Lluvia. En Valencia como agua de mayo y en Almería y Granada como un castigo

Valencia.- camino real de Xativa

Se te queda cara de tonto cuando entras en el Poniente almeriense por la autovía del Mediterráneo, después de dos días fuera, y te encuentras de frente un sol que pica. Sabes que es la calma después de la tormenta. Y tienes un blog que habla de agricultura intensiva, sabes que tu último post ha sido sobre la producción de Holanda y que el siguiente que vas a lanzar es sobre la comercialización holandesa. Pero lo paras. Por decencia y respeto con las familias de agricultores que han perdido su invernadero o su cosecha en las últimas horas. Por los afectados a los que la tromba de agua ha puesto contra las cuerdas antes incluso de empezar la campaña en Almería. Personas a las que les toca sufrir y de las que nadie se acordará cuando pasen unos pocos días y las noticias hablen de otras cosas.

Valencia.- valle de Alfauir

Valencia.- caserón en Rótova   Valencia.- pequeños naranjos

Valencia.- caquis

Valencia.- Monasterio de San Jerónimo

Vengo de Valencia, me he perdido un par de días por sus caminos rurales, todos asfaltados y limpios, al menos aquellos por los que he cruzado en pueblos como Alfauir o Rótova, rondando la comarca de la Safor. Allí me he tropezado y perdido por auténticos vergeles de naranjos y más naranjos, aunque en los últimos años ha proliferado mucho el caqui, como cultivo alternativo al cítrico. Y me gustaría contaros cómo se afronta ya el inicio de campaña citrícola, a un mes de recoger las primeras naranjas. En el sur de la provincia de Alicante observé algunos frutos con color, pero en la vecina Valencia solo vi verdeo. Hileras de árboles esperando el arranque de su año agrícola. Pero solo os dejará algunas fotos de esta escapada agrícola. Y postergaré a otro momento un análisis más en detalle. Solo añadir que mientras en la Comunidad Valenciana el agua ha contribuido a un mayor engorde de los frutos (de ahí la referencia en el titular al agua de mayo), en cambio en Almería y Granada ha provocado grandes daños materiales e incluso personales por desgracia en la granadina localidad de Albuñol.Valencia.- naranjas

Asaja AlmeríaY es que tras ver las fotos de Coag y Asaja de los destrozos ocurridos, sobre todo en Adra y en menor medida en algunos núcleos de El Ejido, como Balerma, el cuerpo me pide escribir poco. Ante la desgracia ajena a veces pienso que las palabras se convierten en clichés y que todo se transforma en un circo, ejemplo es el vecino que sale a la calle con su móvil para grabar cómo el agua se lleva calle abajo a una docena de coches (y a tres camioncillos de agricultores). Queremos grabar esa desgracia para luego compartirla en redes sociales, Facebook o YouTube. Incluso vi a ese vecino cómo ponía su vida en peligro para hacer la grabación con su móvil. Y lo vi porque a su vez había una vecina grabando la escena desde el balcón de su casa. Y todo eso después se ha volcado en Internet para convertirse en un contenido viral que se replica una y otra vez entre miles de curiosos. ¿Es la sociedad de la información o algo más pernicioso?

mujer

pepino     pepino bis

finca destrozada

inverndero en el suelo

muro     pimientos

plantitas

Instantáneas que también me han llegado por whatsApp o a través del Facebook firmadas por algunos lectores. Uno de ellos me ha enviado las siguientes dos imágenes de su finca de pimiento california, totalmente inundada. Este mismo agricultor ya sufrió hace unos meses los efectos del granizo. Su explotación está en San Agustín (El Ejido), una zona doblemente castigada.

california en San Agustín      california inundado

Y a continuación otra fotografía de la violencia del agua en la costa de Granada.

costa de Granada

No voy a poner más fotos. Se me queda mal cuerpo con todo esto. Solo desear, de corazón, que los afectados en la costa almeriense y granadina puedan tener la ayuda necesaria de las autoridades para recobrar su vida lo antes posible. El asunto toca ahora a la puerta de los políticos y de las Administraciones, incluso la europea. Un abrazo fraternal a los que se han llevado la peor parte.

Anuncios

España es en cítricos lo que Holanda en tomate: los reyes del comercio mundial

mandarinas con hoja

Es tal el aluvión de información que nos bombardea a diario, que a veces lo más interesante nos pasa por alto. En cierto modo con el blog procuro ser selectivo y hacer de filtro para contaros historias con enjundia que no se cuentan. Recientemente llegaba a mi correo un análisis del sector citrícola español, un estudio de más de 100 páginas, promovido por Cajamar y el CeiA3, y firmado por tres profesores asiduos lectores del blog: José Ángel Aznar, Juan Carlos Pérez Mesa y Emilio Galdeano. Los tres han sido nombrados en más de una ocasión en el blog, siendo incluso protagonistas de algunas entradas.

La pena es que un trabajo tan exhaustivo del sector de los cítricos quede tan desapercibido. De hecho, no me he tropezado con ningún artículo que lo refiera. Así que haré labor de transferencia y en unos pocos párrafos os resumiré las líneas maestras del estudio para adentraremos un poco más en un sector con un gran peso económico en España, pero al que creo que apenas se le presta atención: los cítricos.

campos citrícolas

España pese a la competencia creciente, ahí están China, India, Brasil, Turquía, Sudáfrica o Egipto, lidera las exportaciones mundiales de cítricos (3,2 millones de toneladas exportadas por campaña), lo que supone el 28% del total planetario. Estamos entre las seis principales zonas productoras mundiales, pero somos la número 1 en el comercio de cítricos. Similar a lo que ocurre con Holanda, que no dominan la producción de tomate, pero sí su comercio.

Hay bastantes paralelismos con los hortícolas. Al igual que el acuerdo con Marruecos perjudica a los invernaderos españoles, dicho tratado también afecta a los productores de naranjas y clementinas. La apertura de Bruselas a Turquía, Egipto y Marruecos preocupa a los empresarios del color naranja, ya que ocurre igual que con el tomate, menores costes de producción en la clementina alauita y coincidencia de calendarios.

Cargando naranjas

Naranja. Los principales mercados de la naranja española son Alemania, Italia y países del Este, como Polonia, República Checa o Eslovaquia. Inglaterra compra cada vez más a Marruecos.

El comercio de la naranja nacional la dominan los exportadores valencianos con más de la mitad de las operaciones. Se ve enseguida porque son ellos los que venden gran parte de la naranja sevillana, que es una zona productora en auge, pero que aún no controla los canales de comercialización.

Mandarina. Valencia y Castellón suponen el 81% del total exportado por España. Alemania, Francia, Polonia y Reino Unido son los principales clientes. También son reseñables las ventas a Norteamérica, tanto a EEUU como a Canadá.

Limón y pomelo. Aquí hay que hablar de Murcia que controla el 65% de las ventas al exterior de limón. Con el pomelo el pastel se lo reparten casi a partes iguales murcianos y valencianos. Entre los mercados, destacar Alemania, Francia, Polonia y República Checa.

comarca de Los Valles

Distribución. A diferencia de Europa, en España el canal tradicional tiene un gran peso. Tiendas de barrio, mercados (ambulantes y tradicionales) acaparan la mitad de las ventas. El supermercado, el hiper y las tiendas low cost están por detrás. En definitiva, la frutería gana la batalla.

Consumo. Datos interesantes que desconocía: cada español compra anualmente 2,3 kilos de limones, casi 7 kilos de mandarinas y 20 kilos de naranjas. Las mandarinas son las que más crecen, a costa de las naranjas, que aún así suponen un consumo total en nuestro país de un millón de toneladas.

Posdata: las fotografías que acompaño las hice esta campaña en la Comunidad Valenciana. Las de campo son de la comarca de Los Valles, al norte de la provincia de Valencia, y las de almacén fueron hechas más al sur en la comarca de La Safor.

bolsitas de cítricos

Parafruts y Agrolevante se integrarán en Única Group

Única Group

En breve veréis la foto de lo que adelanto aquí. Única Group sigue creciendo. Lo último fue su alianza con la todopoderosa cooperativa navarra AN y lo próximo será el anuncio oficial de la entrada en el organigrama de Única de dos nuevas comercializadoras más, ambas almerienses, pero de dos zonas de producción distintas, como son el Poniente y la comarca del Levante. Se cerrará en breve. A la cooperativa de segundo grado Única Group se sumarán Parafruts SAT, ubicada en Aguadulce (Roquetas de Mar, Almería) y SAT Agrolevante, asentada en Huércal-Overa (Almería).

invernadero Única Group

Parafruts nació en 1984 comercializando un millón de kilos. En la actualidad son 15 millones de kg. Es una empresa principalmente tomatera, larga vida y racimo; aunque también trabaja berenjena, melón y calabacín. Sus clientes están mayoritariamente en Gran Bretaña, Francia, Alemania, Holanda y Suiza, más EEUU, y también en el mercado nacional.

Por su parte, Agrolevante está especializada en la producción y venta de cítricos, como clementina, naranja y limón; aunque también ha entrado en el melón y la sandía. Posee más de 500 hectáreas de cultivos. Esta SAT nació en 1998 y tenía en Rusia, hasta que Putin impuso el veto, a su principal cliente. Aglutina un volumen de producción similar al de Parafruts, en torno a los 15 millones de kilos.

camión Única GroupÚnica Group en cifras

La cooperativa Única Group, cuya sede central está desde hace unos meses en el PITA (Parque Científico-Tecnológico de Almería), facturó durante 2014 un total de 201,5 millones de euros. La entidad, que dirigen José Martínez Portero como presidente y Enrique de los Ríos como gerente, suma 1.400 agricultores.

Desde que Única Group inició su andadura hace seis años ha doblado todas sus cifras, tanto de facturación como de comercialización.

En campo son 6.500 trabajadores, 1.800 empleados de almacén, 1.500 hectáreas de cultivo y 160 millones de kilos (el anterior ejercicio 2013/14).

melón Cota 120Única Group está formada por las almerienses Cabasc, Casur, Cohorsan, Ferva y Parque Natural, por la granadina El Grupo y por la murciana Cota 120. Su objetivo para esta campaña 2014/2015 es llegar a los 230 millones de kilos. Su asociada Cota 120, situada en el campo de Cartagena, será la que cierre la campaña y será entonces cuando se podrá comprobar el volumen total de 2014/15. Los principales productos de Cota 120 para este verano son melón en sus tipologías galia, cantaloup y amarillo, y pimiento california.

Y vuelvo al inicio de este post. Única Group ganará aún más músculo en tomate con Parafruts, y se posicionará en el segmento de los cítricos de la mano de Agrolevante. Como siempre digo en estos casos, ¡suerte!

melón al aire libre

Otro país afectado por las primas de riesgo. Portugal y su sector hortofrutícola

Portugal visibleearth.nasa.gov

Grecia, Irlanda y Portugal han sido los países UE más castigados por la recesión económica. Así que acabo con el vecino luso, tras analizar en los post precedentes a los otros dos países. Luego han sido España e Italia otros dos Estados vulnerables a la dichosa prima de riesgo, ese elemento alejado de la economía real que ha diezmado los bolsillos y la microeconomía de millones de europeos. Ya nombrados los siguientes dos post, me detengo ahora a desarrollar más en detalle algunos aspectos de la debilitada economía portuguesa, ligados a su sector de frutas y hortalizas.

Lo primero afectado ha sido el consumo. La cesta de la compra de los portugueses se ha apretado, eliminando piezas de fruta y verdura en su dieta, en porcentajes que van del 10 al 17%. Esto se ha traducido en la distribución en una guerra de precios (con el consiguiente cierre de muchos supermercados) de la que ha salido bien parada la cadena low cost Lidl, que ha ganado cuota de mercado.

Donde también se pueden observar las estrecheces por las que atraviesa el país vecino es en la proliferación de marcas blancas en el segmento ecológico. Todos sabemos que el producto orgánico se vende más caro, que es un producto marquista, en el sentido en el que la marca en sí misma tiene valor. Así que la marca blanca en las frutas y hortalizas ecológicas es algo casi antinatura, pero que evidencia bien a las claras la demanda de un producto que no puede pagarse al precio habitual.

Melón branco portugués

La recesión ha llevado a Portugal a producir mucha patata, un alimento básico que producen las naciones cuando giran al autoabastecimiento. Es tal el auge de este tubérculo, que hoy día es el cultivo que ocupa mayor superficie de terreno. Luego están por este orden las naranjas, los tomates y las frutas de pepita (manzana y pera).

Pero mucho de su tomate es para industria, que luego se vende a España. Alrededor de 15.000 hectáreas de tomate, tanto para fresco como para procesado. Y con esto hilo la gran dependencia portuguesa de su vecino del este, España. Aunque países diferentes en lo político, ambos conforman un solo mercado en lo económico. Los flujos entre ambos lados de la Península son permanentes y crecientes, cada año Portugal depende más de España como cliente, y no tanto al revés.

Prácticamente la totalidad del pepino y la lechuga que adquiere Portugal la compra en España, en tomate los volúmenes son también sobresalientes; mientras que en frutas somos proveedores casi únicos en sandía, melón, fresa y mandarina.

Pero también les compramos, principalmente tomate, naranja, kiwi, manzana y melón, el famoso ‘branco’ de Oporto.

Debido a la crisis los operadores portugueses están buscando nuevos mercados en los que colocar sus principales productos de exportación (tomate, pera, naranja, manzana y kiwi). Más allá de su antigua colonia brasileña, también están tocando a la puerta de países hispanohablantes, como Colombia. Y en el otro extremo del mundo, dan pasitos en los Emiratos Árabes y demás países del Golfo Pérsico.

2 Coimbra www.panoramio.com

Posdata: Foto 1: Portugal desde lo más alto. http://visibleearth.nasa.gov/ Foto 2. Melón ‘branco’ de Oporto. Fuente: propia. Foto 3: mercado municipal de la zona portuguesa de Coimbra. Fuente: http://www.panoramio.com/

Revista Mercados, girasoles y un Guadalquivir de cítricos. Sevilla. II parte

Consejería de Agricultura

La consejera de Agricultura salía del bar Casa Morales en el mismo momento en el que yo entraba. ¡Ya es grande Sevilla para encontrarme a Elena Víboras un jueves por la noche! Tan cierto como que me quedé paralizado, sin saber si decirle ¡hola! o presentarme. Pasaron unos pocos segundos, los suficientes para llegar tarde a cualquier atisbo de conversación. Víboras pasó a mi lado, acompañada por otras dos señoras (una de ellas también política, aunque no recuerdo su nombre) y tras ellas el guardaespaldas que estaba en la barra controlando todo lo que pudiera ocurrir en el local. Por cierto, muy recomendable esta taberna situada a pocos metros de la catedral hispalense y fundada en 1850.

La imagen superior es de la entrada de la Consejería de Agricultura. Al día siguiente pasé por delante e hice una foto para que, la próxima vez que escuchéis que alguna organización agraria se va a manifestar a sus puertas, os imaginéis mejor la escena.

Mercasevilla

Me he escapado unos días a Sevilla con Ana y he querido aprovechar para conocer la redacción de la revista Mercados, situada en Mercasevilla. Esta publicación agrícola, tanto en papel como en su página de Internet, es un referente del sector de las frutas y hortalizas en toda España. Quise saludar a las redactoras Marga López y Alicia Lozano y a la directora Amalia del Río, sobre todo, para agradecerles el gran detalle que han tenido de incluir mi blog en la sección de blogs de su web. Os dejo el enlace. También hay otras plumas, como la de Tomás García Azcárate, que recordaréis del viaje a Bruselas que relaté en el blog en 2013. http://www.revistamercados.com/blogs-portada/

Redacción Mercados

Amalia del Río   Alicia Lozano   Marga López

Cítricos vallados con el escudo del BetisEn mi tiempo de ocio también me gusta aprovechar para conocer cómo se vive en otros campos de España. Así que tuve ocasión de recorrer algunos pueblos a orillas del Guadalquivir, lugares donde abunda el dibujo de naranjos y clementinas. La zona que conocí fue la de la Algaba. Grandes extensiones de cítricos, pero valladas. Esto me decepcionó un poco porque no deja de ser ponerle puertas al campo. Me explicaron que era para evitar los hurtos, pero… me dejó mal sabor de boca.

Según me contaron también buena parte de la producción citrícola sevillana se comercializa después a través de Valencia, que tiene un mayor dominio de los canales de venta.

Huerta citrícola

No anduve por las zonas tomateras y de sandía, habrá que dejarlo para cuando esté cerca de Los Palacios, pero sí paré por algunos mercados tradicionales, como el de Triana, y en bastantes fruterías de barrio. Mucha producción había de la zona gaditana de Chiclana, tomate gordo, y también calabacín blanco, una peculiaridad de consumo muy característica de Sevilla y Cádiz.

DSC_0699_1

Me sorprendió la gran oferta de sandía tipo crimson, inusual en muchas zonas del país donde la sandía blanca y la negra dominan todo el mercado. Una sandía de gran calibre, ovalada y con semillas. De origen Marruecos, según me contaron los fruteros con los que hablé.

Entre girasoles

Y girasoles, muchísimos campos, con unas estampas de una belleza muy singular. En verano son muchos los colmeneros de Almería que viajan hasta la provincia de Sevilla para hacer allí su campaña. Las fotografías son de un pueblo llamado Arahal, que no solo destaca por sus girasoles, sino también por su olivar. Según me contó con mucho orgullo un vecino, Arahal es el pueblo de España con una mayor producción de aceituna de mesa.

Queda dicho.

Ana

Rostros de la huerta valenciana. IV parte (última). Arroceros, recolectores de judías y mozos de almacén citrícola

desayuno a media mañana

Detuve el coche en Faura, junto a una comercializadora de cítricos. Exforpe se llama. Está situada al norte de Sagunto, en la zona costera de Los Valles en la parte septentrional de Valencia. Las mujeres estaban almorzando. Me dejaron hacerles unas fotos. Y me preguntaron, como siempre en estos casos, aquello de “¿dónde van a salir?”. “En Internet, en mi blog”, les dije. Y algunas tomaron nota del nombre.

trabajadoras de un almacén citrícola

En esta empresa además de naranjas y clementinas también trabajan la sandía, procedente de Almería, y el melón, venido del campo de Cartagena.

Almacén de Faura

En la misma comarca tropecé con Juan José Cueco, que con un amigo estaba recogiendo habichuelas. Son las de garrafón, que se emplean sobre todo en la famosa paella valenciana. En Almería solo las he visto una vez. Le dije que las mostrase a la cámara. Son algo más cortas y anchas.

Juan José Cueco

recogiendo judías de garrafón

A Vicente Bayona y a Diego Pastor ya os los presenté en el artículo anterior. Están en el invernadero de tomate de Diego, quien al salir me regaló un par de calabazas. En Valencia hay gran tradición en su cultivo, como también ocurre con las alcachofas.

Vicente y Diego

En la lista de cultivos tradicionales debería además de incluir al arroz, aunque el número de productores es cada vez menor. En la siguiente imagen aparece Alfredo Iranzo, arrocero de Sueca. Si miráis el mapa en google maps, veréis que esta localidad está al sur de Valencia, alrededor de la gran albufera. Iranzo me reconoció que pese a ser un sector complicado, el arroz está mejor que el cítrico. De hecho, lo retraté junto a un aguacate, ya que está estudiando la posibilidad futura de iniciarse en este tropical a través del IVIA, Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias.

Alfredo Iranzo

Francisco Ángel Sánchez vive en Oliva, pueblo del sureste de la provincia de Valencia, y trabaja a solo unos kilómetros en Piles, donde está radicada la empresa Exportaciones Aranda. La fruta de las imágenes va para el mercado nacional.

Francisco Ángel Sánchez

Cerca de allí está Citrosol, en Potríes, una compañía dedicada a la investigación en tratamientos poscosecha. Dos últimos retratos, el primero (muy sonriente) está tomado en el área de logística, ya que esta firma valenciana opera con numerosos países; y la segunda, en la fábrica, donde un joven trabaja con un pedido que han hecho desde la otra parte del mundo.

logística Citrosol

En esta fábrica se emplean trabajadores cualificados de la formación profesional. Reflejo una vez más de que las empresas del sector agrícola absorben mano de obra de distintos segmentos. La agricultura vertebra gran parte de este país y habría que ponerlo en valor y conocimiento de quienes miran al campo de soslayo, incluso a veces con desprecio. ¿Qué sería España sin el agro?

técnico de la fábrica de Citrosol

Un tomatero valenciano entre naranjos. III parte

Diego Pastor era un empresario del mundo de la construcción de la Comunidad Valenciana. Antes. Ahora ha cambiado el ladrillo por el tomate. Rodeado de naranjos se levanta su invernadero de arco de 5.000 metros cuadrados. Es el único que hay en la zona norte de la provincia de Valencia.

Diego Pastor

Dice que si le va bien este primer cultivo bajo plástico, más adelante lo llevará a la calle. Es algo que me llama poderosamente la atención cada vez que salgo de Almería para conocer otros modos de producción: la insistencia de trasladar al aire libre lo que está bien cuidado bajo abrigo. Siempre he dicho que soy un defensor de los invernaderos. Un defensor convencido. A nadie se le ocurriría vivir en la calle pudiendo habitar un piso o una casa. ¿Acaso a las plantas no les ocurre lo mismo? En el invernadero se las mima, se las protege de las inclemencias meteorológicas, también del ataque de plagas y se las cría en condiciones óptimas. A veces ideales. Así que la propensión a la calle se debe a razones de índole estética, incluso cultural. Sin olvidar los rendimientos, ya que la productividad en el cultivo bajo abrigo es bastante superior a aquella en la que la planta está desprotegida.

Dicho esto, os paso a mostrar algunas imágenes de esta pequeña explotación que viene a ser una isla blanca en mitad de un océano verde de clementinas y naranjas.

Pastor hizo el trasplante a mediados de septiembre, comenzó la recolección en diciembre y espera llegar hasta el mes de abril-mayo.

tomate corazón de buey

El tomate es de la tipología corazón de buey, muy apreciada en las regiones de la cornisa cantábrica, como Galicia. Sin embargo, los tomates de esta explotación miran más a Europa. Diego Pastor los produce y Vicente Bayona (en la imagen inferior) es quien los comercializa a través de su empresa, Bayer Overseas.

Comento que viajan fuera de España, sobre todo a Francia y Suiza, porque Bayona es un exportador nato.

Bayonainvernadero valenciano

Vicente me explica que esta finca de tomate es un ensayo. Si el cultivo sale bien durante esta primera campaña, la idea es ir ampliando desde la media hectárea actual hasta llegar a las diez hectáreas en los próximos cinco años. Añade que este proyecto quiere hacerlo “con variedades autóctonas, no con híbridos”.

Vicente ya trabaja desde hace cuatro años con un productor almeriense que le ha estado suministrando desde Adra esta tipología de tomate, y a partir de ahora desde Campohermoso. Su proveedor de Almería cultiva trece hectáreas, entre corazón de buey y tomate de coser. Ése del pan tumaca. Y volvemos a lo de siempre. La mayor parte del tomate que los catalanes usan para restregar el pan con aceite no proviene de Cataluña. Sencillamente porque no hay suficientes tomates allí para satisfacer la demanda local.

Valencia. II parte. Del cítrico al aguacate. Búsqueda de la rentabilidad

Benifairó

Mi periplo por la huerta valenciana me llevó a la comarca de Los Valles, cerca de la romana Sagunto, en el litoral norte de la provincia de Valencia. Cinco pequeñas localidades, todas acabadas con el apellido “de les Valles”: Quart, Benavite, Quartell, Faura y Benifairó. La mayoría de las fotografías pertenecen a estas dos últimas.

Allí quedé con el empresario todoterreno Vicente Bayona, que quiso aprovechar la quedada para invitar a varios agricultores de cítricos a que viesen lo que me había prometido enseñar: el cultivo de aguacates como alternativa a naranjas y clementinas. También estaba Julio Climent, responsable de tropicales del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), e inspirador de esta revolución que el ente investigador propugna en las zonas cálidas de esta región. En la imagen de izquierda a derecha: Julio Climent; el agricultor Alfredo Iranzo, que vino desde Sueca (al sur) para conocer lo que sus vecinos del norte están haciendo con este cultivo tropical; Vicente Bayona, encargado de la comercialización de estos aguacates; José Antonio Latorre, técnico y productor; y Mariano Condomina, que debió ser el precursor de todo esto porque empezó con el aguacate hace ya 9 años.

grupo amigos del aguacate

También conocí a José Barelle, que no aparece en la imagen, pero que lleva dos hectáreas y media de aguacate y una pequeña parcela con mango, a modo de ensayo piloto.

En esta zona del campo español el perfil es el del pequeño productor. Incluso me contaron que la situación de los cítricos es tan delicada que muchos tienen que compaginar su actividad agrícola con otras ocupaciones distintas al campo para salir adelante. Caso muy diferente al almeriense, donde el agricultor de invernadero lo es a tiempo completo en la inmensa mayoría de los casos.

El kilo de naranjas deja unas liquidaciones al productor de en torno a los 24 céntimos, la clementina sube un poco más hasta los 30 céntimos. Al menos es lo que cuentan a pie de huerta. Las estadísticas oficiales no sé lo que dirán. En cuanto al aguacate el precio que le queda al agricultor rondaría los 1,60 euros/kilo. Es fácil comprender que sea interesante como cultivo alternativo y que el IVIA trabaje por hacer un mapa de los lugares aptos en esta comunidad para tránsito al aguacate. No es sencillo porque el agua salina, las heladas y las bajas temperaturas son los enemigos del aguacate. En Los Valles se dan las condiciones propicias, pero incluso en esta comarca hay diferencias entre polígonos. A las faldas de las montañas el aguacate encuentra un hábitat ideal. Así que os dejo esta fotografía donde se adivina que en esa parcela de tierra rojiza en marzo plantarán aguacates. La media de la zona está siendo de 8.000 plantas anuales.

faldas de la montaña

Sin embargo, los primeros aguacates de esta región se sitúan más al sur y estarían datados en los años 80, en la alicantina Callosa d’en Sarrià, cerca de Benidorm.

Vicente Bayona viaja habitualmente a Vélez-Málaga, capital hoy día del aguacate en España. De allí provienen las dos variedades predominantes entre las jóvenes plantaciones valencianas, Lamb-Hass en mayor proporción, y Hass en menor medida. En la siguiente imagen se observan perfectamente estos frutos, de piel negra rugosa, la tipología que mejor se paga.

frutos de aguacate

En esta comarca es habitual encontrar en una misma huerta naranjos o clementinas conviviendo con aguacates de reciente plantación, como se observa en la siguiente instantánea. La tendencia aquí, en Los Valles, es que paulatinamente se vayan arrancando los primeros para plantar los segundos.

clementina y aguacate

El volumen de kilos es pequeño, calculan en un lustro estar entre los 3 y 4 millones de kilos. Sin embargo, la clave está en entrar en el mercado en un momento estratégico, meses de mayo y junio, y vender a Europa, que es donde se consiguen las mejores cotizaciones. De momento exportan a Suiza y Francia.

Julio Climent y Alfredo Iranzo

De ruta por Valencia. I parte. En una central de confección de cítricos y en una empresa de I+D en vida postcosecha

Gandía

Este puente de diciembre he estado en la Comunidad Valenciana. Y he aprovechado para conocer a algunos de los lectores que siguen este blog desde el Levante y de paso meter la cabeza en el mundo de la citricultura, que sufre males similares a los de la horticultura. El precio siempre como caballo de batalla, sobre todo para la naranja que cada vez pierde más espacio frente a la clementina que soporta un poco mejor la crisis de precios.

Exportaciones Aranda SL

La capital de la comarca de La Safor es Gandía, en la provincia de Valencia. Allí visité la central de la empresa Exportaciones Aranda SL, radicada en el municipio de Piles. Pude ver in situ cómo es todo el proceso desde que la fruta entra en el almacén hasta que queda confeccionada lista para su salida.

Los cítricos llegan del campo y pasan por el drencher, una máquina que les da un lavado con agua y fungicida. En la siguiente imagen se observa una partida de clementinas, ya lavadas y una vez que han pasado por el túnel de secado antes del siguiente paso: ser enceradas.

clementinas

Se les da cera no solo por cuestión estética, sino también como prevención para posibles podredumbres. Determinadas ceras, también llamadas abrillantadores, minimizan las pérdidas de agua, previenen los síntomas del envejecimiento y evitan que la fruta adelgace.

Javier y EncarniJavier Monzonís, izquierda de la imagen, hizo las veces de guía en este almacén. Me explicó que tras aplicar la cera las clementinas y naranjas pasan por otro túnel (de secado de cera) y a continuación se inicia la confección.

cítricos con hoja

Después la cámara de pre-enfriamiento para lograr la temperatura óptima para el transporte. También recorrí alguna cámara de temperatura ambiente. Entre cámara y cámara retraté esta espectacular imagen. ¡¡Cítricos para alimentarnos durante meses!!

cámara

Saliendo casi de la nave tropecé con una línea de envase diseñada para fomentar el consumo de estas frutas entre los más jóvenes. Fijaos en el dibujito invitando a los niños a comer sano de una manera divertida.

consumo infantil

Por otro lado, también pude visitar una empresa de I+D+i, Citrosol, con más de 50 años de vida. Está ubicada a muy pocos kilómetros de la primera, en Potríes, en la misma comarca de La Safor.

50 años

Allí me atendió Benito Orihuel, director general, y Encarna Martí, directora de marketing, ambos lectores de este blog. Me mostraron sus instalaciones, incluyendo el laboratorio y la fábrica que vemos en esta imagen.

Encarna y Benito

Citrosol es una compañía de tecnologías de postcosecha que ofrece servicios y asesoramiento para alargar la vida útil de los perecederos, evitando reclamaciones y permitiendo la apertura de nuevos mercados. Están entrando también en el segmento de hortícolas, pero el grueso de su actividad se desarrolla en los cítricos.

laboratorio

Me mostraron sus ceras de recubrimiento, los fungicidas que usan para evitar podredumbres en el almacenamiento y transporte, sus fitofortificantes y desinfectantes. Benito me explicó que recientemente había estado en un congreso en Perú explicando que la tecnología postcosecha hoy día permite llegar a mercados antes casi inabordables desde el punto de vista técnico.

valle desde las instalaciones de Citrosol

Marruecos a través de los ojos de un marroquí

Nassir Halioua habla perfectamente español, no en vano viaja habitualmente a nuestro país. Es fácil encontrarlo en Almería, aunque nuestro encuentro se produce en el campo de Cartagena, donde le hice varias fotografías este verano que ahora acaba en una parcela a campo abierto de melón piel de sapo. Halioua es el responsable de la Estación Experimental que Rijk Zwaan posee en Agadir (sur de Marruecos).

Nassir Halioua, en Cartagena

Hablamos de casi todos los cultivos. Me comenta que en su país hay más problemas de microcracking debido a las grandes oscilaciones térmicas entre el día y la noche. Allí casi todo es suelo, arena en un 60-70%. Las estructuras para el tomate son más altas que las que hay en la Península Ibérica. Pero lo que más me sorprende sobre el tomate alauí es que logran llegar con el cultivo hasta principios de junio. Los trasplantes se realizan desde el 15 de julio hasta finales de septiembre, pero el grueso del tomate marroquí se pone entre el 10 y el 25 de agosto.

Sobre sandía todo lo absorbe la demanda interna, no se exporta. Se cultiva tipo crimson y con semillas (sandías tradicionales para el mercado local). En melón solo se exportan los más tempranos (amarillo y galia) cuando las cotizaciones son buenas. Luego están las empresas extranjeras, por ejemplo francesas, que exportan melón charentais.

En cuanto al pimiento, las tipologías que se exportan son kapia y california tricolor. También se cultiva, pero para el consumo local, italiano, picante y una variante del lamuyo más pequeña y corta.

El pepino largo se exporta poco; sin embargo, sí se hacen envíos de pepino corto negro a Rusia. Lo que Marruecos produce para el consumo interno es pepino francés.

También le pregunto, cómo no, por el virus Nueva Delhi. Me asegura que en Agadir no ha sido detectado. Aún.

Nassir Halioua

Me intereso por el agua. Nassir me explica que a partir de 2015 el gobierno alauí quiere poner en marcha una desaladora en Agadir. Ahora el agua de riego proviene de pozos y de presas. Entiendo que se hace una mezcla. Y me cuenta que el gobierno colabora para sufragar una parte del coste del preciado líquido.

Hablamos además de innovación. Me resultan llamativos los paralelismos que encuentro con lo que ocurre en el sureste peninsular. En Marruecos también están probando la calefacción y hay proyectos para calefactar en el mes de diciembre. ¡¡Guau, un calco de lo que queremos hacer aquí!

Finalmente, abordamos los cítricos, un pilar del campo marroquí. Los hay por todo el país, pero sobre todo en el norte y en la zona de Marrakech, en un ciclo que va desde octubre hasta mayo-junio. Llegados a este punto me describe que allí sucede lo mismo que ocurre en España en los últimos años con el problema de los precios: “Muchos agricultores dejan los cítricos en el árbol porque no tienen precio”. Sí, sí, es la frase literal que me refiere Nassir, pero ¿a qué se la hemos escuchado decir antes a las organizaciones agrarias españolas? Me añade Halioua que ha habido momentos este año en el que los productores citrícolas marroquíes han recibido 2 euros por 30 kilos de producto, cuando el precio normal por esos kilos estaría en los quince euros.

A ambos lados del Mediterráneo el campo no es tan diferente.