España es en cítricos lo que Holanda en tomate: los reyes del comercio mundial

mandarinas con hoja

Es tal el aluvión de información que nos bombardea a diario, que a veces lo más interesante nos pasa por alto. En cierto modo con el blog procuro ser selectivo y hacer de filtro para contaros historias con enjundia que no se cuentan. Recientemente llegaba a mi correo un análisis del sector citrícola español, un estudio de más de 100 páginas, promovido por Cajamar y el CeiA3, y firmado por tres profesores asiduos lectores del blog: José Ángel Aznar, Juan Carlos Pérez Mesa y Emilio Galdeano. Los tres han sido nombrados en más de una ocasión en el blog, siendo incluso protagonistas de algunas entradas.

La pena es que un trabajo tan exhaustivo del sector de los cítricos quede tan desapercibido. De hecho, no me he tropezado con ningún artículo que lo refiera. Así que haré labor de transferencia y en unos pocos párrafos os resumiré las líneas maestras del estudio para adentraremos un poco más en un sector con un gran peso económico en España, pero al que creo que apenas se le presta atención: los cítricos.

campos citrícolas

España pese a la competencia creciente, ahí están China, India, Brasil, Turquía, Sudáfrica o Egipto, lidera las exportaciones mundiales de cítricos (3,2 millones de toneladas exportadas por campaña), lo que supone el 28% del total planetario. Estamos entre las seis principales zonas productoras mundiales, pero somos la número 1 en el comercio de cítricos. Similar a lo que ocurre con Holanda, que no dominan la producción de tomate, pero sí su comercio.

Hay bastantes paralelismos con los hortícolas. Al igual que el acuerdo con Marruecos perjudica a los invernaderos españoles, dicho tratado también afecta a los productores de naranjas y clementinas. La apertura de Bruselas a Turquía, Egipto y Marruecos preocupa a los empresarios del color naranja, ya que ocurre igual que con el tomate, menores costes de producción en la clementina alauita y coincidencia de calendarios.

Cargando naranjas

Naranja. Los principales mercados de la naranja española son Alemania, Italia y países del Este, como Polonia, República Checa o Eslovaquia. Inglaterra compra cada vez más a Marruecos.

El comercio de la naranja nacional la dominan los exportadores valencianos con más de la mitad de las operaciones. Se ve enseguida porque son ellos los que venden gran parte de la naranja sevillana, que es una zona productora en auge, pero que aún no controla los canales de comercialización.

Mandarina. Valencia y Castellón suponen el 81% del total exportado por España. Alemania, Francia, Polonia y Reino Unido son los principales clientes. También son reseñables las ventas a Norteamérica, tanto a EEUU como a Canadá.

Limón y pomelo. Aquí hay que hablar de Murcia que controla el 65% de las ventas al exterior de limón. Con el pomelo el pastel se lo reparten casi a partes iguales murcianos y valencianos. Entre los mercados, destacar Alemania, Francia, Polonia y República Checa.

comarca de Los Valles

Distribución. A diferencia de Europa, en España el canal tradicional tiene un gran peso. Tiendas de barrio, mercados (ambulantes y tradicionales) acaparan la mitad de las ventas. El supermercado, el hiper y las tiendas low cost están por detrás. En definitiva, la frutería gana la batalla.

Consumo. Datos interesantes que desconocía: cada español compra anualmente 2,3 kilos de limones, casi 7 kilos de mandarinas y 20 kilos de naranjas. Las mandarinas son las que más crecen, a costa de las naranjas, que aún así suponen un consumo total en nuestro país de un millón de toneladas.

Posdata: las fotografías que acompaño las hice esta campaña en la Comunidad Valenciana. Las de campo son de la comarca de Los Valles, al norte de la provincia de Valencia, y las de almacén fueron hechas más al sur en la comarca de La Safor.

bolsitas de cítricos

Anuncios

Aprender a vender. Marketing modelo SandiStar

Presentación de SandiStar 1

Hace poco más de un mes publiqué un artículo bajo el título ‘Lo que necesita el campo es marketing’. Ahora lo voy a completar con un ejemplo, ya que este viernes a mediodía AgrupaEjido presentaba su tercera campaña de su marca SandiStar en el emblemático hotel Catedral de la capital almeriense. Las fotos hay que atribuírselas a Ana Rubio, que hizo las veces de fotógrafa ese día.

Presentación de SandiStar 2

A lo que voy. Producir, producimos muy bien. De hecho, a lo largo de la semana os contaré algunas claves sobre GlobalG.A.P. Tour 2015 que hizo parada en Almería el jueves y viernes pasado y que establece la norma de calidad para una producción segura y sostenible. Pero insisto, esta tarea la llevamos bien encaminada. Sin embargo, lo que nos pierde es la venta, y no solo hablo de vender género, sino de vender imagen.

Presentacón de SandiStar 3   Presentación de SandiStar 4   Presentación de SandiStar 5

Vivimos en un mundo en el que la imagen lo es casi todo, guste o no es lo que tenemos. Los consumidores muchas veces comen por la vista y son fácilmente influenciables por cualquier corriente de opinión, llámese campaña mediática. Ejemplos nos sobran.

Lo que hace AgrupaEjido con su sandía negra sin pepitas es crear marca, darse a conocer de un modo amable. Y a eso hay que dedicarle esfuerzos y recursos porque el marketing no es un gasto, sino una inversión. Inician ahora una campaña por España y también por Francia para acercar a los consumidores este producto de calidad.

Presentación de SandiStar 6

Pregunta. Cuando vamos a un bar y pedimos un vino, ¿acaso no nos preguntan si preferimos Rioja o Ribera? Nuestras frutas y hortalizas si son alimentos sin más, sin diferenciación ni valor añadido, se convierten en artículos low cost que se venden a granel en los supermercados y como artículos reclamo, rodeados de ofertas, para que el ama de casa compre más de otras cosas.

Hay que poner en valor que lo que vendemos son medicinas. Las frutas y hortalizas son salud. Y no todas son iguales. Como no lo es cualquier jamón o cualquier vino.

Presentacón de SandiStar 7

Y lo mismo que hace SandiStar con su sandía hay que hacerlo con la berenjena, el calabacín, el pimiento, el tomate, el pepino, el melón e incluso con la judía verde. AgrupaEjido y el chef Tony García del hotel Catedral presentaban también este viernes un recetario a base de sandía: a la plancha, en gazpacho, salmorejo, brocheta, caviar, carpaccio, tartar, mousse o con milhojas. Amén del gin tonic de sandía. Pues eso mismo hay que hacerlo con todo lo demás, creando valor que es el que puede respaldar después un buen precio final de cara al cliente. ¡Un recetario con los mil usos culinarios de la berenjena, las propiedades del tomate o del pimiento!

Presentación de SandiStar 8   Presentación de SandiStar 9   Presentación de SandiStar 10

En España hay marquistas en melón. En sandía hay ejemplos de marcas como la que promueven las empresas del grupo AGF, Anecoop, AgrupaEjido o más recientemente Ejidomar. ¿Pero, y el resto? Hay mucho trabajo por hacer en el tomate RAF, en el sweet bite, en el Palermo o en las especialidades de cherry.

Marcas e imagen para dejar de vender frutas y hortalizas como artículos de bajo coste.

Presentación de SandiStar 11

CASI se alía con la holandesa Norfresh para cerrar un ciclo de 12 meses

Fachada CASI

Hace casi dos semanas que lo tenía que haber contado, cuando nadie aún lo había hecho; pero entre cocineros de la Sexta, informaciones de turcos y de virus Nueva Delhi he ido dejando sin publicar hasta ahora lo que en realidad es un notición. Y como ya he visto algo de información rulando por redes sociales, me he sentado delante del blog porque ya no puedo retrasar más en la nevera la alianza estratégica alcanzada entre la cooperativa CASI y la cooperativa Norfresh. Lo que quizá alguno haya visto en Internet es la traducción de una nota de prensa en inglés, que se envío desde Holanda este miércoles. Dicha nota la podéis encontrar al final del artículo. Pero como yo tenía bastantes más datos de los que se han hecho oficiales, los aportaré para que entendáis el alcance de este proyecto de cooperativismo europeo entre una empresa almeriense y una holandesa.

El acuerdo está cerrado desde hace varias semanas. Ambas cooperativas quieren constituir una OPFH conjunta, una Organización de Productores de Frutas y Hortalizas con carácter transnacional. Esto supondría que de aquí a algún tiempo podríamos ver agricultores holandeses dentro de CASI. El objetivo es bien claro: ganar músculo para poder actuar sobre la oferta y demanda que tantas veces golpea en bajos precios a los agricultores.

La cooperación entre CASI y Nortfresh arrancará una vez que termine Semana Santa. Habrá unos meses de prueba hasta septiembre, donde se volverán a sentar ambas partes para evaluar los resultados de esta iniciativa que busca conseguir mejores precios para los agricultores, ya que ambas entidades son cooperativas y como tales su fin es servir al productor.

Las instalaciones de Nortfresh en Holanda servirán de plataforma logística y de comercialización para CASI. Se alargará el ciclo, ofertando tomate a las cadenas de supermercados durante los doce meses del año. El producto español se alargará durante mayo y luego se completará con producto holandés. En ningún momento el cliente tendrá meses sin oferta.

Este acuerdo saldrá publicado en los próximos días en el periódico norteamericano ‘The New York Times’, ya que Norfresh ha absorbido recientemente a una empresa de Estados Unidos para convertirse en la primera compañía de tomate de EEUU. Cuento esto para se tenga en cuenta que el aliado de la CASI es una firma de envergadura, de gran peso mundial.

Si con este ambicioso paso se logran esos tan ansiados céntimos de euro que hacen que una campaña se convierta en buena, bienvenido sea el movimiento. En cualquier caso, suerte.

Tomate pera en la CASI

CASI Almeria opens a new distribution and marketing facility in The Netherlands

CASI, a global leader specialized in tomatoes, will open a new facility this April in the Netherlands, to provide service for distribution and marketing closer to its customers.

The cooperative idea to have 4 centers throughout Europe shows the ambition for its future expansion. The Netherlands was an easy choice not only for its perfect strategic position but also for all the knowhow which can be found there. Also the idea to gain producers who can join the cooperative so that their customers can be provided 12 months a year is an essential issue for CASI. The idea is clear and ambitious and the first step has been taken now by opening this new facility where service and logistics are supported by a multilingual staff.

The new facility in the Netherlands has a surface of ​​4500 m² and is located at the ABC Westland 384 in Poeldijk. Together with Norfresh International B.V., CASI aims to establish projects in development to become one of the most powerful institutions in the agricultural sector worldwide.

CASI is a cooperative founded in 1944 by a small group of producers, and has now nearly 1800 partners who are specialized in growing tomatoes, 2000 hectares, 240 million kilos annual production and more than 1100 employees. The opening of the new Dutch center by this giant tomato producer, allows CASI to start this international expansion as well as a close support for growers who already have shown their interest in these projects and initiate first contacts.

Antalya, la otra Almería de Turquía, pero con invernaderos de cristal

Esta noche he estado en El Edén en la última sesión del ciclo de conferencias organizado este año por Coexphal y que ha tenido especial énfasis en el análisis de mercados internacionales. El ponente ha sido Juan Carlos Pérez Mesa, la única persona que hasta el momento ha realizado un estudio serio y fiable (es decir, despolitizado) sobre la renta real de los agricultores, ya que todos los anteriores estudios solo hablaban de ingresos o bien de costes, pero nadie se atrevía a decir cómo era el resultado final de la campaña en el bolsillo del productor. Recordaréis mi reciente post titulado ‘Primer estudio que aborda la renta real de los agricultores. Números rojos en la última campaña’, pues bien, como comprenderéis sabiendo que la voz autorizada era la de Juan Carlos con más motivo he acudido a la charla. Y la verdad es que se han dicho tantas cosas con enjundia que tendría para una veintena de post. De momento empezaré por el primero, que es éste.

Pérez Mesa

Entrando en el meollo, en Turquía hay otra Almería, algo más pequeña que la nuestra (unas 5.400 hectáreas menos) y que se llama Antalya. Esta región tiene el 80% de los invernaderos de cristal del país, casi 6.500 hectáreas, muchísimo más de lo que tenemos en nuestro mar con vidrio. Pero allí también hay plástico, casi 14.000 hectáreas, más otras 3.800 de túneles.

En el otro lado del Mediterráneo más de la mitad de lo que se cultiva es tomate, le sigue pepino, sandía y pimiento. Si se toma toda Turquía, la producción de tomate en invernadero supera los 3 millones de toneladas, que sumadas a las producciones al aire libre dan más de 11 millones de toneladas frente al millón que produce Almería, ¿asusta?

En principio sí, pero si luego se observa la proporción en las exportaciones, el tomate almeriense tiene mayor representatividad en los países de la Unión Europea que el tomate turco. En este sentido estamos mejor posicionados, pero ¿a dónde va todo ese tonelaje de tomate del vecino de la otra esquina? Primero habría que decir que Turquía es un mercado de 81 millones de consumidores, lo que empuja la posible demanda interna, pero ¿y el resto? ¿quién se lo come? La respuesta es… ¡¡¡Rusia!!!

auditorio de agricultores

Hace una década cuando en El Ejido se sacó aquel proyecto que anunciaba la conquista de Rusia, con grandes tintes de engrandecimiento del político de turno, dicho mercado aún estaba abierto y esperando a ser explorado. Sin embargo, ante la zozobra y la duda de los sureños de la Hispania, tanto turcos como israelíes se espabilaron y emprendieron el viaje hacia la estepa hasta convertirse en proveedores de tomate de Moscú los primeros y de pimiento los segundos.

Todo esto tiene muchas lecturas. La crítica puede ser decir que, como otras veces, llegamos tarde y ese nicho de mercado ya lo copan otros, aunque ahora Putin ha dicho que aunque quisiéramos solo se habla con Ankara y con Tel Avic. Como socios de Bruselas tenemos un telón de acero en versión comercial. Pero también puede haber una segunda lectura en positivo. Que sería decir algo así como … “¡Muy bien! Que estos dos competidores vendan a Rusia, que ya nosotros nos quedamos con Europa!”. Visto así, supongo que salimos ganando. Pero no deja de ser una especulación.

Lo que sí me sorprende es el poco tomate turco que entra en las fronteras comunitarias, teniendo en cuenta todo su potencial. Es como un oso dormido que vende sobre todo a los países de su entorno, pero, ¿qué ocurriría si se convirtiese algún día en socio de pleno derecho de la Unión Europea?

De momento las exportaciones de Turquía a países de la UE son bajas. 54.000 toneladas en tomate y 41.000 en pimiento.

Público en la jornada

La ponencia también ha analizado la zona productora de Israel, pero eso ya lo dejaré para otro día. Por cierto, esta noche he conocido a algunos lectores del blog e incluso a algún comentarista al que no le ponía cara.

Yo no he estado en la feria de Berlín. Pero os voy a hablar de Alemania

¿Saben nuestros comerciales y todos los empresarios españoles que acudieron la semana pasada a Berlín cuánto se gastan los consumidores alemanes en verduras? Lo digo porque son cifras esenciales para saber si un mercado está maduro o no. Quizá los datos que voy a dar a continuación sirvan a más de uno para su trabajo diario. Yo no estuve en Fruit Logística, pero sí me he preocupado de buscar esta información “estratégica”.

calabacín español en Berlín

Los alemanes afrontan un gasto medio anual de casi 150 euros per cápita, lo que se traduce en un consumo de 69,2 kilos de verduras al año. El tomate va en aumento, ya que ha pasado de un consumo que rondaba los 10 kilos campañas atrás hasta alcanzar los 11,4 kilos actuales; el segundo hortícola que más come un germano, la zanahoria, también va subiendo desde los 7 kilos hasta los 8,4 kg. En una proporción similar asciende la demanda del resto de los diez primeros hortícolas de la cesta de la compra germana, como la cebolla, el pepino, el pimiento, la lechuga iceberg, el espárrago, la coliflor, el puerro y el calabacín.

Berlín a vista de pájaro

Voy a afilar un poco más el lápiz. Un alemán se come de media al año 7,2 kilos de pepinos, 5,7 kilos de pimientos, 3,1 kilos de lechugas iceberg o 1,5 kilos de calabacinos. Y quiero subrayar que según las estadísticas oficiales la progresión de los últimos cinco años indica que los teutones cada vez comen más verduras. Subrayo esto para silenciar los argumentos de quienes dicen que se vende más barato en Alemania porque hay menos demanda de hortícolas. Simplemente es mentira. No lo digo yo, sino los números. Esos que nunca mienten.

También he estado consultando bibliografía sobre la producción hortícola de Alemania. Sus condiciones climáticas dificultan el cultivo de los hortícolas tradicionales de la cuenca mediterránea, eso ya lo sabemos todos. Así que en este país del norte de Europa los tres principales productos son el espárrago, la zanahoria y la cebolla. Hay casi 20.000 hectáreas de espárrago, más de 10.000 ha. de zanahoria y algo menos de cebolla. Bastante por detrás siguen en orden de importancia, en cuanto a superficie se refiere, repollo, guisante, frijol, coliflor, lechuga iceberg (3.400 hectáreas), espinaca y calabaza.

berenjena hispana         pimientos california          Centro comercial berlinés

Visto esto, en el top ten de sus hortícolas, no figura ningún cultivo de la pizarra de los invernaderos almerienses. Significa esto que nos tienen que comprar, significa esto que tenemos que saber venderles.

Algunas estructuras invernadas tienen, pero pocas, donde se cultiva tomate rama. Es tan simbólico que solo aparece en las últimas páginas de las estadísticas.

Posdata: Las fotos son de los propios lectores. He hecho una pequeña selección de las que me habéis enviado en los últimos días. Internautas que evidentemente sí han estado en la feria de la capital alemana.

Torre de Berlín

Un euro de ayudas a las frutas y hortalizas genera 10 veces más empleo que si se destina al olivar

olivos e invernaderos

¿Qué ocurre cuando un tópico no es un tópico? Decir que sectores que generan mucho menos empleo que otros viven subvencionados desde que existen las ayudas de la Unión Europea y que otros que crean más riqueza sobreviven prácticamente al margen de las ayudas, bien pudiera parecer uno de esos tópicos manidos y no creíbles. Pero me temo que no es así, me refiero a la comparativa entre el sector hortofrutícola y otros como el del olivar, que son lo que son a la sombra de la PAC, la Política Agraria Comunitaria.

En la columna izquierda de esta página, en el apartado de ‘Blogs amigos’ se encuentra recomendado el blog de Coexphal. Hace solo unos días publicaba este blog amigo una interesante entrada titulada ‘El sector hortofrutícola de Almería agraviado frente a otros sectores agrícolas en el Programa de Desarrollo Rural (PDR)’. No es que sea nada nuevo, afirmaciones como la anterior las llevo escuchando desde que era niño. Lo que sí me pareció más impactante fueron algunos de los datos que se recogen en dicho artículo y que han originado estas reflexiones que comparto con vosotros.

“Cada euro de ayuda al olivar retorna 3,5 euros del mercado, mientras que cada euro de ayuda a las frutas y hortalizas retorna 91 euros desde el mercado, o sea que cada euro de ayuda al olivar genera un 4% del valor de mercado del que podría generar ese euro destinado a la venta de frutas y hortalizas.

Cada millón de euros de ayuda al olivar genera 254 puestos de trabajo, mientras que un millón de euros de ayuda a las frutas y hortalizas crea 2.560 empleos, o sea que un euro destinado a frutas y hortalizas genera 10 veces más empleos que ese mismo euro destinado al olivar”.

olivar joven

A los amantes del mundo rural nos despiertan simpatía todas las agriculturas. Así al menos lo creo. Es mi caso. Por eso, no quiero que se malinterpreten estas líneas. No se trata de enfrentar a distintos sectores agrarios, sino de buscar una mayor ecuanimidad en las ayudas que provienen de la Unión Europea.

Prosigue el artículo de Coexphal argumentando lo siguiente: Hace unos meses que el Gobierno de España a través del anterior ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, decidió excluir de las ayudas a las frutas y hortalizas que fueron defendidas “con pocas ganas” por un Gobierno Andaluz que prefirió insistir en otras producciones y sobre todo en el olivar. Ahora empieza la batalla por la otra cuarta parte restante y quien tiene la decisión esta vez es la Consejería de Agricultura de Elena Víboras. Necesitamos que esta consejera que proviene de Jaén ejerza de lo que realmente debe ser, o sea Consejera del Gobierno de Andalucía. Si así lo hace deberá intentar reducir el enorme desequilibrio en el reparto provincial del dinero público. Además estará realizando una política de apoyo a la inversión productiva en el sector más inversor y productivo y a las provincias más inversoras y productivas de Andalucía”.

cogiendo pimientos

El sector hortofrutícola pone una pica en Flandes

Hace solo unos días, tras la última asamblea de Fepex (donde está como miembro Coexphal), los exportadores españoles de frutas y hortalizas anunciaron que el sector tendrá una oficina en Bruselas para la defensa de los intereses hortofrutícolas. Creo que esta noticia viene muy al hilo de la anterior, ya que la mejor manera de defender lo tuyo es teniendo una interlocución directa. En resumen, que los exportadores se plantean como una necesidad perentoria la creación de un lobby en el corazón de Europa (donde se corta el bacalao), que luche por los intereses del sector hortofrutícola español.

Algunos llevan años pidiendo esto. Nunca es tarde cuando se aprende a caminar. No será fácil en el mundo de los euroburócratas. Pero no queda otra. De los políticos, sean del color que sean, solo se pueden esperar promesas. Y fotos en las ferias. Recalco lo de ‘sean del partido que sean’.

Mar de plástico de El Ejido

Un tomatero valenciano entre naranjos. III parte

Diego Pastor era un empresario del mundo de la construcción de la Comunidad Valenciana. Antes. Ahora ha cambiado el ladrillo por el tomate. Rodeado de naranjos se levanta su invernadero de arco de 5.000 metros cuadrados. Es el único que hay en la zona norte de la provincia de Valencia.

Diego Pastor

Dice que si le va bien este primer cultivo bajo plástico, más adelante lo llevará a la calle. Es algo que me llama poderosamente la atención cada vez que salgo de Almería para conocer otros modos de producción: la insistencia de trasladar al aire libre lo que está bien cuidado bajo abrigo. Siempre he dicho que soy un defensor de los invernaderos. Un defensor convencido. A nadie se le ocurriría vivir en la calle pudiendo habitar un piso o una casa. ¿Acaso a las plantas no les ocurre lo mismo? En el invernadero se las mima, se las protege de las inclemencias meteorológicas, también del ataque de plagas y se las cría en condiciones óptimas. A veces ideales. Así que la propensión a la calle se debe a razones de índole estética, incluso cultural. Sin olvidar los rendimientos, ya que la productividad en el cultivo bajo abrigo es bastante superior a aquella en la que la planta está desprotegida.

Dicho esto, os paso a mostrar algunas imágenes de esta pequeña explotación que viene a ser una isla blanca en mitad de un océano verde de clementinas y naranjas.

Pastor hizo el trasplante a mediados de septiembre, comenzó la recolección en diciembre y espera llegar hasta el mes de abril-mayo.

tomate corazón de buey

El tomate es de la tipología corazón de buey, muy apreciada en las regiones de la cornisa cantábrica, como Galicia. Sin embargo, los tomates de esta explotación miran más a Europa. Diego Pastor los produce y Vicente Bayona (en la imagen inferior) es quien los comercializa a través de su empresa, Bayer Overseas.

Comento que viajan fuera de España, sobre todo a Francia y Suiza, porque Bayona es un exportador nato.

Bayonainvernadero valenciano

Vicente me explica que esta finca de tomate es un ensayo. Si el cultivo sale bien durante esta primera campaña, la idea es ir ampliando desde la media hectárea actual hasta llegar a las diez hectáreas en los próximos cinco años. Añade que este proyecto quiere hacerlo “con variedades autóctonas, no con híbridos”.

Vicente ya trabaja desde hace cuatro años con un productor almeriense que le ha estado suministrando desde Adra esta tipología de tomate, y a partir de ahora desde Campohermoso. Su proveedor de Almería cultiva trece hectáreas, entre corazón de buey y tomate de coser. Ése del pan tumaca. Y volvemos a lo de siempre. La mayor parte del tomate que los catalanes usan para restregar el pan con aceite no proviene de Cataluña. Sencillamente porque no hay suficientes tomates allí para satisfacer la demanda local.

Los productores holandeses e israelíes sufren la misma crisis de precios que los españoles

Hablar de hundimiento de precios en el sector hortofrutícola español no es noticia, pero si ampliamos el radio de dicha crisis a los productores de Israel y Holanda, ¿ante qué hipótesis nos encontraríamos? Empezaré este artículo por el final, adelantando lo que sería la conclusión a este primer párrafo a modo de entradilla: vivimos en un aldea global en la que los intermediarios de cualquiera de los países (esa familia llamada ‘clientes’) no están dispuestos a pagar ni siquiera el coste de lo que cuesta producir las hortalizas.

Holanda

Escribía en uno de los foros de este blog hace unos días desde Israel el amigo Gabriel Camhi, director de Wise Irrisystem. Dejaba un comentario revelador de lo que realmente está sucediendo en el mundo de las frutas y hortalizas a nivel planetario: Hola José Antonio, Estoy viendo en este momento un reportaje de televisión alucinante: agricultores israelíes que están hartos de recibir un precio de 2.5 nis con un coste de 4.5 nis. Se plantaron a la entrada de las cadenas de supermercados y reparten pimientos gratuitamente. Las cadenas venden a 10 nis. Los agricultores se organizaron y no venden a las cadenas. El agricultor que inició esta protesta se llama Barak Omega. Gabi”.

La siguiente fotografía es de un invernadero de pimiento situado en Haarava, el desierto al sur de Israel.

Haarava (el desierto al sur de Israel)

Eso en cuanto a Israel, pero una situación muy similar están sufriendo los productores en Holanda, que están con el agua hasta el cuello, aunque a veces en nuestro país creamos justo lo contrario. Un empresario holandés me relataba lo siguiente sobre su tomate esta misma semana: “Nuestra rama criada con luz artificial de Holanda ahora mismo se vende en mi país a 4,25 euros caja de 5 kilos. Más barata que la de Almería. Es la primera vez que veo esto. ¿Sabes el coste que tiene este producto con luz artificial?”.

A España llegan pocas noticias de lo que ocurre en Holanda o mejor habría que decir que estamos tan preocupados por mirarnos el ombligo que no vemos que los vecinos sufren situaciones análogas a las nuestras. Y ahora es cuando saco del cajón aquello de la OPFH europea que los almerienses nos pasamos por el arco del triunfo cuando hace unos pocos años sus promotores vinieron a tierras del indalo con la idea de impulsar la unión de los agricultores de todo el continente. El propósito era frenar lo que ahora está ocurriendo, es decir, que los productores sean tan inmensamente frágiles ante los constantes devenires que provocan crisis de precios año sí y año no.

En Holanda ya no hay Interprofesional. Y casi que ni Ministerio. El que era de Agricultura se ha convertido en dirección general de otro más amplio que trata también otras temáticas económicas y de comercio exterior. Los bancos holandeses hasta ahora sostenían al sector hortofrutícola de su país. Ahora parece ser que se han cansado de jugar ese papel. Antes se encargaban de que los productores que tenían financiados cambiasen de cultivo, por ejemplo del pimiento al tomate, con la esperanza de poder recibir así las letras de sus créditos. Pero este contexto ha variado. No funcionan ni el pepino ni el pimiento y ahora tampoco el tomate, ¿qué hacen pues los bancos? Me comenta el “pájaro loco” que es la hora de los embargos.

El veto ruso a quien más ha dañado ha sido a los holandeses. Pero en este sector somos como un dominó. Las fichas caen todas con el impulso de un solo golpe.

Y luego de regreso a España vemos que la semana 50, que es la del año en la que hay más pedidos y a mejor precio, ha pasado con mucha pena y sin ninguna gloria. Y la 51 igual. Arribamos al término del año y la cuesta de enero del invernadero llega con adelanto. El desnivel de la pendiente liquidará de forma fulminante cualquier exceso de turrones y mantecados. Habrá cosas para celebrar, y muchas, pero ninguna agrícola.

Es de necios consolarse con el mal ajeno. Las lluvias y tormentas sufridas en Agadir (Marruecos) provocaron importantes pérdidas en los cultivos de calabacín en malla. La tablilla de la pizarra de este producto repuntó un poco, pero la marejadilla de fondo obliga a una reflexión más profunda. Tampoco tiene lógica que después de que se anunciase que habría desabastecimiento de pepino esta Navidad nos encontremos ahora los precios paupérrimos que sufre esta hortaliza. ¿Y qué decir de la recomendación hecha ayer de retirada de pepinos porque han salido de calibres inferiores a los habituales y esos todopoderosos clientes no los quieren así?

super europeo

Para rizar el rizo, en mitad de esta crisis internacional de precios hortofrutícolas, me manda un amigo algunas fotos hechas en supermercados europeos. Solo publico una de ellas, en la que el consumidor tiene que pagar 6,45 euros por un kilo de pimientos rojos de origen español, o 6,60 euros si son tomates y 7,80 si dichos tomates son tipo cocktail. Todo de procedencia hispana. Si atendemos a dichas cotizaciones, concluiremos que la crisis generalizada de la que hablo nada tiene que ver con el supermercado, se queda a pie de campo. Así que esa ama de casa europea está a años luz de comprender los entresijos que hay en este artículo.

Posdata: Son casi las 12 de la noche del sábado. Este artículo se publicó a las 10 h de esta mañana, pero voy a hacer un añadido para incluir dos imágenes más que pueden ser pertinentes. La primera es de estos días, tomada en Madrid en una cadena francesa de hipermercados. El pepino tipo Almería se vende en origen a un precio que oscila entre los 25 y los 15 céntimos, según la pizarra que acabo de consultar. Sin embargo, la ama de casa madrileña por un kilo de esos pepinos tiene que desembolsar 4,5 euros. ¡¡Qué alguien me lo explique!! Ya no hablamos de un supermercado situado en Inglaterra, en Alemania o en los países nórdicos, se trata de un producto que se vende en España, en Madrid. ¿Cómo se justifica tal abismal y desproporcionada subida de precio? ¿Quién se queda con ese cuantioso margen comercial?

pepino Carrefour

La segunda instantánea es una mofa a la anterior. Una nueva variedad de pimiento que misteriosamente da como frutos billetes de 50 euros.

espejismo

‘Milagro español’. ¡¿Quién dijo que salimos de la crisis?! ¿Será verdad?

Hace pocos días asistí a varias charlas, en una jornada organizada por Coface en el PITA, en la que distintos ponentes defendieron en sus intervenciones que ya hemos salido de la crisis. Mi asombro fue mayúsculo. Reconozco que no soy un asiduo lector de la prensa de salmón, llámese de economía pura y dura, pero de ahí a no haberme enterado de tan extraordinaria exclusiva media un abismo. Incluso la buena nueva la definieron como ‘el milagro español’, esto es, la habilidad de nuestros políticos para sacarnos de tan vasta crisis sin que el ciudadano de a pie se entere.

charla 1

Vaya por delante que la intervención de José María O’Kean, en el centro de la imagen, habitual contertulio de la Sexta, catedrático de Economía de la Universidad Pablo de Olavide y profesor en la IE Business School, estuvo plagada de momentos brillantes. Como cuando definió uno de los grandes males de España, la burocracia y su burocracia: “Este país hay que simplificarlo, pero las personas que deben hacerlo viven de la complicación”. O cuando recordó que la sociedad ha cambiado para siempre: “En el mundo digital y tecnológico hay que estar, sí o sí”. Incluso para vender un tomate Internet es imprescindible. Hasta ahí muy bien. Sin embargo, hablar de ‘milagro español’ para referirse al tránsito de la economía de nuestro país en los últimos años, me parece cuando menos de un optimismo y un triunfalismo irreal.

Las exportaciones dan para mucho, pero sobre todo para los exportadores. Dan también para la macroeconomía, pero bien poco para la microeconomía de andar por casa. Hubo otro ponente que dijo que España es la tercera economía mundial cuyas exportaciones más pesan en el PIB, entre el 33-35%. Pero por otro lado también se defendió que el exportador que crece es el empresario que ya lo era, pero que es harto difícil para aquel que acostumbrado al mercado doméstico quiere abrirse camino en el exterior. “Es una milonga si nos dicen que se exporta fácil, hay que tener paciencia y dinero”, afirmó Sergio Viñolo, gerente de Alcaparras Luxeapers.

charla 2

Coface es una aseguradora de crédito. Cubre posibles impagos y realiza un análisis pormenorizado de los riesgos y fortalezas de cada mercado. Mikel Aguirre, director de Coface en España y Portugal, describió los “nuevos dorados” que personalmente no me resultaron tan “dorados” para el sector hortofrutícola, pese a que entre el público había una mayoría de empresarios de la agricultura. Colombia, Perú, Filipinas e Indonesia tienen el honor de tan notable definición. Los inconvenientes nos los podemos imaginar todos: tensiones sociales y políticas, desaceleración del crecimiento o volatilidad del tipo de cambio.

panel

Sobre China y Brasil se apuntó que lo conveniente es venderles, no producir en ellos. Brasil, una legislación muy complicada y un mercado que despertó grandes expectativas, pero que ha dejado más decepción que otra cosa. Sobre Rusia bastante preocupación y es que ahora parece que tenía más valor del que se creía a priori en el mes de agosto. Como dato, el 40% de la berenjena española era consumida antes del embargo por este país, aunque un porcentaje se hacía a través de Holanda, país especialmente preocupado por el cierre ruso.

El Banco Mundial tiene elaborado un mapamundi sobre los lugares a los que es más fácil exportar y más factible invertir. Los cuatro primeros son, por este orden, Singapur, Hong Kong, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Ruano

El gerente de la Cámara de Comercio, Fernando Ruano, también tuvo unos minutos para exponer a grandes rasgos algunas claves para la exportación. Me resultó curioso el nombre que puso a una de ellas: ‘Conocer al asesino’. Lo podéis leer en la propia diapositiva.

A modo de conclusión de la sesión Riesgo País: parece ser que los bancos tienen crédito y  voluntad para darlo, que las exportaciones seguirán en 2015 capitaneando a los buques que vayan por buen puerto (las noticias positivas vendrán de las ventas al exterior) y que la globalización será aún más globalización, en el sentido de que la oferta y la demanda de productos se dará incluso en los países de bajo consumo y limitada renta. Y en cuanto al fin de la crisis la idea predominante es que se está saliendo, pero más lentamente que en otras crisis.

público

El pimiento supera al tomate en el valor de las exportaciones, tras muchos años

El informe de campaña hortofrutícola 2013/14 de Cajamar presentado este miércoles por la noche en la Casa de las Mariposas de la capital almeriense da mil titulares para cien mil interpretaciones. El estudio es abundante en estadísticas, tanto como para ofrecer argumentos a los que quieran hablar de una mala campaña, como para quienes prefieran la definición de regular o incluso los que opten por la de buen ejercicio. Depende de la clave con la que se quiera abordar el asunto, hay ‘chicha’ para todos.

La campaña anterior 2012/13 fue definida como la mejor, por tanto toda comparación con ella inevitablemente tiene las de perder. Así que el ejercicio 2013/14 ha arrojado números inferiores a los existentes un año antes, pero mejores a muchos de los anteriores.

Lo que sube y lo que baja

Del modo más conciso y directo posible. La superficie ha crecido un 5%, la producción un 4,5%, pero el precio medio por cada kilo ha descendido un 7%. En cuanto al valor de todo lo que han ingresado los agricultores de Almería la bajada es del 2,9% (al recogerse más kilos se ha compensado un poco ese deterioro de la media precio/kilo).

Valor, producto a producto. En el conjunto de la provincia de Almería la producción de tomate ha mejorado sus ingresos un 13% y la de sandía un 10%. El valor total de las ventas de pimiento ha ascendido un 3% y las de la judía verde un 8,5%.

En el otro extremo el valor de la lechuga se ha desplomado un 20%, mismo porcentaje de caída que la berenjena. Aún peor ha sido el importe final de la producción de melón, con un menos 28%; y de pepino otro menos 16%.

En el capítulo siempre importante de las exportaciones, columna vertebral de este campo, el pimiento desbanca en el valor de las ventas al tomate, que copaba el primer escalón desde hace varios lustros. Esto significa que el año pasado las exportaciones de pimiento mejoraron su facturación casi un 10%, alcanzando los 511.952.000 euros; mientras que las de tomate cayeron un 2,5%, cerrando en 488.122 euros. El crecimiento del pimiento también se reprodujo en volumen, con una subida del 23% hasta completar 441.781 toneladas (tn). El tomate apenas subió un 1% en tonelaje exportado, pero mantuvo el primer puesto del ranking almeriense con 530.590 tn.

En el apartado de los costes hubo contención. Los gastos de mano de obra suponen el 39% del cómputo total. En la imagen adjunta se detalla todo el análisis hecho por la Fundación Cajamar.

costes

El veto ruso también tiene su comentario. Después del bache de 2010 y 2011 las exportaciones almerienses a este país estaban en la senda del crecimiento hasta el corte impuesto por Putin. Era un mercado potencial para Almería, pero ese hueco ahora lo ocuparán otros suministradores, que difícilmente querrán irse cuando en el futuro se levanten las prohibiciones.

La carambola rusa