Agricultor de corazón fuerte

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Buenas a todos, al otro lado José Manuel Guerra! Hace unos días participaba en un taller sobre el manejo del cultivo de papaya y una de las conclusiones que sacaba después de asistir al taller y sobre todo tras hablar con varios de los asistentes, conocidos y amigos míos es que para cultivar papaya en los invernaderos de Almería había que tener un corazón fuerte.

cata de variedades de papaya 180Las charlas del taller no trataron de psicología ni de antropología, sino de riego y enfermedades en la papaya; pero esa conclusión la he sacado a raíz de un comentario de uno de estos amigos con los que me encontraba, y es que le comentó este amigo a uno de los ponentes que se venía abajo algunos días cuando entraba en su invernadero de papayas, en cambio otros días cuando veía algún pequeño avance en el cultivo se ponía muy contento. El ponente le dijo que eso era normal en la papaya, por lo que yo concluí que hoy por hoy hace falta tener un corazón fuerte para cultivar papaya en los invernaderos de Almería, sobre todo porque hay pocas ayudas técnicas, en comparación con el cultivo de cualquier hortaliza. Incluso son difíciles de conseguir las semillas. Es una hierba gigante y aunque tiene aspecto de arbolito, no es un árbol, sino una hierba. Su poca tolerancia a las bajas temperaturas de los inviernos almerienses, que no son demasiado bajas, hace que posiblemente requiera calefacción para obtener cosecha a lo largo de todo el año. El mismo hecho de que la primera floración ocurre varios meses después del trasplante, ya pone nervioso al agricultor que compara el poco tiempo que trascurre entre el trasplante del tomate y la primera recogida.

PapayasEn fin, es un cultivo para el que se requiere paciencia y también destreza, técnica, porque hay varios temas que todavía no están claros para el cultivo de esta planta en los invernaderos de Almería; desde el punto de vista comercial, por ejemplo, cuál es la variedad más adecuada para cada invernadero dependiendo del microclima del sitio.

Cuando terminó la jornada y volvíamos cada uno a nuestra casa, pensé que había estado con un grupo de personas con corazón fuerte porque muchos de ellos ya tenían cultivo de papaya en su invernadero o bien estaban pensando en iniciarlo. Como se decía en el argot taurino, que Dios reparta suerte.

Anuncios

Jornada de Genética y presentación del Libro Gordo de las Semillas Hortícolas, el Portagrano

Presentación Portagrano

Los de mi generación recordarán el Libro Gordo de Petete. Era la enciclopedia del conocimiento. Al menos era como la veíamos los niños de principios de los 80. Allí estaba todo. Nada escapaba al Libro Gordo de Petete. Algo similar ocurre con el Portagrano, pero en versión semillas, donde están todas las hortícolas que se comercializan en la actualidad en España. Recogidas en este vademécum que se presentaba el viernes en la Casa de Las Mariposas de la capital almeriense hay 5.157 variedades distintas.

Desde 1991 que se editó el primer vademécum han pasado varias décadas. El que se acaba de presentar es la XV edición, actualizada. José Marín, su autor, es un ingeniero agrícola almeriense que prosigue su labor de recopilar en un solo volumen todo el material genético con el que operan en el país 44 casas de semillas. Para próximas ediciones se plantea la internacionalización del Portagrano, describiendo las variedades de Europa y América, amén de textos en inglés para abarcar la gran Aldea global.

José Marín en la presentaciónEse Libro Gordo de las Semillas viene acompañado de una aplicación (App) para llevar en el bolsillo el Portagrano, descargable desde la propia página web del vademécum. “En la aplicación se irán incorporando las variedades que vayan surgiendo, así el agricultor o el técnico podrá consultar en su teléfono móvil (desde el invernadero, el almacén o desde cualquier lugar en el que esté) las características de todo el nuevo material de semillas que se incorpore al mercado”, dijo José Marín.

El Portagrano cerró un acto que arrancó con otras ponencias. No es habitual una jornada técnica dedica a la genética, así que fueron de sumo interés algunas de las cosas que allí se contaron. Julián Arnedo, propietario de la española Ramiro Arnedo, habló como portavoz de Anove, la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales, que aglutina a 43 empresas que representan el 95% del mercado de las semillas hortícolas. Comentó que hoy día lo que más preocupa a las casas de semillas es la multiplicación ilegal de tomates. Digo tomates porque es el cultivo en el que se estaría dando esta situación, con el temor enunciado por Arnedo de que se pudiera extrapolar a otros cultivos. Dicha práctica ilegal coparía en la actualidad un 30% del mercado tomatero.

Julián Arnedo

Las empresas de semillas son las compañías, según Anove, que mayor porcentaje de sus ventas reinvierten en I+D, un 25%. Explicó Arnedo que esa investigación se dedica a búsqueda de resistencias a enfermedades, a mejorar la adaptación a zonas y condiciones de cultivo, a elevar la productividad o la precocidad. “Se invierte en investigación porque se esperan retornos; pero si las casas de semillas se encuentran con menos márgenes, lo que podría pasar con la multiplicación ilegal de tomates, invertirán menos y el perjudicado será el sector productor”, concluyó.

público

Julián Arnedo dio datos significativos, como el coste en tiempo y en dinero que supone abrir una línea de investigación para sacar al mercado una nueva gama de variedades. Un proceso que dura una media de diez años y requiere una inversión de un millón a un millón y medio de euros.

En nuestro país 25 firmas de semillas copan el 95% del mercado nacional, cuyo valor está en 300 millones de euros.

Manuel Jamilena

Otra de las ponencias fue la de Manuel Jamilena, que describió con más detalle la información que ya adelanté en el blog el pasado 8 de febrero, referida a las primeras resistencias halladas al virus Nueva Delhi (ToLCNDV). Solo tenéis que pincharlo.

Otro profesor de la Universidad de Almería, Rafael Lozano, ofreció otra charla con apuntes interesantes. Por ejemplo, el primer documento en España del cultivo de tomate está fechado en 1608. Rafael LozanoExplicó el significado de las mutaciones
espontáneas y sobre todo lo fundamentales que son para poder dar con futuras variedades. En tomate un solo gen es el responsable de que existan – como grandes familias diferenciadas – variedades para procesado industrial y para consumo en fresco.

Mutaciones de genes que afectan a la larga vida (revolución en los años 80) e incluso la combinación de dos mutaciones que pueden derivar en un híbrido con un 70% más de producción. “Pero a veces la variación natural no es suficiente para la mejora vegetal”, expresó Lozano, “entonces el mejorador induce esas mutaciones a través de los cruzamientos y los cultivos in vitro”.

Además, mencionó algunas líneas de investigación abiertas en tomate dedicadas a la búsqueda de tolerancias a la sequía. Un proceso, en cualquier caso, largo y laborioso.

panorámica

El talento. También en la agricultura

Supongo que habréis oído más de una vez que la envidia es el pecado nacional. Dicen las encuestas que rellenan telediarios y noticieros en época prenavideña que esa baja pasión es la que más sufrimos los españolitos. Ese tipo de estadísticas – que se parecen más a un chiste o una anécdota que a un estudio serio – dan a entender que sentimos envidia de aquellos que destacan, ya sea un vecino, un compañero de trabajo, un familiar o un perfecto desconocido. Si así fuese, y lo pongo en condicional, se explicaría por qué tantas veces en nuestro país tenemos al frente de lo importante a personas no capaces, o dicho con otras palabras, en los puestos de relevancia no están los mejores.

claves del éxito

Que seamos un país de pelotas, chaqueteros, de burda apariencia y pandereta no implica que no seamos también un país de gente alegre, entusiasta, emprendedora y luchadora. Creo que ambas vertientes se pueden dar, es más, se dan y coexisten en España.

Con este escenario, ¿cómo ponemos en valor el talento? ¿Cómo premiamos a los mejores, no poniéndoles zancadillas, sino animándolos a que den lo mejor de sí para que su valía repercuta en nuestras empresas, en nuestras asociaciones, en nuestros colectivos y en nuestra sociedad?

optimistas, pesimistas

Las diapositivas que he adjuntado como imágenes las tomé este pasado jueves por la noche en una charla impartida en el hotel El Edén de El Ejido por Emilio del Águila, responsable de un área o sección que Cajamar tiene para la búsqueda del talento empresarial. Recursos humanos para que nos entendamos todos.

Emilio del Águila, ponente

Al hilo de dicha charla, titulada ‘Cómo mejorar la gestión en las empresas hortofrutícolas: si quieres, puedes’, me he animado a plasmar por escrito mis reflexiones en torno a la sesión impartida por este señor, entusiasta donde los haya. También creo que es interesante que Coexphal ofrezca a sus asociados un ciclo de conferencias durante los próximos tres meses con el objetivo de reflexionar sobre el ‘modelo Almería’, sus retos, desafíos y futuro. Serán seis charlas dentro de este nuevo ciclo de jornadas técnicas. La primera sesión ha estado dirigida a explicar la importancia del factor humano en el mundo empresarial. Lo que se conoce como inteligencia emocional en los negocios.

Según las tesis de quienes defienden que la actitud ante el trabajo es parte de la ecuación del éxito, se concluye que aquellos que son más optimistas ante su día a día cosechan mejores resultados en su actividad económica. Largo debate sin duda. Supongo que encender una sonrisa no solo es bueno para el trabajo, sino para tu propia vida.

público charla talento

Creo que este post es apropiado para desearos a todos feliz Navidad. Espero que continuéis en 2015 como lectores y que entre todos tengamos en este blog un espacio para debatir sobre cuestiones que nos importen. Lo cierto es que si mi actitud no fuese positiva hacia la vida y el futuro, jamás habría creado esta página agrícola. Y ya vamos a cumplir otro aniversario, a finales de enero este blog tendrá dos años de vida.

‘Milagro español’. ¡¿Quién dijo que salimos de la crisis?! ¿Será verdad?

Hace pocos días asistí a varias charlas, en una jornada organizada por Coface en el PITA, en la que distintos ponentes defendieron en sus intervenciones que ya hemos salido de la crisis. Mi asombro fue mayúsculo. Reconozco que no soy un asiduo lector de la prensa de salmón, llámese de economía pura y dura, pero de ahí a no haberme enterado de tan extraordinaria exclusiva media un abismo. Incluso la buena nueva la definieron como ‘el milagro español’, esto es, la habilidad de nuestros políticos para sacarnos de tan vasta crisis sin que el ciudadano de a pie se entere.

charla 1

Vaya por delante que la intervención de José María O’Kean, en el centro de la imagen, habitual contertulio de la Sexta, catedrático de Economía de la Universidad Pablo de Olavide y profesor en la IE Business School, estuvo plagada de momentos brillantes. Como cuando definió uno de los grandes males de España, la burocracia y su burocracia: “Este país hay que simplificarlo, pero las personas que deben hacerlo viven de la complicación”. O cuando recordó que la sociedad ha cambiado para siempre: “En el mundo digital y tecnológico hay que estar, sí o sí”. Incluso para vender un tomate Internet es imprescindible. Hasta ahí muy bien. Sin embargo, hablar de ‘milagro español’ para referirse al tránsito de la economía de nuestro país en los últimos años, me parece cuando menos de un optimismo y un triunfalismo irreal.

Las exportaciones dan para mucho, pero sobre todo para los exportadores. Dan también para la macroeconomía, pero bien poco para la microeconomía de andar por casa. Hubo otro ponente que dijo que España es la tercera economía mundial cuyas exportaciones más pesan en el PIB, entre el 33-35%. Pero por otro lado también se defendió que el exportador que crece es el empresario que ya lo era, pero que es harto difícil para aquel que acostumbrado al mercado doméstico quiere abrirse camino en el exterior. “Es una milonga si nos dicen que se exporta fácil, hay que tener paciencia y dinero”, afirmó Sergio Viñolo, gerente de Alcaparras Luxeapers.

charla 2

Coface es una aseguradora de crédito. Cubre posibles impagos y realiza un análisis pormenorizado de los riesgos y fortalezas de cada mercado. Mikel Aguirre, director de Coface en España y Portugal, describió los “nuevos dorados” que personalmente no me resultaron tan “dorados” para el sector hortofrutícola, pese a que entre el público había una mayoría de empresarios de la agricultura. Colombia, Perú, Filipinas e Indonesia tienen el honor de tan notable definición. Los inconvenientes nos los podemos imaginar todos: tensiones sociales y políticas, desaceleración del crecimiento o volatilidad del tipo de cambio.

panel

Sobre China y Brasil se apuntó que lo conveniente es venderles, no producir en ellos. Brasil, una legislación muy complicada y un mercado que despertó grandes expectativas, pero que ha dejado más decepción que otra cosa. Sobre Rusia bastante preocupación y es que ahora parece que tenía más valor del que se creía a priori en el mes de agosto. Como dato, el 40% de la berenjena española era consumida antes del embargo por este país, aunque un porcentaje se hacía a través de Holanda, país especialmente preocupado por el cierre ruso.

El Banco Mundial tiene elaborado un mapamundi sobre los lugares a los que es más fácil exportar y más factible invertir. Los cuatro primeros son, por este orden, Singapur, Hong Kong, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Ruano

El gerente de la Cámara de Comercio, Fernando Ruano, también tuvo unos minutos para exponer a grandes rasgos algunas claves para la exportación. Me resultó curioso el nombre que puso a una de ellas: ‘Conocer al asesino’. Lo podéis leer en la propia diapositiva.

A modo de conclusión de la sesión Riesgo País: parece ser que los bancos tienen crédito y  voluntad para darlo, que las exportaciones seguirán en 2015 capitaneando a los buques que vayan por buen puerto (las noticias positivas vendrán de las ventas al exterior) y que la globalización será aún más globalización, en el sentido de que la oferta y la demanda de productos se dará incluso en los países de bajo consumo y limitada renta. Y en cuanto al fin de la crisis la idea predominante es que se está saliendo, pero más lentamente que en otras crisis.

público

Entomofilico responde

Tras superar mi “alter ego” la gripe estacional que para los técnicos de cooperativa suponen las auditorías anuales de certificación, vuelvo a tener tiempo para satisfacer la petición pública del amigo José Antonio Arcos. No es éste foro de profundidades técnicas y científicas, así que trataré de ser simple y concreto.

swirskii en pepino

En la empresa donde trabajo decidimos – y fue una decisión conjunta de gerentes, comerciales, técnicos y agricultores – apostar por el control integrado de plagas en el cultivo de pepino desde el año 2007, después de aquellos incidentes con insecticidas ilegales que marcaron un antes y un después en nuestra agricultura. Ocho años más tarde, tras más de un error y algún que otro desastre, hemos logrado implantarlo con éxito en toda nuestra producción de pepino. Dejando aparte otros detalles, las claves para lograrlo han sido fundamentalmente tres: la suelta temprana del Amblyseius swirskii, la utilización exclusiva de fitosanitarios que verdaderamente respeten al ácaro depredador y el manejo integrado del mildiu de las cucurbitáceas, la peor enfermedad de los pepinos almerienses.

suelta de swirskii

En pepino, el momento en que introducimos al Amblyseius swirskii en el cultivo es clave para evitar los daños por trips. Los trips que doblan nuestros pepinos en enero y febrero tienen su origen en los primeros trips invasores que llegaron a nuestro invernadero en noviembre; dos meses después, la descendencia de aquellos pocos adultos se convierte en una gran plaga que acabará arruinando nuestro rebrote. La única manera de controlar a la descendencia de esos invasores de noviembre es que los A. swirskii estén esperando a sus crías en el cultivo apenas nazcan; por eso colocamos los sobres entre la tercera y la quinta semana después de la plantación, cuando la planta tiene poco más de un metro de altura. Antes de colocar el sobre es necesario utilizar insecticidas que controlen las primeras entradas de mosca blanca, lo que –junto con la hermeticidad y la captura masiva con placas pegajosas– minimizará la incidencia de virosis; pero los productos utilizados han de ser poco persistentes y/o respetuosos con el ácaro depredador, para que no interfieran con la instalación del A. swirski.

fase de instalación

Pero la instalación del A. swirskii con las temperaturas bajas y los días cortos del invierno es lenta, muy lenta; durante todo el invierno solo veremos un par de ácaros por hoja, tratando de encontrar alguna presa que llevarse a la boca. Así que durante dos meses tenemos que cuidar a estos pocos ácaros, seleccionando insecticidas y fungicidas que no les afecten. Además de los fitosanitarios de síntesis, tendremos que tener mucho cuidado con los extractos vegetales y fitofortificantes; la inmensa mayoría de ellos afectarán a los ácaros depredadores y muchos acabarán con toda esa pequeña población de A. swirskii. Es tan difícil integrarlos que no tengo más remedio que decir que en los cultivos de mi empresa apenas usamos estos mal llamados “productos ecológicos”. Cuando en febrero el tiempo mejore y comiencen a alargar los días, debemos ayudar al A. swirskii capturando masivamente adultos de trips con trampas pegajosas, e incluso muchas veces será necesario reforzar la población invernal con una nueva suelta de ácaros.

SONY DSCAdemás, siempre tendremos el reto de controlar el mildiu de las cucurbitáceas sin utilizar el mancoceb. Actualmente existe una amplia gama de productos antimildiu que no incorporan el mancoceb en su composición; pero además de seleccionarlos y aplicarlos adecuadamente, es imprescindible integrarlos con medidas culturales y agronómicas que dificulten la aparición y progresión de la enfermedad. La presencia de agua líquida sobre las hojas del cultivo es imprescindible para la aparición y el desarrollo de este hongo, y eso es precisamente lo que debemos de tratar de evitar. El uso de dobles techos plásticos, combinados con un buen manejo de la ventilación y el riego, reduce el riesgo de mildiu y la necesidad de tratamientos; no solo se trata de evitar la lluvia y el goteo de la cubierta con el doble techo, también debemos impedir la condensación de agua sobre las hojas, ajustando el riego y ventilando el invernadero. Durante estas últimas tardes, cuando cruzo el mar de plástico de vuelta a casa  – en manga corta y con las ventanillas del coche abiertas – me pregunto qué demonios hacen muchos agricultores cerrando las bandas de sus invernaderos de pepino. Nos quejamos del calor del día y de la falta de frío por la noche, pero cerramos a cal y canto nuestros invernaderos de pepino cargando nuestros cultivos de humedad; la semana siguiente sufriremos los ataques de mildiu, nos quejaremos de la poca eficacia de los fungicidas y maldeciremos al swirskii

Estos son los puntos básicos que quise transmitir en una presentación densa, quizás – como apuntó acertadamente José Antonio – demasiado densa para el no especialista en este tema… Afortunadamente, la Fundación Cajamar recoge todas las ponencias en su página web, así que aquí puede descargarse mi presentación y visionarse cuantas veces se quiera un vídeo de la misma. Si me permites la broma amigo José Antonio, espero que ahora, que puedes detenerme cada vez que quieras con solo pulsar la pausa, no te importe que realizara mi exposición demasiado rápido…  Cosas del directo y sus limitaciones con el tiempo, ¡qué te voy a contar!

El final de la venta a resultas

De un plumazo el Ministerio de Agricultura se ha cargado la práctica de la venta a resultas, muy habitual en algunos mercas donde el cliente pide mercancía y luego paga según le paguen. Pues eso ya no es posible, so pena de recibir una multa por parte de la nueva agencia, AICA, que el Ministerio de Isabel García Tejerina ha creado para velar por la nueva Ley de la Cadena Agroalimentaria que ha entrado en vigor este mismo año.

Café con periodistas

Esta última semana ha estado por tierras almerienses el director general de la misma, José Miguel Herrero. Primero tomó un café con los periodistas, en la cooperativa SUCA (El Ejido), y después dio una charla a agricultores, técnicos y profesionales del sector en un acto organizado por la Coag. Al día siguiente a ver alhóndigas por la mañana, ya que la nueva normativa aún no ha sabido encajar la idiosincrasia del sistema de subastas en su articulado (quizá lo haga en el Reglamento que debe desarrollarla), y por la tarde a impartir otra nueva charla, tras el acto de presentación del informe de Cajamar. En esa ocasión José Miguel Herrero compartió mesa y debate con Roberto García, director de Negocio Agroalimentario de la entidad financiera, con Susana Rodríguez, del despacho Garrigues y con Ignacio García, director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

Lo positivo de esta ley es que ya no habrá venta a resultas porque desde hace unos meses toda operación de compra-venta debe tener un contrato previo con un precio fijado (o una descripción del modo y método de cálculo con el que se obtiene). La ley existe y su desconocimiento no exime de su cumplimiento. De hecho, estas jornadas a las que me refiero tenían como propósito dar a conocer una ley, desconocida en casi todo el campo.

AICA son las siglas de Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA). Su objetivo es vigilar a todos los agentes de la cadena y multar a aquellos que no cumplan con el contrato firmado entre las partes. Además introduce un período máximo de pago, 30 días.

agricultores

Debilidades

Solo afecta al mercado nacional. El Estado – ejemplificación de lo público – interviene en lo privado (me recuerda un poco al sistema comunista en el que siempre debía haber un agencia y mucha burocracia para decirles a los hombres cómo debían hacer las cosas), pero solo en lo privado de España. El mundo y las relaciones entre la distribución y los proveedores seguirán siendo tan salvajes como siempre más allá de los Pirineos. Y además, a poco que se piense en el perfil neoliberal de todos los Estados Miembros de la Unión Europea se llegará a la conclusión de que esta medida neoestalinista no tendrá nunca cabida en ningún ordenamiento amparado por Bruselas.

El representante de los supermercados españoles, Ignacio García, describió muy bien los temores y posibles debilidades que preceden a esta Ley de la Cadena Agroalimentaria. Riesgo que de que se puedan generar nuevos costes que no creen valor (todo el papeleo burocrático-administrativo), pérdida de agilidad en las relaciones comerciales (puso como ejemplo las alhóndigas de Almería) o que la ley la desarrolle cada Comunidad Autónoma a su antojo. España no deja de ser un reino de taifas donde cada uno interpreta las cosas a su manera y según su interés. Por ejemplo, el tema de la venta a pérdidas (esas promociones de los supermercados por las que se venden frutas y hortalizas por debajo del coste de producción) es “competencia” de esas comunidades autónomas gobernadas por el político de turno y sus “preocupaciones”, preocupaciones de ese político regional que rara vez están relacionadas con la agricultura.

Casa de Las Mariposas

Para acabar, una breve reflexión. ¿No habría sido más coherente y sensato estudiar el modelo de alhóndigas de la provincia antes de crear la norma? Ahora hay una ley en vigor y hay que buscar la fórmula de encajar la realidad en la teoría. ¡Menudo país, siempre empezando la casa por el tejado!

Se prefiere el enarenado al hidropónico, cada vez hay más agricultores universitarios y el 43% están saneados

Son tres titulares en uno, pero no puedo dedicarle más de dos capítulos a un mismo tema, así que en este post sintetizo algunas de las conclusiones de ese libro ya referido en el anterior artículo: ‘Los invernaderos de Almería. Análisis de su tecnología y rentabilidad’. Da para mucho, por ello mi propósito es dejar aquí marcadas las principales premisas para que os lo podáis descargar de la web de la Fundación Cajamar y así analizarlo con más profundidad, pero en el supuesto de que el escaso tiempo que tenéis os lo impida, por lo menos os lleváis lo más perentorio con estas dos lecturas.

desde Viator

Empezaré por el último titular. El 56% de los agricultores almerienses requieren apoyo financiero, mientras que el 43% están saneados y no piden ningún tipo de crédito. Entre los que sí necesitan dicha liquidez, una mayoría acuden a las dos cajas que todos tenemos en la cabeza, sobre todo a la que en su día nació en Almería.

Formación. Si en 1997 tan solo el 3% de los agricultores tenían estudios universitarios, en la actualidad ese porcentaje ha subido hasta el 10%. La crisis también ha posibilitado que el invernadero se convierta en una opción cuando la oficina se ha transformado en una fábrica de parados.

Además, la especialización ha ganado protagonismo. Cada vez son más los agricultores que se especializan en determinados cultivos campaña tras campaña. En esas preferencias el suelo enarenado sigue ganando la batalla, con un 80% de las fincas.

hidropónico

‘Raspa y amagado’. En cuanto a las estructuras el tipo Almería vence. Dentro de esta tipología de invernadero hay tres variantes: plano, asimétrico y ‘raspa y amagado’. Este último está en auge: en el 97 el 28% de las estructuras tenían este modelo, hoy día son el 76%.

Ventilación. Se ventila con un 16% de la superficie, cuando lo ideal sería un 30%. Ésta parece ser una de las asignaturas pendientes. La ventilación natural tiene un costo energético muy bajo, así que es la deseable. Ventilando bien se mejora el nivel de CO2, se reduce la humedad y se consigue un efecto de refrigeración. El capítulo de la ventilación lo explicó Paco Molina, profesor de la Universidad de Almería, que aparece a continuación en la última fotografía. La primera imagen muestra los invernaderos del extrarradio de la capital. Está tomada desde Viator. La segunda instantánea corresponde a una explotación de cherry donde el suelo no ha sido la opción escogida.

Paco Molina

El agricultor es cada año más pobre, en términos de economía real

Este post no va a dejar indiferente a nadie. Rompe algunos mitos y da argumentos a quienes dudan de la equivalencia que pueda haber entre la inversión en tecnología y los beneficios supuestamente derivados. Y no lo digo yo, sino que es una de las principales tesis del trabajo ‘Los invernaderos de Almería. Análisis de su tecnología y rentabilidad’, editado por el grupo de Ingeniería Rural de la Universidad de Almería, que deja bien a las claras que los invernaderos más rentables para los agricultores de esta provincia no son ni los multitúnel ni las estructuras megasofisticadas, sino los invernaderos tipo Almería con ciertas mejoras.

diapositivas

En la Estación Experimental de Las Palmerillas se presentó hace unos días este trabajo de investigación, como se aprecia en las imágenes que adjunto. Al frente Diego Valera, que ha estado dos años pateándose decenas de invernaderos y comercializadoras, y cotejando todo tipo de datos para publicar el estudio más exhaustivo que hasta ahora se ha hecho sobre nuestros invernaderos. Ya tendré ocasión de ir desmenuzando algunos capítulos, pero hoy me detengo en una gráfica sobre los rendimientos y rentabilidad de la producción hortícola en términos medios. Hubiese querido publicarla, pero me ha sido técnicamente imposible porque estaba en un formato cerrado. Así que la describo.

público Las Palmerillas

Hay tres curvas referidas a los últimos 36 años. La que más sube es la que indica las toneladas por hectárea. En la comparativa entre décadas se observa cómo los invernaderos almerienses cada vez producen más kilos por metro cuadrado, es decir, se multiplica la productividad. Hay una segunda curva muy irregular, con subidas y bajadas y que después de varias décadas apenas ha ascendido algún pequeño peldañito en la gráfica. Son los euros por hectárea. Finalmente, la curva más interesante es la que refleja los euros por kilo. Desastrosa. En los años 70 el agricultor de la provincia de Almería ganaba por un kilogramo de hortalizas bastante más de lo que obtiene ahora. La economía real del agricultor ha descendido en torno a un 60% desde la década de los 70 a la actualidad.

Si os vais a cualquier edición de los informes de campaña de la Fundación Cajamar encontraréis esta gráfica. Quizá con tantos capítulos y profusión de datos no os fijéis en ella, pero para eso estoy yo. Para subrayarla en este blog.

Almería produce más kilos en sus fincas, pero eso no significa que estén mejor pagados. Ni muchísimo menos. Además la inflación empobrece año tras año el bolsillo de aquel que no mejora su microeconomía. Y luego están las grandes inversiones en todo tipo de tecnologías, pero las hortalizas no se pagan mejor, así que la tecnología solo sirve para incrementar los datos macroeconómicos y los porcentajes de exportación, pero no redundan en mayores beneficios. Puede haber más ingresos, pero también hay mayores gastos, con lo cual estamos en las mismas. El sector se convierte en un artificio, en un circo del que viven muchos, pero donde hoy día el primer eslabón de la cadena, el agricultor, observa atónito como su padre y su abuelo vivían mejor que él.

Diego Valera

Desde Cuba. Papayas para los invernaderos de Almería, ¿quién dará el paso?

Acabo de leer un correo enviado por un lector desde Cuba, referido a uno de los post que en su día publiqué sobre papayas. Aprovecho que me escriben desde ultramar para comentar que estos meses atrás el blog ha sido seguido hasta en 128 países distintos, con miles de visitas de lugares como México, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Chile, Colombia, Argentina, Francia, Italia, Holanda, Perú o Bélgica. En el resto de zonas, las visitas se miden por centenares. Dicho esto, me ha parecido sumamente interesante lo que me envía José Ramos Piñero, texto que os voy a entrecomillar. Además adjunto las imágenes de papayas que me ha mandado desde el otro lado del mundo. Tema éste de plena actualidad, ya que hace solo unos días en el centro de investigación de Las Palmerillas (El Ejido, Almería) se celebraba una nueva jornada sobre la adaptación de las papayas a los invernaderos almerienses. En el último año se ha disparado el interés por conocer más y más sobre las posibilidades que ofrece este cultivo para ampliar nuestra pizarra hortofrutícola.

papayacampo

“Colega he leído con detenimiento su artículo sobre el cultivo de la papaya en invernaderos y realmente es muy bueno, yo me llamo José Luis Ramos Piñero y trabajo en el Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales INIVIT en Santo Domingo Villa Clara Cuba y he obtenido una variedad de papaya que le hemos nombrado INIVIT 2000, cuya características está en que su tallo no alcanza la altura de 1.2 metros que me parece ideal para la tecnología de invernadero, pues ha sido probada y en el futuro pudiéramos intercambiar información e incluso participar en eventos científicos y exponer nuestras experiencias”.

“Le envío fotos de la variedad que ya se ha probado en México y los rendimientos han estado por encima de las 100 toneladas”.

papaya fruto

“Un saludo de José Luis y Wilfredo, que es el otro colega que ha venido trabajando en este cultivo. Hoy tenemos en edición un libro en este cultivo. Si no le es molestia para usted, puede enviarnos los cursos o eventos que se realizarán en su país para analizar la posibilidad de asistir y por nuestra parte lo invitamos para el Tercer simposio que realizaremos en Cuba en el mes de octubre de 2015. Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales (INIVIT)”.

papaya

Sube la conductividad por la sequía. La desaladora de Balerma estará para final de año

El otoño ha comenzado virulento. Hace solo unos días una fuerte tromba de agua caía en el campo de Níjar, algunos vídeos pululan por el Facebook mostrando imágenes escalofriantes propias de una riada. En la vecina Murcia ayer tarde se repetía esto mismo en localidades como Águilas. Si miramos al mapa del tiempo, nos encontramos con muchos nubarrones amenazantes por todo el Levante español. Sin embargo, venimos de uno de los años más secos, con consecuencias ya visibles en la horticultura protegida. Una paradoja más del cielo bajo el que habitamos.

My beautiful picture

Como muchos sabréis, en el Poniente almeriense los pozos que están de la autovía hacia abajo suelen tener peores aguas que los que están hacia el norte. Los pozos de la falda de la sierra de Gádor siempre han sacado pecho en este sentido. Muchas veces cuando se habla de sequía, no se piensa en hortícolas, sino en otros sectores agrarios. Sin embargo, en este inicio de campaña en Almería ya hay una consecuencia palpable del pasado año hidrológico que tuvo un nivel de pluviometría muy bajo: la salinidad ha crecido de forma vertiginosa en el Poniente.

Los pozos están más limitados, con menor volumen y hay que ahondar más. Y esa derivada nos conduce a un aumento de la conductividad. Un amigo ejidense, que tiene la finca en Cuatro Vientos, dirección Balerma, me comenta que en su caso se ha duplicado dicha conductividad. El problema es que tiene pimientos. Ya lo he dicho todo.

My beautiful picture

Supongo que muchos habréis visto a pie de campo en fincas de pimiento muchos frutos afectados por la ‘peseta’.

Desaladora: ¿solución?

El agua desalada es cara. Por eso, lo que se hace en zonas productoras donde ya la tienen, como el Levante, es mezclarla con otras aguas. Así que ese podría ser el uso de la futura desaladora del Poniente, asentada en Balerma (El Ejido) justo en el límite con Balanegra (Berja).

Me comentan extraoficialmente que dicha infraestructura estará finalizada para finales de año. En su día acumuló importantes retrasos, incluso la obra estuvo paralizada porque no había dinero para acometer todos los pagos, pero ahora es una realidad cuasi-imparable. Los cultivos de primavera podrían contar con este aporte extra.

Cómo la conductividad afecta al tomate, al pimiento y al calabacín

Cajamar tiene desde 2009 una Cátedra en la Universidad de Almería dedicada a estudios agroalimentarios. El director es el nijareño Paco Camacho, un reputado investigador, muy conocido por sus estudios sobre el bromuro de metilo o sobre las técnicas del injerto. Pues bien, dicha Cátedra tiene a partir de este momento una nueva tarea consistente en captar datos de campo para analizar las distintas conductividades en tres cultivos, como calabacín, pimiento y tomate. Este nuevo proyecto de investigación abordará el consumo de agua, tanto desalada como de pozos, en diferentes hortícolas. Ojará nos arroje algo de luz sobre el futuro de las aguas de riego del sureste peninsular.