CASI entra en el ecológico. Y moderniza las instalaciones del aeropuerto para el manipulado

CASI ecológico

La cooperativa CASI empleará a partir de ahora su almacén de San Isidro, en el campo de Níjar, para el producto orgánico. De este modo se inicia en este segmento y durante este primer año serán un mínimo de 40 hectáreas las destinadas al ecológico, un nicho que en los últimos años también abordan y cada vez más las comercializadoras convencionales. Ejemplo de ello es Agroponiente que también entrará en ecológico esta nueva campaña 2015/16.

La primera imagen corresponde al centro de confección de tomate que la CASI posee en Níjar, instalación que se especializará en el producto ‘bio’ (denominación con la que se conoce en Europa al ecológico); aunque en primavera también servirá para canalizar la sandía de la cooperativa. Amén de que se reservará un espacio como punto de recogida para los agricultores de la comarca nijareña que quieran que sus productos se sigan subastando en la corrida de Los Partidores.

Así que por un lado Níjar será para ecológico; la alhóndiga de La Cañada continuará con su tradicional actividad como subasta; mientras que el centro del aeropuerto, el que fuera comprado a Agrupalmería, está en este momento siendo modernizado para dedicarlo exclusivamente al manipulado del tomate.

Ya habrá tiempo cuando se pongan en marcha estas nuevas instalaciones remodeladas para contar más detalles, aunque lo que me comentan es que se ha hecho una apuesta importante para hacer eficiente (kilos/hora) la tarea de confección, instalando e invirtiendo en maquinaria de vanguardia.

Lo contaré cuando la obra esté finalizada. Será entonces el momento de publicar algunas imágenes.

tomate CASI

Anuncios

Rostros de la huerta valenciana. IV parte (última). Arroceros, recolectores de judías y mozos de almacén citrícola

desayuno a media mañana

Detuve el coche en Faura, junto a una comercializadora de cítricos. Exforpe se llama. Está situada al norte de Sagunto, en la zona costera de Los Valles en la parte septentrional de Valencia. Las mujeres estaban almorzando. Me dejaron hacerles unas fotos. Y me preguntaron, como siempre en estos casos, aquello de “¿dónde van a salir?”. “En Internet, en mi blog”, les dije. Y algunas tomaron nota del nombre.

trabajadoras de un almacén citrícola

En esta empresa además de naranjas y clementinas también trabajan la sandía, procedente de Almería, y el melón, venido del campo de Cartagena.

Almacén de Faura

En la misma comarca tropecé con Juan José Cueco, que con un amigo estaba recogiendo habichuelas. Son las de garrafón, que se emplean sobre todo en la famosa paella valenciana. En Almería solo las he visto una vez. Le dije que las mostrase a la cámara. Son algo más cortas y anchas.

Juan José Cueco

recogiendo judías de garrafón

A Vicente Bayona y a Diego Pastor ya os los presenté en el artículo anterior. Están en el invernadero de tomate de Diego, quien al salir me regaló un par de calabazas. En Valencia hay gran tradición en su cultivo, como también ocurre con las alcachofas.

Vicente y Diego

En la lista de cultivos tradicionales debería además de incluir al arroz, aunque el número de productores es cada vez menor. En la siguiente imagen aparece Alfredo Iranzo, arrocero de Sueca. Si miráis el mapa en google maps, veréis que esta localidad está al sur de Valencia, alrededor de la gran albufera. Iranzo me reconoció que pese a ser un sector complicado, el arroz está mejor que el cítrico. De hecho, lo retraté junto a un aguacate, ya que está estudiando la posibilidad futura de iniciarse en este tropical a través del IVIA, Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias.

Alfredo Iranzo

Francisco Ángel Sánchez vive en Oliva, pueblo del sureste de la provincia de Valencia, y trabaja a solo unos kilómetros en Piles, donde está radicada la empresa Exportaciones Aranda. La fruta de las imágenes va para el mercado nacional.

Francisco Ángel Sánchez

Cerca de allí está Citrosol, en Potríes, una compañía dedicada a la investigación en tratamientos poscosecha. Dos últimos retratos, el primero (muy sonriente) está tomado en el área de logística, ya que esta firma valenciana opera con numerosos países; y la segunda, en la fábrica, donde un joven trabaja con un pedido que han hecho desde la otra parte del mundo.

logística Citrosol

En esta fábrica se emplean trabajadores cualificados de la formación profesional. Reflejo una vez más de que las empresas del sector agrícola absorben mano de obra de distintos segmentos. La agricultura vertebra gran parte de este país y habría que ponerlo en valor y conocimiento de quienes miran al campo de soslayo, incluso a veces con desprecio. ¿Qué sería España sin el agro?

técnico de la fábrica de Citrosol

Fotos de Marruecos. Capítulo I. Judías

Esta semana la empresa marroquí de las fotos que publico compartió en Facebook estas instantáneas, donde se ven cajas de cartón de judía verde larga y mujeres confeccionándola en un almacén. Como no es habitual este tipo de fotografías, me ha parecido interesante publicarlas para así ver por dentro cómo es el vecino del que tantas veces se habla a este otro lado del Mediterráneo.

Imagen

Marruecos tiene una clara ventaja en costes frente a España en el cultivo de la judía verde, que es intensivo en mano de obra. A principios de la década pasada cayó en picado la producción hispana de habichuela, hasta el punto de convertirse en un producto simbólico en la costa española. Sin embargo, en los últimos años la judía ha recuperado superficie en provincias como Almería, Granada, incluso Málaga. No ha desaparecido, como algunos auguraban, ha recuperado terreno debido a las buenas cotizaciones de las últimas cinco campañas. Así lo corroboran los informes de campaña de la Fundación Cajamar. Con altibajos, como es evidente.

Imagen

Aunque la judía alauí es barata y, por tanto, muy competitiva, se enfrenta a veces al problema de la distancia. Parte de la habichuela que se produce en Marruecos llega después en camión al sur de España, donde se etiqueta y se vuelve a exportar. Sin embargo, son habituales las pérdidas o descartes porque no siempre este perecedero llega en perfectas condiciones.

Imagen

Marruecos no es el único gran productor africano de judía verde. También está Kenia, que llena el sureste asiático con esta leguminosa.

Vicasol entra en El Ejido alquilando las naves de Uniagro, tras el intento fallido de fusión con Ejidomar

La cooperativa Vicasol se expande. Hace unos años intentó su fusión con Campovícar, que finalmente entró en Murgiverde, y más recientemente con Ejidomar, pero en ambos casos ninguna de las dos fusiones llegó a fraguar. Así que la cooperativa vicaria ha optado por crecer de otro modo, no absorbiendo empresas, sino abriendo nuevos almacenes. En la fotografía se puede leer un rótulo en el que se anuncia que en la próxima campaña 2014/15 Vicasol comenzará a comercializar en las instalaciones de Uniagro del Grupo Femago, en el paraje El Treinta (El Ejido), que llevaban cinco años cerradas.

Imagen

El viernes pasado estuve un rato charlando con el presidente de Vicasol, Juan Antonio González, que me explicó que con esta nueva apertura pretenden aumentar en pimiento y pepino, amén de coger nuevos agricultores. También desde este nuevo almacén que alquilan a Femago durante tres campañas, prorrogables a cinco, quieren dar servicio a los socios que ya tienen en El Ejido, Dalías, Berja y Adra. Se trata de un centro de manipulado de 12.000 metros cuadrados con capacidad para hacer hasta 40 millones de kilos por campaña.

El presidente me dio algunas cifras de los últimos tres años, que tengo que reconocer que me han sorprendido, ya que se registran crecimientos anuales consecutivos del 10-15% en socios, hectáreas y kilos. En la actualidad Vicasol tiene 605 socios con la previsión de elevar su número a unos 650 agricultores. Hace tres ejercicios la cifra rondaba los 400. En cuanto a superficie ahora mismo Vicasol está en 1.250 hectáreas, pero espera subir hasta 1.400 ha. el año que viene.

En cuanto a facturación, en la campaña pasada 2012/13 Vicasol cerró con 138 millones de euros y 150 millones de kilos. Sobre la actual 2013/14 prevé acabar en torno a los 175-180 millones de kilos (hay que recordar que buena parte de este aumento proviene de sus instalaciones remodeladas de la antigua Almerisol). Pero la previsión es alcanzar los 200 millones de kilos en el ejercicio 2014/15. Son palabras mayores, cifras de Champion League… 200. Da vértigo, jeje. ¡Suerte en cualquier caso!

Empresas de manipulado y transporte cuelgan el cartel de no se admiten más currículum

Empresas de manipulado y transporte cuelgan el cartel de no se admiten más currículum

Los políticos no se cansan de decir que el sector primario está manteniendo al país y que gracias al campo España sobrevive. Sin embargo, es una verdad a medias porque la agricultura no puede soportar todo el daño que estos años atrás ha hecho el ladrillo y la especulación financiera. Desde hace varios años carteles como el de la imagen se suceden en la puerta de las empresas agrícolas, ya sean cooperativas, alhóndigas con su almacén de exportación, empresas privadas de manipulado, de suministros o del transporte por carretera, como es el caso de la fotografía adjunta. El sector hortofrutícola español da de comer a miles y miles de familias, pero tiene un límite ya que por sí solo se ve desbordado para ayudar a todas las personas que han quedado en paro. La mayoría de los que leáis esto sabréis que antes entrar a trabajar como envasadora en un almacén era relativamente fácil, pero ahora poco menos que “hay que tener enchufe”, ¿o no es cierto? Conozco más de un caso, y dos, y tres…

Los japoneses. En la alhóndiga. II parte

Imagen

El recorrido lo acabamos en una alhóndiga, en la subasta central del Grupo Femago, en el Polígono de La Redonda de El Ejido (Andalucía, España). Allí nos recibió Francisco Maleno, director comercial, que atendió gustosamente a las innumerables preguntas que al grupo de japoneses les suscitaba el funcionamiento de un centro de subastas de este tipo. Quizá fue la parte del programa que más interés del despertó, al menos fue el momento en el que estuvieron más activos.

El señor Aoki era quien estaba al frente de esta representación de profesionales agrícolas del país del sol naciente, formada por agricultores de hortalizas y fresas (los más longevos del grupo), por tres empresarios comercializadores de productos hortícolas y por responsables de las principales zonas de producción de Japón. En otras visitas también han venido miembros de empresas de agroquímicos y de casas de semillas.

Imagen

Por lo que contaron, hoy día en Japón se está apostando por el retorno de los jóvenes al campo, pero no de cualquier modo. La formación es crucial, así que los nuevos productores nipones están perfectamente formados en todos los niveles. También proyectan poco a poco crecer en superficie de invernaderos; de hecho, las compañías de semillas japonesas están avanzando mucho en hortícolas, como por ejemplo Sakata.

Imagen

Y otro aspecto positivo. En Japón no se puede decir que esté de moda la dieta mediterránea, pero sí que se siente curiosidad por ella y por sus materias primas. Así que hay una oportunidad de negocio para las frutas y hortalizas españolas, pese al encarecimiento de la logística. Según contaban algunos miembros de este grupo de japoneses, en su país se puede pagar 5 euros por un kilo de melocotones y una cifra muy similar por un kilo de tomates. Los consumidores japoneses están acostumbrados al segmento gourmet, y el precio no les asusta – como podría ocurrir con un europeo – si el sabor es bueno. Premian la calidad, no la cantidad.

Los japoneses. En el invernadero. I parte

Imagen

Me llamaba hace unos días un lector para invitarme a un tour por el Poniente almeriense (Andalucía, España) con un grupo de una veintena de japoneses pertenecientes a la Asociación de Productores y Casas de Semillas de este país. Le dije que sí por varios motivos: el primero, quiero tener un trato lo más cercano posible con los lectores y con sus inquietudes; y en segundo lugar, porque la propuesta de Víctor, así se llama este amigo lector perito agrícola, supone contar esa otra realidad del campo que no está ni en las convocatorias ni ruedas de prensa ni en los actos oficiales de los políticos.

La visita la iniciamos en una finca de los dueños de la compañía Fircosa en El Ejido, un espectacular multitúnel de 4 hectáreas y de gran altura para favorecer la ventilación, de hecho creo que es el invernadero más alto de toda la comarca, tal y como se aprecia en la fotografía de grupo que acompaña estas líneas. En el invernadero se cultiva cherry y cherry pera, que alcanza hasta los 12 grados brix (sorprendente este nivel de dulzor), y utiliza el sistema de riego de origen israelí de la firma Wise Irrisystem: cada 20 centímetros de profundidad el sistema Wise detecta las necesidades de la planta para que esté oxigenada y en un entorno húmedo en todo momento.

Imagen

La siguiente parada del tour fue a solo unos kilómetros de El Ejido, en el vecino municipio de La Mojonera, donde los dueños del almacén de suministros Suahlsa tienen más de quince hectáreas de pimiento y tomate. Lo interesante es que comercializan directamente desde la finca, uno de esos ejemplos de empresa que me gustaría destacar, Fega López es el nombre de la mercantil, que hace muy bien su trabajo y que no tiene ni necesidad ni obligación de sumarse al carro de la concentración de la oferta. Quizá si se integrase en otra estructura mayor, su línea de flotación variaría y también la clave de su buena gestión. Por cierto, pocas veces he visto un invernadero tan limpio, parecía de catálogo. De hecho, los japoneses no dudaron en fotografiarlo y grabar imágenes de todo tipo, como se observa en la instantánea.

Imagen

Ésta es la cuarta vez que aterriza en la provincia de Almería un grupo de esta asociación japonesa. En otras ocasiones han conocido la zona del Levante almeriense. Lo que más les maravilla en todas sus visitas es la calidad de las hortalizas almerienses. Según me comentaba el guía y traductor, sería rentable exportar por avión a esta zona del mundo, ya que los consumidores nipones están dispuestos a pagar un alto precio por verduras frescas de calidad.

El verde de Femago desaparece bajo el rojo tomatero de Agrupalmería

Imagen

Aunque la comercialización de tomate en Almería es de 12 meses, cerrando así ciclo y calendario, lo cierto es que si hubiera que poner una fecha de inicio de campaña tomatera esa sería el mes de octubre. Motivo por el que muchas empresas del tomate están dando los últimos remates a sus almacenes, poniéndolos bonitos y arreglándolos.

Como es bien sabido Agupalmería pertenece al Grupo Femago. Un lector me mandaba hace unos días esta fotografía que tomaba a la salida de El Solanillo (Roquetas de Mar), dirección La Mojonera, muy cerca de Los Llanos de Vícar en el corazón del Poniente almeriense. Se puede apreciar cómo se han descolgado los carteles de Femago para poner uno muy grande de Agrupalmería, y cómo el color verde de Femago desaparece bajo el rojo de la ‘Agrupa’. Teniendo en cuenta que Agrupalmería ha vendido sus instalaciones del aeropuerto a CASI y que hay un flamante y nuevo director general, no es de extrañar que se empiecen a hacer ‘cositas’ novedosas en esta alhóndiga de las familias Góngora y Quero.

¿Imagen de marca rotular este almacén con el cartel de Agrupalmería? Su ubicación es estratégica, ya que en el triángulo que forman Vícar, La Mojonera y Roquetas se concentra la mayor parte del tomate del Poniente, una nave idónea para atraer a nuevos agricultores y más kilos de este cultivo y reforzar la posición en este producto. Por un lado, Agrupalmería ha recuperado sus viejas instalaciones de La Cañada de cara a la nueva campaña y, por otro lado, se implanta también en esta otra comarca almeriense. Señal de que el Grupo Femago y su fichaje directivo ambicionan dar un salto cualitativo en el nuevo ejercicio 2013/14.

Posdata 1: Por cierto, mañana jueves la CASI celebra una Jornada de Puertas Abiertas, de 12 horas a 18 horas, en las naves de El Alquián compradas recientemente a Agrupalmería. El presi José María Andújar parece que ha bautizado los nuevos almacenes como ‘CASI-Aeropuerto’.

Posdata 2: Es una suerte tener lectores que me tengan tan bien informado, como el amigo que me ha enviado esta fotografía. Si tú también quieres mandarme cualquier comentario sobre algún tema de agricultura que te interese, puedes hacerlo a través del buzón de sugerencias de este blog, que es mi correo personal: j.a.arcossanchez@gmail.com ¡Muchas gracias! No importa en qué parte de España o del mundo estés. Todo lo que tenga repercusión hortofrutícola es del interés de este blog.

Pimientos por encima de los tres euros en origen

Esta mañana me mostraba el presidente de una conocida cooperativa almeriense, especializada en pimiento, el volumen de california amarillo que había entrado esta semana en su almacén de manipulado. ¡¡43.000 kilos”, me decía, “eso para una cooperativa como la nuestra no es nada”. Con este breve comentario se comprende que ayer en algunas alhóndigas de la provincia de Almería el pimiento corto amarillo cerrase cotizando por encima de los tres euros. “Normal porque no hay pimientos”, añadía este presidente que en su finca ha cortado esta campaña una media de 6 kilos de pimientos por metro cuadrado, frente a los 10 kilos que logró el ejercicio pasado.

Imagen

Esta campaña hortofrutícola, en términos generales en Almería, está siendo buena en precios. La meteorología adversa del mes de noviembre sacó del mercado las producciones de los países del norte de Europa y dio por cerrada la temporada al aire libre en España. También provocó, por el crecimiento vegetativo en ese momento de las plantas, que en los meses posteriores los invernaderos almerienses tuviesen menos kilos que otros años. Digamos que se reguló la producción. Pura aritmética de la oferta y la demanda. Cuando hay sobreproducción las pizarras están raquíticas; pero cuando ocurre lo contrario, como ahora, esas mismas pizarras señalan unos precios irreales, en el sentido de que son muy pocos los agricultores que se benefician de las altas cotizaciones.

Hay algunos productores que para apurar su cosecha de pimientos han empezado hoy mismo a blanquear sus explotaciones. Conozco a algunos. Las próximas semanas serán decisivas para poder cerrar o no la mejor campaña de pimientos de los últimos años. Y mientras en Almería la campaña hortícola asoma a su tramo final, en Murcia comienza la misma. Y en breve, en la tierra del indalo melones y sandías con la incertidumbre de siempre.