Hazera coge carrerilla para tomar impulso

Grupo

A la altura de la autovía del Mediterráneo a su paso por el polígono ejidense de La Redonda se encuentra la sede de Hazera. Solo hace falta echar una mirada en su dirección, hacia la derecha si se viaja desde Almería hasta El Ejido, para vislumbrar un cambio en los colores de la compañía, con un nuevo logo y diseño que resaltan que algo se ha movido detrás de esas puertas. El pasado año la firma se asoció a otra compañía del norte de Europa, de la que ha tomado los colores (ese verde y naranja), aunque la marca y nombre permanece: Hazera. Pero más allá de un cambio de imagen, hay una nueva apuesta, un relanzamiento de la compañía que viene avalado por abundante nuevo material genético.

Ayer viernes un grupo de agricultores de Berja eran invitados a conocer su nueva variedad en california rojo, ‘Clavero’, un pimiento muy temprano para ir luego pronto a un segundo ciclo de primavera. La visita se realizó a dos fincas de Berja y a una de Dalías.

pimiento

Dalias

Este nuevo bautizo de la multinacional israelí está auspiciado por un paquete muy completo. ‘Zohar’ quizá sea la punta de lanza, un california naranja que tiene como principal argumento su consistencia poscosecha. En california amarillo el nombre es ‘Pastor’, para ciclo medio-tardío.

Fernando

consulta

Para muchos Hazera es sinónimo de tomate Daniela, ya que fue la casa obtentora de aquella variedad que posteriormente daría nombre a dicha tipología de tomate. Fue toda una revolución en su época. Hoy día esta casa sigue pensando en términos de larga vida. Así que para la zona almeriense de La Cañada y El Alquián se trabaja con una variedad precomercial de ciclo largo, ‘Marchante’. Para plantaciones del 20 de agosto a principios de septiembre, aproximadamente. Un nuevo Daniela de calibre G y muy consistente.

Pero hay más tomates. Un pera de gran calibre y consistencia; y varios tipo beef con buenos cuajados con calor.

rostro

Pero quizá sea la entrada en el segmento de pepino la que mejor describa el salto hacia adelante que ha emprendido Hazera. Tres variedades tipo Almería, una de ellas pensada para los meses de calor, y las otras dos diseñadas para las características de dos zonas, ‘Sacratif’, para la costa de Granada, y ‘Batallón’ para Almería.

Todo este nuevo material es fruto de cinco años de trabajo en investigación. Algún día habrá que pasarse por la finca de ensayos del Solanillo (Roquetas) para ver el resto de materiales de tomate, pepino, pimiento, sandía o melón galia.

equipo

Nicolás    DSC_0040    David

agricultor

Bandera

Anuncios

La marca Ejidomar cumple 40 años

DSC_0015

Su gran faro es todo un símbolo de lo que representa esta cooperativa en mitad de nuestro mar de plástico. Ilumina. Orienta.

DSC_0035 (2)

Me llamaba esta semana su presidente, José Antonio Baños, para decirme que iban a conmemorar con los socios y sus familias el próximo 4 de octubre su 40 aniversario ofreciendo un almuerzo, en el que también se distinguiría a los socios más antiguos, que sobrepasan la veintena. Pero aunque me echó el teléfono a mitad de semana no he podido acercarme a la cooperativa hasta ayer sábado, día en el que los lineales estaban parados y había un movimiento menor. ¡Ya habrá ocasión de pasarse más adelante cuando la campaña gane en volumen! Y así Ana retratará en imágenes esa novedosa línea de pimientos picantes de Ejidomar o esa negra sin pepitas, sandía Premium de su propia marca, cuando llegue la primavera. Entonces, cuando todo sea un frenesí en pleno ejercicio, volveremos a publicar otro post.

DSC_0005     DSC_0008   DSC_0011

Mientras tanto, nos quedamos con ese café que ayer tomamos Ana y yo con José Antonio y con los comerciales Rafael Roldán y Ernesto González en el bar de la cooperativa. Un local renovado, regentado por Antonio e Isabel, donde nos sirvieron una magnífica tostada de pan de verdad con aceite de oliva y tomate.

Luego se nos unió el gerente Alejandro Cano, que aparece en una de las instantáneas bajo el gran cartel anunciador del cumpleaños de la comercializadora. Lo colgaron en la fachada este viernes por la tarde y ahí estará varios meses recordando que éste es año de celebración.

cartel

Los de mi quinta siempre hemos conocido Ejidomar. No conozco un pasado anterior en el que no ondease dicha enseña en El Ejido. Cuando entrabas hacia el centro del pueblo desde el barrio de Santo Domingo era lo primero con lo que se topaba el conductor. Esas antiguas instalaciones hoy día acogen a la policía local y a la concejalía de Servicios Sociales. En la actualidad y desde septiembre de 2004 Ejidomar luce unas modernas e impresionantes instalaciones en la carretera de Almerimar. Almacén de frutas y hortalizas, almacén de insumos, gasolinera para socios y una gran explanada baldía para futuros desarrollos. Y es que Ejidomar sigue creciendo, sin hacer ruido mediático, prueba de ello es que en solo unos pocos días en septiembre ha tenido una docena de altas de nuevos socios. Además en esa línea para incentivar la llegada de agricultores esta campaña ha rebajado las condiciones y se les aplicará una retención de solo el 5%.

DSC_0060

Pero Ejidomar, más allá de un volumen de 36 millones de kilos y 140 socios, es sobre todo sentimiento de pertenencia. “Otras empresas tienen muchas marcas, pero Ejidomar solo tiene una, la suya”, me comentaba Antonio Baños, quien fuera trabajador de la cooperativa hace muchos años y con quien coincidí en los pasillos después del café. Antonio es profesional autónomo, un freelance del sector.

DSC_0031

DSC_0014

40 años dan para mucho. Desde sus inicios – cuando un grupo de agricultores que llevaban a las subastas decidieron juntarse contratando un comercial para vender su propio género – hasta ahora – cuando la cooperativa atraviesa por un momento dulce, sereno y de moderado crecimiento – mucho ha llovido. En estas cuatro décadas de vida la comercializadora ejidense ha sufrido varias escisiones de socios que se marcharon para crear sus propias empresas con suertes muy dispares en unos casos y otros. Pese a todos esos vendavales, Ejidomar ahí sigue año tras año. Socios de padres a hijos, e incluso algunos de los que se fueron han regresado, aunque son los menos. Ejidomar mantiene sus puertas abiertas a todos los que sienten sus colores. Antiguos hinchas y nuevos aficionados.

DSC_0023

DSC_0018

En la recepción encontré a Amparo Escrivá, que es la voz de Ejidomar. Quien atiende al otro lado del teléfono. Me comentó que va para 33 años en la cooperativa. Y le pregunté lo más sencillo. “¿Qué es Ejidomar para ti?”. Y contestó: “Mi casa”.

Mientras hablaba con ella observa atentamente la conversación Miguel Hernández. Me explicó a continuación que él lleva 38 años. Lo miré sorprendido. En una empresa con 40 años de existencia hay un trabajador que suma en ella los mismos años que tengo yo de vida. Me costó trabajo asimilarlo. Así que le interpelé lo mismo que a Amparo: “¿Qué es Ejidomar?”. “Es mi vida”, respondió sin añadir más detalles. No hacía falta (…).

Miguel Hernández ha sido de todo en la cooperativa menos gerente y presidente. Empezó en el almacén de suministros, siguió como jefe de líneas, más tarde fue jefe de almacén, salidas y actualmente desarrolla tareas de comercial. En las grandes multinacionales a esto lo llaman promoción interna.

DSC_0057   DSC_0070 DSC_0020

Una cooperativa saneada

Al presidente, José Antonio Baños, le pedí que me resumiera en un solo mensaje la radiografía actual de la empresa. Al estilo de los espacios informativos de televisión y radio en los que en pocos segundos hay que sintetizar una o dos ideas clave. “Somos una empresa saneada, ahí están los informes de las entidades financieras que reflejan nuestros números; la infraestructura e instalaciones están prácticamente pagadas, así que estamos tranquilos, es una noticia muy buena”, subrayó el presidente.

Así que solo hace falta que la campaña venga bien para vender ese pimiento california en sus cuatro colores, el Palermo, el sweet bite y la rama de picantes (que incluye habaneros y jalapeños), el pepino tipo Almería, la berenjena negra, el calabacín verde, el melón galia y amarillo o su sandía gourmet sin semillas. Eso ya será otra batalla, y ya van 40. ¡Felicidades!

DSC_0052

Escobar & Castañeda abre la campaña de calabacín con una jornada sobre Nueva Delhi

Público charla Gautier

Mis disculpas a los ponentes de Novedades Agrícolas, pero llegué tarde a su charla sobre la desinfección de agua a través de ozono. Sí pude asistir a la presentación del catálogo de calabacín de Gautier, que derivó posteriormente en un intenso debate sobre el virus Nueva Delhi. Algunos de los agricultores presentes le preguntaron a Manuel Martínez que para cuándo estaría la variedad resistente al renombrado en este blog virus ToLCNDV. El bueno de Manuel recordó que se han encontrado algunas fuentes de resistencia, pero que llevar ese material a una nueva variedad comercial llevará aún varios años. ¡Siendo optimistas! (esto último lo añado yo). ¿Cuántos años se tardó en lanzar al mercado una variedad comercial de tomate resistente al virus de la cuchara? Yo escuché en la sala que catorce años (…). Así que tranquilidad y mucha paciencia.

Escobar & Castañeda

sala

Anualmente la comercializadora ejidense Escobar & Castañeda celebra una jornada técnica sobre temas de actualidad. Y con la de este martes ya van tres ediciones. La empresa está situada en el paraje de La Loma del Viento (nombre épico donde los haya), en Las Norias de Daza, donde confluyen diferentes compañías especializadas en calabacín. De hecho este núcleo es el epicentro de este cultivo en España.

almacén por fuera

Se trata de un almacén familiar, construido hace cinco años. La última campaña movió 18 millones de kilos, un 15% de berenjena y el restante 85% calabacín, sobre todo verde, aunque también amarillo, redondo e incluso pequeñas cantidades de redondo amarillo.

familia Escobar & Castañeda

En la imagen adjunta retraté al padre y director, José Luis Escobar Jiménez, y a su hijo José Luis Escobar Castañeda, que lleva labores de marketing, y a su hija Rocío.

almacén por dentro

Me comentaron que sus principales mercados son Holanda, Irlanda e Inglaterra. Un 30% de su producto se lo lleva la globalizada firma holandesa Van der Staay, de Staay Food Group, que tiene a Escobar & Castañeda como su proveedor especializado en calabacín.

En cuanto a empleo, entre 60 y 80 personas trabajan en la nave. Escobar Castañeda me destacó “el envasado manual que aquí hacemos, de modo tradicional de caja a caja para no dañar el fruto”. Me añadió que esto se conoce como “valor en tienda”, de lo que se deduce que tiene que suponer un mejor precio.

líneas de mejora

Líneas de mejora hoy día en calabacín

Durante su exposición Manuel Martínez describió el amplio y diversificado catálogo que Gautier posee en calabacín, deteniéndose en algunas variedades como Cassiopée y Perseo (ambos para invierno), Pulsar (otoño), Amalthée (calabacín blanco que se puede cultivar todo el año) o Satélite, variedad de fruto redondo.

Juan Montes

Mostró también los resultados de un interesante ensayo sobre rendimientos, una misma variedad puesta en el campo de Níjar y en el Poniente almeriense. La productividad en kilos de la finca del Poniente duplicaba a la obtenida en la comarca nijareña. Las diferencias climáticas explicarían estos resultados.

El representante de Gautier también describió algunas de las líneas de mejora que hoy día se llevan a cabo en calabacín, en general. Valga la siguiente enumeración: conservación del fruto junto con brillo y color (manchas de poscosecha); facilidad de manejo agronómico; resistencia a enfermedades y plagas (material vegetal repelente a insectos, ToLCNDV, Oídio).

Sobre las plantas partenocárpicas apuntó que son poco productivas a corto plazo, ciclos más largos pero que implican más costes y riesgos. De ahí que el cuaje directo a la flor sea la tendencia actual.

almuerzo

camión Escobar & Castañeda

‘El Señor de las Manzanas’ se llama José Segura

José Segura

Nos conocimos en la barra de un bar. En la sierra es normal entablar conversación con el vecino del café o la cerveza. No sé de qué modo empezamos hablar sobre lo seco que está el campo y lo maligno de la sequía. No supe su nombre hasta que me subí en su furgoneta. Con José Segura y su historia acabo el serial de artículos dedicados a la sierra de los Filabres y a esas otras actividades primarias que no abordo habitualmente cuando el invernadero está a pleno rendimiento. Ganadería caprina, apicultura, viticultura, incluso piedra natural, y ahora fruta de pepita. Porque José Segura tiene la mayor explotación de manzanas del interior de la provincia almeriense.

Royal Gala

Posee distintas huertas, diseminadas entre Tahal y Alcudia de Monteagud. Visité varias. Caminos de tierra y algunos asfaltados en los que no nos cruzamos con ni un solo vehículo. En las ciudades se hacen terapias de grupo, yoga, se camina por paseos marítimos abarrotados de personal, bla, bla, bla. Nada como perderse en una sierra y conocer a sus lugareños para desestresarse y encontrarse con uno. Y toda esa parafernalia del silencio.

Lo que despertó mi interés de su conversación fueron las manzanas. Las mayores producciones están en el noreste del país, Cataluña es región manzanera; así que ver manzanos en tierra almeriense tiene su aquel. Y si en Almería, o en una zona de clima similar, las producciones son más tardías, pues entonces puede ser interesante. A la mayoría de los manzanos de las imágenes aún les quedan dos meses, es decir, octubre. E incluso noviembre. En esa época ya ha finalizado el grueso de la producción española, así que puede quedar un hueco jugoso para responder a la demanda otoñal. Dicho con otras palabras, las manzanas en esa época se pagarán bien. Pura oferta y demanda.

huerta de manzanos

manzanas

José tiene Royal Gala (más roja) y Golden (más amarillenta). Más de 250 manzanos. Algo inédito en estos lares, de ahí lo del señor de las manzanas de los Filabres. Les tenía puesto el riego por goteo, pero se lamentaba de que era insuficiente con el veranito que ha estado haciendo. Luego en invierno me dijo que el árbol funciona bien en estas serranías porque pide frío. Le quitamos un par de manzanas a algunas ramas. De sabor extraordinario; aunque, ¡claro!, en un paraje así todo entra bien.

Espantapájaros

El peligro viene de los pájaros, que pican los frutos. Por eso, las bolsas de plástico y los espantapájaros.

pero

Junto a los manzanos, me mostró algunos peros. “Son autóctonos de los Filabres, de la Tetica de Velefique”, explicó. La fotografía adjunta corresponde a un pero. En realidad es una variedad de manzano.

garnacha

José también tiene viñas, unas 1.500 parras, tintas de tempranillo y blancas de garnacha. Decía que se exprimía un buen zumo con el que sacaba su vino para el invierno. Además de uva de mesa, que recogerá en septiembre.

almendras   peras melocotón

Y almendros, por doquier. Este árbol forma parte de la silueta de esta sierra. Y olivos. Entre unos y otros unos 1.500 árboles. Además de otros frutales, como cerezas, ciruelas, peras, caquis, melocotones y nectarinas y algún granado. Pero me quedo con las manzanas porque, tras lo visto, creo que pueden tener un buen comportamiento. Y entrar en el mercado en un momento ideal.

José Segura con sus parras

Con esto dejo atrás estos paisajes llenos de retamas e hinojos. La España más rica está siempre por descubrir. Y suele habitar alejada del asfalto, detrás de una encina o a la sombra de un olivo.

paisaje

A vueltas con la campaña 2015/16. Los tempranos de Adra y Berja

Berja. Pimientos

Ya he visto alguna finca cogiendo pimientos. El agricultor me dice que es un cultivo de primavera-verano, pero me fijo en el vecino y ya tiene los pimientos bien cuajados y con frutos que van haciendo tamaño. Estoy en Berja, una de las entradas naturales de la Alpujarra almeriense. Así que en esta zona tempranera ya se pueden ver explotaciones bien adelantadas.

Los pimientos que he visto en recolección son lamuyos. En verde. La primera fotografía. Pero también hay californias rojos, en fase de cuajado (la segunda imagen) y en algún caso de engorde; y bastante dulce italiano. El Palermo.

Berja. Pepe y Antonio

Las últimas uvas de BerjaLuego en Berja me he topado con algunos parrales. Son simbólicos, unas pocas uvas para el autoconsumo. Estamos en la temporada, aunque ya no se puede recoger lo que no hay. Es una pena cómo se ha perdido la que fuera seña de identidad de nuestro campo, ahora casi bajo monopolio murciano. La vecina región de Murcia tiene las variedades sin semilla más productivas y con más resistencias. Más al norte en Alicante también hay varias comarcas uveras.

Adra. El nudoAlbufera de Adra

En el litoral el pimiento también va a buen ritmo. Las imágenes corresponden a varios invernaderos de la antigua Abdera fenicia. Veo algunos california rojos, aunque aquí se siembran todas las tipologías de pimiento. Adra, junto a Berja y Dalías, pueden presumir de ser las zonas más tempranas de pimiento en Almería, una provincia que lidera la superficie de este cultivo en España en una progresión estadística creciente ejercicio tras ejercicio.

Adra. Guita va, guita viene

Es curioso cuando hace un par de años escuché un programa del paisano Carlos Herrera en la radio, en Onda Cero. Llamadas y comentarios de los oyentes y del susodicho locutor alabando las bondades del pimiento. ¿Os podéis creer que no hubo ni un solo comentario referido a los pimientos de Almería? Tremendo. Lo cierto es que gracias al control biológico en Almería (también en Murcia) se cultivan pimientos de una calidad extraordinaria y con unas garantías de salud para el consumidor inigualables. Hecho este desahogo, aporto unos pocos datos del Ministerio de Agricultura, referidos al último año de referencia, 2014. En Almería se alcanzaron el año pasado las 9.378 hectáreas, de un total de 18.000 ha. de pimiento en toda España, es decir, más de la mitad del país. La siguiente es Murcia con 1.233 hectáreas, a continuación Granada con 1.019 hectáreas, 680 en Ciudad Real, 645 en Navarra, 475 en Málaga, 422 en La Coruña o 425 en Pontevedra. Creo que aportando estas cifras está todo dicho. Así que señor Herrera, la próxima vez que tenga la oportunidad de hablar de pimientos acuérdese de los de su tierra.

Adra. Poniendo guitas

El Ejido. Bichos con la lupa

El Ejido. Más guitasBichos

Las sueltas ya se han hecho en muchas fincas. Swirskii (la última fotografía es de un invernadero de Matagorda en la que tres peones están colocando las cajetillas) y orius. Y con esa lupa que llevan los técnicos de campo se puede ver de todo. Otra de las imágenes es de la lupa del amigo Pepe con una hoja de pimiento que esconde huevos de spodoptera.

También he visto estos primeros días de pre-campaña 2015/16 muchos búnker de cebada para dar cobijo al alimento de nuestros bichos buenos cuando la chicha sea escasa.

El Ejido. Sueltas de swirskii

Otro país afectado por las primas de riesgo. Portugal y su sector hortofrutícola

Portugal visibleearth.nasa.gov

Grecia, Irlanda y Portugal han sido los países UE más castigados por la recesión económica. Así que acabo con el vecino luso, tras analizar en los post precedentes a los otros dos países. Luego han sido España e Italia otros dos Estados vulnerables a la dichosa prima de riesgo, ese elemento alejado de la economía real que ha diezmado los bolsillos y la microeconomía de millones de europeos. Ya nombrados los siguientes dos post, me detengo ahora a desarrollar más en detalle algunos aspectos de la debilitada economía portuguesa, ligados a su sector de frutas y hortalizas.

Lo primero afectado ha sido el consumo. La cesta de la compra de los portugueses se ha apretado, eliminando piezas de fruta y verdura en su dieta, en porcentajes que van del 10 al 17%. Esto se ha traducido en la distribución en una guerra de precios (con el consiguiente cierre de muchos supermercados) de la que ha salido bien parada la cadena low cost Lidl, que ha ganado cuota de mercado.

Donde también se pueden observar las estrecheces por las que atraviesa el país vecino es en la proliferación de marcas blancas en el segmento ecológico. Todos sabemos que el producto orgánico se vende más caro, que es un producto marquista, en el sentido en el que la marca en sí misma tiene valor. Así que la marca blanca en las frutas y hortalizas ecológicas es algo casi antinatura, pero que evidencia bien a las claras la demanda de un producto que no puede pagarse al precio habitual.

Melón branco portugués

La recesión ha llevado a Portugal a producir mucha patata, un alimento básico que producen las naciones cuando giran al autoabastecimiento. Es tal el auge de este tubérculo, que hoy día es el cultivo que ocupa mayor superficie de terreno. Luego están por este orden las naranjas, los tomates y las frutas de pepita (manzana y pera).

Pero mucho de su tomate es para industria, que luego se vende a España. Alrededor de 15.000 hectáreas de tomate, tanto para fresco como para procesado. Y con esto hilo la gran dependencia portuguesa de su vecino del este, España. Aunque países diferentes en lo político, ambos conforman un solo mercado en lo económico. Los flujos entre ambos lados de la Península son permanentes y crecientes, cada año Portugal depende más de España como cliente, y no tanto al revés.

Prácticamente la totalidad del pepino y la lechuga que adquiere Portugal la compra en España, en tomate los volúmenes son también sobresalientes; mientras que en frutas somos proveedores casi únicos en sandía, melón, fresa y mandarina.

Pero también les compramos, principalmente tomate, naranja, kiwi, manzana y melón, el famoso ‘branco’ de Oporto.

Debido a la crisis los operadores portugueses están buscando nuevos mercados en los que colocar sus principales productos de exportación (tomate, pera, naranja, manzana y kiwi). Más allá de su antigua colonia brasileña, también están tocando a la puerta de países hispanohablantes, como Colombia. Y en el otro extremo del mundo, dan pasitos en los Emiratos Árabes y demás países del Golfo Pérsico.

2 Coimbra www.panoramio.com

Posdata: Foto 1: Portugal desde lo más alto. http://visibleearth.nasa.gov/ Foto 2. Melón ‘branco’ de Oporto. Fuente: propia. Foto 3: mercado municipal de la zona portuguesa de Coimbra. Fuente: http://www.panoramio.com/

Fraimher agro cumple 30 años

Agricultores presentes

No me gusta decir “no puedo” más de dos veces. Así que la tercera vez que Isabel López me invitaba a un acto de su empresa no pude decir no. Las veces anteriores me pilló de viaje, pero esta vez en mitad de las fiestas de San Isidro, en una semana ejidense entre lúdica y festiva, me ha resultado más fácil escaparme y poder echar un buen rato con los agricultores del almacén de suministros Fraimher agro.

Isabel López GonzálezEste fin de semana la empresa Franciscoisabelmariahermanos, Fraimher agro, conmemoraba su 30 cumpleaños con una gran comida a la que asistieron alrededor de 150 agricultores de la comarca del Poniente almeriense. En un ambiente agradable, en las instalaciones del propio almacén, todas estas familias también celebraban el fin de campaña.

Isabel con familias de agricultores   Agricultores y sus familias   Isabel con el cocinero

Isas   Comida

Este centro de insumos se encuentra en Rebeque, en El Ejido, cerca de Balanegra. La primera nave estuvo en la antigua nacional 340, en el centro de Balanegra, cerca de la cooperativa Cabasc. En el año 2000 hicieron el cambio a la ubicación actual, que ocupa más de mil metros cuadrados. Esta empresa familiar nació en junio de 1985.

Isabel López, ingeniero técnico agrícola, y su hermano Francisco López, gerente, quisieron rendir un homenaje a sus padres en este acto, brindándoles unas emotivas palabras y regalándoles una metopa. Tanto la madre como el padre, también Isabel y Paco, me contaron después cómo fueron aquellos primeros años. Difíciles, duros y a base de mucho coraje. Ellos son un testimonio paradigmático de este campo. Ya sé que muchas veces los que amamos estos invernaderos recordamos el origen familiar de este modelo de vida y de agricultura, lo sé; pero siempre que me tropiece con pioneros de aquel milagro, lo recordaré, lo subrayaré y lo seguiré repitiendo: lo que tenemos en esta tierra está labrado a base de sudor y esperanza.

Y estos homenajes casi siempre se hacen de puertas hacia adentro. En un almacén de suministros de Rebeque, entre invernaderos, hay muchas historias humanas que contar detrás de esos rostros y esas decenas de manos labriegas.

Isabel González Alonso, madre

Rebeque para mí es un sitio especial. Parte de mis raíces están en estos parajes. En estos pastos invernados se crío mi abuelo paterno. Así que perderme con el coche por este laberinto de plásticos es reencontrar una identidad de la que siempre presumo.

30 aniversario y reconocimiento a sus padres

Miguel Pierre, Javier Pérez, Francisco Luis Cara, Francisco López e Isabel López conforman la plantilla de Fraimher. Aparecen juntos en alguna fotografía. Aunque para el sector productor es un momento ahora de cierto descanso, para segmentos como el de los suministros es una época de mucha actividad, de cara a la preparación de la próxima campaña.

Justo ZabalaPor allí también estaba Justo Zabala, el mítico locutor y propietario de la histórica emisora de radio daliense, Alizan Radio. Cuando era niño, recuerdo como ésta era la cadena que había que sintonizar para escuchar buena música. Eran tiempos en los que había menos distracciones, pocos canales en la tele, radios nacionales cuya frecuencia aún no llegaba, nada de móviles ni de Internet (a años luz en aquella época); así que Alizan Radio era todo un referente. Su emisión de buena música continúa hoy día, como siempre desde Dalías, pero ahora las competencias son de todo tipo y feroces como nunca.

Tengo que decir que yo aún sigo oyendo esta emisora muchas veces que voy en el coche. Así que me hizo la ilusión propia de un niño escuchar una voz tan reconocida en mi subconsciente como la de Justo Zabala. Le pedí que posase para una foto. Además tengo que reconocer que como showman es inigualable. ¡Qué manera de animar el cotarro y levantar al personal al son de un buen brindis!

Por vosotros.

Brindis

Agricultor de corazón fuerte

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Buenas a todos, al otro lado José Manuel Guerra! Hace unos días participaba en un taller sobre el manejo del cultivo de papaya y una de las conclusiones que sacaba después de asistir al taller y sobre todo tras hablar con varios de los asistentes, conocidos y amigos míos es que para cultivar papaya en los invernaderos de Almería había que tener un corazón fuerte.

cata de variedades de papaya 180Las charlas del taller no trataron de psicología ni de antropología, sino de riego y enfermedades en la papaya; pero esa conclusión la he sacado a raíz de un comentario de uno de estos amigos con los que me encontraba, y es que le comentó este amigo a uno de los ponentes que se venía abajo algunos días cuando entraba en su invernadero de papayas, en cambio otros días cuando veía algún pequeño avance en el cultivo se ponía muy contento. El ponente le dijo que eso era normal en la papaya, por lo que yo concluí que hoy por hoy hace falta tener un corazón fuerte para cultivar papaya en los invernaderos de Almería, sobre todo porque hay pocas ayudas técnicas, en comparación con el cultivo de cualquier hortaliza. Incluso son difíciles de conseguir las semillas. Es una hierba gigante y aunque tiene aspecto de arbolito, no es un árbol, sino una hierba. Su poca tolerancia a las bajas temperaturas de los inviernos almerienses, que no son demasiado bajas, hace que posiblemente requiera calefacción para obtener cosecha a lo largo de todo el año. El mismo hecho de que la primera floración ocurre varios meses después del trasplante, ya pone nervioso al agricultor que compara el poco tiempo que trascurre entre el trasplante del tomate y la primera recogida.

PapayasEn fin, es un cultivo para el que se requiere paciencia y también destreza, técnica, porque hay varios temas que todavía no están claros para el cultivo de esta planta en los invernaderos de Almería; desde el punto de vista comercial, por ejemplo, cuál es la variedad más adecuada para cada invernadero dependiendo del microclima del sitio.

Cuando terminó la jornada y volvíamos cada uno a nuestra casa, pensé que había estado con un grupo de personas con corazón fuerte porque muchos de ellos ya tenían cultivo de papaya en su invernadero o bien estaban pensando en iniciarlo. Como se decía en el argot taurino, que Dios reparta suerte.

Recorriendo el campo con Ana Rubio

Ana Rubio

¡Hola a todos! Mi nombre es Ana Rubio y, aunque José Antonio me había mencionado, quería presentarme personalmente pues cuando mi tiempo me lo permite le acompaño a los actos agrícolas, bien para hacer fotos (me gusta la fotografía) o bien para aprender de este mundo. ¡Perdón! Mejor digo aprender de este “gran universo agrícola”, lo subrayo porque por fortuna tenemos este rico cosmos en nuestra provincia, gracias principalmente a la labor de los agricultores.

Más agricultores

Estos agricultores, como los de las imágenes, han parido de su esfuerzo un modelo económico muy particular, una realidad a partir de la cual como enormes tentáculos se han abierto camino un gran abanico de empresas de todo tipo que llegan aquí de todas partes del mundo y desde aquí también a todas partes del mundo. ¿No es fascinante? De verdad que lo es, y cuanto más me adentro en este universo agrícola y humano más me engancha. Antes de los invernaderos hace medio siglo ésta era una tierra con un futuro alejado del desarrollo. Hoy día la revolución que ha traído la agricultura intensiva se observa en una transformación de toda una provincia, que ha pasado de los últimos peldaños a la parte más alta de la escalera de la economía.

En blanco y negro

Gracias por supuesto a José Antonio que es el que me lo está mostrando con ese particular rasgo que le caracteriza, y es la pasión con la que vive todo lo que le envuelve, por supuesto, también su trabajo. ¡De verdad que no os podéis hacer una idea de cómo lo vive! Cada vez que lo acompaño a uno de esos actos y aprendo más y más me pregunto siempre acabo con el mismo interrogante: ¿Qué sería Almería sin su mar de plástico? ¿De verdad somos todos los almerienses conscientes del valor que aporta?

Agricultores   Alberto Urea   Alberto Urea, Andrés Góngora y Luis Suanzes

Memoria biológica proyecto tilapiasDe los últimos lugares o actos a los que hemos ido juntos, Sevilla, Fuente Vaqueros, la feria InfoAgro Exhibition, GlobaG.A.P., presentación SandiStar de Agrupaejido o una visita a invernaderos de Fashion en Adra y a uno de sus semilleros. De todos he conocido, aprendido, a veces hasta he quedado sorprendida; pero la última de todas fue en COAG, ¡¡¡Impresionada!!! Producir peces en los invernaderos al mismo tiempo que hortalizas, ¡¡TILAPIAS!! Y allí había agricultores jóvenes, más mayores, todos interesados en este proyecto tan innovador, quizá entre ellos haya atrevidos, tal vez no; pero ver a todos esos espectadores con ese interés significa una cosa: avanzar, querer innovar, seguir trabajando para mejorar y adaptarse. Y allí estaban los alumnos de la escuela agraria Campomar y sus profesores explicándoles a los agricultores de COAG cómo sí es posible y se puede cultivar peces en invernadero.

Preguntas agricultores   Alumnos Campomar   Leyendo la memoria biológica del cultivo de peces

Para terminar quisiera compartir esta última fotografía tomada en La Habana de Adra y que me encanta, ya que representa esa ‘ciudad’ agrícola, la llamo así porque es un paralelismo con las grandes ciudades, aunque es aún más seductora por el espacio donde se encuentra. Y ese momento del día donde todo es apacible, donde los últimos rayos se reflejan en la superficie del mar de plástico vistiéndolo de tonalidades; pero no siempre domina la serenidad, en horas punta los caminos son bulliciosos, transitados por aquellos que acuden a sus puestos de trabajo, un vaivén de aquellos que hacen posible cada día el reflejo de esa gama con exquisitos matices.

camino rural en la zona de La Habana, Adra

Cosentino. Lecciones para la agricultura

El profesor José Ángel Aznar, de la Universidad de Almería y buen conocedor de la realidad del campo, daba una charla recientemente en el Maestro Padilla de Almería con motivo del acto del 70 cumpleaños de la CASI, ¿recordáis el post sobre la exposición fotográfica en la que se retrataban varias generaciones de productores unidos al tomate? Pues bien, en esa jornada José Ángel Aznar hizo una ilustración sobre la evolución y crecimiento de la mayor empresa de Almería, Cosentino, convertida hoy día en multinacional en continuo ascenso. Creo que es más que pertinente publicar ahora este tema, que lo tenía en reserva, porque se pueden sacar algunas lecciones extrapolables a los invernaderos.

Estatua homenaje a los agricultores

A principios de los 90 Cosentino, como todas las empresas del mármol de la comarca de Macael, centraba su actividad en cubrir el suelo y las paredes. Trasladado al sector agrícola, es como si las empresas almerienses se dedicasen únicamente a llenar camiones de frutas y hortalizas y enviarlos a Europa. Cosentino se dio cuenta de que necesitaba algo más para diferenciarse de la competencia, un valor añadido. Así que inventó el Silestone, producto bien conocido en todo el planeta y que recubre las encimeras de cocina de millones de hogares. Así que no basta con fletar camiones de tomate y pimiento, sin más; hay que calentarse la cabeza y crear algo de un valor superior. O se busca un producto con plusvalor, por el que se pague más dinero (como ocurre con el Silestone) o nuestras hortalizas seguirán siendo lo que son, commodities, es decir, productos de conveniencia por los que se paga poco.

La clave del éxito de Cosentino está en ofrecer un producto de calidad y diferenciado, amén de reinvertir constantemente en I+D. Subrayo lo de invertir y reinvertir porque no es un gasto, sino una obligación para no caer en el estancamiento.

¿Qué productos de nuestro campo pueden ser el Silestone de la agricultura? Indudablemente el RAF, las nuevas especialidades de tomate y pimiento, tal vez el pepino mini, algunas sandías y melones… Es cuestión de rascarse la cabeza para no vender solo un alimento básico: hay que pensar en términos de salud, sabor, estética… Por ejemplo, ahora Única Group ha lanzado una judía verde más oscura, más ancha y carnosa y que comercializa en exclusividad. Ese es el camino. En todos los estudios de Cajamar se aprecia cómo cada año el valor real que se paga por las hortalizas no sube, sino que incluso a veces baja (quitando la inflación), es decir, que las verduras en 2015 se pagan a los mismos precios reales que había en la década de los 70. Por eso, hay que sacar a las hortalizas de los commodities para ponerlas en las estanterías de los artículos de valor. Por los que se paga un precio superior.

Pero Cosentino no se quedó apalancado en su Silestone. Le introdujo mejoras, así que años después presentó el Silestone antibacterias (producto único) y más recientemente un nuevo concepto, ‘Dekton’, donde hay otros reclamos y cualidades, relacionados con el buen gusto por la decoración y la arquitectura.

Todavía hay más. Cosentino se marcó otro reto, sobre el que tal vez deberían de reflexionar las comercializadoras hortofrutícolas: controlar el canal de distribución. Con el siguiente ejemplo basta para entender la idea. Cosentino entró en Estados Unidos con una filial, de la mano de un socio local. Transcurrido cierto tiempo le compró las acciones al socio estadounidense, de modo que su capacidad de decisión y de gestión creció, quedando sus manos sin ningún tipo de atadura. Gracias a esto pudo después abrir sus propios almacenes en Estados Unidos (y en el resto del mundo), los llamados ‘Cosentino centers’. Ahora bien, hagamos el paralelismo con las cooperativas, SAT, SL y SA de nuestro campo, ¿podrían crecer en destino y así controlar parte de ese mercado para lograr un mejor reparto de la riqueza de la agricultura?

Y por último el ‘Cosentino City’, dentro del concepto ‘Dekton’, es la más reciente apuesta de la multinacional de Cantoria – su sede central sigue estando en la comarca de las canteras -. Espacios en el centro de las ciudades más importantes dirigidos a arquitectos y decoradores. Se me ocurre que en esas capitales también podrían abrirse las fruterías más selectas del mundo de los alimentos, ¿o es un disparate?

Dicho todo esto, creo que el modelo de Cosentino está basado en la unidad de todo un sector como el del mármol en Almería, donde las divisiones entre los empresarios son menores y la colaboración máxima. Sin embargo, en las frutas y hortalizas los proyectos más innovadores están aislados, son promovidos por empresas individualmente y no por el sector en su conjunto. Aún con todo, creo que de esta comparativa se pueden extraer algunas conclusiones más que valiosas.

Filabres

Posdata. La primera imagen es de la escultura en homenaje a los hombres y mujeres del campo almeriense, que hay en San Agustín (El Ejido, Almería). La segunda es de la sierra de los Filabres, de cuyo corazón se extrae el mármol de la provincia de Almería.