidor? Es la primera cocina de este tipo que hay en Andalucía, aunque en Murcia, Cataluña y el País Vasco hay otras similares promovidas por otros centros tecnológicos.

cocina experimental

También me resultó de especial interés el fitotrón, que es un tipo de cámara climática capaz de reproducir en su interior las condiciones que se quiera de humedad, temperatura, radiación, horas de luz, oscilación térmica día/noche, etc. La foto no es nada espectacular, pero la incluyo para os hagáis una idea de la cámara. Aquí se prueban bichos nuevos, variedades hortícolas, fertilizantes o fitosanitarios.

sala fitotron

Y ya entramos en el capítulo de los laboratorios. No sé cuántos conté, no menos de cuatro. Son lo que más demanda genera. Laboratorios microbiológicos, químicos o de agroalimentaria para investigar todo lo relacionado con la poscosecha de los alimentos. Se me pasaba. También hay un laboratorio de plásticos para analizar, entre otras muchísimas cosas, la transmisión de la luz o la longevidad del film.

laboratorio

Precisamente el salto que ha dado en los últimos dos años Tecnova hacia el área de la tecnología de alimentos, leáse poscosecha, ha hecho que entren en su Fundación empresas de la comercialización. Hasta ahora representaba a la industria auxiliar, pero ha conseguido ampliar su radio de acción al sector hortofrutícola en su conjunto. Entre las últimas incorporaciones están Única Group y Agroponiente (la placa de ésta última aún no está puesta). Es fácil leer en este panel de patronos a empresas del comercio como Costa de Almería, Biosabor, Mercomotril o La Caña, entre otras.

panel patronos

Y ya que me iba del PITA, después de salir del edificio de Tecnova y pasar por el central (se llama Pitágoras) me topé con una gran mole en plena construcción. Se trata del edificio que acogerá las oficinas centrales de Cajamar a partir de febrero de 2015. Queda retratado.

sede Cajamar

Desde Agadir a San Petersburgo en una semana. Marruecos adelanta a España en barco (…)

A veces es difícil ponerle cara a la exportación de tomates de Marruecos a Europa, pero el empresario que aparece en la imagen es el comercial español que utilizan una docena de cooperativas marroquíes para poder llegar al mercado europeo. Se llama Rafael Martínez Pellicer, y es asesor comercial de la firma alauita Agri-Souss Group. Esta mañana lo he conocido en Almerimar (El Ejido, Almería) durante la segunda sesión del evento internacional de Syngenta titulado “Tendencias e innovación en el negocio del tomate para snack”.

Imagen

Como no es habitual coincidir con una persona con la actividad de Rafael, le he robado unos minutos y le he pedido que posara con el principal producto que exporta Agri-Souss Group: el tomate. Le he preguntado cómo lleva la campaña el vecino del sur y me ha dicho que “bien”, sin grandes novedades. Me ha explicado que al igual que hacen muchas comercializadoras españolas, en Marruecos también hay bastantes productores que cierran programas con las cadenas de supermercados europeas. Dato interesante, y no el único, motivo por el que dedico este post a la entrevista con Rafael.

Bajo la plataforma de Agri-Souss Group se aglutinan una doce de cooperativas de la región de Agadir, al sur de Marruecos. Agri-Souss realiza, entre otras labores y gestiones, temas de aduanas, transporte o facturas de los socios. Como he apuntado más arriba el tomate es el principal producto, aunque también hacen calabacín y se acaban de introducir en el pepino (novedad). También dato a tener en cuenta.

Finalmente, y creo que es lo que más me ha sorprendido, está la cuestión de la logística. Por ejemplo, en Almería cada cierto tiempo botamos un barco que siempre acaba hundiéndose. Es la eterna leyenda de la exportación marítima hispana en fresco. Mientras que el sector hortofrutícola almeriense es incapaz de armar un proyecto real, las llamadas por Bruselas ‘autopistas del mar’; sin embargo, Marruecos nos lleva años de ventaja. Digo bien, años. Según me relataba Rafael Martínez existe desde hace unos cinco años una línea marítima entre el Puerto de Agadir y el ruso de San Petersburgo. El tránsito dura una semana. Y cada vez es más importante. Aunque Francia sigue siendo un mercado notable para Marruecos, cada vez logra exportar más a Rusia por vía marítima.

Creo que más de uno debería detenerse y tirarse diez minutos pensando para intentar sacar algo en claro de esto. Hay que ser humildes y reconocer que nos dormimos en los laureles. Marruecos en este caso va a velocidad de crucero. Ilustro esta reflexión con una fotografía reciente del puerto de Agadir.

Imagen

Puerto de Algeciras, puerta de entrada de América y África. Puerto de Almería, aspirante

Los responsables del Puerto de Algeciras (Cádiz, España) sacan pecho porque pueden. En lo que va de año ha crecido su tráfico de contenedores y de vehículos industriales (mercancías con Marruecos), y ya están pensando en duplicar sus infraestructuras para ser vértice fundamental irremplazable para la entrada en Europa de productos de América y África. De hecho la mayoría de las frutas del continente americano pasan por el puerto gaditano, destacando por volumen melón, sandía y papaya, más un listado interminable de frutales. Al igual que la procedencia, muchos países, pero entre los que destacan Brasil, Costa Rica, Perú, Panamá, Argentina, Senegal o Chile.

Imagen

Además, el Puerto de Algeciras quiere potenciar el tráfico hortofrutícola con Marruecos. Un tránsito que se lleva a cabo desde hace años, pero que desea relanzarse. Pero en este pastel no solo compite el Puerto de Algeciras, también lo quiere hacer el Puerto de Almería (sur de España), que tiene sobre la mesa un proyecto para estudiar la viabilidad de ser puerta de entrada a las verduras y frutas marroquíes. El tema de que la entidad portuaria almeriense se convierta en bisagra para el competidor del sur despierta susceptibilidades y encendidos debates. Argumentos hay en ambas direcciones, lo cierto es que este estudio lo llevará a cabo la Universidad de Almería, se ha solicitado también una subvención comunitaria para realizar el trabajo, con la idea de ver si hay terreno (hueco de mercado) para que Almería reexporte lo que produce el campo marroquí. Un estudio de costes, de oportunidad, de posibles inversiones o dotación de infraestructuras. En cualquier caso, llevará bastante tiempo conocer el resultado de este trabajo de investigación, un tiempo que ya aprovecha el puerto de Algeciras para consolidarse como nexo entre ambos continentes.

Por cierto, ahora que se habla mucho en Almería de la línea marítima que se va a abrir con Southampton (sur de Inglaterra), quiero ampliar el debate recordando, o dando a conocer para quien no lo sepa, que Marruecos lleva gran ventaja en tráfico de productos frescos a los comercializadores españoles. Solo un dato. Marruecos tiene en funcionamiento una activa línea marítima con Estados Unidos principalmente para exportar cítricos, como clementinas.

Port of Algeciras, entrance door of America and Africa. Port of Almeria, candidate

Imagen

Those responsible for the Port of Algeciras (Cadiz, Spain) put a brave face because they can. So far this year its container traffic and vehicles (goods with Morocco) has grown, and they are already thinking of doubling their infrastructure to be a fundamental vertex irreplaceable for the entry of American and African products in Europe. In fact, most of the fruits of the American continent passes through the port of Cadiz, highlighting by volume melon, watermelon and papaya, as well as an endless list of fruit trees. Much like the origin, many countries, but above all Brazil, Costa Rica, Peru, Panama, Argentina, Senegal or Chile.

In addition, the Port of Algeciras wants to promote fruit and vegetable traffic with Morocco. A transit that is being carried out for years, but that they want to relaunch. But in this cake not only the Port of Algeciras competes, so want to make the Port of Almeria (South of Spain), which has on the table a project to study the feasibility of being an entrance door to Moroccan vegetables and fruits. The issue that the port entity of Almeria becomes a hinge for the southern competitor wakes susceptibilities and enraged debates. There are arguments in both ways. The truth is that this study will be conducted by the University of Almeria. It has also being requested a Community grant to do the job, with the idea to see if there is ground (market gap) for Almeria to re-export what the Moroccan countryside produces. A cost, opportunity, possible investments or infrastructure provision study. In any case, it will take a lot of time to know the result of this research work, a time that the port of Algeciras is taken advantage of to establish itself as a bridge between the two continents.

Of course, now that they speak a lot in Almeria about the shipping line that will be opened with Southampton (southern England), I want to expand the debate remembering, or making known to those who do not know it, that Morocco is in a greater advantage in traffic fresh than Spanish produce marketers. Just a datum. Morocco operates an active shipping line with the United States primarily to export citrus like clementines.

Hortalizas por avión desde Almería al Golfo Pérsico

Imagen

En Oriente Medio en la zona del Golfo Pérsico, en ciudades como Dubái o Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes, es fácil ver hortalizas cultivadas en Almería (sur de España) y exportadas desde Holanda. Aún más lejos, en el Lejano Oriente, en la ciudad de Hong Kong se pueden comprar pimientos almerienses enviados por avión desde el centro de Europa. “Si lo hacen otros, ¿por qué no lo podemos hacer nosotros?”, me decía hace algunos años el presidente de una cooperativa almeriense cuando le interpelaba sobre este asunto.

Pues sí, ¿por qué no? Sin embargo, en los últimos años ha habido dos intentos fallidos. El primero de ellos a principios de 2009 reunió a un grupo de cooperativas andaluzas bajo la marca ‘Al-Andalus’, pero más allá de unos pocos tomates, poco más se envío. Por el camino y sin trabajo se quedó el gerente que emprendió aquella iniciativa. También hubo otro segundo intento liderado por un polifacético empresario, proyecto que se mantuvo en secreto y no trascendió a los medios de comunicación, y que sin embargo tenía mejores mimbres. En este segundo caso, falló a última hora el inversor vasco con el que contaba para iniciar las operaciones; pero ahora, pocos años después, este empresario (me ha pedido que lo mantenga en el anonimato) ha retomado la idea y ya está trabajando para hacer realidad su sueño: exportar en fresco desde el sureste de España a los países del Golfo Pérsico, esto es, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Bahréin o Arabia Saudí.

El aeropuerto de salida sería el de Almería, que ya cuenta con la infraestructura necesaria para la logística de vuelos de mercancías de gran carga. El empresario almeriense que está detrás ha formado un equipo de trabajo para en breve constituir una empresa especializada en el transporte aéreo. Se han diseñado distintas rutas con el objetivo de garantizar los retornos, huyendo así del fantasma de no llenar la aeronave a la vuelta.

“¿Y qué te falta para empezar?”, le pregunto. “Solo una cosa, pero imprescindible”, me contesta, “un inversor con el que poder despegar este proyecto. Alguien con visión de futuro y que vea que aquí hay negocio. Un inversor de cualquier parte de España”.

Posdata:  Instantáneas cedidas por mi amigo Iñigo Villagarcía, residente durante años en los Emiratos Árabes Unidos. La primera fotografía es de Zareen, la gran mezquita de Abu Dhabi; y la segunda es el Atlantis, en Dubái.

Imagen

Vegetables by plane from Almeria to the Persian Gulf

In the Middle East in the Persian Gulf area, in cities like Dubai or Abu Dhabi in the United Arab Emirates, it is easy to see vegetables grown in Almeria (southern Spain) and exported from Holland. Still further, in the Far East, in the city of Hong Kong you can buy peppers of Almeria airlifted from the center of Europe. “If others do that, why can not we do the same?” the president of a cooperative from Almeria told me a few years ago when I was asking him on this matter.

Yes, why not? However, in the last years there have been two unsuccessful attempts. The first one in early 2009 brought together a group of Andalusian cooperatives under the brand ‘Al-Andalus’, but apart of a few tomatoes, little more was sent. The manager who undertook that initiative lost his job on the way. There was also another second attempt led by a multifaceted entrepreneur, a project that was kept secret and urevealed to the media, and yet it had better basis. In this second case, the Basque investor on whom it relied to start the operations failed at the last minute. But now, a few years later, this entrepreneur (he asked me to keep him anonymous) has taken up again the idea and he is already working to make his dream true: exporting fresh product from southeastern Spain to the Persian Gulf countries, i.e., United Arab Emirates, Qatar, Bahrain and Saudi Arabia.

The departure airport would be the one of Almeria, which already has the infrastructure needed to the flight logistics of big load goods. The entrepreneur from Almeria behind of that has formed a work team to soon create a company specialized in air transport. Different routes have been designed with the aim of guaranteeing the returns, fleeing so from the ghost of not filling the aircraft on the way back.

 “And what do you need still to start?” I ask him. “Only one thing, but essential,” he answers, “an investor with whom to start this project. Someone with a future vision and who sees that there is business here. An investor from anywhere in Spain.”

P.S.: Pictures provided by my friend Iñigo Villagarcía resident for years in the United Arab Emirates. The first picture is of Zareen, the Grand Mosque in Abu Dhabi, and the second one is the Atlantis in Dubai.

Líneas short sea shipping desde el sureste español

Jesús Hernández es un buen amigo que reside actualmente en la capital de Europa, Bruselas. Jesús es experto en el sector hortofrutícola e investigador de la Universidad de Almería, sobre todo en cuestiones de comercialización y logística. Me ha mandado un pequeño artículo que a continuación publico, en el que analiza uno de los grandes caballos de batalla del campo almeriense: el transporte por barco. ¿Mito o realidad? Allá va.

“La ya ideosincrática cuestión de fondo de la falta de capilarización existente entre los diferentes agentes, entidades, organizaciones, etc, tanto públicos como semipúblicos y el alma y día a día comercial del sector hortofrutícola en el que esgrimen volcar todos sus esfuerzos para impulsar su crecimiento y mejora, vuelve a dar la cara en el origen de la “cuasi-utópica” andadura de los proyectos e ideas para añadir a nuestras exportaciones un factor multimodal marítimo de transporte, o Short Sea Shipping, por parte de Fundaciones, Autoridades Portuarias, Universidades, Ministerios y Organismos Europeos. Si bien estos últimos a partir del Libro Blanco del Transporte (2.011) cambiaron el enfoque hacia la potenciación del transporte ferroviario, nuestros representantes, en casa y a falta evidente de infraestructuras para ferrocarril, se ponen manos a la obra en invertir, promocionar y prometer para que líneas marítimas Almería–Puertos Noreuropeos se conviertan en una realidad a toda costa, al fin y al cabo, es su función. Pero, después de tantos años, y constatando como existen líneas hacia Europa con esta misma misión desde el Norte de África, otras provincias españolas, América,…, ¿no sería bueno volver a cuestionarse?, si ya se está haciendo, ¿por qué a nosotros no nos sale?, la respuesta dada suele ser: falta de demanda, o lo que es lo mismo, acumulación de carga en origen o compromiso del sector.

Imagen

Pues bien, aquí me hago eco del esclarecedor e instructivo artículo sobre logística y plataformas de distribución en destino del actual subdirector adjunto del FEGA D. José Álvarez Ramos (“El sector de la comercialización hortofrutícola en Almería” serie de Economía Cajamar, pp. 81-92.) apostillando en sus conclusiones que “para aprovechar las sinergias que ofrece el transporte intermodal… es absolutamente imprescindible disponer de una plataforma en destino que sirva de almacén regulador y distribuidor de carga. Las anteriores experiencias de transporte intermodal que se han intentado desde el Sureste español han fracasado, en gran medida, por la ausencia de las citadas plataformas”. Y esto conlleva cambiar el sistema de trabajo, ese día a día, de los departamentos comerciales de exportación pasando de vender el género que ven, tocan y confeccionan en su almacén a ofrecer a los clientes palets que se encuentran a 2.500 o 3.000 kilómetros, ¿dónde está este cambio?, entonces, ¿en qué se están basando los esfuerzos Short Sea Shipping?

Como puede apreciarse, mi modesta opinión es de total acuerdo con autor del artículo, y aprovecho para destacar una reflexión vertebral, ¿cuál es el valor añadido potencial de integraciones verticales hacia adelante en el canal de distribución de nuestros productos agroalimentarios? y, en una tabla comparativa de utilidad creada al cliente europeo, ¿cuáles son las principales diferencias entre una zona productora y re-expedidora como Holanda y Almería?”.