Guerreros y dioses de la Antigüedad en las nuevas variedades de pepino de Seminis

El nuevo material genético para la actual campaña de la firma Seminis trae tomate, pero sobre todo pepino. Hace solo unos días tenía lugar una jornada de promoción de su novedad para temprano, de nombre ‘Hoplita’, con visitas a tres explotaciones del Poniente almeriense. Pero no será la única puesta de largo de Seminis en pepino tipo Almería. En los próximos meses se presentarán algunas variedades más, pero del segmento medio-tardío. De este modo dicha casa de semillas tendrá un catálogo completo en pepino largo.

Jose-Valverde

Pero, ¿qué es ‘Hoplita’? Hoplitas eran los guerreros que iban en la sección de infantería pesada del ejército griego. La Wikipedia lo explica muy bien: casi todos los griegos conocidos de la Antigüedad clásica lucharon como hoplitas, incluso filósofos y dramaturgos.

Antonio-Cortes

Seminis, que ha regresado a los nombres para designar a sus futuras variedades, ha decidido ir bautizando a su nueva línea de pepino con denominaciones de guerreros y dioses de la Antigüedad. Primero fue ‘Espartaco’, un esclavo por todos conocido que lideró una revuelta que puso contra las cuerdas a la antigua Roma, y ahora es ‘Hoplita’ (indicado entre el 5 de agosto y 1 de septiembre). Los siguientes pepinos holandeses seguirán esta senda en cuanto al nombre. Uno de ellos cubrirá siembras desde el 15 de septiembre al 5 de octubre, y otro más tardío tendrá como fecha recomendada de siembra a partir del 5 de octubre, por ejemplo. Cuando sean presentados se contará.

pepinos

Del que sí se puede hablar ahora es de ‘Hoplita’, novedad comercial esta campaña. Le pregunté al agricultor de la primera finca que visitamos, Javier Rodríguez. Me dijo que le gusta lo rápido que es. Lo que tarda en entrar en producción.

Juan-Jose-Fernandez

En el segundo invernadero que visitamos le volví a preguntar al propietario, en este caso a José Valverde. Y también me dijo algo parecido. Me llamó la atención el peso que le piden en su cooperativa por fruto, superando los 400 gramos. Eso sí, a partir de los 500 gramos, me comentó Valverde, si lleva frutos de ese peso, le pagan menos.

En el tercer invernadero no estaba el dueño, José Férnandez; pero estuvieron explicando que es un pepino fuerte de raíz, con las tres tolerancias y con buen rebrote.

Grupo

Ciclo pepino-tomate

La jornada recorrió las zonas agrícolas de los municipios de Roquetas de Mar y Vícar. Dicho lo cual se entiende la naturaleza de los cultivos con los que rotan en doble ciclo estos productores. En la primera y segunda explotación los agricultores arrancan su campaña con un pepino y prosiguen en primavera con tomate. En la tercera finca también se inicia con pepino y luego a los meses de calor se va con calabacín. Mucho tomate de primavera en estas zonas, lo que contrasta con el resto del Poniente, donde el melón y la sandía no compiten con el tomate.

Más allá de en estos tres invernaderos, pude comentar la jugada con diferentes agricultores del grupo, reunido por Seminis. Y bastantes de ellos tenían esa combinación pepino-tomate. Conversando y conversando se aprenden cosas. A veces muchas. Y a veces interesantes. Y pongo como ejemplo la charla que mantuve con varias personas en torno al auge que está experimentando el cultivo de pimiento de primavera. Aún es minoritario, pero va abriéndose paso. Trasplantes de marzo y abril y un cultivo de pimiento lamuyo e italiano, principalmente, que se prolonga hasta julio y agosto. Esto significa que entra en colisión, en competencia directa con la vecina Murcia. Pero esto da pie a otro artículo. Lo dejo para ocasiones venideras.

Ana-Azor

Posdata. En otro orden de cosas, atentos al blog mañana viernes 16 de octubre. Será el siguiente artículo. En él haré un anuncio muy importante. Será a las 13,00 horas del mediodía.

Agricultores

Anuncios

Solponiente: una comunidad de regantes que se queda sin agua

camión

Anoche se celebraba una boda en el restaurante El Edén de El Ejido. Entre los invitados, numerosos agricultores; entre los agricultores, muchos miembros de la comunidad de regantes Solponiente, asentada en la costa de El Ejido, y que abastece a casi dos millares de hectáreas de invernaderos entre Balerma y Matagorda. En la boda el tema de conversación entre estos agricultores era el agua.

Habría que tirar de hemeroteca para encontrar una situación tan anómala como la actual, una comunidad de regantes que se queda sin agua. Puede parecer un chiste ácido y sarcástico, pero de broma tiene poco. El problema empezó hace casi una semana y según han ido pasando los días se ha ido agudizando ante el temor de los agricultores de no tener con qué regar sus plantaciones. Y el miedo a perder el cultivo. Su pan.

Balsa-vacia2

Estos días ha habido situaciones en las que ha aflorado la solidaridad entre vecinos. Agricultores con balsa que han dado parte de su agua a otros que no la tenían. Esta mañana he estado con uno de ellos, de los solidarios. Pero también se han vivido otras experiencias menos fraternales, que han dado pie a desencuentros entre vecinos. La guerra del agua a pie de invernadero.

Balsa-vacia

La cosa está caliente. Se habla de falta de previsión, de planificación. Este viernes por la mañana se juntaron a las puertas de la comunidad, en Balerma, un centenar de agricultores pidiendo explicaciones, pero no las hubo. Y aún siguen esperando. Se han recogido firmas para convocar una asamblea, pero el desconocimiento y la confusión reinan en todo ese complejo asunto. Uno de los agricultores afectados con los que he estado hablando estos días me lo resumía muy bien. Literalmente me lanzó el siguiente mensaje: “¿Qué es lo que está pasando? Lo que tú te puedas imaginar es lo que yo me puedo imaginar, es decir, no tenemos ni idea”.

Todo se resume en algo muy sencillo. No hay agua, no la suficiente y la que hay llega con baja presión. Por tanto, la zona más afectada es la de Las Lomas, que está en alto. En ella algunos agricultores han empezado a construir e improvisar balsas a la puerta del invernadero con motores de riego, llamémosles, también ‘improvisados’. Las fotos de las balsas son de esta tarde. La primera fotografía del camión con una cuba de agua es de esta mañana.

Balsa-provisional-provisional2

Balsa-provisional

Sí, los comuneros llevados por la desesperación están comprando cisternas de agua para regar sus cultivos. Y los que no tienen balsas las construyen a toda velocidad. Me han relatado casos en los que agricultores sin balsa han tenido que regar con cubos, planta por planta. Con cazos, me ha explicado un comunero, aunque tengo que puntualizar que ese detalle no lo he visto personalmente.

Tampoco estoy contando nada que no sepan los afectados. Este asunto lleva varios días ardiendo en las redes sociales, Twitter, pero sobre todo Facebook. Este fin de semana ha habido muchos testimonios en el Facebook. Recojo de ellos dos imágenes, una plantación de pepino marchita por la falta de agua y varios productores abasteciendo una finca con el agua de una cisterna.

cisternas

Prosigo. Este mediodía he mantenido en persona una conversación con un agricultor que me ha dejado la siguiente reflexión, en torno a la desaladora de Balerma, esa misma que lleva años de retrasos y que aún está en pruebas. Se quejaba el susodicho agricultor de que el agua de desaladora es muy cara, aspecto bien conocido, y me añadía que él no cree en las casualidades. En conclusión me venía a decir el agricultor que cuando se arregle este asunto y los comuneros de Solponiente vuelvan a tener agua (esperemos así sea y pronto), los promotores de la desaladora se frotarán las manos. Los regantes a gritos la pedirán y estarán dispuestos a pagar por esa agua desalada su sobrecoste, ya que vendrán de haber sufrido estos días un desabastecimiento que los ha llevado cerca del abismo. En fin, no deja de ser la opinión de un agricultor cabreado y afectado. Seamos bien pensados y creamos en la casualidad. Y pidamos que la desaladora esté a pleno rendimiento lo antes posible. ¿Verdad que es mejor ser bien pensados?

pepinos secos

Posdata. Conexión entre pantanos para abastecer a unos y a otros. Una de las soluciones que algunos grupos de comuneros proponen desde hace meses está dirigida a aprovechar parte del agua que el pantano de Rules (Granada) arroja al mar. Entre ese pantano y el de Benínar (Almería) hay 38 kilómetros. Rules arroja al mar 2.000 litros por segundo y el consumo de Solponiente estaría en 800-900 litros/segundo. Así que algunos regantes proponen que se lleve el agua sobrante a Benínar. ¿Quedaría así resuelto el problema?

Fitó de par en par. Su fábrica de semillas y su centro de investigación de Barcelona por dentro

0.- periodistas

Las casas de semillas rara vez muestran los entresijos de su cocina a la prensa. Así que cuando ocurre es de agradecer. La firma catalana Semillas Fitó nos invitaba a final de semana a un grupo de periodistas especializados en el agro a conocer in situ lo que solo ve el personal y los investigadores, esto es, su nuevo centro de I+D situado en Cabrera de Mar y su centro de producción de semillas ubicado en Sant Andreu de Llavaneres, ambos en la comarca barcelonesa del Maresme. También pudimos visitar un día antes la sede central de la compañía, radicada en la propia capital en el barrio de Poblenou, donde también se asienta la fábrica de envasado de semillas.

Comenté con varios de los compañeros la agradable sorpresa que nos supuso que no se nos vetara nada. Pudimos hacer cuantas fotos quisimos de todo aquello que vimos y nos permitieron la entrada a todo aquello que nos despertó interés. Como bloguero, es sin lugar a dudas, lo que más llamó mi atención de una visita que reunió a periodistas de medios radiofónicos, de papel y digitales.

1.- Xavier Fitó

Semillas Fitó nació como empresa familiar en 1880. Xavier Fitó, director de la división de hortícolas y que aparece en varias fotografías (en una de ellas en el vestíbulo explicando sus orígenes), representa a la quinta generación. Hermanos, primos y familiares diversos que proporcionan a la entidad un aire diferenciador.

2.- exportaciones de semillasXavier nos dio una pequeña charla sobre el negocio mundial de las semillas, un mercado que crece al ritmo de la población planetaria. Por facturación hay varios grupos, siendo Monsanto, Syngenta, Limagrain y Bayer los gigantes. Un segundo grupo en el que aparecen RZ, Sakata, Takii, Enza Zaden y Bejo; y en un tercer escalón estarían firmas como Fitó o Ramiro Arnedo. Las cuatro divisiones de Fitó suman una facturación de 80 millones de euros, un 52% pertenece a la división de hortícolas, es decir, unos 42 millones de euros, de los que entre 10 y 11 millones se facturan en Almería.

8.- periodistas retratando semillas

Fitó ha dado grandes pasos en el camino hacia la internacionalización. Posee cuatro grandes estaciones de investigación y mejora en Cabrera de Mar (Barcelona), en El Ejido (Almería), en Turquía y en México. Luego tiene subestaciones menores en las que se hacen programas y selección varietal, como son Murcia, Sicilia y Florida.

En fábricas, además de la que visitamos en Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona), también cuenta con otros centros de producción en Cañete (Perú) para pepino, Arica (Chile) para tomate y Quillota (Chile) para pimiento.

Y sus ventas están globalizadas en 70 mercados nacionales con más de 400 trabajadores en 15 países. Las exportaciones se han multiplicado en poco más de seis años. Si en 2008 suponían el 32%, el año pasado ya estaban en el 60% y se prevé otro 5% más para 2015.

3.- fábrica por dentro

5.- trabajador Semillas Fitó          6.- una semilla

Ramón Guasch     7.- el dormitorio de las semillas   4.- semillas

Ramón Guash, jefe de operaciones, nos mostró la fábrica de envasado, a pocos metros de la Diagonal de Barcelona. Nos abrió las cámaras de germinación, que emulan a un semillero, donde vimos melón, berenjena y pepino tipo Almería; la cámara de conservación de semillas, a 15º de temperatura y un 30% de humedad; y el laboratorio.

9.- semillero

Víctor Sancho hizo de guía en el recorrido por la central de producción de Sant Andreu de Llavaneres, en la que es director. Paso a paso secuenciamos el semillero, el invernadero de hibridación (en el que aparece Gibby Sumarch, trabajador de Gambia que lleva casi una década en España), el cabezal de riego, la sala de fertirrigación, la de bombeo, la sala en la que se hace la extracción de la semilla, posteriormente el secado, el venteo (limpieza y quita de impurezas) y el almacén en el que se depositan las semillas, antes de pasar a la fábrica de envasado de Poblenou que he comentado antes.

10.- Gibby Sumarch

14.- limpiando las semillas13.- primeras semillasPongo algunas fotos del momento de la extracción y de la maquinaria que se usa. Esa mañana tocaba melón amarillo, amontonado en grandes cajones. De esas piezas se saca la semilla que es lavada, secada y almacenada. Vimos semillas tanto de melón como de pepino corto español.

Ahora en septiembre este centro produce tomate y melón, y en otros períodos del año también calabacín, pepino y berenjena.

12.- antes de extraer las pepitas de semilla

11.- Víctor, Israel y Matías   15.- semillas de pepino corto español   16.- trabajadora de laboratorio

18.- Israel y Germán

Finalmente el centro de I+D de Cabrera de Mar. Israel Roca, responsable de ventas y marketing en Europa, nos explicó algunas tendencias actuales del mercado de las semillas, en el que cada vez hay menos actores en la elección varietal. Parte de la distribución, como paradigma estaría Mercadona, se interesa cada vez más por la variedad, algo que no ocurría antes. Y luego está el papel de la dirección técnica de las grandes cooperativas y alhóndigas. Aquí se podrían poner muchísimos ejemplos. Si hablamos de tomate, ¿a qué es importante para una casa de semillas aparecer en el catálogo de recomendaciones que hacen los técnicos de la CASI? Los mismos ejemplos se podrían poner para otras empresas en otros cultivos como pimiento o calabacín. Este tema es bien conocido por los lectores, así que no ahondaré más.

Asunto menos tratado en este blog es el de la reproducción ilegal de plantas en tomate, un mercado alternativo que trae de cabeza a las obtentoras de semillas. De ahí que Fitó lanzase hace un par de años el ‘Fitó vale’ para controlar la trazabilidad de sus semillas. Obtentora, almacén de suministros, semillero más auditorías.

17.- in vitro

Germán Anastasio nos destripó por dentro el centro de biotecnología de Cabrera. Recorrimos sus diferentes laboratorios, desde el de los marcadores moleculares hasta el de cultivos in vitro. También estuvimos en un invernadero con ensayos de tomate (y algunos líneos de melón entutorado), pero la lluvia cada vez más intensa nos desanimó para adentrarnos en otras fincas. En Fitó un tercio de la plantilla son investigadores y se dedica a I+D casi un cuarto de los ingresos de la compañía.

La mejora es lenta. Unos diez años para que vea la luz una nueva variedad comercial. Los cinco primeros años hasta que se tienen las líneas básicas, y si se va rápido otros tres años más, que pueden ser cinco si se hace con más calma. La mejora genética es además costosa, ya que puede haber programas que se alargan en el tiempo sin tener resultados satisfactorios.

Algún compañero puso el símil de la Fórmula 1, donde las escuderías no pueden dejar de invertir en mejoras, salvo que se arriesguen a que la competencia las sobrepase. Así que me imagino que ese 25% de ingresos que Fitó dedica a la investigación es la base estratégica y de futuro de esta compañía española de semillas.

19.- finca de experimentación   20.- melones entutorados   21.- trabajadora

Invernaderos holandeses a vista de pájaro. Países Bajos. I parte

invernaderos holandeses a vista de pájaro

A petición de algunos lectores, que sugerían un pequeño relax en agosto con artículos más distendidos, he dedicado un intenso serial a otras actividades agropecuarias que se desarrollan en zonas del interior y de la serranía almeriense. Pero llegado ya septiembre es momento de retomar la esencia de este blog: las claves del sector hortofrutícola. Recuerdo hace meses un seguidor que en privado se dirigió a mí en reiteradas ocasiones pidiéndome que escribiese más de Holanda, algo que ya he hecho en diferentes artículos, pero ahora lo voy a realizar de forma más pormenorizada respondiendo así al deseo del susodicho lector. Decir, por otro lado, que las imágenes me las ha enviado un amigo que reside en el país de los tulipanes. Muy espectaculares las que son a vista de pájaro.

invernaderos holandeses desde el avión

A Holanda hay que dedicarle dos capítulos, aunque habría para inundar el ordenador con informaciones y cifras de este gigante de la distribución mundial. En esta primera sesión me voy a centrar en su sector productor. Su área de invernaderos es ligeramente inferior a las 5.000 hectáreas y no parece que vaya a crecer más, ya que la tendencia de los últimos años indica una tímida bajada interanual. Solo con este dato se comprende que Holanda no puede ser la despensa de Europa y que gran parte de su negocio reside en la reexpedición de producciones de otros países, europeos y de otros continentes.

De tomate son 1.780 hectáreas, de pimiento unas 1.160, de pepino 600 y de berenjena apenas un centenar. El profesor de la UAL, Pérez Mesa, maneja variopintos datos al respecto. El tomate es el que mejor tendencia presenta en superficie. También hay que decir que las explotaciones más grandes son de este hortícola y las más pequeñas las de berenjena. Significativa también es la reducción a la mitad del número de explotaciones en el presente milenio, de 3.419 fincas a 1.442. Entre sus consecuencias está que las que han quedado son más grandes.

cultivo de tomate holandés

ornamentales holandesasSin embargo, los principales cultivos hortícolas holandeses por superficie no son los de invernadero, sino que habría que hablar de la patata, la cebolla, la zanahoria, las brásicas o el guisante. Algo más atrás lechugas, achicorias y puerros. Cualquiera de ellos poseen más superficie de cultivo que el tomate, el pimiento o el pepino. Creo que esto puede romper algunos falsos mitos.

El próximo día abordaré la comercialización, que es el meollo del negocio neerlandés, pero antes un breve apunte sobre su consumo. El tomate que prefieren es el larga vida, tomate redondo; no tanto así el pera, el racimo o el cherry, según las encuestas hechas a los consumidores. Y el pepino es muy demandado entre todos los grupos de edad, lo comen como aperitivo a cualquier hora del día. De ahí que el pepino mini tenga gran aceptación. En ese comer sano también está el segmento ecológico, cuyo gasto familiar estos últimos ejercicios registra repuntes de hasta el 10%.

invernadero holandés

La huerta más tradicional. Al aire libre y en verano

Rosa

Caprino y viñedos ecológicos y ahora algunas instantáneas de las pequeñas huertas en la calle que jalonan las serranías en el mes de agosto. En la Alpujarra abundan las de tomate cherry, pero las fotos pertenecen a la misma sierra de los artículos del vino y las cabras: los Filabres.

Rosa con el calabacínLo que más he visto ha sido tomate gordo de ensalada, pero justamente es lo único que no retraté con la cámara. La dejé a un lado para ayudar a esta familia a coger los frutos antes de que se hiciese de noche.

En los valles de esta sierra se aprovecha en verano cualquier pequeña terraza (llanuras de pocos metros de largo y ancho) para sembrar de todos los hortícolas. Son para el autoconsumo y se lleva haciendo así desde generaciones y generaciones. En la zona que visité había brásicas, pepinos, berenjenas negras y rayadas, judías verdes, cebollas blancas y moradas, calabacín, rábanos e incluso ajos. Y por supuesto patatas. Rojas. ¡Ah, también me topé con algunos melones piel de sapo!

Un rato muy entrañable el que pasé con Rosa y Pepe. Gracias.

Pepe trabajando

Pepe   cebolla morada   pepino

brásicas   judías verdes

cebollas

patatas rojas   melones   calabacín

patatas rojas en la tierra

pimientos

El mercado suizo y su modelo proteccionista. Cuotas y aranceles a golpe de calor o frío

1 cadena Coop

Suiza juega a muchas cartas. Bandera de la neutralidad bélica, cobijo de los capitales que no quieren declararse, europea unas veces e independiente de sus vecinos otras muchas. En lo agrícola proteccionista como ninguna otra nación del continente.

2 supermercado CoopEn verano pone cupos y aranceles a la entrada de frutas y hortalizas de otros países para favorecer la producción propia. Cuando acaban los meses de calor y llega el frío elimina dichas barreras para abastecer a su mercado con producto foráneo, ya que con el otoño-invierno su huerta se hace minúscula. Los exportadores españoles de contraestación apenas sufren estas restricciones, no así los que cultivan en este momento. En realidad, Suiza practica el agronacionalismo puro y duro. Compra de fuera porque no le queda más remedio y en la medida que no tiene oferta.

3 suizos    4 lineal Coop    8 IMG_7218

Las imágenes con las que ilustro esta reseña me las enviaban hace unos días los amigos de Andorreando. Una pareja de Santa Mª del Águila (El Ejido) que está ahora en la zona de Ginebra. Los precios que aparecen son en francos suizos. Fotografías de Coop, la firma que domina el mercado suizo junto a Migros, incluso con más cuota de mercado. Coop apuesta por la variedad en frutas y hortalizas, y es reseñable su sección de ecológicos.

5 pepinos de La Región

El ecológico es notable en este mercado. El 35% de los suizos reconocen comprar orgánicos varias veces a la semana frente al 27% que lo hacía hace pocos años atrás. En hortícolas la cuota de consumo ‘bio’ supera el 15%.

En este país de cantones está de moda el ecológico y el producto de proximidad. Se promociona lo regional y el orgánico casi como sinónimos, casi en un mismo paquete. Evidentemente la similitud no es tal, pero lo cierto es que forma parte de la actual política de marketing de las cadenas suizas.

9 IMG_7219

Por otro lado, Suiza tiene unos pocos invernaderos, algo más de 400 hectáreas, principalmente de tomate y pepino; aunque también hay otros cultivos como rábano, lechuga, repollo o rúcula. Explotaciones tanto de cristal como de plástico.

Un producto que no cultiva Suiza es el pimiento, de ahí que su importación haya crecido en los últimos años a un ritmo del 6%. Los exportadores españoles están bien situados, sobre todo en lechuga y tomate. La mitad de este último es español, por delante del tomate marroquí, el italiano o el holandés.

6 FullSizeRender    7 IMG_7215