Un tomatero valenciano entre naranjos. III parte

Diego Pastor era un empresario del mundo de la construcción de la Comunidad Valenciana. Antes. Ahora ha cambiado el ladrillo por el tomate. Rodeado de naranjos se levanta su invernadero de arco de 5.000 metros cuadrados. Es el único que hay en la zona norte de la provincia de Valencia.

Diego Pastor

Dice que si le va bien este primer cultivo bajo plástico, más adelante lo llevará a la calle. Es algo que me llama poderosamente la atención cada vez que salgo de Almería para conocer otros modos de producción: la insistencia de trasladar al aire libre lo que está bien cuidado bajo abrigo. Siempre he dicho que soy un defensor de los invernaderos. Un defensor convencido. A nadie se le ocurriría vivir en la calle pudiendo habitar un piso o una casa. ¿Acaso a las plantas no les ocurre lo mismo? En el invernadero se las mima, se las protege de las inclemencias meteorológicas, también del ataque de plagas y se las cría en condiciones óptimas. A veces ideales. Así que la propensión a la calle se debe a razones de índole estética, incluso cultural. Sin olvidar los rendimientos, ya que la productividad en el cultivo bajo abrigo es bastante superior a aquella en la que la planta está desprotegida.

Dicho esto, os paso a mostrar algunas imágenes de esta pequeña explotación que viene a ser una isla blanca en mitad de un océano verde de clementinas y naranjas.

Pastor hizo el trasplante a mediados de septiembre, comenzó la recolección en diciembre y espera llegar hasta el mes de abril-mayo.

tomate corazón de buey

El tomate es de la tipología corazón de buey, muy apreciada en las regiones de la cornisa cantábrica, como Galicia. Sin embargo, los tomates de esta explotación miran más a Europa. Diego Pastor los produce y Vicente Bayona (en la imagen inferior) es quien los comercializa a través de su empresa, Bayer Overseas.

Comento que viajan fuera de España, sobre todo a Francia y Suiza, porque Bayona es un exportador nato.

Bayonainvernadero valenciano

Vicente me explica que esta finca de tomate es un ensayo. Si el cultivo sale bien durante esta primera campaña, la idea es ir ampliando desde la media hectárea actual hasta llegar a las diez hectáreas en los próximos cinco años. Añade que este proyecto quiere hacerlo “con variedades autóctonas, no con híbridos”.

Vicente ya trabaja desde hace cuatro años con un productor almeriense que le ha estado suministrando desde Adra esta tipología de tomate, y a partir de ahora desde Campohermoso. Su proveedor de Almería cultiva trece hectáreas, entre corazón de buey y tomate de coser. Ése del pan tumaca. Y volvemos a lo de siempre. La mayor parte del tomate que los catalanes usan para restregar el pan con aceite no proviene de Cataluña. Sencillamente porque no hay suficientes tomates allí para satisfacer la demanda local.

Anuncios

¡Ojo a Turquía! El mayor productor de tomate y el país más beneficiado por el veto ruso

En demasiadas ocasiones se nos va la mirada hacia el sur, para cruzar el Estrecho y debatir sobre la competencia del vecino marroquí; pero muy pocas veces centramos la atención en oriente, donde hay un coloso llamado Turquía, que es el mayor productor de tomate de esta parte del mundo.

tomate en caja de madera

Además, Turquía – junto a Israel – es el gran beneficiado del veto ruso. Puesta la barrera a las producciones comunitarias, turcos e israelitas tienen mucho que vender a Rusia. Sin embargo, puede haber otra lectura, ya que si ambos países se centran en el mercado de Moscú, en cierto modo descongestionarían los mercados europeos – ya maduros – para beneficio de los productores españoles. Países como Alemania o Francia durante esta campaña podrían tener más volúmenes de perecederos hispanos, con un previsible repunte para la media de nuestros agricultores. Pero eso habrá que verlo.

Igual que habrá que ver en el futuro – y es esto en lo que quiero detenerme – qué ocurre con el tomate español, si algún día Turquía ingresa en la Unión Europea. Algunos datos para la reflexión, extraídos de la estadística oficial de la UE, Eurostat.

Superficie. España tiene casi 26.000 hectáreas de tomate para el consumo en fresco; Turquía entre 124.000 y 128.000 hectáreas. ¿Impresionados? Yo también lo estoy. Habría que matizar que la mayoría de esa superficie es al aire libre, ya que Eurostat cifra en 24.000 las hectáreas de invernadero con cultivo de tomate que hay en Turquía, mientras que en España ese guarismo está en casi 20.000 hectáreas. En resumen en este último aspecto, son 4.000 hectáreas en cultivo intensivo de tomate a favor de los productores turcos. Un número nada desdeñable.

Producción. Si se suma el cultivo al aire libre, más el protegido, más el tomate de industria, Turquía tiene una capacidad productiva de 11.000 millones de toneladas de tomate. ¡¡Bárbaro!! Le sigue muy por detrás Italia con más de 5.000 millones de toneladas de tomate (insisto que en todas las categorías), mientras que España está en el tercer lugar con algo más de 4.000 millones de toneladas. A continuación Portugal, ya por debajo de la barrera de los 1.000 millones de toneladas, después Grecia, seguida de Holanda, Francia y Polonia.

Llama a la confusión el poco tomate que produce Holanda, y los ríos de tinta que se escriben sobre el tomate holandés; y lo mucho que produce Turquía, y lo poquísimo que se escribe al respecto.

verde ensalada

Alemania abre una línea de tren de mercancías hasta China

Quiero acabar el domingo e iniciar la semana contando una de esas noticias que meten el dedo en la llaga en uno de los retos históricos del campo, que aún sigue pendiente: el transporte de larga distancia. Si sobrevivimos gracias a la exportación, mejorarla es garantía de mayor supervivencia. Y la exportación se mejora llegando más lejos, en menos tiempo, a un menor coste y abriendo nuevos mercados. ¿Es posible exportar al este del este?

transporte ferroviario de hortalizas

En su momento, a principios de julio, narré cómo holandeses y franceses exportan hortícolas por avión al lejano Singapur. Pero hoy me voy a detener en el tren, ya que hace unos días ‘Vía Libre. La revista del ferrocarril’ publicaba una información en la que se anunciaba que desde principios de este mes de septiembre se ha abierto una línea ferroviaria directa entre Alemania y China. Recorre 10.000 kilómetros en 17 días, 20 días menos que por barco. El tren atraviesa Polonia, Rusia y Kazajastán. Y ahora me pregunto yo, ¿qué pasa con el famoso corredor Mediterráneo? ¿Para cuándo realmente? Y tanto que se habla del AVE de pasajeros hasta Almería, ¿por qué no lo hacemos también de mercancías? Os paso el enlace al artículo de ‘La revista del ferrocarril’ donde hay un mapa donde se aprecia con detalle todo el itinerario. Las primeras mercancías que han empezado a mandarse no son productos frescos, pero son solo las primeras. Seguro que más adelante esos trenes exportarán todo lo que se demande desde el gigante asiático: “Más de 10.000 kilómetros que separan Hamburgo y Henan”.

estación de tren

Iustro esta breve reflexión con unas viejas fotografías que hace un par de años me pasó el que fuera director de Renfe en Almería en los años que se envió un convoy piloto con verduras frescas precisamente hasta Hamburgo. Aquello duró lo que se tarda en leer este post. En fin, que ahora el ayuntamiento de Almería piensa en darle otra utilidad bien distinta, y más inmobiliaria, al lugar en el que están tomadas estas fotos. Imágenes que por sí mismas tienen un gran valor. Reflejan que en el transporte por tren hemos ido como las tortugas, para atrás.

transporte por tren

Lo llamativo es que en Almería no funcionan ni aviones, ni barcos ni trenes. No voy a criticar al camión, ya que es el sustento de muchas familias, pero lo cierto es que estoy cansado de leer proyectos y más proyectos de intermodalidad que luego terminan siendo siempre cortinas de humo.

A modo de recordatorio de lo que sí hace Holanda y Francia os dejo los enlaces a los artículos de sus exportaciones de frescos al continente asiático: “El Marco Polo de la agricultura es holandés” y “Desmontando mitos. Envíos de perecederos a Asia. II parte”.

Patatas, ajos, cebollas y espárragos. Conociendo otros cultivos

Me llamaba ayer Juan Benavides, un asiduo lector que ya se ha convertido en buen amigo, porque estaba por tierras almerienses su compañero Juan Ignacio Padilla y querían contarme una iniciativa empresarial que éste último ha arrancado en un segmento casi desconocido para mí. Patatas, espárragos verdes, cebollas y ajos, cultivos extensivos que se alejan de la agricultura intensiva de la que vivo rodeado. Siempre de interés para todo aquel que quiera aprender. Y como la pasión es la agricultura, ¡aprendamos juntos!

Juan Benavides y Juan Ignacio Padilla

Juan Ignacio (derecha de la fotografía) es granadino, de Valderrubio (el pueblo del poeta Federico García Lorca). Incluso me dijo que tenía una vivienda familiar que compartía servidumbre con la del poeta. Me contó que su abuelo Manuel fue el primer productor de tabaco rubio que hubo, sobre 1970, y de ahí derivaría el nombre del pueblo que ha cambiado de denominación en varias ocasiones a lo largo de su historia.

En Valderrubio hay mucho espárrago verde, entre otros cultivos que relataré. Juan Ignacio lleva en este sector más de tres décadas, así que ha decidido montar su propia empresa, llamada Jipaneval, como un almacén de envasado de patatas, cebollas, ajo y espárrago. Este último es el más estable en precio de todos estos productos. La malagueña Antequera y la provincia de Granada son las principales zonas productoras de espárrago verde, aunque también se produce en menor volumen en Sevilla y Córdoba. La entrada de espárrago peruano y chino – una historia que nos suena, ¿verdad? – ha apretado mucho los márgenes y son las explotaciones familiares las que mejor resisten la entrada de espárrago barato de otros países. Más complicado lo tienen las extensiones grandes.

blog patatas

Le digo que me siga contando y me explica que la patata está por los suelos. Me muestra los precios de un supermercado y de una frutería, 0,70 euros/kilo, y me argumenta que los agricultores están recibiendo 6 céntimos/kilo – otra historia que me suena -. Ilustro estos párrafos sobre el tubérculo con una foto que tomé esta primavera en una pequeña huerta de patatas para el autoconsumo en Adra, junto a un invernadero.

Comparten fechas de recolección Sevilla y Cartagena, desde finales de mayo hasta principios de julio. La patata cartagenera incluso se exporta y es una zona en la que ha crecido mucho este cultivo en las últimas campañas. En el norte del país las dos principales zonas productoras son Valladolid y Segovia, que recogen patata desde mitad de agosto hasta finales de septiembre. Los castellanoleoneses almacenan patata hasta marzo-abril. Y a partir de ese momento la patata que hay en España es importada de Francia, y en menor medida de Holanda, hasta que llega mayo y ya hay patata nacional en provincias como Sevilla.

De una campaña excelente de patata a una paupérrima

Los precios este año, repito, muy malos. Según Juan Ignacio, la campaña pasada fue excelente con medias al productor que rondaron entre los 0,45 euros/kilo y los 0,60 euros. Este año – y esta cantinela también me es conocida – se ha aumentado como mínimo en un tercio la superficie de patata, debido a las buenas expectativas creadas el año anterior; pero los precios se han derrumbado. Patatas a 0,06 euros. Y el coste de producción sobre 0,18 euros.

En cuanto a la cebolla, zonas productoras notables son Sevilla, Córdoba, Granada, Ciudad Real y Albacete. En esta última provincia manchega, al igual que ocurre con la patata de Castilla La Vieja, se guarda cebolla hasta marzo. Y desde que se acaba en ese fecha hasta mayo se importa cebolla sobre todo de Holanda y después de Francia para abastecer a España en ese período en el que no hay producto nacional.

Blog cebollas

Y acabo con el ajo. Le refería a Juan Ignacio que este año han salido varias informaciones, incluso en televisión (ese medio tan del asfalto y alejado del campo), alertando sobre el hundimiento de los precios del ajo español debido a las importaciones masivas de ajo chino low cost. Y así me lo corroboró, ya que el anterior gobierno de la nación firmó un acuerdo comercial con China que permite la llegada de ajo de aquel lejano país. Esta primavera se importó ajo barato asiático coincidiendo con la producción española. Los perjudicados: los productores de Córdoba, Granada, Antequera, Albacete y Cuenca.

Después de todo este relato, ¿a qué la problemática del campo es igual, ya se trate de un cultivo intensivo que de uno extensivo, de una producción en invernadero que de otra al aire libre? La presión de los mercados, la especulación y la indefensión que sufre en muchos casos el agro se reproduce en cualquier lugar en el que se ponga una semilla.

Fotos de tomates marroquíes y de algunos camellos. Capítulo II

Ha tenido que ir el nuevo rey español de visita a Marruecos para que se firme el acuerdo de pesca (ése que ha servido de trueque por el del tomate). ¡Manda eggs!!, como dijo Trillo cuando estaba en el Congreso. ¡Bravo por los pescadores, bravo! Pero, ¿y los agricultores? ¿quién los abandera? ¿el rey abdicado?

stop marroquí

Le he pedido a uno de mis ‘pájaros locos’ que me dejé su archivo fotográfico de su última visita a Agadir. Por su trabajo viaja regularmente allí, buen amigo de la infancia y perfecto conocedor del agro. Entre las fotos que he ido cotejando se me ha colado una de camellos, junto a una torre vigía que otea el oceáno Atlántico. Este post viene a ser la continuación de otro anterior publicado con el título “Fotos de Marruecos. Capítulo I. Judías“.

camello

Me quiero centrar en el tomate cherry, fuente del último conflico – casi diplomático – entre las autoridades alauís y las bondadosas señorías de la Unión Europea. El 1 de octubre habrá cambios en el actual acuerdo del tomate (convenio agrícola entre Rabat y Bruselas). Los marroquíes bloquearon por este motivo y durante semanas el acuerdo de pesca firmado ayer, “han condicionado convenios de inmigración, colaboración en la valla de Melilla y acuerdos de compras bilaterales de distintos países de la Unión Europea a lo que se haga con su tomate”, según me explica Roque García, representante en el COPA de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA). Roque ha estado presente en Bruselas en las reuniones con el comisario agrícola, Dacian Ciolos, y me cuenta que el comisario rumano está teniendo presiones de otro comisario no agrícola para que Bruselas ceda a las exigencias de Marruecos. Así que esas tenemos.

invernaderos alauís

El asunto es complejo, pero lo sintetizo. Hasta ahora en el contingente de tomate que Marruecos envía a la UE se toma como referencia para medir el precio mínimo de entrada de 0,46 euros/kilo el tomate suelto. Marruecos, que nunca ha pagado aranceles según las denuncias de Fepex y Coexphal presentadas ante la Oficina Europea contra el Fraude, quiere que se incluya en ese baremo el tomate cherry, que como todos sabemos tiene mayor valor, y de ese modo el precios de lo que se importe del país norteafricano siempre estará por encima de los 0,46 euros/kilo. “Marruecos nunca ha pagado ni pagará tasas arancelarias, con este nuevo sistema lo que se pretende es legalizar el fraude que siempre ha hecho y ha existido”, me explica Andrés Góngora, responsable estatal de frutas y hortalizas de Coag y asiduo a todas las reuniones que se hacen en Bruselas sobre este turbio asunto.

cherry marroquí

Y efectivamente parece ser que la UE ha aceptado la nueva exigencia marroquí. Pero no he querido dejar aquí el tema y he buscado si hay algo bueno en el nuevo sistema que entrará en vigor a partir del 1 de octubre. ¡Y sí que lo hay, je,je! La documentación de las importaciones ya no podrá entregarse tres meses después, como se toleraba hasta ahora. Así que por lo menos ahí la picaresca lo tendrá más difícil.

cuelgue marroquí

Me cuenta de la otra parte, la que produce en Marruecos, que “el 70-80% del tomate exportado a Europa sale sin precio de Marruecos. El precio, lo pone Perpigñan (Francia) y desde alli se comercializa: Francia, España, Alemania, etc”. Esto se llama venta a resultas y hasta donde yo sé es lo más dañino que puede ocurrir. ¡Díos mío, cuántas aristas tiene el asunto del acuerdo del tomate!

La campaña de tomate más corta

Los tomates en Almería llevan desde Semana Santa vendiéndose en una horquilla de entre 8 y 10 céntimos. Cualquiera que conozca el funcionamiento de las pizarras agrícolas sabe que los tres o cuatro primeros cortes son puro maquillaje, así que para calcular la verdadera fiebre que se sufre en el principal cultivo del campo almeriense hay que mirar los cortes posteriores. Esos ínfimos precios obligan a que la campaña esté ya finiquitada en la principal zona productora de tomate del país.

Imagen

Hay algunas comercializadoras que les han dicho estos días a sus agricultores que no lleven más género al almacén “por problemas de comercialización”, ¡vamos, que no se venden! Sería importante que esto lo supieran las asociaciones de consumidores y amas de casa de España porque sobra tanto tomate en el campo que se tira o no se recoge, ¿a qué precios están en los lineales de los supermercados? Es injustificable que en este momento el consumidor pueda pagar un precio alto por sus tomates. Lo normal es que el precio sea tan barato y asequible como para que en todos los hogares españoles se pueda tomar gazpacho a diario. Lo digo con sorna, pero también lanzando un globo sonda, valga la redundancia (al más puro estilo de Magán).

Las explicaciones que dan los comerciales son las de siempre. Nada nuevo bajo el sol. Que hace calor, que el buen tiempo ha adelantado las producciones de otras zonas de Europa y que se ha producido una avalancha de producto. Cierto o no, yo me hago algunas reflexiones, ¿para qué tantas novedades en variedades de semillas con nuevas tolerancias o resistencias, con mejor comportamiento poscosecha, con más sabor o con un color más intenso? ¿para qué todo el circo de la innovación, de la formación, de la apertura de nuevos segmentos de mercado, nuevos envases, control biológico, fusión de empresas…? ¿para qué sirve todo un sector hiper-profesionalizado como el del tomate, si se descubre que es un gigante con los pies de barro?

Imagen

Quiero ilustrar esta reflexión con un par de fotos de Expolevante, un magnífico escaparate para promocionar el cultivo de tomate. Los había de todos los colores, calibres, con nuevos formatos y peculiaridades, pero la buena intención de esa feria agrícola recién concluida contrasta con la realidad que hay a pie de campo.

Los precios lo son todo. El tomate de invernadero no va a levantar ya cabeza esta campaña y lo más lógico es que en breve empiecen a arrancarse las plantaciones. El verano se antoja largo, muy largo porque los agricultores no tienen nóminas. Cuando el invernadero quede baldío, habrá que esperar a que el verano pase sin contratiempos y llegue el otoño lo antes posible.

Y una última observación, ¿para qué levantar nuevas estructuras y aumentar la superficie invernada? ¿y qué objetivo tiene mejorar la productividad por metro cuadrado? ¿quién se beneficia por sacar más kilos? ¿quién se va a comer esos tomates? Otra vez como respuesta la fiebre y la gallina que se quedó sin huevos de oro. Hablando de circos, en unos días tendremos el de las elecciones europeas. ¡¡El lunes ya estaremos todos salvados!!

Nos toman el pelo. Elecciones europeas. ¿A quiénes defienden?

Me llamaron ayer de Antena 3 porque en breve van a emitir un programa sobre alimentación. Al compañero periodista que me echó el teléfono le había tocado la patata y empezó a preguntarme sobre este tubérculo, pero rápidamente le contesté que yo no era la persona más indicada para hablar de este cultivo. Entonces me dijo que había otro chico al que le habían encargado el tomate. Así que más tarde recibí la llamada de otro periodista interesándose sobre el cultivo del que más hemos hablado en este blog. Amén del calabacín, claro, traído casi siempre a colación por el virus Nueva Delhi.

Comparto esto con vosotros porque me gustaría saber qué le habríais respondido vosotros a Eduardo, que es como se llama la persona encargada de preparar los contenidos referidos al tomate en ese próximo programa de alimentación que pronto veremos en Antena 3 o la Sexta (como ahora van de la mano, supongo que se emitirá en ambas cadenas en distintos momentos). Me preguntó por qué los consumidores siempre pagan un precio parecido por el tomate, es decir, aunque el agricultor reciba cuatro perras por sus tomates sin embargo en destino la ama de casa siempre tiene que rascarse el bolsillo. ¡Qué largo de contestar, verdad!! También quiso saber qué pasa con el tomate de Marruecos, cómo afecta a nuestras producciones. Y cómo es el tomate holandés. ¿Cómo se lo habríais explicado? Apenas le pude hacer un pequeño esbozo del poder de negociación de la distribución; de la competencia desleal de Marruecos que se salta a la torera los cupos de entrada y los precios mínimos del acuerdo del tomate que tiene firmado con la UE (sin olvidar el diferencial de salarios); le subrayé que los holandeses tienen una productividad inversamente proporcional al sabor de sus tomates; o también le argumenté que la “calidad no es barata”, que hay que aprender a pagar un precio justo por saborear un buen tomate, pero que por desgracia los consumidores solo buscan barato y más barato sin preocuparse ni por el origen de lo que se comen ni por la seguridad alimentaria de unas zonas u otras.

Imagen

Estaba en Águilas (Murcia), visitando a un amigo, Fermín, cuando recibí la llamada de Eduardo, de Antena 3. Desde esta zona de Murcia hasta las cercanías de Vera toda la calle está poblada de cultivos, aunque os pongo una foto (imagen superior) en la que el marrón del primer plano recuerda que ahí había hasta hace poco lechuga. En esta comarca murciana, limítrofe con Andalucía, vi sandía negra y rayada (como la de la fotografía inferior) también melón, de distintas tipologías, cantaloup y piel de sapo principalmente, galia y algo de amarillo. Luego en el Levante almeriense vi que predominaba como cultivo la sandía. Al menos eso es lo que encontré.

Imagen

Conocí ayer por la tarde en Águilas a un empresario francés que definió perfectamente lo que por la noche no supieron explicar ni Cañete ni Valenciano en el teatrillo que hicieron en televisión. Explicaba este francés que los precios del melón y la sandía son ruinosos porque la Unión Europea es un coladero de esos productos venidos de Latinoamérica, Senegal y Marruecos. Los alauitas en este momento están enviando melón a mansalva a los mercados europeos y él se preguntaba por qué la Unión Europea no da prioridad a las producciones de Grecia, Italia, España, Portugal o Francia. Así de sencillo. No tiene sentido que los agricultores europeos tengan que competir en desventaja con otros países para malvender sus melones y sandías.

Imagen

Luego por la noche veo a la señora Elena Valenciano pronunciar desde la lejanía las palabras “sector agroalimentario” y a Arias Cañete autofelicitándose por lo que no hizo en el Ministerio de Agricultura y me doy cuenta, una vez más, que “en el país de los ciegos el tuerto es el rey”. Y me viene al recuerdo la conversación mantenida unas horas antes con Fermín en la que me explicaba lo rica y variada que es la huerta murciana y lo poco que los políticos hablan de ella: en Murcia hay cítricos, cereal, vid, olivar, fruta de hueso y de pepita, y hortícolas de todo tipo al aire libre y en invernaderos de plástico y de malla. Es para sentirse orgullosos. Pero no. Nuestros políticos siguen a distancia planetaria lo que pasa en el campo español y, sin embargo, quieren que vayamos a votar en breve para nombrar a los euroburócratas. ¿Sabían estos políticos que quieren irse a Bruselas que fruto del acuerdo del tomate con Marruecos han cerrado en el pueblo murciano de Mazarrón más de una docena de comercializadoras, entre ellas Coara, Rodríguez, Pataleta, Agrícola Méndez, Agrícola Pinilla o Durán, entre otras que ahora no recuerdo?

Cuando en sus inicios a la Unión Europea se llamaba Comunidad Económica Europea uno de sus principios fundamentales era la política agrícola que tenía como fundamento el sostenimiento de los agricultores comunitarios. Pasaron los años, siguieron nuevos tratados, cambios de todo tipo y a los señores que viven en Bruselas y Estrasburgo se les olvidó uno de los pilares (la protección de los agricultores de la Unión) por los que se creó este club europeo en Roma allá por 1957. Ahora los productores no son importantes, salvo para asuntos que afecten a los empresarios agrícolas del norte de Europa, y vivimos en un mundo salvaje, deslocalizado, donde todo vale y solo reina el capital. Y además quieren que nos tomemos en serio las próximas elecciones para seguir legitimando su juego hipócrita.

Posdata.  Acabo con una fotografía que ayer tomé en Cuevas del Almanzora (Almería). Detuve el coche ante una plantación de calabacín al aire libre. Desde luego que no es usual, sobre todo después de una campaña llena de virus venidos de nadie sabe dónde.

Imagen

Anecoop, un año récord

En un reciente artículo me mofaba de un representante del Ministerio español de Agricultura por haber puesto como ejemplo cooperativo al grupo Mondragón, actualmente en la encrucijada. Pues bien, si el ejemplo expuesto en aquellas charlas sobre cooperativismo hubiese sido el de Anecoop, entonces no me habría reído. Esta cooperativa valenciana de segundo grado, a la que no se nombra nunca en los telediarios ni en los periódicos generalistas, es a mi juicio un buen modelo. También es curioso que con un estandarte como éste ni siquiera los políticos valencianos hagan bandera de la marca bouquet. Se les escucha hablar y hablar de su televisión autonómica o de la siempre aburrida política partidista, pero de la cooperativa agraria más grande del país, que está en su tierra, poco se les oye presumir. Dios da legañas a quien no tiene pestañas.

Este viernes Anecoop celebraba Asamblea general para analizar la campaña 2012/13, un año récord. La principal empresa europea exportadora de frutas y hortalizas ha comercializado en la campaña 2012-2013 un volumen de productos hortofrutícolas y vino de 736.601 toneladas, lo que supone un aumento del 9% respecto a la campaña anterior. La cifra de negocio alcanzada ha sido de 593,4 millones de euros, un 16,7% más sobre la campaña precedente.

Imagen

El Plan de Integración 2013-2018 prevé un crecimiento anual del 4% durante los próximos cinco años. Gira en torno a cuatro pilares. En primer lugar, los socios, con los que se busca una mayor integración y mejores liquidaciones; en lo referente a la gestión, se ha desarrollado un modelo de negocio más integrado con la producción y los mercados. De cara a los clientes se ha trabajado en proyectos comerciales y de desarrollo conjunto a largo plazo y el último plato fuerte del plan son los mercados, potenciando todas las filiales del grupo, especialmente las implantadas en Europa del Este y China.

El comportamiento de la mayoría de productos, en volumen de toneladas y precio fue positivo, excepto en Navelinas, tomates y fresas. La campaña de cítricos ha sido la mejor en la historia de Anecoop, alcanzando las 380.000 toneladas en volumen y un 12% más en valor. En hortalizas el año pasado Anecoop creció un 8% en volúmenes y un 17,3% en facturación. La imagen inferior está tomada esta misma semana en un invernadero de sandía, la Reina de Corazones, de la cooperativa ejidense Camposol, que vende la totalidad de su producción a través de Anecoop.

Imagen

En frutas destaca la excelente campaña del kaki Persimon®, que ha seguido avanzando en los mercados y en protagonismo dentro de Anecoop, creciendo un 20% en volumen. En 2014 Anecoop pondrá en marcha una nueva oficina en la zona norte de España, con sede en Lérida, con el fin de seguir ampliando la oferta, reforzando la fruta de hueso. Así la zona norte se unirá a las demás regiones de producción en Valencia, Murcia y Andalucía completando así la oferta total en el territorio nacional.

Anecoop agrupa actualmente a 72 cooperativas hortofrutícolas y vitivinícolas que exportan sus productos a 64 países. Europa es el principal destino de sus exportaciones con Francia, Alemania y España a la cabeza, seguidos de Suecia, Reino Unido, Italia, Polonia, República Checa y Holanda. El mercado comunitario supone algo más del 92% de sus exportaciones. El segundo bloque exportador son los países que integran Europa Oriental, que concentra el 3% de las exportaciones. Cabe destacar que, en los últimos años, la cuota de mercado de Anecoop ha crecido de forma muy representativa en Rusia y en los países del este de Europa.

La empresa vasca Hedera Helix se queda con la firma almeriense Savia Biotech

Al final Coexphal no ha comprado la empresa biotecnológica Savia Biotech, pese a haber estado durante muchos meses en duras negociaciones para su adquisición. Una compañía vasca, de Vizcaya, ha sido la que se ha convertido en el accionista mayoritario de la firma almeriense radicada en Roquetas de Mar. Hedera Helix hace ya de jefe en Savia Biotech, mucha suerte y ojalá lleve por buen puerto este proyecto que en su día recibió las bendiciones de las Administraciones y de los agentes privados porque todo el mundo veía en Savia un ejemplo de vanguardia a seguir. ¡Suerte!

Imagen

Quien quiera saber más de esta compañía vasca, Hedera Helix Ingeniería y Biotecnología puede consultar su web, donde hay todo tipo de información sobre la corporación: http://www.h-helix.biz/

También os dejo el artículo publicado hace varios meses en este blog en el que hablaba de la probable compra por parte de Coexphal: Savia Biotech a la venta. Coexphal se dispone a adquirirla

Y como este último año ha estado muy movidito el segmento de los laboratorios y el de las firmas biotecnológicas, a modo de resumen de lo publicado aquí vierto un par de enlaces de informaciones sobre los movimientos empresariales que hubo. Cosa distinta es que al final cuajasen las compra-ventas, pero las negociaciones las hubo y con suerte y resultados dispares.

Entrada de capital francés y alemán en los laboratorios almerienses: Reactiva y LAB. I parte

Compra-venta de laboratorios de análisis agrícolas. II parte. SICA agriQ

Los alimentos sanos no son “low cost”

Imagen

La agricultura de calidad hay que pagarla. No existe lo bonito, bueno y barato. Los contenedores están llenos de comida en mal estado, tan barata como gratis, ¿por qué los especuladores centroeuropeos no se abastecen de esos contenedores, si no están dispuestos a pagar un precio justo por un alimento de calidad? Quieren seguir apretando al eslabón más débil. ¡Ahí está el precio del calabacín y el tomate que no levanta cabeza! Dicen los distribuidores europeos que desean las hortalizas y frutas más sanas del mundo, que están en España, pero no quieren rasgarse el bolsillo y pagar por ellas. Por lo visto pretenden que el agricultor trabaje gratis y que reciba un precio por su cultivo inferior a lo que le cuesta producirlo. ¡Ya está bien de hacerse rico a costa del pobre!

Un tomate, un pimiento, una manzana o una pera no surgen por generación espontánea encima del lineal de un supermercado. Detrás de ellas hay mucha gente anónima que hace posible llenar la despensa. Y esos productores y todo el círculo que les rodea necesitan cobrar por sus artículos un precio justo para seguir cultivando. Le decía un holandés estos días a un familiar mío que estuvo en la feria de Berlín que Almería es muy cara y que prefiere irse a Marruecos a comprar porque allí es más barato. ¡¡Pues claro, hombre, Marruecos es más barato, pero cuando allí se paguen sueldos más caros dentro de unos pocos años, Marruecos también te resultará caro y tendrás que irte con tu chaqueta y corbata a comprar tomates al centro y sur de África donde sustituirán los elefantes por tomateras cuando los Borbones y compañía se cansen de las cacerías!!

Imagen

Eso por un lado, pero es que mi amigo Jesús Hernández, no confundir con Jesús Fernández (un entusiasta comentarista de este blog), me contaba que un ruso que conoció la semana pasada en Fruit Logística le dijo también que prefiere comprar el pimiento en Marruecos porque es más barato, aunque el pepino que se lleva sí es español. Me decía hoy Jesús que además conoció a un holandés en la feria que le reconoció que el 90% de los cítricos que compra su país a España son a resultas, es decir, sin precio. ¡Aleluya! Otra más en la frente. Entiende Jesús que la ‘marca España’ no está consolidada o al menos no es un extra a la hora de comprarnos. Lo tengo clarísimo, los clientes europeos prefieren comprar barato, antes que bueno y seguro. ¡Acabarán marchándose al cuerno de África a aprovisionarse en fresco cuando las multinacionales lleguen allí! ¡Menudo mundo loco lleno de hipócritas!

Llevaba tiempo sin teclear de forma tan pasional, pero es que muchos me habéis escrito y otros me habéis llamado por teléfono para hablarme de la feria y la conclusión que saco es la que estoy narrando. Por ejemplo, hoy también me contaba Curro, un amigo, que otro holandés (nada tiene que ver con los dos anteriores) se mosqueó con él porque su empresa productora le estaba suministrando a un cliente que era a su vez cliente de ese señor holandés. ¿Acaso el que produce no tiene derecho a vender su propio producto? ¡Sorprendente! Quieren los holandeses ser los reyes de la distribución agroalimentaria mundial y que nadie les haga sombra. Defienden el liberalismo, pero solo si les beneficia a ellos. Por favor.

Imagen

Jesús me contaba que se pateó todos los pabellones. Menuda paliza. Lleva muchos años asistiendo a la feria, pero es la primera vez que la recorre entera. Me explicaba que la innovación de este año está en hacerlo todo snack y orientado al segmento infantil de consumidores, vio envases de comida de conveniencia, mallas de envasado de celulosa o nuevas variedades, por ejemplo, de coliflor.

Precisamente esta tarde la organización ha emitido una nota oficial con el balance. Recojo algunos datos interesantes. Más de 62.000 visitantes profesionales de 141 países se dieron cita en Berlín. En cuanto a expositores fueron 2.600 stand de 84 países. La mayoría se desplazó hasta Alemania desde otros países de Europa (71%) y de América (11,5%), seguido de África (8,4%), Oriente Medio (4,6), Asia (2,6%) y Oceanía (1,9%).  La próxima edición de Fruit Logística será del 4 al 6 de febrero de 2015.

Imagen