CASI entra en el ecológico. Y moderniza las instalaciones del aeropuerto para el manipulado

CASI ecológico

La cooperativa CASI empleará a partir de ahora su almacén de San Isidro, en el campo de Níjar, para el producto orgánico. De este modo se inicia en este segmento y durante este primer año serán un mínimo de 40 hectáreas las destinadas al ecológico, un nicho que en los últimos años también abordan y cada vez más las comercializadoras convencionales. Ejemplo de ello es Agroponiente que también entrará en ecológico esta nueva campaña 2015/16.

La primera imagen corresponde al centro de confección de tomate que la CASI posee en Níjar, instalación que se especializará en el producto ‘bio’ (denominación con la que se conoce en Europa al ecológico); aunque en primavera también servirá para canalizar la sandía de la cooperativa. Amén de que se reservará un espacio como punto de recogida para los agricultores de la comarca nijareña que quieran que sus productos se sigan subastando en la corrida de Los Partidores.

Así que por un lado Níjar será para ecológico; la alhóndiga de La Cañada continuará con su tradicional actividad como subasta; mientras que el centro del aeropuerto, el que fuera comprado a Agrupalmería, está en este momento siendo modernizado para dedicarlo exclusivamente al manipulado del tomate.

Ya habrá tiempo cuando se pongan en marcha estas nuevas instalaciones remodeladas para contar más detalles, aunque lo que me comentan es que se ha hecho una apuesta importante para hacer eficiente (kilos/hora) la tarea de confección, instalando e invirtiendo en maquinaria de vanguardia.

Lo contaré cuando la obra esté finalizada. Será entonces el momento de publicar algunas imágenes.

tomate CASI

Anuncios

Primer estudio que aborda la renta real de los agricultores. Números rojos en la última campaña

Llevo muchos años asistiendo a ruedas de prensa maquilladas sobre la rentabilidad de los invernaderos, la mayoría por parte de la Administración competente. Estadísticas y ruedas de prensa que se dan cuando se han juntado varios meses buenos y es políticamente conveniente decir todo lo que ganan los agricultores. Estadísticas cojas porque nunca hacen la necesaria resta entre ingresos y gastos. Solo se habla de ingresos brutos, como si el agricultor no tuviese cuantiosos gastos corrientes y amortizaciones por doquier.

Esas ruedas de prensa y comunicados desaparecen cuando hilamos varios meses desastrosos. Mala la campaña 2013/14 y peor el otoño 2014/15.

Sin embargo, por fin he dado con el primer estudio completo que aborda esta cuestión sin prejuicios políticos ni intereses empresariales. El profesor de la Universidad de Almería, Juan Carlos Pérez Mesa, al que desde aquí felicito públicamente por su valentía ha sido el primero en hacerlo. Enhorabuena, Juan Carlos, por tu honradez. Os dejo la siguiente imagen, que recomiendo sea apreciada con sumo detenimiento.

gráfico actualizado

En el eje vertical de la tabla observamos los euros/kilo y en el eje horizontal las campañas. Las medias euros/kilo han ido paulatinamente descendiendo, aunque ese problema se ha ido solventando con más kilos por metro cuadrado. Por ejemplo, si la media de precios por kilo en la campaña 2003/4 estaba en 0,60 euros y los rendimientos en 70 toneladas por hectárea, en la campaña 2013/14 solo se llegó a los 0,53 euros/kilo aunque se subió a una productividad mayor de 76 toneladas por hectárea.

Sin embargo, la luz roja se enciende cuando el capítulo de los costes totales es superior al de los ingresos. Podemos ver que en la campaña 2002/03 hubo un margen de ganancias para el agricultor de 0,14 euros, en la campaña 2003/4 se bajó a 0,11 euros/kilo, un año después en el ejercicio de 2004/5 se ascendió hasta los 0,13 euros, en 2005/06 hubo una gran caída del margen hasta quedar únicamente en 0,02 euros, mejoró en 2006/07 hasta los 0,07 euros, volvió a caer en 2007/08 hasta situarse en un beneficio de 0,05, una campaña más tarde se repitió otro desplome hasta los 0,04 euros, en 2009/10 el descenso colocó el margen para el productor en 0,03 euros, en 2010/11 el descalabró se tradujo en 0,01 euros, la siguiente campaña 2011/12 dejó el bolsillo del agricultor tal y como lo tenía (ingresando lo mismo que gastaba, quedando a cero), en 2012/13 el agricultor logró un paupérrimo céntimo y finalmente la campaña 2013/14 ha sido la peor para la renta de los agricultores almerienses. La media ha quedado por debajo del umbral de color rojo, de tal forma que ha dado pérdidas de 1 céntimo por kilo. Incluso tengo que decir que la primera estimación elevaba las pérdidas en varios céntimos más.

judías

Aunque aumenta la productividad por metro cuadrado y los costes (corrientes más amortizaciones) se han estabilizado en las últimas dos campañas; sin embargo, la tendencia a la baja de los precios de las hortalizas rompe todos los esquemas. El agricultor no solo no gana dinero, sino que tiene que poner dinero encima.

Este blog cumple estos días dos años de vida y creo que éste es el artículo más importante que he escrito hasta ahora porque debiera ser una cura de humildad para muchos, un jarro de agua fría para los insensatos y un toque de atención para todos.

Esta agricultura nuestra dejó hace mucho tiempo de ser una gallina con los huevos de oro. Es una gallina raquítica a la que hay que alimentar con cuidado. Con cierto mimo. Quizá haga falta un poco más de cabeza y corazón, y menos frivolidad y pillería. Las piezas de este rompecabezas están puestas de tal manera que todos somos imprescindibles. Si no se cuida la gallina del agricultor, llegarán tiempos de cambios y un tsunami que hará las veces de tabla rasa.

pimientos

Finalizo con la media de las campañas 2002-2008, donde hubo un margen de beneficios de 9 céntimos por kilo; y a su derecha, en la tabla superior, se observa el rascacielos de la media de las campañas que van desde 2008 a 2014, que es lo más importante por ser lo actual. De todo esto se concluye que en los últimos seis años el margen que le ha quedado al agricultor de media es de tan solo 2 céntimos. ¡Y ojo! En el trabajo inicial de Juan Carlos Pérez Mesa el margen era de 1 céntimo. Hace unos días le comenté mi interés por publicar estos datos, entonces los volvió a actualizar cotejando distintas fuentes, y aumentó el baremo de 1 a 2 céntimos finales.

En resumen. Las dos cifras para no olvidar.

  • 0,02 euros kilo resultado (beneficio) medio en las últimas seis campañas, 2008/14.
  • -0,01 euros/kilo resultado (pérdidas) medio de la última campaña 2013/14.

El final de la venta a resultas

De un plumazo el Ministerio de Agricultura se ha cargado la práctica de la venta a resultas, muy habitual en algunos mercas donde el cliente pide mercancía y luego paga según le paguen. Pues eso ya no es posible, so pena de recibir una multa por parte de la nueva agencia, AICA, que el Ministerio de Isabel García Tejerina ha creado para velar por la nueva Ley de la Cadena Agroalimentaria que ha entrado en vigor este mismo año.

Café con periodistas

Esta última semana ha estado por tierras almerienses el director general de la misma, José Miguel Herrero. Primero tomó un café con los periodistas, en la cooperativa SUCA (El Ejido), y después dio una charla a agricultores, técnicos y profesionales del sector en un acto organizado por la Coag. Al día siguiente a ver alhóndigas por la mañana, ya que la nueva normativa aún no ha sabido encajar la idiosincrasia del sistema de subastas en su articulado (quizá lo haga en el Reglamento que debe desarrollarla), y por la tarde a impartir otra nueva charla, tras el acto de presentación del informe de Cajamar. En esa ocasión José Miguel Herrero compartió mesa y debate con Roberto García, director de Negocio Agroalimentario de la entidad financiera, con Susana Rodríguez, del despacho Garrigues y con Ignacio García, director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

Lo positivo de esta ley es que ya no habrá venta a resultas porque desde hace unos meses toda operación de compra-venta debe tener un contrato previo con un precio fijado (o una descripción del modo y método de cálculo con el que se obtiene). La ley existe y su desconocimiento no exime de su cumplimiento. De hecho, estas jornadas a las que me refiero tenían como propósito dar a conocer una ley, desconocida en casi todo el campo.

AICA son las siglas de Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA). Su objetivo es vigilar a todos los agentes de la cadena y multar a aquellos que no cumplan con el contrato firmado entre las partes. Además introduce un período máximo de pago, 30 días.

agricultores

Debilidades

Solo afecta al mercado nacional. El Estado – ejemplificación de lo público – interviene en lo privado (me recuerda un poco al sistema comunista en el que siempre debía haber un agencia y mucha burocracia para decirles a los hombres cómo debían hacer las cosas), pero solo en lo privado de España. El mundo y las relaciones entre la distribución y los proveedores seguirán siendo tan salvajes como siempre más allá de los Pirineos. Y además, a poco que se piense en el perfil neoliberal de todos los Estados Miembros de la Unión Europea se llegará a la conclusión de que esta medida neoestalinista no tendrá nunca cabida en ningún ordenamiento amparado por Bruselas.

El representante de los supermercados españoles, Ignacio García, describió muy bien los temores y posibles debilidades que preceden a esta Ley de la Cadena Agroalimentaria. Riesgo que de que se puedan generar nuevos costes que no creen valor (todo el papeleo burocrático-administrativo), pérdida de agilidad en las relaciones comerciales (puso como ejemplo las alhóndigas de Almería) o que la ley la desarrolle cada Comunidad Autónoma a su antojo. España no deja de ser un reino de taifas donde cada uno interpreta las cosas a su manera y según su interés. Por ejemplo, el tema de la venta a pérdidas (esas promociones de los supermercados por las que se venden frutas y hortalizas por debajo del coste de producción) es “competencia” de esas comunidades autónomas gobernadas por el político de turno y sus “preocupaciones”, preocupaciones de ese político regional que rara vez están relacionadas con la agricultura.

Casa de Las Mariposas

Para acabar, una breve reflexión. ¿No habría sido más coherente y sensato estudiar el modelo de alhóndigas de la provincia antes de crear la norma? Ahora hay una ley en vigor y hay que buscar la fórmula de encajar la realidad en la teoría. ¡Menudo país, siempre empezando la casa por el tejado!

El pimiento supera al tomate en el valor de las exportaciones, tras muchos años

El informe de campaña hortofrutícola 2013/14 de Cajamar presentado este miércoles por la noche en la Casa de las Mariposas de la capital almeriense da mil titulares para cien mil interpretaciones. El estudio es abundante en estadísticas, tanto como para ofrecer argumentos a los que quieran hablar de una mala campaña, como para quienes prefieran la definición de regular o incluso los que opten por la de buen ejercicio. Depende de la clave con la que se quiera abordar el asunto, hay ‘chicha’ para todos.

La campaña anterior 2012/13 fue definida como la mejor, por tanto toda comparación con ella inevitablemente tiene las de perder. Así que el ejercicio 2013/14 ha arrojado números inferiores a los existentes un año antes, pero mejores a muchos de los anteriores.

Lo que sube y lo que baja

Del modo más conciso y directo posible. La superficie ha crecido un 5%, la producción un 4,5%, pero el precio medio por cada kilo ha descendido un 7%. En cuanto al valor de todo lo que han ingresado los agricultores de Almería la bajada es del 2,9% (al recogerse más kilos se ha compensado un poco ese deterioro de la media precio/kilo).

Valor, producto a producto. En el conjunto de la provincia de Almería la producción de tomate ha mejorado sus ingresos un 13% y la de sandía un 10%. El valor total de las ventas de pimiento ha ascendido un 3% y las de la judía verde un 8,5%.

En el otro extremo el valor de la lechuga se ha desplomado un 20%, mismo porcentaje de caída que la berenjena. Aún peor ha sido el importe final de la producción de melón, con un menos 28%; y de pepino otro menos 16%.

En el capítulo siempre importante de las exportaciones, columna vertebral de este campo, el pimiento desbanca en el valor de las ventas al tomate, que copaba el primer escalón desde hace varios lustros. Esto significa que el año pasado las exportaciones de pimiento mejoraron su facturación casi un 10%, alcanzando los 511.952.000 euros; mientras que las de tomate cayeron un 2,5%, cerrando en 488.122 euros. El crecimiento del pimiento también se reprodujo en volumen, con una subida del 23% hasta completar 441.781 toneladas (tn). El tomate apenas subió un 1% en tonelaje exportado, pero mantuvo el primer puesto del ranking almeriense con 530.590 tn.

En el apartado de los costes hubo contención. Los gastos de mano de obra suponen el 39% del cómputo total. En la imagen adjunta se detalla todo el análisis hecho por la Fundación Cajamar.

costes

El veto ruso también tiene su comentario. Después del bache de 2010 y 2011 las exportaciones almerienses a este país estaban en la senda del crecimiento hasta el corte impuesto por Putin. Era un mercado potencial para Almería, pero ese hueco ahora lo ocuparán otros suministradores, que difícilmente querrán irse cuando en el futuro se levanten las prohibiciones.

La carambola rusa

Clientes ingleses. Auditorías sociales en comercializadoras de Almería

En este campo hay noticias hasta debajo de una piedra. Por eso me cabreo cuando veo que todavía hay plagiadores por ahí sobreviviendo como auténticas rémoras. ¡Si lo que no hay es tiempo para contarlas, ni espacio suficiente para publicarlas! Bueno, en Internet sí, aquí el papel es infinito. Dicho esto, voy al grano. Este otoño han desembarcado en la provincia de Almería los primeros examinadores de eso que se ha dado en llamar como “auditorías sociales”.

trabajador subsahariano

Me parece estupendo, siempre y cuando las reglas del juego sean las mismas para todos. Son clientes ingleses de exportadores almerienses (el ‘pájaro loco’ me detalla algunas de la comarca del Poniente) que quieren evaluar las condiciones de trabajo en las que están los empleados de almacenes y los peones de campo.

El examinador en cuestión es un señor o señora que va muy rápido cuando delante de la lista, facilitada por la empresa, ve caracteres españoles; pero cuando llega a un nombre de un posible trabajador inmigrante, se detiene y le dedica todo el tiempo que no le dedica al de acento hispano. De momento, no ha trascendido ninguna anomomalía que reseñar; sin embargo, el objeto de este breve post es detenerme sobre el hecho en sí. Cadenas de supermercados británicas que, dentro de su nuevo concepto de responsabilidad social corporativa, incluyen una particular certificación de calidad referida al ámbito laboral de la agricultura.

Remarco que me parece bien, siempre y cuando ese mirarnos desde fuera con lupa no sea una particularidad nuestra, sino que también se haga en el resto de zonas agrícolas del arco mediterráneo, desde oriente a occidente del mare nostrum.

trabajador magrebí

Acabo con un guiño a una pequeña información sobre Marruecos que aparece en el número de noviembre de la publicación ‘Almería en verde, la revista del agricultor’, que edita Coexphal. En su página 13, en la sección de ‘Zonas de competencia’ aparece la siguiente reseña: “La organización Fairfood International revela en su informe anual el escenario de semiesclavitud en la que se mantiene a las personas que trabajan en los invernaderos de producción de Marruecos con sueldos que oscilan entre 5 y 8 euros al día, cuando el coste de la vida ronda los 15 euros diarios, según la propia organización”.

Y finaliza así la nota: “Esta organización (Fairfood International) ha recibido la implicación de cadenas como Tesco, Sainsbury’s y las del grupo Ahold, que se han comprometido en una campaña de responsabilidad para vender productos cuyos trabajadores reciban un salario digno. Esta situación la vienen denunciando los agricultores europeos y españoles, en particular, a través de las organizaciones agrarias, de cooperativas, exportadores y de todo el sector”.

Lidl hace el trabajo de los comerciales de cooperativas y alhóndigas

¿Os imagináis a las distribuidoras haciendo de exportadoras? Pues parece que ya lo hacen, al menos fue el argumento con el que la prestigiosa publicación económica Alimarket presentó la primera ponencia de su ya tradicional jornada técnica durante Fruit Attraction. Con este tema voy cerrando el periplo de artículos emanados del salón madrileño de las frutas y hortalizas 2014. En la imagen inferior, el conferenciante Oscar Moreno, según la presentadora es la persona de la revista que más sabe de agroalimentario. Pues si lo dijo la jefa de Alimarket, pues así será. Pero si ahora alguien me dice que la presentadora no era la que mandaba, pues me caigo para atrás. Todas las veces que la he visto estos años atrás sobre el escenario ha sido quien ha puesto firme a todo el personal. Siempre. ¡Pena que no tenga una imagen de ella! Para el próximo año.

Oscar Moreno

¡Vayamos al grano! Bajo el título ‘La distribución como vehículo de internacionalización para el proveedor hortofrutícola’ Oscar Moreno defendió que una tendencia creciente de las cadenas hoy día consiste en introducir a sus proveedores de frescos en los países en los que dichos supermercados se encuentran. El ejemplo paradigmático es la firma alemana Lidl. Me imagino al pequeño exportador granadino, almeriense o murciano agarrándose a Lild para poder entrar en Berlín. Por eso he querido rescatar esta imagen de mi último viaje a la capital alemana. Ese ángel dorado dando la bienvenida a los productores españoles.

My beautiful picture

Para que el comentario no parezca que está hecho con sorna, daré algunos datos que así avalan el papel de la cadena como nuevo agente comercial. Lidl compró en España el pasado año productos agroalimentarios por valor de 3.000 millones de euros. 1.500 de esos millones se destinaron después a la exportación.

Concretamente en frutas y hortalizas durante el último ejercicio adquirió más de un millón de toneladas en nuestro país. De este volumen una parte muy importante Lidl la mandó fuera de Alemania, a los supermercados de los 26 países en los que la firma tiene presencia. He ahí la labor comercial que desempeña la multinacional, ya que lleva esos tomates, pimientos, lechugas o cualquier otro hortofrutícola a países a los que quizá no exporten algunos de sus proveedores, ya sean cooperativas, centrales de exportación de las subastas o almacenes privados. De ese modo, esos perecederos entran en nuevos mercados de la mano de la cadena.

exportación

Es el mismo camino que podría haber seguido Mercadona si hubiese desembarcado en Italia, pero no ocurrió así. Covirán en Portugal ya lo hace con muchos pequeños  proveedores locales, incluso DÍA y Carrefour (ahora separados). La descentralización de las compras de las cadenas ha llevado a esta situación, pero aún es temprano para saber si es una tendencia de futuro o solo el título de una sugerente conferencia.

Acabo con una foto de tomates españoles en un supermercado alemán. No es Lidl, pero me ha parecido interesante porque se ve con claridad la caja de una empresa almeriense, Agromullor.

super 'Real' tomate Agromullor

Primera entrevista del nuevo presidente de CASI. – El hombre tranquilo. Miguel Vargas, agricultor –

Miguel Vargas recordaréis entró como nuevo presidente de la CASI a principios de mayo, tras las elecciones en las que derrotó a José Mª Andújar. Desde entonces hasta ahora no ha atendido a ningún medio ni a periodistas, ya que se ha centrado estas primeras semanas en otros menesteres más urgentes de orden interno. Esta entrevista que leéis aquí en mi blog es la primera que ha concedido, así que desde aquí le agradezco el detalle de haberme atendido el primero.

Imagen

Miguel Vargas es un hombre tranquilo. No se acelera al hablar, lo hace en un tono amable y sobre todo sabe escuchar. Como periodista me gusta charlar con mis entrevistados, no soy un robot que solo hace preguntas, me agrada conversar y comprobar la atención que me presta la otra parte. Las personas que solo hablan de ellas no me gustan, por eso en mis entrevistas yo también comento para comprobar la reacción de la otra persona. Así que puedo decir que este agricultor de los Llanos de La Cañada sabe oír y atender a sus interlocutores. Virtud – creo muy necesaria – para pacificar una cooperativa que ha vivido unos últimos años muy convulsos.

En la hora que paso con él en su despacho no me hace ni una sola crítica de su predecesor, José Mª Andújar, ni siquiera me comenta lo que haya podido encontrarse de la gestión anterior ni de lo dura y complicada que fue la campaña electoral. Ni un solo tema polémico. Un hombre prudente. El tiempo lo dedicamos a hablar de agricultura y de su preocupación por los socios: “Si estoy aquí no es por mí, sino por servir a los demás. Cuando me vaya, quiero haber sido un granito de arena para los agricultores que lo han pasado mal”.

Me explica a continuación que quiere estar muy pendiente de los socios, de lo que pasa en el campo, de lo que necesitan sus agricultores. Entonces me añade que a partir del próximo martes entrará un nuevo gerente, Jesús Torres, venido de Ramafrut (Cervera). Será éste quien se encargue más de los temas de pura gestión empresarial. “Yo no quiero tener plenos poderes, ni que pase todo por mi despacho, cada profesional tiene que ejecutar sus responsabilidades para que todo funcione bien”. Dicho con otras palabras, Vargas estará encima, pero dejará trabajar. La junta rectora que él preside será la que tome las decisiones, el órgano de gobierno.

Acabamos la entrevista y cuando le digo que le voy a hacer unas fotos me dice que él no es hombre de despacho. Por eso nos vamos al almacén, donde está el género, pero antes pasamos por la sala de subastas, donde le tomo la primera fotografía. Y aquí descubro algo más de este señor. Cuando entramos en la sala salta la alarma. Encendemos las luces y a los dos minutos llega un trabajador de la CASI. Miguel Vargas le pide disculpas por haber hecho saltar la alarma y el empleado le dice que no pasa nada. Me quedo atónito ante su humildad. No estoy acostumbrado a ver ese tipo de gestos entre los jefazos de las empresas. Luego entran por otra puerta de la sala varios empleados más y se repite la misma escena. Los trabajadores le sonríen y le hacen un comentario respetuoso. Se nota que hay camaradería. Yo observo en silencio.

Y comprendo ahora cuando al principio de la conversación me dijo que había mejorado mucho el ambiente entre el personal de la CASI en estas semanas. He sido testigo. Le pregunto si se han ido socios tras la marcha de Andújar como presidente y me responde que no. Le repregunto si Andújar continúa y me dice que sí. Creo que ésa es la noticia. Ha habido una transición tranquila sin ninguna estampida de agricultores.

Imagen

Tras más de un mes como presidente me describe algunas ideas, e insiste en que son solo ideas porque hay que estudiarlas en detalle, “como fomentar la comercialización directamente, que se confeccione más en campo para ahorrar costes”. El centro de los Partidores, donde le hago la entrevista, se dedicará en el futuro en exclusiva a la subasta, el del aeropuerto solo a la comercialización y el de San Isidro podría servir como punto de recogida. Cuando le digo que me explique cómo una cooperativa puede ser al mismo tiempo subasta, es decir, aunar dos modelos contrapuestos como es el de alhóndiga y cooperativa, me lo explica de modo muy gráfico: “Si en plena campaña hay días de más de dos millones de kilos de tomate, y al día siguiente la misma cantidad, no hay infraestructura que soporte eso, salvo la subasta”. Vargas aboga por la convivencia en la CASI de ambos modelos, la comercialización y la subasta.

La cooperativa de San Isidro (CASI) ahora mismo tiene entre 1.800 y 1.900 hectáreas, 1.244 socios, 282 socios colaboradores y 280 terceros.

Posdata: Como habéis visto esto no ha sido una entrevista convencional, al uso, pregunta-respuesta. Ni siquiera he llevado cuestionario. Ha sido una conversación informal para sacar una semblanza del personaje.

Las charlas del Nueva Delhi dejaron de ser noticia

Tras asistir a todas las charlas que en Almería se han hecho sobre el dichoso virus Nueva Delhi tengo que reconocer que han dejado de ser ya noticia. Al menos para mí. Lo digo porque después de escuchar una y otra vez lo mismo he terminado por aprenderme el guión de todas ellas. Has visto una y las has visto todas. Descripción del virus y sus efectos, con múltiples fotografías; comparación con otros virus (siempre menos virulentos); medidas preventivas, acto seguido más medidas preventivas y finalmente el imperativo de la prevención. Que estar, está muy bien, sobre todo para cuando se asiste por primera vez. Pero cuando son unas cuantas… siempre se espera algo más. Y es por eso por lo que voy.

Imagen

Obviaré la mayor parte del contenido de la última sesión sobre el ToLCNDV, celebrada hace un par de días en la sala de subastas de AgrupaEjido en La Redonda, para centrarme en los aspectos que por algún motivo me resultaron curiosos y reseñables. Sin embargo, los que estéis interesados en “saber más” os remito a que pongáis en el buscador de este blog las palabras mágicas… ¡¡Nueva Delhi!! Os vais a hinchar. Y es que no por repetitivo el contenido deja de ser interesante.

En primer lugar, lo más llamativo es que AgrupaEjido, junto a la Fundación Cajamar y la empresa Biocolor organizaron una jornada dirigida al agricultor. Habitualmente en estos actos hay todo tipo de perfiles profesionales, la mayoría agrónomos, peritos y técnicos de campo, pero no agricultores. Pero esta vez el productor fue el gran protagonista. Ya solo por eso mereció la pena vivir el buen ambiente que había en la alhóndiga (por cierto, hasta arriba de género, supongo que por la hora) y observar la escrupulosa atención que los presentes mostraban a lo que se contaba desde la tribuna. Así que felicidades a los organizadores y a AgrupaEjido por haber sabido movilizar a sus agricultores.

Imagen

También despertó mi atención el discurso de Dirk Janssen, virólogo del Ifapa, no por lo que dijo sino por cómo lo dijo. Estuvo más brillante que en la charla de SUCA. Fue más pedagógico y supo adaptar su discurso al público para que todos lo entendiesen. En cuanto a Juan Carlos Gázquez, de Las Palmerillas, fue espontáneo como siempre pero un poquito más que de costumbre. Así que se ganó rápidamente el aplauso de los presentes con algunas bromas que vinieron bien para tratar un tema tan denso como el de las telas y los agujeros que dejan para que entren los bichos que nadie quiere ver en el invernadero.

Imagen

Sacándole punta al lápiz diré varias cosas sobre el contenido que no sean redundantes. Dirk apuntó que hay una relación directa entre la visibilidad del virus y las temperaturas. Sin calor no se ve, pero todo cambia cuando sube el termómetro “y lo que parecía que no estaba, de pronto está”. Recordó que no se transmite por rozamiento, que las malas hierbas (como cenizo o cerraja) pueden ser reservorio del Nueva Delhi y que una sola mosca puede infectar el virus. A diferencia de lo que sucede con la cuchara donde son necesarias más.

Juan Mateo, perteneciente al departamento de Sanidad Vegetal de la Delegación de Agricultura de la Consejería, explicó que al laboratorio de la Junta se han llevado 30 muestras de sandía con virus para ser analizadas, de las cuales la mayoría dieron positivo en venas amarillas y solo 4 en Nueva Delhi. Esto significa que en sandía se da, pero en un porcentaje menor al resto de virus que hay en el campo. En melón de las 77 muestras infectadas por virus llevadas a este laboratorio dieron positivo en Nueva Delhi 60. Aunque el porcentaje de este virus en melón es mayor a otros que pueda haber en este cultivo; sin embargo, la mayoría de las fincas de melón están libres del ToLCND. Y las que no lo están, tienen una incidencia escasa. Mateo apuntó una causa que habría motivado el otoño difícil que ha vivido Almería con este virus, y no es otra que la propagación de mosca blanca de cultivos viejos a plantaciones recién puestas. La cercanía de las fincas habría hecho que los vecinos se transmitan de unos a otros la mosca vector del Nueva Delhi. ¿Solución? Control biológico. Por eso, Biocolor acabó la charla describiendo la fauna auxiliar con la que se puede combatir pulgón, trips y mosca.

Imagen

La campaña de tomate más corta

Los tomates en Almería llevan desde Semana Santa vendiéndose en una horquilla de entre 8 y 10 céntimos. Cualquiera que conozca el funcionamiento de las pizarras agrícolas sabe que los tres o cuatro primeros cortes son puro maquillaje, así que para calcular la verdadera fiebre que se sufre en el principal cultivo del campo almeriense hay que mirar los cortes posteriores. Esos ínfimos precios obligan a que la campaña esté ya finiquitada en la principal zona productora de tomate del país.

Imagen

Hay algunas comercializadoras que les han dicho estos días a sus agricultores que no lleven más género al almacén “por problemas de comercialización”, ¡vamos, que no se venden! Sería importante que esto lo supieran las asociaciones de consumidores y amas de casa de España porque sobra tanto tomate en el campo que se tira o no se recoge, ¿a qué precios están en los lineales de los supermercados? Es injustificable que en este momento el consumidor pueda pagar un precio alto por sus tomates. Lo normal es que el precio sea tan barato y asequible como para que en todos los hogares españoles se pueda tomar gazpacho a diario. Lo digo con sorna, pero también lanzando un globo sonda, valga la redundancia (al más puro estilo de Magán).

Las explicaciones que dan los comerciales son las de siempre. Nada nuevo bajo el sol. Que hace calor, que el buen tiempo ha adelantado las producciones de otras zonas de Europa y que se ha producido una avalancha de producto. Cierto o no, yo me hago algunas reflexiones, ¿para qué tantas novedades en variedades de semillas con nuevas tolerancias o resistencias, con mejor comportamiento poscosecha, con más sabor o con un color más intenso? ¿para qué todo el circo de la innovación, de la formación, de la apertura de nuevos segmentos de mercado, nuevos envases, control biológico, fusión de empresas…? ¿para qué sirve todo un sector hiper-profesionalizado como el del tomate, si se descubre que es un gigante con los pies de barro?

Imagen

Quiero ilustrar esta reflexión con un par de fotos de Expolevante, un magnífico escaparate para promocionar el cultivo de tomate. Los había de todos los colores, calibres, con nuevos formatos y peculiaridades, pero la buena intención de esa feria agrícola recién concluida contrasta con la realidad que hay a pie de campo.

Los precios lo son todo. El tomate de invernadero no va a levantar ya cabeza esta campaña y lo más lógico es que en breve empiecen a arrancarse las plantaciones. El verano se antoja largo, muy largo porque los agricultores no tienen nóminas. Cuando el invernadero quede baldío, habrá que esperar a que el verano pase sin contratiempos y llegue el otoño lo antes posible.

Y una última observación, ¿para qué levantar nuevas estructuras y aumentar la superficie invernada? ¿y qué objetivo tiene mejorar la productividad por metro cuadrado? ¿quién se beneficia por sacar más kilos? ¿quién se va a comer esos tomates? Otra vez como respuesta la fiebre y la gallina que se quedó sin huevos de oro. Hablando de circos, en unos días tendremos el de las elecciones europeas. ¡¡El lunes ya estaremos todos salvados!!

El candidato rival a las elecciones de la CASI, Miguel Vargas, también ha sido expedientado por el actual Consejo Rector

Imagen

En los últimos tres meses se han abierto expedientes disciplinarios a alrededor de medio centenar de agricultores de la cooperativa CASI. Si esto no se llama conflictividad o guerra interna, que venga Dios y que lo defina, que para eso estamos en Semana Santa. No todos los expedientes son para expulsar al socio, los hay también para que pague una sanción económica (para que se rasque el bolsillo), pero en el caso de Miguel Vargas González su expediente sí que puede conllevar la expulsión. Da la casualidad o no de que este agricultor es el que se presentará el próximo día 3 de mayo como rival del actual presidente y consejero delegado, José María Andújar. ¡Dicho con otras palabras, que si pierde puede tener sus días contados en la cooperativa!!

Y suerte de que el candidato alternativo va a poder votar porque hay otros agricultores también expedientados que no podrán hacerlo porque ya estarán más fuera que dentro de la cooperativa. Es el caso de Miguel Ángel Vargas Vargas. Este agricultor puede quedarse con las ganas de ejercer su derecho al voto, y no es el único porque también tiene abierto un expediente de expulsión que se resolverá en breve el agricultor que presentó ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Almería una denuncia por presunta estafa contra el presi Andújar y el gerente Antonio González por el tema de la facturación del tomate “cocktail”. En el caso de Miguel Ángel Vargas Vargas el expediente se le ha abierto por hacer un comentario en un grupo privado y de acceso restringido de Facebook. ¡Las redes sociales son un peligro, está claro! (Lo digo con total sorna).

Hay que recordar que el pasado 15 de marzo la asamblea de la CASI revocaba a la junta rectora al completo, incluido a su presidente José María Andújar. Desde ese día y hasta el próximo 3 de mayo, jornada de las elecciones, todos los miembros de la rectora y el propio José María Andújar siguen en su cargo, pero de modo interino, ya que no se puede dejar a la cooperativa sin “jefes”. Sin embargo, lo habitual en estos supuestos es que no se tomen grandes decisiones en este período de transición hasta que no se celebren las elecciones. Es como cuando a nivel político hay un gobierno interino hasta la celebración de unos comicios, ¿nos imaginamos a Rajoy tomando decisiones de Estado cuando no sabe si dentro de un par de semanas va a seguir gobernando el país?

La CASI vive su particular Vía Crucis en esta Semana de Pasión.

Posdata. A la entidad financiera que sustenta este campo no le hará ninguna gracia que la “gran” cooperativa CASI pierda socios y kilos. Por razones obvias.

Posdata bis. La fotografía es de la última asamblea de CASI en la que se revocó a la rectora.