¿Hasta cuándo estarán caros los pimientos?

Pimiento-rojo2

El pimiento rojo en Almería lleva varias semanas a buen precio, pero el interrogante pasa por saber cuánto durará esta situación anómala para un mes de septiembre, inicio de octubre. Este domingo estuve en el Casino de Dalías en un bautizo y varios de los comensales con los que compartía mesa me lo decían. “Ya he echado la campaña”, sonreía Jesús, un productor de temprano de esta zona. Así que si las pizarras se mantienen varias semanas más, los agricultores de la Baja Alpujarra podrán esperar más tranquilos que otros años la llegada del crudo invierno.

Pimientosen-manoEn la vecina Berja pasa algo similar. Se está cogiendo todo lo que se puede. Así que es difícil encontrarse con un pimiento rojo en un invernadero, ya sea lamuyo o california.

La explicación de todos es la misma. El calor de julio, esa ola que asoló a medio mundo batiendo cifras de temperaturas sofocantes, provocó en nuestro micromundo agrícola un final de campaña de pimiento anticipado en Murcia. Desde entonces la demanda ha sido superior a la oferta, lo que se ha acentuado con los cuajes irregulares provocados por el calor en el verano almeriense. De ahí que también los kilos en estas semanas sean menores a los que había ahora hace justo un año. En conclusión, el acordeón de la oferta y la demanda, el de siempre. En Almería se ha retrasado la campaña de pimiento, motivo que explicaría que en estas primeras semanas de campaña los precios estén más elevados de lo que acostumbran por estas fechas.

Grupo

Alguno de los agricultores de Berja que veía estos días me hacía una conclusión muy oportuna: ¿Qué pasará cuando llegue el golpe de pimiento? Si nos atenemos a la ley de la oferta y la demanda, la respuesta ya está dada.

Posdata: ¿Y qué decir del tomate? Anoche bajé a la frutería que hay debajo de la casa de Ana en la ciudad de Almería. Nos habíamos quedado sin tomates en la nevera para hacer la ensalada. La frutera me ofreció unos tomates tipo Daniela a 2,5 euros/kilo. Bendito precio, si es el que se le paga al agricultor. La señora me dijo que están muy caros, algo que sabemos todos, pero una cosa es que estén caros y otra bien distinta es que se duplique el precio en apenas un par de km. La frutería está a pocos kilómetros de esos invernaderos de La Cañada o El Alquián donde se crían. La frutera no tiene que pagar semilla, ni amortizaciones con el banco, ni mano de obra ni ningún coste que sí tiene que afrontar el agricultor. Cuando subí a casa me fui a la página de Agropizarra para ver las medias del tomate Daniela, estos días por encima del euro, pero raspándolo: http://www.agropizarra.com/es/ ¿Cómo puede incrementarse en apenas un par de kilómetros el precio de ese tomate? Del euro salta a los dos euros y medio. La historia de siempre: es más rentable vender que producir.

Pimiento-rojo1

Anuncios

Hazera coge carrerilla para tomar impulso

Grupo

A la altura de la autovía del Mediterráneo a su paso por el polígono ejidense de La Redonda se encuentra la sede de Hazera. Solo hace falta echar una mirada en su dirección, hacia la derecha si se viaja desde Almería hasta El Ejido, para vislumbrar un cambio en los colores de la compañía, con un nuevo logo y diseño que resaltan que algo se ha movido detrás de esas puertas. El pasado año la firma se asoció a otra compañía del norte de Europa, de la que ha tomado los colores (ese verde y naranja), aunque la marca y nombre permanece: Hazera. Pero más allá de un cambio de imagen, hay una nueva apuesta, un relanzamiento de la compañía que viene avalado por abundante nuevo material genético.

Ayer viernes un grupo de agricultores de Berja eran invitados a conocer su nueva variedad en california rojo, ‘Clavero’, un pimiento muy temprano para ir luego pronto a un segundo ciclo de primavera. La visita se realizó a dos fincas de Berja y a una de Dalías.

pimiento

Dalias

Este nuevo bautizo de la multinacional israelí está auspiciado por un paquete muy completo. ‘Zohar’ quizá sea la punta de lanza, un california naranja que tiene como principal argumento su consistencia poscosecha. En california amarillo el nombre es ‘Pastor’, para ciclo medio-tardío.

Fernando

consulta

Para muchos Hazera es sinónimo de tomate Daniela, ya que fue la casa obtentora de aquella variedad que posteriormente daría nombre a dicha tipología de tomate. Fue toda una revolución en su época. Hoy día esta casa sigue pensando en términos de larga vida. Así que para la zona almeriense de La Cañada y El Alquián se trabaja con una variedad precomercial de ciclo largo, ‘Marchante’. Para plantaciones del 20 de agosto a principios de septiembre, aproximadamente. Un nuevo Daniela de calibre G y muy consistente.

Pero hay más tomates. Un pera de gran calibre y consistencia; y varios tipo beef con buenos cuajados con calor.

rostro

Pero quizá sea la entrada en el segmento de pepino la que mejor describa el salto hacia adelante que ha emprendido Hazera. Tres variedades tipo Almería, una de ellas pensada para los meses de calor, y las otras dos diseñadas para las características de dos zonas, ‘Sacratif’, para la costa de Granada, y ‘Batallón’ para Almería.

Todo este nuevo material es fruto de cinco años de trabajo en investigación. Algún día habrá que pasarse por la finca de ensayos del Solanillo (Roquetas) para ver el resto de materiales de tomate, pepino, pimiento, sandía o melón galia.

equipo

Nicolás    DSC_0040    David

agricultor

Bandera

La belleza del mar de plástico. Orgullosos de su blanco manto

AL VIENTO (2)

Subí este sábado pasado por la tarde con Ana a la sierra de Gádor. Del arroyo de Celín hacia las alturas para vislumbrar desde tan magna posición el mar de plástico majestuoso bajo el cielo azul. Comparto con vosotros algunas de las instantáneas recogidas por Ana.

El verde claro del pinar tintado con el marrón del suelo de esta sierra que nos protege de todo mal. Y hacia arriba los jirones blancos de nubes que se enredan en su color con el blanco reflejado por el plástico cuando es acariciado por la invisible radiación solar. Y al fondo, muy a lo lejos algún navío que se confunde con una nave espacial, pues tan amplia es la panorámica que se contempla desde lo escarpado de la montaña.

FLORES

Ana se lanzó monte abajo con su Nikon buscando algún ángulo con el que inmortalizar aquella escapada del primer fin de semana de otoño. Yo le puse a mi Canon el gran angular e hice varios disparos. Luego la guardé. No me apetecía hacer fotos, quería concentrar mis sentidos únicamente en el disfrute del cuadro que tenía ante mis ojos.

SOPLANDO DESDE EL EJIDO (2)

Cuando a los pocos minutos regresó Ana, le dije que esa tarde le tocaba a ella hacer todo el trabajo fotográfico. Con tanto silencio no quería hacer otra cosa que deleitar a mis sentidos con la contemplación de un paisaje único en el planeta. Y empecé poco a poco a buscar a vista de pájaro puntos cardinales de mi particular interés, como algunos de los caminos rurales que recorría a bici cuando de adolescente hacía mountain bike con mis compañeros del IES Fuente Nueva. También busqué algunos invernaderos de amigos o familiares, y comencé a contar los escasos huecos que quedaban entre invernadero e invernadero. Y pensé – y luego lo traduje en palabras con Ana – que todo aquello que dilataba mis pupilas era una verdadera obra de arte hecha y esculpida por la mano del hombre. Aquellos invernaderos y sus plásticos movían en mi interior un pálpito de amor. Y su ataque despertaba en mí la más encendida de sus defensas.

ENTRE PINOS

Dalías a la derecha, como una lengua de tierra fragmentada por las peladas montañas de los Atajuelos, y cada vez más cercana a El Ejido a través del blanco de invernadero que une a los agricultores de uno y otro pueblo. A lo lejos hacia occidente la eterna Abdera, más agrícola ahora que pesquera ya que el pan hoy día viene del pimiento. Más cerca, desde aquella atalaya de Sierra de Gádor, se rozaba con la vista todo el límite costero desde Balanegra, continuando por Balerma y Guardias Viejas, siguiendo por Almerimar y acabando en la Urba de Roquetas. Y acercando la vista tierra adentro todos los núcleos de El Ejido, como Pampanico, Tarambana, Matagorda, Santa Mª del Águila, Las Norias y su balsa del Sapo, y más a lo lejos San Agustín.  También se hacía visible La Mojonera, no así desde el ángulo en el que detuvimos el coche Vícar, Roquetas o Aguadulce.

DALIAS

PUESTA SOL

BICOLOR DALIAS(2)Más de una hora estuve absorto deleitándome con aquel mar blanco, una tierra de oportunidades y acogida para miles de personas que han huido en las últimas décadas de la miseria de sus lugares de origen. El Poniente, comarca de acogida y promesa de prosperidad, donde el maná brota de la planta de pepino, de berenjena o calabacín y donde hay para saciar el hambre de miles de criaturas. Medio siglo transformando el desierto en tierra fértil.

Horas después, ya en casa y con ganas de agarrar el sofá un rato, se sucedían en mi mente las imágenes del mar de plástico. Y la inquietud me hizo dar un salto, apagar el televisor y encender el ordenador. Hay mucho trabajo por hacer en defensa de nuestro modo de vida.

EL EJIDO

MIRANDO AL MAR (2)

NOCTURNO (2)

La marca Ejidomar cumple 40 años

DSC_0015

Su gran faro es todo un símbolo de lo que representa esta cooperativa en mitad de nuestro mar de plástico. Ilumina. Orienta.

DSC_0035 (2)

Me llamaba esta semana su presidente, José Antonio Baños, para decirme que iban a conmemorar con los socios y sus familias el próximo 4 de octubre su 40 aniversario ofreciendo un almuerzo, en el que también se distinguiría a los socios más antiguos, que sobrepasan la veintena. Pero aunque me echó el teléfono a mitad de semana no he podido acercarme a la cooperativa hasta ayer sábado, día en el que los lineales estaban parados y había un movimiento menor. ¡Ya habrá ocasión de pasarse más adelante cuando la campaña gane en volumen! Y así Ana retratará en imágenes esa novedosa línea de pimientos picantes de Ejidomar o esa negra sin pepitas, sandía Premium de su propia marca, cuando llegue la primavera. Entonces, cuando todo sea un frenesí en pleno ejercicio, volveremos a publicar otro post.

DSC_0005     DSC_0008   DSC_0011

Mientras tanto, nos quedamos con ese café que ayer tomamos Ana y yo con José Antonio y con los comerciales Rafael Roldán y Ernesto González en el bar de la cooperativa. Un local renovado, regentado por Antonio e Isabel, donde nos sirvieron una magnífica tostada de pan de verdad con aceite de oliva y tomate.

Luego se nos unió el gerente Alejandro Cano, que aparece en una de las instantáneas bajo el gran cartel anunciador del cumpleaños de la comercializadora. Lo colgaron en la fachada este viernes por la tarde y ahí estará varios meses recordando que éste es año de celebración.

cartel

Los de mi quinta siempre hemos conocido Ejidomar. No conozco un pasado anterior en el que no ondease dicha enseña en El Ejido. Cuando entrabas hacia el centro del pueblo desde el barrio de Santo Domingo era lo primero con lo que se topaba el conductor. Esas antiguas instalaciones hoy día acogen a la policía local y a la concejalía de Servicios Sociales. En la actualidad y desde septiembre de 2004 Ejidomar luce unas modernas e impresionantes instalaciones en la carretera de Almerimar. Almacén de frutas y hortalizas, almacén de insumos, gasolinera para socios y una gran explanada baldía para futuros desarrollos. Y es que Ejidomar sigue creciendo, sin hacer ruido mediático, prueba de ello es que en solo unos pocos días en septiembre ha tenido una docena de altas de nuevos socios. Además en esa línea para incentivar la llegada de agricultores esta campaña ha rebajado las condiciones y se les aplicará una retención de solo el 5%.

DSC_0060

Pero Ejidomar, más allá de un volumen de 36 millones de kilos y 140 socios, es sobre todo sentimiento de pertenencia. “Otras empresas tienen muchas marcas, pero Ejidomar solo tiene una, la suya”, me comentaba Antonio Baños, quien fuera trabajador de la cooperativa hace muchos años y con quien coincidí en los pasillos después del café. Antonio es profesional autónomo, un freelance del sector.

DSC_0031

DSC_0014

40 años dan para mucho. Desde sus inicios – cuando un grupo de agricultores que llevaban a las subastas decidieron juntarse contratando un comercial para vender su propio género – hasta ahora – cuando la cooperativa atraviesa por un momento dulce, sereno y de moderado crecimiento – mucho ha llovido. En estas cuatro décadas de vida la comercializadora ejidense ha sufrido varias escisiones de socios que se marcharon para crear sus propias empresas con suertes muy dispares en unos casos y otros. Pese a todos esos vendavales, Ejidomar ahí sigue año tras año. Socios de padres a hijos, e incluso algunos de los que se fueron han regresado, aunque son los menos. Ejidomar mantiene sus puertas abiertas a todos los que sienten sus colores. Antiguos hinchas y nuevos aficionados.

DSC_0023

DSC_0018

En la recepción encontré a Amparo Escrivá, que es la voz de Ejidomar. Quien atiende al otro lado del teléfono. Me comentó que va para 33 años en la cooperativa. Y le pregunté lo más sencillo. “¿Qué es Ejidomar para ti?”. Y contestó: “Mi casa”.

Mientras hablaba con ella observa atentamente la conversación Miguel Hernández. Me explicó a continuación que él lleva 38 años. Lo miré sorprendido. En una empresa con 40 años de existencia hay un trabajador que suma en ella los mismos años que tengo yo de vida. Me costó trabajo asimilarlo. Así que le interpelé lo mismo que a Amparo: “¿Qué es Ejidomar?”. “Es mi vida”, respondió sin añadir más detalles. No hacía falta (…).

Miguel Hernández ha sido de todo en la cooperativa menos gerente y presidente. Empezó en el almacén de suministros, siguió como jefe de líneas, más tarde fue jefe de almacén, salidas y actualmente desarrolla tareas de comercial. En las grandes multinacionales a esto lo llaman promoción interna.

DSC_0057   DSC_0070 DSC_0020

Una cooperativa saneada

Al presidente, José Antonio Baños, le pedí que me resumiera en un solo mensaje la radiografía actual de la empresa. Al estilo de los espacios informativos de televisión y radio en los que en pocos segundos hay que sintetizar una o dos ideas clave. “Somos una empresa saneada, ahí están los informes de las entidades financieras que reflejan nuestros números; la infraestructura e instalaciones están prácticamente pagadas, así que estamos tranquilos, es una noticia muy buena”, subrayó el presidente.

Así que solo hace falta que la campaña venga bien para vender ese pimiento california en sus cuatro colores, el Palermo, el sweet bite y la rama de picantes (que incluye habaneros y jalapeños), el pepino tipo Almería, la berenjena negra, el calabacín verde, el melón galia y amarillo o su sandía gourmet sin semillas. Eso ya será otra batalla, y ya van 40. ¡Felicidades!

DSC_0052

Holanda pide matrimonio a Almería. Países Bajos. III parte

Día de Holanda (1)

Día de Holanda (2)

El Día de Holanda en Almería tradicionalmente ha dado muchos titulares a la prensa. Me viene a la cabeza el año que vinieron a vender su modelo energético y poco después se intentó importar la cogeneración a nuestra tierra, resultando el mayor de los fracasos. También fue notoria la edición en la que pusieron sobre la mesa sus altísimos rendimientos por metro cuadrado y a partir de entonces más de uno en Almería pensó que lo único importante era sacar kilos y más kilos. Y aún seguimos con esa idea. Por tanto, habría que reconocer la influencia de este evento anual, ya que por ejemplo la fiebre de las productividades – como la quimera del oro –  sigue hoy día pululando en el debate hortofrutícola almeriense como el reto a superar lo antes posible. Pero en esta ocasión la delegación empresarial e institucional de los Países Bajos no ha venido a Almería a dar lecciones, sino a ofrecerse en matrimonio.

La dosis de humildad que requiere tan evidente cambio de actitud es enorme. Los representantes del vecino del norte presentes en Almería estos días ya no miraban por encima del hombro, sino que observaban a los ojos, ya que la perspectiva de tener enfrente a un igual se traduce en esa inclinación horizontal de la mirada.

Y se puede edulcorar de mil formas: colaboración, búsqueda de sinergias, aliados, nuevos socios… se puede llamar como cada uno quiera, pero detrás del lema “juntos podemos” o de frases tipo “unidos somos más fuertes” (traducción al español) lanzadas desde la tribuna por los oradores holandeses se evidencia un deseo de unirse en matrimonio empresarial. Y a tenor de la respuesta del presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Diego Martínez Cano, que clausuró la jornada asegurando que es mejor ser socios que competidores está claro que la petición de mano fue aceptada.

agricultores holandeses

Esta declaración de intenciones de unir como aliados a quienes son competidores vino justificada por la situación de crisis que vive en la actualidad el agricultor de invernadero holandés. Distintos intervinientes neerlandeses lo reconocieron. Una muestra – entiendo – de poner sobre la mesa parte de la baraja al descubierto, en un ejercicio de honestidad. Reconocieron estar en una situación complicada, incluso de peligro de caída. Y antes de hincar la rodilla, propusieron intercambiar alianzas porque el enemigo no es el productor de otro país europeo, sino la cadena de distribución. Fue la conclusión final que se expresó con palabras muy similares a las descritas por mí ahora. Así que la pelota estaría en este momento en el tejado de los empresarios españoles, en general, y los almerienses, en particular.

primera fila

público   Fernando Gómez   mesa final

Nuevas entidades

El evento fue intenso en lo informativo. Se presentó una nueva organización creada este pasado mes de agosto y que en los próximos días será presentada ante el Ministerio holandés de Agricultura. La Branche Organisation (BO) conformada por varios miembros (FPC, LTO y NFO) y que tendrá por objetivo cooperar en la cadena agroalimentaria.

Esta nueva organización se suma a Fresh Produce Center, fundada el pasado año para reactivar al sector, y que reúne a la comercialización a través de Frugi Venta y a la producción holandesa, a través de DPA. Fresh Produce Center recoge el testigo de la anterior entidad que representaba al sector, la Horticultural Board, que desapareció hace dos años.

Fresh Produce Center aborda cuestiones de seguridad alimentaria, marketing y estadísticas, alimentación, logística y nuevas tecnologías. A partir del 1 de enero de 2016 se plantea ser interlocutor ante Bruselas de cuestiones hortofrutícolas.

representantes de la embajada comercial

Henny Endenburg

 ¿Hablamos de barcos?

El último ponente tuvo la deferencia de hablar en español, ya que tiene un contacto próximo con la lengua de Cervantes. Henny Endenburg, propietario de la naviera Alveïs-Shipping Ibérica adelantó que el próximo 12 de noviembre saldrá el primer barco de una nueva línea marítima que unirá Almería con el norte de Europa.

Contenedores con hortalizas frescas desde el puerto almeriense rumbo a otros puertos de Holanda e Inglaterra. ¿Cuántas veces hemos leído y escuchado algo similar? Demasiadas veces, así que la experiencia vivida hasta ahora aconseja dejar en suspenso cualquier proyecto de transporte de perecederos por barco. El hundimiento del mercante que ha ocurrido siempre, metafóricamente hablando, obliga a usar la prudencia, salvo que se quiera caer en la tentación de vender humo. Algo por desgracia muy habitual cuando se pretende un buen titular.

pin

Fitó de par en par. Su fábrica de semillas y su centro de investigación de Barcelona por dentro

0.- periodistas

Las casas de semillas rara vez muestran los entresijos de su cocina a la prensa. Así que cuando ocurre es de agradecer. La firma catalana Semillas Fitó nos invitaba a final de semana a un grupo de periodistas especializados en el agro a conocer in situ lo que solo ve el personal y los investigadores, esto es, su nuevo centro de I+D situado en Cabrera de Mar y su centro de producción de semillas ubicado en Sant Andreu de Llavaneres, ambos en la comarca barcelonesa del Maresme. También pudimos visitar un día antes la sede central de la compañía, radicada en la propia capital en el barrio de Poblenou, donde también se asienta la fábrica de envasado de semillas.

Comenté con varios de los compañeros la agradable sorpresa que nos supuso que no se nos vetara nada. Pudimos hacer cuantas fotos quisimos de todo aquello que vimos y nos permitieron la entrada a todo aquello que nos despertó interés. Como bloguero, es sin lugar a dudas, lo que más llamó mi atención de una visita que reunió a periodistas de medios radiofónicos, de papel y digitales.

1.- Xavier Fitó

Semillas Fitó nació como empresa familiar en 1880. Xavier Fitó, director de la división de hortícolas y que aparece en varias fotografías (en una de ellas en el vestíbulo explicando sus orígenes), representa a la quinta generación. Hermanos, primos y familiares diversos que proporcionan a la entidad un aire diferenciador.

2.- exportaciones de semillasXavier nos dio una pequeña charla sobre el negocio mundial de las semillas, un mercado que crece al ritmo de la población planetaria. Por facturación hay varios grupos, siendo Monsanto, Syngenta, Limagrain y Bayer los gigantes. Un segundo grupo en el que aparecen RZ, Sakata, Takii, Enza Zaden y Bejo; y en un tercer escalón estarían firmas como Fitó o Ramiro Arnedo. Las cuatro divisiones de Fitó suman una facturación de 80 millones de euros, un 52% pertenece a la división de hortícolas, es decir, unos 42 millones de euros, de los que entre 10 y 11 millones se facturan en Almería.

8.- periodistas retratando semillas

Fitó ha dado grandes pasos en el camino hacia la internacionalización. Posee cuatro grandes estaciones de investigación y mejora en Cabrera de Mar (Barcelona), en El Ejido (Almería), en Turquía y en México. Luego tiene subestaciones menores en las que se hacen programas y selección varietal, como son Murcia, Sicilia y Florida.

En fábricas, además de la que visitamos en Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona), también cuenta con otros centros de producción en Cañete (Perú) para pepino, Arica (Chile) para tomate y Quillota (Chile) para pimiento.

Y sus ventas están globalizadas en 70 mercados nacionales con más de 400 trabajadores en 15 países. Las exportaciones se han multiplicado en poco más de seis años. Si en 2008 suponían el 32%, el año pasado ya estaban en el 60% y se prevé otro 5% más para 2015.

3.- fábrica por dentro

5.- trabajador Semillas Fitó          6.- una semilla

Ramón Guasch     7.- el dormitorio de las semillas   4.- semillas

Ramón Guash, jefe de operaciones, nos mostró la fábrica de envasado, a pocos metros de la Diagonal de Barcelona. Nos abrió las cámaras de germinación, que emulan a un semillero, donde vimos melón, berenjena y pepino tipo Almería; la cámara de conservación de semillas, a 15º de temperatura y un 30% de humedad; y el laboratorio.

9.- semillero

Víctor Sancho hizo de guía en el recorrido por la central de producción de Sant Andreu de Llavaneres, en la que es director. Paso a paso secuenciamos el semillero, el invernadero de hibridación (en el que aparece Gibby Sumarch, trabajador de Gambia que lleva casi una década en España), el cabezal de riego, la sala de fertirrigación, la de bombeo, la sala en la que se hace la extracción de la semilla, posteriormente el secado, el venteo (limpieza y quita de impurezas) y el almacén en el que se depositan las semillas, antes de pasar a la fábrica de envasado de Poblenou que he comentado antes.

10.- Gibby Sumarch

14.- limpiando las semillas13.- primeras semillasPongo algunas fotos del momento de la extracción y de la maquinaria que se usa. Esa mañana tocaba melón amarillo, amontonado en grandes cajones. De esas piezas se saca la semilla que es lavada, secada y almacenada. Vimos semillas tanto de melón como de pepino corto español.

Ahora en septiembre este centro produce tomate y melón, y en otros períodos del año también calabacín, pepino y berenjena.

12.- antes de extraer las pepitas de semilla

11.- Víctor, Israel y Matías   15.- semillas de pepino corto español   16.- trabajadora de laboratorio

18.- Israel y Germán

Finalmente el centro de I+D de Cabrera de Mar. Israel Roca, responsable de ventas y marketing en Europa, nos explicó algunas tendencias actuales del mercado de las semillas, en el que cada vez hay menos actores en la elección varietal. Parte de la distribución, como paradigma estaría Mercadona, se interesa cada vez más por la variedad, algo que no ocurría antes. Y luego está el papel de la dirección técnica de las grandes cooperativas y alhóndigas. Aquí se podrían poner muchísimos ejemplos. Si hablamos de tomate, ¿a qué es importante para una casa de semillas aparecer en el catálogo de recomendaciones que hacen los técnicos de la CASI? Los mismos ejemplos se podrían poner para otras empresas en otros cultivos como pimiento o calabacín. Este tema es bien conocido por los lectores, así que no ahondaré más.

Asunto menos tratado en este blog es el de la reproducción ilegal de plantas en tomate, un mercado alternativo que trae de cabeza a las obtentoras de semillas. De ahí que Fitó lanzase hace un par de años el ‘Fitó vale’ para controlar la trazabilidad de sus semillas. Obtentora, almacén de suministros, semillero más auditorías.

17.- in vitro

Germán Anastasio nos destripó por dentro el centro de biotecnología de Cabrera. Recorrimos sus diferentes laboratorios, desde el de los marcadores moleculares hasta el de cultivos in vitro. También estuvimos en un invernadero con ensayos de tomate (y algunos líneos de melón entutorado), pero la lluvia cada vez más intensa nos desanimó para adentrarnos en otras fincas. En Fitó un tercio de la plantilla son investigadores y se dedica a I+D casi un cuarto de los ingresos de la compañía.

La mejora es lenta. Unos diez años para que vea la luz una nueva variedad comercial. Los cinco primeros años hasta que se tienen las líneas básicas, y si se va rápido otros tres años más, que pueden ser cinco si se hace con más calma. La mejora genética es además costosa, ya que puede haber programas que se alargan en el tiempo sin tener resultados satisfactorios.

Algún compañero puso el símil de la Fórmula 1, donde las escuderías no pueden dejar de invertir en mejoras, salvo que se arriesguen a que la competencia las sobrepase. Así que me imagino que ese 25% de ingresos que Fitó dedica a la investigación es la base estratégica y de futuro de esta compañía española de semillas.

19.- finca de experimentación   20.- melones entutorados   21.- trabajadora

Invernaderos holandeses a vista de pájaro. Países Bajos. I parte

invernaderos holandeses a vista de pájaro

A petición de algunos lectores, que sugerían un pequeño relax en agosto con artículos más distendidos, he dedicado un intenso serial a otras actividades agropecuarias que se desarrollan en zonas del interior y de la serranía almeriense. Pero llegado ya septiembre es momento de retomar la esencia de este blog: las claves del sector hortofrutícola. Recuerdo hace meses un seguidor que en privado se dirigió a mí en reiteradas ocasiones pidiéndome que escribiese más de Holanda, algo que ya he hecho en diferentes artículos, pero ahora lo voy a realizar de forma más pormenorizada respondiendo así al deseo del susodicho lector. Decir, por otro lado, que las imágenes me las ha enviado un amigo que reside en el país de los tulipanes. Muy espectaculares las que son a vista de pájaro.

invernaderos holandeses desde el avión

A Holanda hay que dedicarle dos capítulos, aunque habría para inundar el ordenador con informaciones y cifras de este gigante de la distribución mundial. En esta primera sesión me voy a centrar en su sector productor. Su área de invernaderos es ligeramente inferior a las 5.000 hectáreas y no parece que vaya a crecer más, ya que la tendencia de los últimos años indica una tímida bajada interanual. Solo con este dato se comprende que Holanda no puede ser la despensa de Europa y que gran parte de su negocio reside en la reexpedición de producciones de otros países, europeos y de otros continentes.

De tomate son 1.780 hectáreas, de pimiento unas 1.160, de pepino 600 y de berenjena apenas un centenar. El profesor de la UAL, Pérez Mesa, maneja variopintos datos al respecto. El tomate es el que mejor tendencia presenta en superficie. También hay que decir que las explotaciones más grandes son de este hortícola y las más pequeñas las de berenjena. Significativa también es la reducción a la mitad del número de explotaciones en el presente milenio, de 3.419 fincas a 1.442. Entre sus consecuencias está que las que han quedado son más grandes.

cultivo de tomate holandés

ornamentales holandesasSin embargo, los principales cultivos hortícolas holandeses por superficie no son los de invernadero, sino que habría que hablar de la patata, la cebolla, la zanahoria, las brásicas o el guisante. Algo más atrás lechugas, achicorias y puerros. Cualquiera de ellos poseen más superficie de cultivo que el tomate, el pimiento o el pepino. Creo que esto puede romper algunos falsos mitos.

El próximo día abordaré la comercialización, que es el meollo del negocio neerlandés, pero antes un breve apunte sobre su consumo. El tomate que prefieren es el larga vida, tomate redondo; no tanto así el pera, el racimo o el cherry, según las encuestas hechas a los consumidores. Y el pepino es muy demandado entre todos los grupos de edad, lo comen como aperitivo a cualquier hora del día. De ahí que el pepino mini tenga gran aceptación. En ese comer sano también está el segmento ecológico, cuyo gasto familiar estos últimos ejercicios registra repuntes de hasta el 10%.

invernadero holandés

Perspectivas de los consumidores germanos. Rosalía Gómez desde Alemania

Rosalia GómezDespués de volver de bañarme en las cálidas aguas del Mediterráneo, de ponerme morenita (todo lo que pude) y de atiborrarme de tapitas, cervecitas y tintos de verano, vuelvo a la razón y al juicio de mi pueblo adoptivo, a las bratwurst y las pommes, y a los bosques y los lagos.

También tuve la oportunidad este mes de julio, entre tapa y tapa, de recibir la visita de José Antonio, una ocasión para intercambiar ideas acerca del interés de sus lectores en conocer cómo se mueve el público y la oferta a la que se ve sometido fuera de las fronteras españolas.

Zucchini gelb

MelonenTras una escueta visita a una de las grandes superficies comerciales que suministran al consumidor del norte alemán os hago un resumen. A estas alturas del verano, todavía sigue habiendo bastante verdura de producción regional. Los mercados se abastecen de productos regionales, muy queridos por el consumidor, no solo porque son productos procedentes de sus campos, sino porque eso significa producto más fresco y natural, carente de horas de frío y transporte además de sabor. También es sinónimo de menor contaminación atmosférica y ahorro energético, factores valorados sobre todo por el consumidor más joven.

Auberginen

Zwiebeln GemüseTomates, calabacines, pepinos, berenjenas, judías y sobre todo hortaliza de hoja son producidos durante el verano por productores regionales alemanes. He visto, con nostalgia además, un tipo de tirabeque. Supongo que muchos seguís consumiendo y produciendo tirabeques, un tipo de leguminosa con un sabor dulce, exquisito.

El mercado holandés y belga, a pesar del público proteccionista alemán del medio ambiente y de la preferencia por la producción fresca, continúan en Alemania en los stands de los departamentos de fruta y verdura de los super con sus tomates de verano y calabacines. No es fácil desprenderse de los vínculos comerciales holandeses que habrán de mantenerse con vistas al otoño.

Paraguayos   Finca El Encinal

Knoblauch weissSiempre nos saca una sonrisa a los españoles encontrar nuestros productos y – a pesar de que nuestras verduras no dan la talla en estos momentos en los que la feria del mediodía en la capital almeriense alegra a turistas y residentes – hay ajos, cebollas,  cerezas, melones, sandías, paraguayos, jamón serrano y como no nuestros vinos, aceitunas y otros encurtidos, de procedencia genuinamente española.

Es una pena que no pueda mencionar al expositor de los aceites, que nuestros vecinos italianos con tanto arte comercializan en nuestro nombre y con sus nombres y apellidos. No es de criticar esto, ya que el italiano hace bien su trabajo, pero muchos esperamos ver algún día en las botellas de aceite, que se etiquete adecuadamente y se nombre, no solo al agente exportador, sino además al productor, aunque todavía habrá que esperar una legislación europea que normalice ese aspecto del etiquetado.  Siguiendo la tónica de los refranillos de José Antonio, diremos que a cada cerdo le llega su San Martín.

Gratis   Knackerbsen

Mientras tanto me recreo en el vocabulario español que encuentro por aquí y por allá y que deja huella por todo el mundo de la idiosincrasia española; los hogares alemanes esperan la llegada del otoño que llena de color las calles: amarillos, rojos y anaranjados, y de sabor sus mesas, con los productos de nuestra huerta, que a pesar de la distancia y del consumo energético que supone, no deja de ser un aporte de energía para niños y mayores, que por supuesto no rima con el “gratis” de una de las fotos que os envío. Los estándares de calidad que estamos ofreciendo en los últimos años son, por supuesto bienvenidos.

Paprika Mix

meinLand

A vueltas con la campaña 2015/16. Los tempranos de Adra y Berja

Berja. Pimientos

Ya he visto alguna finca cogiendo pimientos. El agricultor me dice que es un cultivo de primavera-verano, pero me fijo en el vecino y ya tiene los pimientos bien cuajados y con frutos que van haciendo tamaño. Estoy en Berja, una de las entradas naturales de la Alpujarra almeriense. Así que en esta zona tempranera ya se pueden ver explotaciones bien adelantadas.

Los pimientos que he visto en recolección son lamuyos. En verde. La primera fotografía. Pero también hay californias rojos, en fase de cuajado (la segunda imagen) y en algún caso de engorde; y bastante dulce italiano. El Palermo.

Berja. Pepe y Antonio

Las últimas uvas de BerjaLuego en Berja me he topado con algunos parrales. Son simbólicos, unas pocas uvas para el autoconsumo. Estamos en la temporada, aunque ya no se puede recoger lo que no hay. Es una pena cómo se ha perdido la que fuera seña de identidad de nuestro campo, ahora casi bajo monopolio murciano. La vecina región de Murcia tiene las variedades sin semilla más productivas y con más resistencias. Más al norte en Alicante también hay varias comarcas uveras.

Adra. El nudoAlbufera de Adra

En el litoral el pimiento también va a buen ritmo. Las imágenes corresponden a varios invernaderos de la antigua Abdera fenicia. Veo algunos california rojos, aunque aquí se siembran todas las tipologías de pimiento. Adra, junto a Berja y Dalías, pueden presumir de ser las zonas más tempranas de pimiento en Almería, una provincia que lidera la superficie de este cultivo en España en una progresión estadística creciente ejercicio tras ejercicio.

Adra. Guita va, guita viene

Es curioso cuando hace un par de años escuché un programa del paisano Carlos Herrera en la radio, en Onda Cero. Llamadas y comentarios de los oyentes y del susodicho locutor alabando las bondades del pimiento. ¿Os podéis creer que no hubo ni un solo comentario referido a los pimientos de Almería? Tremendo. Lo cierto es que gracias al control biológico en Almería (también en Murcia) se cultivan pimientos de una calidad extraordinaria y con unas garantías de salud para el consumidor inigualables. Hecho este desahogo, aporto unos pocos datos del Ministerio de Agricultura, referidos al último año de referencia, 2014. En Almería se alcanzaron el año pasado las 9.378 hectáreas, de un total de 18.000 ha. de pimiento en toda España, es decir, más de la mitad del país. La siguiente es Murcia con 1.233 hectáreas, a continuación Granada con 1.019 hectáreas, 680 en Ciudad Real, 645 en Navarra, 475 en Málaga, 422 en La Coruña o 425 en Pontevedra. Creo que aportando estas cifras está todo dicho. Así que señor Herrera, la próxima vez que tenga la oportunidad de hablar de pimientos acuérdese de los de su tierra.

Adra. Poniendo guitas

El Ejido. Bichos con la lupa

El Ejido. Más guitasBichos

Las sueltas ya se han hecho en muchas fincas. Swirskii (la última fotografía es de un invernadero de Matagorda en la que tres peones están colocando las cajetillas) y orius. Y con esa lupa que llevan los técnicos de campo se puede ver de todo. Otra de las imágenes es de la lupa del amigo Pepe con una hoja de pimiento que esconde huevos de spodoptera.

También he visto estos primeros días de pre-campaña 2015/16 muchos búnker de cebada para dar cobijo al alimento de nuestros bichos buenos cuando la chicha sea escasa.

El Ejido. Sueltas de swirskii

La huerta más tradicional. Al aire libre y en verano

Rosa

Caprino y viñedos ecológicos y ahora algunas instantáneas de las pequeñas huertas en la calle que jalonan las serranías en el mes de agosto. En la Alpujarra abundan las de tomate cherry, pero las fotos pertenecen a la misma sierra de los artículos del vino y las cabras: los Filabres.

Rosa con el calabacínLo que más he visto ha sido tomate gordo de ensalada, pero justamente es lo único que no retraté con la cámara. La dejé a un lado para ayudar a esta familia a coger los frutos antes de que se hiciese de noche.

En los valles de esta sierra se aprovecha en verano cualquier pequeña terraza (llanuras de pocos metros de largo y ancho) para sembrar de todos los hortícolas. Son para el autoconsumo y se lleva haciendo así desde generaciones y generaciones. En la zona que visité había brásicas, pepinos, berenjenas negras y rayadas, judías verdes, cebollas blancas y moradas, calabacín, rábanos e incluso ajos. Y por supuesto patatas. Rojas. ¡Ah, también me topé con algunos melones piel de sapo!

Un rato muy entrañable el que pasé con Rosa y Pepe. Gracias.

Pepe trabajando

Pepe   cebolla morada   pepino

brásicas   judías verdes

cebollas

patatas rojas   melones   calabacín

patatas rojas en la tierra

pimientos