Escobar & Castañeda abre la campaña de calabacín con una jornada sobre Nueva Delhi

Público charla Gautier

Mis disculpas a los ponentes de Novedades Agrícolas, pero llegué tarde a su charla sobre la desinfección de agua a través de ozono. Sí pude asistir a la presentación del catálogo de calabacín de Gautier, que derivó posteriormente en un intenso debate sobre el virus Nueva Delhi. Algunos de los agricultores presentes le preguntaron a Manuel Martínez que para cuándo estaría la variedad resistente al renombrado en este blog virus ToLCNDV. El bueno de Manuel recordó que se han encontrado algunas fuentes de resistencia, pero que llevar ese material a una nueva variedad comercial llevará aún varios años. ¡Siendo optimistas! (esto último lo añado yo). ¿Cuántos años se tardó en lanzar al mercado una variedad comercial de tomate resistente al virus de la cuchara? Yo escuché en la sala que catorce años (…). Así que tranquilidad y mucha paciencia.

Escobar & Castañeda

sala

Anualmente la comercializadora ejidense Escobar & Castañeda celebra una jornada técnica sobre temas de actualidad. Y con la de este martes ya van tres ediciones. La empresa está situada en el paraje de La Loma del Viento (nombre épico donde los haya), en Las Norias de Daza, donde confluyen diferentes compañías especializadas en calabacín. De hecho este núcleo es el epicentro de este cultivo en España.

almacén por fuera

Se trata de un almacén familiar, construido hace cinco años. La última campaña movió 18 millones de kilos, un 15% de berenjena y el restante 85% calabacín, sobre todo verde, aunque también amarillo, redondo e incluso pequeñas cantidades de redondo amarillo.

familia Escobar & Castañeda

En la imagen adjunta retraté al padre y director, José Luis Escobar Jiménez, y a su hijo José Luis Escobar Castañeda, que lleva labores de marketing, y a su hija Rocío.

almacén por dentro

Me comentaron que sus principales mercados son Holanda, Irlanda e Inglaterra. Un 30% de su producto se lo lleva la globalizada firma holandesa Van der Staay, de Staay Food Group, que tiene a Escobar & Castañeda como su proveedor especializado en calabacín.

En cuanto a empleo, entre 60 y 80 personas trabajan en la nave. Escobar Castañeda me destacó “el envasado manual que aquí hacemos, de modo tradicional de caja a caja para no dañar el fruto”. Me añadió que esto se conoce como “valor en tienda”, de lo que se deduce que tiene que suponer un mejor precio.

líneas de mejora

Líneas de mejora hoy día en calabacín

Durante su exposición Manuel Martínez describió el amplio y diversificado catálogo que Gautier posee en calabacín, deteniéndose en algunas variedades como Cassiopée y Perseo (ambos para invierno), Pulsar (otoño), Amalthée (calabacín blanco que se puede cultivar todo el año) o Satélite, variedad de fruto redondo.

Juan Montes

Mostró también los resultados de un interesante ensayo sobre rendimientos, una misma variedad puesta en el campo de Níjar y en el Poniente almeriense. La productividad en kilos de la finca del Poniente duplicaba a la obtenida en la comarca nijareña. Las diferencias climáticas explicarían estos resultados.

El representante de Gautier también describió algunas de las líneas de mejora que hoy día se llevan a cabo en calabacín, en general. Valga la siguiente enumeración: conservación del fruto junto con brillo y color (manchas de poscosecha); facilidad de manejo agronómico; resistencia a enfermedades y plagas (material vegetal repelente a insectos, ToLCNDV, Oídio).

Sobre las plantas partenocárpicas apuntó que son poco productivas a corto plazo, ciclos más largos pero que implican más costes y riesgos. De ahí que el cuaje directo a la flor sea la tendencia actual.

almuerzo

camión Escobar & Castañeda

Anuncios

Fotos de Nueva Delhi en pepino corto español y melón cantaloup

Hace varias semanas tomé unas fotos en un invernadero de pepino corto español con algunas matas afectadas por el virus Nueva Delhi. El agricultor ha sacado el cultivo sin mayores problemas, pero con algunas plantas aquí y allá infectadas por el susodicho ToLCNDV.

planta

Pensé que lo mejor era buscar alguna información oficial. Así que me dirigí a la Delegación de Agricultura de la Junta de Andalucía. Entrecomillo lo que me contestaron:

“Durante la campaña agrícola 2014-2015 la presencia del virus ToLCNDV en el cultivo de calabacín ha sido menos relevante que en la campaña anterior. En cuanto a la producción durante el otoño se ha encontrado dentro de los valores habituales. En cuanto al pepino no se conocen valores de pérdidas de cultivo o cosecha salvo en casos puntuales, manteniéndose la producción en los niveles habituales, según informa el Departamento de Sanidad Vegetal de la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Almería”.

hojas

Por otro lado, la semana pasada estuve en una finca de melón temprano, de la tipología cantaloup. Había una esquina del invernadero con un grupo de matas atacadas por el virus. Queda documentado con la última foto.

ND en cantaloup

Jornada de Genética y presentación del Libro Gordo de las Semillas Hortícolas, el Portagrano

Presentación Portagrano

Los de mi generación recordarán el Libro Gordo de Petete. Era la enciclopedia del conocimiento. Al menos era como la veíamos los niños de principios de los 80. Allí estaba todo. Nada escapaba al Libro Gordo de Petete. Algo similar ocurre con el Portagrano, pero en versión semillas, donde están todas las hortícolas que se comercializan en la actualidad en España. Recogidas en este vademécum que se presentaba el viernes en la Casa de Las Mariposas de la capital almeriense hay 5.157 variedades distintas.

Desde 1991 que se editó el primer vademécum han pasado varias décadas. El que se acaba de presentar es la XV edición, actualizada. José Marín, su autor, es un ingeniero agrícola almeriense que prosigue su labor de recopilar en un solo volumen todo el material genético con el que operan en el país 44 casas de semillas. Para próximas ediciones se plantea la internacionalización del Portagrano, describiendo las variedades de Europa y América, amén de textos en inglés para abarcar la gran Aldea global.

José Marín en la presentaciónEse Libro Gordo de las Semillas viene acompañado de una aplicación (App) para llevar en el bolsillo el Portagrano, descargable desde la propia página web del vademécum. “En la aplicación se irán incorporando las variedades que vayan surgiendo, así el agricultor o el técnico podrá consultar en su teléfono móvil (desde el invernadero, el almacén o desde cualquier lugar en el que esté) las características de todo el nuevo material de semillas que se incorpore al mercado”, dijo José Marín.

El Portagrano cerró un acto que arrancó con otras ponencias. No es habitual una jornada técnica dedica a la genética, así que fueron de sumo interés algunas de las cosas que allí se contaron. Julián Arnedo, propietario de la española Ramiro Arnedo, habló como portavoz de Anove, la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales, que aglutina a 43 empresas que representan el 95% del mercado de las semillas hortícolas. Comentó que hoy día lo que más preocupa a las casas de semillas es la multiplicación ilegal de tomates. Digo tomates porque es el cultivo en el que se estaría dando esta situación, con el temor enunciado por Arnedo de que se pudiera extrapolar a otros cultivos. Dicha práctica ilegal coparía en la actualidad un 30% del mercado tomatero.

Julián Arnedo

Las empresas de semillas son las compañías, según Anove, que mayor porcentaje de sus ventas reinvierten en I+D, un 25%. Explicó Arnedo que esa investigación se dedica a búsqueda de resistencias a enfermedades, a mejorar la adaptación a zonas y condiciones de cultivo, a elevar la productividad o la precocidad. “Se invierte en investigación porque se esperan retornos; pero si las casas de semillas se encuentran con menos márgenes, lo que podría pasar con la multiplicación ilegal de tomates, invertirán menos y el perjudicado será el sector productor”, concluyó.

público

Julián Arnedo dio datos significativos, como el coste en tiempo y en dinero que supone abrir una línea de investigación para sacar al mercado una nueva gama de variedades. Un proceso que dura una media de diez años y requiere una inversión de un millón a un millón y medio de euros.

En nuestro país 25 firmas de semillas copan el 95% del mercado nacional, cuyo valor está en 300 millones de euros.

Manuel Jamilena

Otra de las ponencias fue la de Manuel Jamilena, que describió con más detalle la información que ya adelanté en el blog el pasado 8 de febrero, referida a las primeras resistencias halladas al virus Nueva Delhi (ToLCNDV). Solo tenéis que pincharlo.

Otro profesor de la Universidad de Almería, Rafael Lozano, ofreció otra charla con apuntes interesantes. Por ejemplo, el primer documento en España del cultivo de tomate está fechado en 1608. Rafael LozanoExplicó el significado de las mutaciones
espontáneas y sobre todo lo fundamentales que son para poder dar con futuras variedades. En tomate un solo gen es el responsable de que existan – como grandes familias diferenciadas – variedades para procesado industrial y para consumo en fresco.

Mutaciones de genes que afectan a la larga vida (revolución en los años 80) e incluso la combinación de dos mutaciones que pueden derivar en un híbrido con un 70% más de producción. “Pero a veces la variación natural no es suficiente para la mejora vegetal”, expresó Lozano, “entonces el mejorador induce esas mutaciones a través de los cruzamientos y los cultivos in vitro”.

Además, mencionó algunas líneas de investigación abiertas en tomate dedicadas a la búsqueda de tolerancias a la sequía. Un proceso, en cualquier caso, largo y laborioso.

panorámica

El equipo de investigadores de Jamilena halla las primeras resistencias al Nueva Delhi

Manuel Jamilena

¡Chapó y enhorabuena a los investigadores almerienses! Ya era hora de poder contar una buena noticia, después de tantas calamidades caídas del cielo y de las pizarras de precios. El grupo de investigación de Genética de Hortícolas de la Universidad de Almería, dirigido por el profesor Manuel Jamilena, ha detectado hasta cinco fuentes distintas de resistencia al virus Nueva Delhi entre el material del que dispone en su banco de germoplasma.

Jamilena me invitaba hace unos días a visitar este Banco de Semillas Tradicionales de la Universidad de Almería, que está ubicado en la Finca Experimental UAL-Anecoop y del que se ha extraído el material genético con el que se han hecho numerosos ensayos en explotaciones de El Ejido durante todo el pasado 2014. Las resistencias fueron testadas a finales de primavera, principios de verano, es decir hace más de seis meses; pero Manuel Jamilena y su equipo han querido ser especialmente prudentes y todo este tiempo lo han dedicado a confirmar los resultados. Así que Jamilena no me ha llamado hasta que no estaba seguro del material con el que contaba. De ahí que sea científico. Así que lo que aquí leéis es toda una primicia.

secado de semillas

En este banco de germoplasma hay material de pepino, pimiento, sandía, lechuga, maíz, rábajo, ajo, tomate y un largo etcétera; pero sobre todo lo que más abunda son semillas de calabacín. En concreto, hay más de 500 variedades tradicionales (ni híbridos ni mutantes) de calabacín. Muchas son españolas, pero también las hay de la India, Israel, China o Guatemala o incluso de los países que ha ido recorriendo este profesor en la última década. Por ejemplo, las semillas de calabacín de México que hay en este banco las trajo el propio Jamilena en uno de sus viajes.

Pues bien, hace ahora un año se hizo en un invernadero de El Ejido un ensayo con 300 de esas variedades de calabacín para ver su comportamiento ante el ToLCNDV, Tomato Leaf Curl New Delhi Virus. Se probaron variedades de las especies cucurbita pepo, cucurbita moscata, cucurbita máxima y cucurbita ficifolia. Y se detectaron resistencias (lo que las casas de semillas denominan en sus catálogos como resistencias intermedias) tanto en variedades de las especies pepo como moscata.

bandeja con semillas de calabacín

Lo más difícil ya se ha conseguido, es decir, hallar resistencias en calabacín al virus que trae de cabeza al campo desde la campaña pasada. Sin embargo, al ser variedades tradicionales no servirían para el invernadero. Hay que introducirlas en los híbridos que se plantan. Así que el siguiente paso es hacer los cruces. En cualquier caso es cuestión de tiempo. Este último proceso, según Jamilena, puede tardar hasta tres años. Así que ése sería el período que habría que esperar, con un poco de paciencia, para que el agricultor pueda disponer de una semilla de calabacín con las resistencias halladas ya incorporadas.

A mí me parece una noticia esperanzadora. Todos sabéis que en este blog se han contado muchas charlas sobre el virus Nueva Delhi y en ninguna de ellas se concluía que la solución pudiese venir de la genética. Todo eran medidas preventivas. Pero ahora además aparece esa lucecita de una semilla tan necesaria para superar algún día al ToLCNDV…

Posdata: En la imagen algunos de los miembros del grupo de investigación Genética de Hortícolas. De izquierda a derecha, Tarek Wardeh, Alicia García y Manuel Jamilena. Tarek es sirio, doctor en Producción de Frutas y Postcosecha por la Universidad de Alepo. Toda una historia la que tiene detrás. La guerra en su país le pilló en España, y su familia también pudo salir a tiempo. Reflexionando sobre esa realidad es cuando uno se da cuenta que el Nueva Delhi es peccata minuta. Un problema de patio de colegio en comparación…

Tarek, Manuel y Alicia

Locura en el calabacín. Más superficie

Hace mes y medio estaba convencido de que este año en el campo había menos calabacín. Hace varias semanas empecé a dudarlo cuando escuchaba testimonios de casas de semillas que aseguraban haber vendido incluso esta campaña más. La duda se acrecentó cuando miré a la comarca de Níjar para comprobar que dicha zona ha suplido a aquellas explotaciones del Poniente que esta vez por temor al Nueva Delhi se han cambiado a otros cultivos. Y finalmente para aclararme del todo solicité datos al Ministerio de Agricultura. Los números son los números y no solo no ha bajado la superficie, sino que ha crecido.

En 2012 hubo en España 8.900 hectáreas de calabacín, en 2013 fueron 9.500 y en el presente 2014 se contabilizan 10.200 ha. En concreto en Almería, en 2013 se cuantificaron 6.448 hectáreas de calabacín y en este 2014 son 7.219 ha. Las estadísticas demuestran que el calabacín es un cultivo con claro acento almeriense, ya que la provincia copa más del 70% de la superficie de todo el país.

fruto calabacín

En cuanto a producción sí se prevé un descenso. España produjo durante 2013 un total de 485.897 toneladas que serán alrededor de 454.300 tn. en este presente 2014. Una caída paralela en volúmenes se produce en Almería, ya que fueron 374.674 toneladas en 2013 que en 2014 se quedarán en unas 347.160 tn. según datos oficiales.

Así que los temores e incertidumbres creados por el virus Nueva Delhi no han tenido como consecuencia un abandono de este cultivo, sino más bien todo lo contrario.

caja de calabacín

Distribución: gana el súper

El supermercado ha ganado la batalla en los últimos años en España en la elección que hacen los consumidores españoles para adquirir calabacín, según los datos del Ministerio. Si en 2010 el súper suponía el 23% de la cuota de ventas de calabacín, en 2013 ha ascendido hasta el 30%, desplazando a las fruterías. El comercio tradicional ha pasado de liderar el ranking en el año de referencia con un 28% hasta caer el año pasado al 24,5%. Discount e hipermercado mantienen sus números en un 8% el primero y 7% el segundo. Mercadillo, venta ambulante y plaza experimentan una leve bajada de en torno a punto porcentual en los tres últimos ejercicios.

Pasarán 5 años hasta que haya variedades de calabacín con resistencias al Nueva Delhi

A principios de año la única resistencia encontrada al ToLCNDV estaba en la Luffa, estropajo o esponja natural perteneciente a la familia de las cucurbitáceas. Entonces se estimaba que podría derivarse esa resistencia en el calabacín en un plazo de entre 7 y 9 años; pero hace pocos meses se halló también una resistencia en un tipo de calabaza. Por su mayor semejanza con el calabacín, ahora los expertos prevén que pueda obtenerse una variedad de calabacín resistente al Nueva Delhi en un plazo de entre 4 y 5 años. Así que la noticia, dentro de lo que cabe, no es tan mala, como podrían pensar aquellos que creían que en solo un ejercicio ya habría una variedad con resistencia y puesta a la venta en el mercado.

técnicos

La pregunta la formuló uno de los técnicos que hace unos pocos días asistió a la jornada sobre calabacín desarrollada por HM Clause en las instalaciones de Tecnova, en el PITA. Allí la multinacional de origen francés presentó en una charla sus novedades en este cultivo y posteriormente ofreció un showcooking en la cocina experimental de Tecnova.

Si HM Clause es la primera firma mundial en venta de semillas de calabacín y pronostica que deberá de pasar casi un lustro para tener una solución genética al Nueva Delhi, pues no hay que ser muy avispado para entender que tenemos que acostumbrarnos a convivir con este virus. La Junta de Andalucía editó la pasada campaña un manual describiendo las medidas preventivas y culturales que hay que llevar a cabo. Aunque pueda parecer manido, dejo por aquí el enlace a un antiguo artículo para los nuevos lectores y posibles despistados: Medidas de control.

Andrés

HM Clause llega al curso agrícola 2014/15 con una nueva variedad para temprano y otra para tardío. ‘Gloria’, que estaría en el mismo segmento que ‘Victoria’, gran precocidad y un porcentaje mínimo de frutos chupados; y ‘Musa’, que competiría con ‘Sinatra’, pero que entraría un poco antes en producción.

Además se habló de ‘Espada’, de ciclo intermedio; de ‘Capea’, también para invierno, como ‘Sinatra’; y de ‘Óptima’, una variedad pensada para la calle.

Tras la presentación, bajamos las escaleras rumbo a la cocina experimental donde estaba esperando José Torrente, profesor de la Escuela de Hostelería de Almería.

José Torrente

Original desde luego que fue la jornada de HM Clause. El chef presentó dos platos. Unos farditos de calabacín con gamba roja, rulo de queso de cabra y culis de pimientos rojos; y unos cubitos de calabacín con níscalos. La sala estaba llena. Ningún técnico quiso perderse el showcooking. Después dimos buena cuenta de estos manjares. Pero ya es otro relato que excede los contenidos agrícolas de este blog (…).

receta calabacín

La ruta del Quijote acaba sin rastro del Nueva Delhi. Hallé calabacín ecológico y un invernadero, no dos ni tres, ¡un invernadero!

Acaba mi periplo manchego. En tierras del Quijote nadie sabe del Nueva Delhi, incluso me han comentado algunos técnicos locales que ha sido a través de este blog como se han ido informando de un virus que preocupa mucho en Almería, pero que aquí es un completo desconocido. En esta región no existe el lobby agrícola que hay en el sureste peninsular, está todo más aislado y aunque la agricultura vertebra la supervivencia de todo el mundo rural del sur de Madrid, los agricultores no tienen el peso específico que cabría esperar de un motor económico tan vital. Dicho con otras palabras, el campo se ningunea en todas partes.

invernadero en Los Llanos

Arriba está el único invernadero que encontré. Tenía tomate. Apenas 3.000 metros cuadrados en el pueblo de Los Llanos del Caudillo (Ciudad Real). Según me dijo su propietario, Julián González, fue el primero de la región, aunque por la zona de Manzanares otros empresarios han hecho recientemente otro. De todas formas, no me imagino en un futuro que la silueta de los molinos, los viñedos o los campos de cereales se sustituya por alguna extraña suerte por estructuras de plástico. Lo poquísimo que hay invernado es meramente simbólico, una gota en mitad de un océano de vastos cultivos al aire libre. Aquí la calle tiene la batalla ganada y auguro que así será por mucho tiempo.

calabacín ecológico

Las especies hortícolas habituales en Almería son escasas aquí. La fotografía es de calabacín ecológico de Julián González. También tiene calabacín redondo. El Nueva Delhi por aquí solo se asocia a nombre de ciudad de La India. En su almacén también vi pimiento california, cebollas, calabazas y melones. Antonio Morales, que hizo de guía en todo momento, me habló maravillas de Julián antes de conocerlo. Un productor ecológico, totalmente convencido, y una rareza en agricultura orgánica en estas tierras. Después cuando conocí a Julián comprobé que la presentación de Antonio no era exagerada.

Luego los tres fuimos a visitar un bombo, una construcción tradicional de La Mancha, que está situada en las tierras de Julián. Este manchego bonachón me mostró con deleite esta vivienda de piedra, erigida en su día por Pablo Moreno, un agricultor manchego que pasó media vida levantando casas rurales como la de la imagen.

Bombo en Los Llanos

Como ya comenté en el primer artículo sobre La Mancha, Antonio Morales es un ingeniero agrónomo manchego, afincado entre Almería y Granada, que asesora en Andalucía y también en su tierra natal. Un día después me presentó a su amigo de la infancia Javier Hidalgo, un empresario todoterreno, metido en el sector de la industria auxiliar, del cereal o del aceite de oliva. Acompañé a ambos a una visita que tenían que hacer a un almacén de suministros de Valdepeñas. Las instalaciones eran modélicas, hasta con un aula de formación. El de la izquierda es Javier, Antonio está a la derecha, y en el centro el propietario de la empresa Agroteca.

En Valdepeñas

En la actualidad un nicho que se quiere abrir en La Mancha es el del pistacho, según me contó Javier Hidalgo. Ocurre en todo el campo español, se buscan cultivos alternativos para ampliar la oferta y no caer nunca en el monocultivo. ¡El pistacho! Por lo visto se paga muy bien…

Motril

Y ya de regreso a Andalucía. Antonio pasa el verano en Motril (costa de Granada). Hicimos una parada en un pequeño espacio natural desde el que se ve todo el litoral al fondo, la población en el centro y algunos invernaderos en primer plano. Más al interior abundan los plásticos. En algunas ramblas no queda espacio para hacer ni medio metro más de invernadero. Je,je, je. El boom llega también hasta Granada.

Acabo con una última imagen de la zona de Castell de Ferro. A menudo paso por esta zona, pero rara vez me detengo. Quise fotografiar un par de invernaderos de esos que se agarran a las laderas de la montaña desafiando a la gravedad. Bonito, más aún con el azul del mar y del cielo al fondo.

A modo de resumen os dejo los tres post anteriores publicados sobre la tierra del Quijote, que se suman a este cuarto y último con el que cierro este capítulo de verano por La Mancha: “Conociendo a los vecinos del centro peninsular. La feria de melón de Membrilla”. “Calabazas, ¿son posibles en invernadero?”. “En la tierra del Quijote hoy día se construyen aeropuertos fantasma”.

Castell de Ferro

El Nueva Delhi ataca de nuevo. Calabacín en verano

Un invierno sin mosca blanca, una primavera con poca incidencia, pero un verano… ¡¡con mosca blanca!! Así que no son de extrañar estas imágenes que os muestro. El virus Nueva Delhi en nuevos cultivos de verano de calabacín en Almería.

con azufre

La primera imagen, se observa que la planta está espolvoreda con azufre, pertenece a un foro de WhatsApp de agricultores del Poniente almeriense. Gran parte del invernadero está con ToLCNDV, así que el productor tendrá muchas dificultades para sacar el cultivo adelante, según comenta el técnico que lo asesora.

Malas hiervas y plantaciones viejas han servido de reservorio para la mosca blanca, que ha podido refugiarse así estos meses atrás. Y ahora con el calor aflora. Las fotos dos y tres son de otra finca. Están tomadas a mitad de esta misma semana en un invernadero de Adra.

Nueva Delhi

En esta explotación abderitana un 10% del cultivo tiene Nueva Delhi. El agricultor quiere empezar a recolectar en quince días. A diferencia de lo ocurrido hace un año por estas fechas, ahora sabemos qué es este virus. Así que ya no nos pilla por sorpresa. También conocemos algunos medios para combatirlo. Os dejo aquí a modo de recordatorio el enlace a un post sobre medidas de carácter higiénico, estructural y fitosanitario, aconsejadas por la Consejería de Agricultura: “Medidas de control del ToLCNDV“.

cogollo

El Nueva Delhi sí ataca al tomate, solo y con el virus de la cuchara. Comprobado

Imagen

Es la principal conclusión de la intensa jornada sobre virosis celebrada hoy en el Ifapa de La Mojonera. Es un notable avance, ya que en la primera charla del Ifapa – a principios de diciembre en las instalaciones de SUCA – aún no se sabía la incidencia del Nueva Delhi en tomate, solo se había detectado en laboratorio, pero no en un invernadero. Pero ahora todas esas preguntas que entonces se hacían los agricultores de si el Nueva Delhi podía afectar al tomate, si iba o no enmascarado con el virus de la cuchara… ¡ya tienen respuesta! El Nueva Delhi que tenemos en Almería ataca al tomate, puede ir solo o acompañado del virus de la cuchara, tal y como ha constatado el Ifapa en las muestras recogidas en las fincas de su propio centro, como en las llevadas por los propios agricultores. ¿Os acordáis en el campo de Níjar, por la zona del 21, las decenas de hectáreas de tomate que fueron arrancadas este invierno y que no se sabía si era el virus de la cuchara más virulento que nunca o qué demonios era? La respuesta ya sabemos cuál puede ser. Sin embargo, aún hay mucho trabajo por delante y hay que ser precavidos en las conclusiones. Por ejemplo, parece (y uso el verbo parecer, no otro) que el Nueva Delhi en tomate no deteriora el fruto, como sí lo hace en calabacín, que deja de ser comercial.

Almudena Simón fue la ponente de la sesión que despertó más interés, la del ToLCNDV. ¿Puede transmitir una mosca blanca adulta infectada de Nueva Delhi el virus a su descendencia y que ésta a su vez la pase a una planta sana? No, así que la mosca no es el reservorio; sino más bien las plantas afectadas, de ahí la importancia de que sean retiradas con control.

También explicó que en sandía con las altas temperaturas es más fácil observar la incidencia del ToLCNDV sobre la planta. Y la pregunta, ¿cómo afecta al fruto? Pues aún no hay una respuesta determinante, sencillamente porque las sandías que hay en el Ifapa aún están en un estadio temprano.

Imagen

Pero hubo más cosas. Por ejemplo, el nuevo virus del amarilleo en judía. Leticia Ruiz explicó que el más reciente LCV-SP (lettuce chlorosis) habría desplazado al más antiguo BnYDV (bean yellow), que habría desaparecido debido a su estrecho rango de huéspedes. De hecho, desde hace varios años el Ifapa no ha encontrado muestras del BnYDV. Ambos se transmiten por mosca blanca y provocan acartonamiento de la hoja, torsión del fruto y amarilleo. La solución en cualquier caso es la misma: prevención y manejo integrado de plagas.

Imagen

Hubo dos ponencias más. Ana Pérez abordó el control de la podredumbre de la base del tallo de calabacín causada por Fusarium solani. Describió un ensayo con tres alternativas. Se probaron catorce cultivares susceptibles a la enfermedad (sin buenos resultados); se usaron ocho productos fungicidas (tres de ellos fueron eficaces) y dos biológicos; y se incidió en la solarización y la biosolarización, que fue la mejor opción, ya que así se reduce el inóculo del Fusarium solani en el suelo.

Y finalmente la última intervención fue la de David Navarro, centrada en el swirskii en pepino temprano y en el modo de fomentar su uso. Propuso hacer las sueltas en el propio semillero, lo que abarataría el coste para el agricultor, serían necesarios menos individuos y se adaptarían mejor. Para mantener las poblaciones con frío se las alimentaría con polen, que ya no sería necesario en pepino de primavera.

Futuros proyectos del Ifapa. Uno de los próximos ensayos, relacionados con el Nueva Delhi, será estudiar la instalación temprana de swirskii en calabacín de otoño. Pero sin lugar a dudas el proyecto más ambicioso se  determinará este próximo viernes. Entonces se sabrá si el Ministerio otorga los dineros necesarios para que empresas privadas y centros de investigación públicos de distintas regiones puedan investigar las herramientas con las que combatir al Nueva Delhi. Será la primera gran decisión relacionada con nuestra agricultura de la sucesora de Cañete, Isabel García Tejerina. Os dejo el artículo en el que ya adelanté este proyecto: “El sector público se pone las pilas con el Nueva Delhi y crea una plataforma de investigadores”.

Imagen

Las charlas del Nueva Delhi dejaron de ser noticia

Tras asistir a todas las charlas que en Almería se han hecho sobre el dichoso virus Nueva Delhi tengo que reconocer que han dejado de ser ya noticia. Al menos para mí. Lo digo porque después de escuchar una y otra vez lo mismo he terminado por aprenderme el guión de todas ellas. Has visto una y las has visto todas. Descripción del virus y sus efectos, con múltiples fotografías; comparación con otros virus (siempre menos virulentos); medidas preventivas, acto seguido más medidas preventivas y finalmente el imperativo de la prevención. Que estar, está muy bien, sobre todo para cuando se asiste por primera vez. Pero cuando son unas cuantas… siempre se espera algo más. Y es por eso por lo que voy.

Imagen

Obviaré la mayor parte del contenido de la última sesión sobre el ToLCNDV, celebrada hace un par de días en la sala de subastas de AgrupaEjido en La Redonda, para centrarme en los aspectos que por algún motivo me resultaron curiosos y reseñables. Sin embargo, los que estéis interesados en “saber más” os remito a que pongáis en el buscador de este blog las palabras mágicas… ¡¡Nueva Delhi!! Os vais a hinchar. Y es que no por repetitivo el contenido deja de ser interesante.

En primer lugar, lo más llamativo es que AgrupaEjido, junto a la Fundación Cajamar y la empresa Biocolor organizaron una jornada dirigida al agricultor. Habitualmente en estos actos hay todo tipo de perfiles profesionales, la mayoría agrónomos, peritos y técnicos de campo, pero no agricultores. Pero esta vez el productor fue el gran protagonista. Ya solo por eso mereció la pena vivir el buen ambiente que había en la alhóndiga (por cierto, hasta arriba de género, supongo que por la hora) y observar la escrupulosa atención que los presentes mostraban a lo que se contaba desde la tribuna. Así que felicidades a los organizadores y a AgrupaEjido por haber sabido movilizar a sus agricultores.

Imagen

También despertó mi atención el discurso de Dirk Janssen, virólogo del Ifapa, no por lo que dijo sino por cómo lo dijo. Estuvo más brillante que en la charla de SUCA. Fue más pedagógico y supo adaptar su discurso al público para que todos lo entendiesen. En cuanto a Juan Carlos Gázquez, de Las Palmerillas, fue espontáneo como siempre pero un poquito más que de costumbre. Así que se ganó rápidamente el aplauso de los presentes con algunas bromas que vinieron bien para tratar un tema tan denso como el de las telas y los agujeros que dejan para que entren los bichos que nadie quiere ver en el invernadero.

Imagen

Sacándole punta al lápiz diré varias cosas sobre el contenido que no sean redundantes. Dirk apuntó que hay una relación directa entre la visibilidad del virus y las temperaturas. Sin calor no se ve, pero todo cambia cuando sube el termómetro “y lo que parecía que no estaba, de pronto está”. Recordó que no se transmite por rozamiento, que las malas hierbas (como cenizo o cerraja) pueden ser reservorio del Nueva Delhi y que una sola mosca puede infectar el virus. A diferencia de lo que sucede con la cuchara donde son necesarias más.

Juan Mateo, perteneciente al departamento de Sanidad Vegetal de la Delegación de Agricultura de la Consejería, explicó que al laboratorio de la Junta se han llevado 30 muestras de sandía con virus para ser analizadas, de las cuales la mayoría dieron positivo en venas amarillas y solo 4 en Nueva Delhi. Esto significa que en sandía se da, pero en un porcentaje menor al resto de virus que hay en el campo. En melón de las 77 muestras infectadas por virus llevadas a este laboratorio dieron positivo en Nueva Delhi 60. Aunque el porcentaje de este virus en melón es mayor a otros que pueda haber en este cultivo; sin embargo, la mayoría de las fincas de melón están libres del ToLCND. Y las que no lo están, tienen una incidencia escasa. Mateo apuntó una causa que habría motivado el otoño difícil que ha vivido Almería con este virus, y no es otra que la propagación de mosca blanca de cultivos viejos a plantaciones recién puestas. La cercanía de las fincas habría hecho que los vecinos se transmitan de unos a otros la mosca vector del Nueva Delhi. ¿Solución? Control biológico. Por eso, Biocolor acabó la charla describiendo la fauna auxiliar con la que se puede combatir pulgón, trips y mosca.

Imagen