Holanda pide matrimonio a Almería. Países Bajos. III parte

Día de Holanda (1)

Día de Holanda (2)

El Día de Holanda en Almería tradicionalmente ha dado muchos titulares a la prensa. Me viene a la cabeza el año que vinieron a vender su modelo energético y poco después se intentó importar la cogeneración a nuestra tierra, resultando el mayor de los fracasos. También fue notoria la edición en la que pusieron sobre la mesa sus altísimos rendimientos por metro cuadrado y a partir de entonces más de uno en Almería pensó que lo único importante era sacar kilos y más kilos. Y aún seguimos con esa idea. Por tanto, habría que reconocer la influencia de este evento anual, ya que por ejemplo la fiebre de las productividades – como la quimera del oro –  sigue hoy día pululando en el debate hortofrutícola almeriense como el reto a superar lo antes posible. Pero en esta ocasión la delegación empresarial e institucional de los Países Bajos no ha venido a Almería a dar lecciones, sino a ofrecerse en matrimonio.

La dosis de humildad que requiere tan evidente cambio de actitud es enorme. Los representantes del vecino del norte presentes en Almería estos días ya no miraban por encima del hombro, sino que observaban a los ojos, ya que la perspectiva de tener enfrente a un igual se traduce en esa inclinación horizontal de la mirada.

Y se puede edulcorar de mil formas: colaboración, búsqueda de sinergias, aliados, nuevos socios… se puede llamar como cada uno quiera, pero detrás del lema “juntos podemos” o de frases tipo “unidos somos más fuertes” (traducción al español) lanzadas desde la tribuna por los oradores holandeses se evidencia un deseo de unirse en matrimonio empresarial. Y a tenor de la respuesta del presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Diego Martínez Cano, que clausuró la jornada asegurando que es mejor ser socios que competidores está claro que la petición de mano fue aceptada.

agricultores holandeses

Esta declaración de intenciones de unir como aliados a quienes son competidores vino justificada por la situación de crisis que vive en la actualidad el agricultor de invernadero holandés. Distintos intervinientes neerlandeses lo reconocieron. Una muestra – entiendo – de poner sobre la mesa parte de la baraja al descubierto, en un ejercicio de honestidad. Reconocieron estar en una situación complicada, incluso de peligro de caída. Y antes de hincar la rodilla, propusieron intercambiar alianzas porque el enemigo no es el productor de otro país europeo, sino la cadena de distribución. Fue la conclusión final que se expresó con palabras muy similares a las descritas por mí ahora. Así que la pelota estaría en este momento en el tejado de los empresarios españoles, en general, y los almerienses, en particular.

primera fila

público   Fernando Gómez   mesa final

Nuevas entidades

El evento fue intenso en lo informativo. Se presentó una nueva organización creada este pasado mes de agosto y que en los próximos días será presentada ante el Ministerio holandés de Agricultura. La Branche Organisation (BO) conformada por varios miembros (FPC, LTO y NFO) y que tendrá por objetivo cooperar en la cadena agroalimentaria.

Esta nueva organización se suma a Fresh Produce Center, fundada el pasado año para reactivar al sector, y que reúne a la comercialización a través de Frugi Venta y a la producción holandesa, a través de DPA. Fresh Produce Center recoge el testigo de la anterior entidad que representaba al sector, la Horticultural Board, que desapareció hace dos años.

Fresh Produce Center aborda cuestiones de seguridad alimentaria, marketing y estadísticas, alimentación, logística y nuevas tecnologías. A partir del 1 de enero de 2016 se plantea ser interlocutor ante Bruselas de cuestiones hortofrutícolas.

representantes de la embajada comercial

Henny Endenburg

 ¿Hablamos de barcos?

El último ponente tuvo la deferencia de hablar en español, ya que tiene un contacto próximo con la lengua de Cervantes. Henny Endenburg, propietario de la naviera Alveïs-Shipping Ibérica adelantó que el próximo 12 de noviembre saldrá el primer barco de una nueva línea marítima que unirá Almería con el norte de Europa.

Contenedores con hortalizas frescas desde el puerto almeriense rumbo a otros puertos de Holanda e Inglaterra. ¿Cuántas veces hemos leído y escuchado algo similar? Demasiadas veces, así que la experiencia vivida hasta ahora aconseja dejar en suspenso cualquier proyecto de transporte de perecederos por barco. El hundimiento del mercante que ha ocurrido siempre, metafóricamente hablando, obliga a usar la prudencia, salvo que se quiera caer en la tentación de vender humo. Algo por desgracia muy habitual cuando se pretende un buen titular.

pin

Anuncios

Los amos del comercio de frutas y hortalizas. Países Bajos. II parte

A las puertas de Albert HeijnLos españoles seremos muy buenos produciendo calidad, pero sabiendo vender no. Ese puesto lo ocupan los holandeses que, pese a tener tan solo una pequeña superficie dedicada a hortícolas (como se describió en el artículo anterior), dominan el comercio internacional. Y al fin y al cabo es en la venta donde mayores ingresos se pueden obtener.

Son los reyes del mambo también en frutales. Grandes volúmenes que importan de cualquier parte del globo terráqueo no solo para abastecer a su mercado doméstico, sino y sobre todo para vender al resto de Europa. Los ejemplos sobran. Holanda compra naranjas y pomelos a Sudáfrica; mandarinas a España; uvas a Sudáfrica, Chile e incluso India; manzanas a Chile y Nueva Zelanda; bananas a Costa Rica; y un largo etcétera por los cinco continentes con otros productos como piñas, peras, melones, frutos rojos, aguacates, guayabas, mangos, higos, dátiles y frutas de hueso (éstas últimas en menor medida).

pepino holandés en Holanda

En hortícolas su negocio es exactamente igual. Reexpediciones de verduras que se adquieren de otros países. Aunque son productores de tomate, compran fuera más de 250.000 toneladas anuales traídas de las siguientes zonas por orden de importancia: España, Bélgica, Francia y Marruecos. O siendo como ya son productores de patatas y cebollas también las compran de vecinos como Francia o de países del hemisferio sur como la lejana Nueva Zelanda para luego revenderlas. El mismo parámetro se repite con las otras verduras.

Jumbo

supermercado holandés desde fuera

El holandés es todo un paradigma. Pequeñas superficies de producción a nivel local, tecnificadas y con altos rendimientos. Esos mismos productores se internacionalizan produciendo directamente en otros países, como en Portugal; o llegando a alianzas con productores de otras nacionalidades, como en España. Su posición estratégica en el corazón de Europa, su logística, sus excelentes conexiones de transporte y su consolidada clientela comunitaria sitúan al empresario holandés siempre un pasito por delante del empresario mediterráneo, ya sea español o italiano. Holanda domina la cadena, los flujos y tiene una capacidad y experiencia en la bisagra de la reexpedición que no tiene nadie.

tricolor a granel

‘Clientes pudientes’

Holanda es la antítesis de Grecia, país que vende a mercados complicados y de bajo nivel adquisitivo. Holanda envía el grueso del tomate y pimiento que despacha a Alemania, Reino Unido y Suecia. Países ricos. Su pepino tiene esos mismos mercados, más Bélgica.

En fruta dulce ocurre igual, ya sean tropicales, pepita, hueso o cítricos. La lista de los principales compradores de las frutas y hortalizas que factura Holanda son Alemania, Reino Unido, Bélgica, Francia, Suecia, Italia, Noruega, Dinamarca, Polonia e Irlanda.

sección de hortalizas de un supermercado holandés

Posdata: Las imágenes me las han enviado los amigos de Andorreando por el mundo, agricultores ejidenses que viajan por todo el planeta; y también algunas son del mismo amigo lector que me facilitó las fotos del post anterior.

Westland

Perspectivas de los consumidores germanos. Rosalía Gómez desde Alemania

Rosalia GómezDespués de volver de bañarme en las cálidas aguas del Mediterráneo, de ponerme morenita (todo lo que pude) y de atiborrarme de tapitas, cervecitas y tintos de verano, vuelvo a la razón y al juicio de mi pueblo adoptivo, a las bratwurst y las pommes, y a los bosques y los lagos.

También tuve la oportunidad este mes de julio, entre tapa y tapa, de recibir la visita de José Antonio, una ocasión para intercambiar ideas acerca del interés de sus lectores en conocer cómo se mueve el público y la oferta a la que se ve sometido fuera de las fronteras españolas.

Zucchini gelb

MelonenTras una escueta visita a una de las grandes superficies comerciales que suministran al consumidor del norte alemán os hago un resumen. A estas alturas del verano, todavía sigue habiendo bastante verdura de producción regional. Los mercados se abastecen de productos regionales, muy queridos por el consumidor, no solo porque son productos procedentes de sus campos, sino porque eso significa producto más fresco y natural, carente de horas de frío y transporte además de sabor. También es sinónimo de menor contaminación atmosférica y ahorro energético, factores valorados sobre todo por el consumidor más joven.

Auberginen

Zwiebeln GemüseTomates, calabacines, pepinos, berenjenas, judías y sobre todo hortaliza de hoja son producidos durante el verano por productores regionales alemanes. He visto, con nostalgia además, un tipo de tirabeque. Supongo que muchos seguís consumiendo y produciendo tirabeques, un tipo de leguminosa con un sabor dulce, exquisito.

El mercado holandés y belga, a pesar del público proteccionista alemán del medio ambiente y de la preferencia por la producción fresca, continúan en Alemania en los stands de los departamentos de fruta y verdura de los super con sus tomates de verano y calabacines. No es fácil desprenderse de los vínculos comerciales holandeses que habrán de mantenerse con vistas al otoño.

Paraguayos   Finca El Encinal

Knoblauch weissSiempre nos saca una sonrisa a los españoles encontrar nuestros productos y – a pesar de que nuestras verduras no dan la talla en estos momentos en los que la feria del mediodía en la capital almeriense alegra a turistas y residentes – hay ajos, cebollas,  cerezas, melones, sandías, paraguayos, jamón serrano y como no nuestros vinos, aceitunas y otros encurtidos, de procedencia genuinamente española.

Es una pena que no pueda mencionar al expositor de los aceites, que nuestros vecinos italianos con tanto arte comercializan en nuestro nombre y con sus nombres y apellidos. No es de criticar esto, ya que el italiano hace bien su trabajo, pero muchos esperamos ver algún día en las botellas de aceite, que se etiquete adecuadamente y se nombre, no solo al agente exportador, sino además al productor, aunque todavía habrá que esperar una legislación europea que normalice ese aspecto del etiquetado.  Siguiendo la tónica de los refranillos de José Antonio, diremos que a cada cerdo le llega su San Martín.

Gratis   Knackerbsen

Mientras tanto me recreo en el vocabulario español que encuentro por aquí y por allá y que deja huella por todo el mundo de la idiosincrasia española; los hogares alemanes esperan la llegada del otoño que llena de color las calles: amarillos, rojos y anaranjados, y de sabor sus mesas, con los productos de nuestra huerta, que a pesar de la distancia y del consumo energético que supone, no deja de ser un aporte de energía para niños y mayores, que por supuesto no rima con el “gratis” de una de las fotos que os envío. Los estándares de calidad que estamos ofreciendo en los últimos años son, por supuesto bienvenidos.

Paprika Mix

meinLand

Irlanda. La crisis financiera afecta a los hábitos de consumo de frutas y hortalizas/ Ireland. The financial crisis of 2008 affects the consumption habits of fruits and vegetables

Californias de cuatro coloresLa gran crisis financiera que ha asolado a Europa a raíz del ‘pinchazo del ladrillo’ ha tenido también consecuencias sobre los mercados de consumo hortofrutícolas. Ejemplos como el irlandés. La recesión ha provocado que el ama de casa irlandesa, que antes compraba sin preocuparle el origen de los frescos, ahora se fije como nunca en la procedencia. Pero volvemos a la misma situación que la radiografiada en Inglaterra, su dependencia del exterior es absoluta para poder llenar la cesta de la compra con frutas y hortalizas frescas (que no congeladas).

Así que los productores locales irlandeses son los grandes beneficiados de este nuevo torbellino agronacionalista. Pocos, y lo que producen, se lo quitan de las manos. Casi literalmente.

Las encuestas de Kantar Fresh Produce Ireland reflejan que existe una corriente de opinión según la cual muchos irlandeses creen que comprando producto nacional apoyan a la economía del país. Es en realidad un argumento político, ya que la producción irlandesa se limita casi a las patatas, 10.700 hectáreas, y a un poquito de brásicas, un millar de hectáreas por todo el país. Lo demás es residual. Apenas 20 hectáreas de tomate, menos de una docena de hectáreas de calabacín y tan solo 7 hectáreas de pepino. Con estos números queda todo dicho.   Mayes en Irlanda

Hay otro paralelismo con el Reino Unido vinculado al segmento ecológico. Se trata de la percepción de una demanda ‘bio’ que es creciente ahora y en el futuro en ambas islas, según las encuestas de consumo. Se abre así una oportunidad de negocio en ambos mercados para los exportadores españoles, ya que los productores locales no abastecen esa pujante demanda doméstica. Es más, la superficie de hortalizas orgánicas irlandesas ha descendido un 44% en los últimos años.

Sobre Irlanda también hay que decir, principalmente en algunas frutas y cítricos, que Londres sigue sirviéndoles mucha mercancía, a través de la reexportación. Intermediarios que podrían saltarse los exportadores para vender directamente a Dublín.

Donde está más justificado que Irlanda defienda su producto patrio es en la cerveza, la Guinness es inigualable y la tostada irrepetible. Pero en hortícolas y frutales, el continente es su huerta natural. E insustituible.

Posdata: Las fotos pertenecen a un supermercado Lidl en Irlanda. Me las han cedido los amigos de Andorreando por el mundo, una pareja de jóvenes ejidenses que viaja por todo el planeta.

Pimientos en un Lidl irlandésIreland. The financial crisis of 2008 affects the consumption habits of fruits and vegetables

The great financial crisis that swept through the European markets, caused to some extend by the “explosion” of the real estate bubble, has also brought consequences on the consumer markets of horticultural products. That is exactly what happened to Ireland. The recession has caused the Irish housewife to pay more attention to the origin of the perishable goods, a thing she never used to do before. We are facing basically the same picture as in the UK: the Irish depend on the import in order to be able to fill the shopping basket with fresh fruit and vegetable (not frozen).

As a consequence the local producers are the ones to obtain benefits of this new agricultural-patriotic wave. Not only there are just a few of them, but whatever they produce is being sold almost literally in a fraction of a second.

The surveys of Kantar Fresh Produce Ireland point out that there is a trending opinion among the Irish that if they buy national products, they back up the economy of the country. It is more of a political argument, since the production of Ireland is limited to potatoes (10.700 hectares) and winter vegetables, almost 1.000 hectares all over the country. All other production is irrelevant. There are less than 20 hectares of tomato, less than a dozen of hectares of zucchini and only 7 hectares of cucumber. The numbers speak for themselves.

There is another similarity with the UK related to the ecological sector. I´m talking about the perception of the growing demand for “bio” products, which is also one of the future trends on the British Isles, according to the latest consumers surveys. A business opportunity for the Spanish exporters is created both on the market of Ireland and the UK, taking into account that the local producers cannot satisfy the thriving domestic demand. What is more, the surface dedicated to horticultural production in Ireland shows a decrease of 44% during the last couple of years.

I have to mention too, that, mostly in the case of some of the fruits and citruses, London still supplies a relevant portion to Ireland through re-exportation. By avoiding the middleman the Spanish exporters could sell directly to Dublin.

The only Irish national product whose preservation is well founded is beer, Guinness is unparalleled and stout is simply unique. But when it comes to fruits and vegetables, the continent is its natural garden and orchard. And it is irreplaceable.

Murgiverde en Irlanda

El mercado suizo y su modelo proteccionista. Cuotas y aranceles a golpe de calor o frío

1 cadena Coop

Suiza juega a muchas cartas. Bandera de la neutralidad bélica, cobijo de los capitales que no quieren declararse, europea unas veces e independiente de sus vecinos otras muchas. En lo agrícola proteccionista como ninguna otra nación del continente.

2 supermercado CoopEn verano pone cupos y aranceles a la entrada de frutas y hortalizas de otros países para favorecer la producción propia. Cuando acaban los meses de calor y llega el frío elimina dichas barreras para abastecer a su mercado con producto foráneo, ya que con el otoño-invierno su huerta se hace minúscula. Los exportadores españoles de contraestación apenas sufren estas restricciones, no así los que cultivan en este momento. En realidad, Suiza practica el agronacionalismo puro y duro. Compra de fuera porque no le queda más remedio y en la medida que no tiene oferta.

3 suizos    4 lineal Coop    8 IMG_7218

Las imágenes con las que ilustro esta reseña me las enviaban hace unos días los amigos de Andorreando. Una pareja de Santa Mª del Águila (El Ejido) que está ahora en la zona de Ginebra. Los precios que aparecen son en francos suizos. Fotografías de Coop, la firma que domina el mercado suizo junto a Migros, incluso con más cuota de mercado. Coop apuesta por la variedad en frutas y hortalizas, y es reseñable su sección de ecológicos.

5 pepinos de La Región

El ecológico es notable en este mercado. El 35% de los suizos reconocen comprar orgánicos varias veces a la semana frente al 27% que lo hacía hace pocos años atrás. En hortícolas la cuota de consumo ‘bio’ supera el 15%.

En este país de cantones está de moda el ecológico y el producto de proximidad. Se promociona lo regional y el orgánico casi como sinónimos, casi en un mismo paquete. Evidentemente la similitud no es tal, pero lo cierto es que forma parte de la actual política de marketing de las cadenas suizas.

9 IMG_7219

Por otro lado, Suiza tiene unos pocos invernaderos, algo más de 400 hectáreas, principalmente de tomate y pepino; aunque también hay otros cultivos como rábano, lechuga, repollo o rúcula. Explotaciones tanto de cristal como de plástico.

Un producto que no cultiva Suiza es el pimiento, de ahí que su importación haya crecido en los últimos años a un ritmo del 6%. Los exportadores españoles están bien situados, sobre todo en lechuga y tomate. La mitad de este último es español, por delante del tomate marroquí, el italiano o el holandés.

6 FullSizeRender    7 IMG_7215

Tendencias de los consumidores ingleses. Desmontando mercados/ Trends among the British consumers. Unraveling the markets

Consumidora inglesa

Este verano me he propuesto contaros en pequeños fascículos lo más granado de los mercados europeos. Esos mismos a los que exportamos nuestras frutas y hortalizas. Conocer más a fondo a nuestros compradores. Una lectura apropiada para los meses de julio y agosto. Empiezo con el Reino Unido. Y agradecer a Francisco, un seguidor almeriense afincado desde hace una década en Inglaterra, que me haya enviado estas fotografías tomadas recientemente en Londres.

Los británicos, a diferencia de los europeos continentales, son muy dados a las encuestas. De lo más variopinto. Desde preguntarse las razones por las que un británico estaría dispuesto a pagar más, los motivos por los que demanda ecológico o en qué criterios se basa para comprar frutas y hortalizas.

Leyendo estas encuestas, por ejemplo, ‘The global food &consumer goods experts’, ‘Food Statistics Pocketbook’ o la ‘Food and You Survey’, se pueden extraer datos muy jugosos que arrojan luz sobre las preferencias de estos clientes.

Factor precio

Para casi el 90% de los consumidores británicos el precio es el principal elemento que justifica su cesta de la compra hortofrutícola. Es lo que primero miran. El segundo factor, para un 65% de consumidores, son las promociones, frutas y hortalizas que estén en oferta. A continuación la calidad, 64%; olor y sabor, 53%; y salud, 49%.

No sé si esto romperá algún mito, pero deja en evidencia que para un británico es mucho más importante comprar barato que comprar salud.

Lechuga británica

Modas, producción local

Hay conceptos en este mercado de consumo que están de moda. Por ejemplo, la producción local. Si os fijáis en las fotos, se ven lechugas con la bandera británica y carteles publicitando los productos regionales. Sin embargo, la dependencia del exterior es absoluta, por mucho que se prime el Kilómetro Cero, la proximidad o el consumo de productos regionales los británicos tienen que importar casi todo, si quieren tener las estanterías repletas de perecederos. Ya que he mencionado la lechuga, de este cultivo apenas hay 8.000 hectáreas en todo el país. A todas luces insuficiente.  Así que en hortícolas España se consolida como el primer proveedor con casi el 40% de la cuota, seguido de Holanda con el 31%.

En el orgánico hay un nicho muy interesante. La producción británica en ecológico está estancada, son apenas 12.000 hectáreas, la mayoría de patata. Sin embargo, pese a esta reducida producción local, todas las encuestas de consumo apuntan a que la demanda por las verduras ‘bio’ se multiplicará en los próximos años. La mitad de los británicos confiesa que el próximo año llenarán su cesta con más ecológico. Así que atención a los exportadores españoles. Aquí hay oportunidades.

Productos de conveniencia

Quiero acabar esta fotografía sobre el mercado británico refiriéndome a los artículos de conveniencia. Es la tendencia futura que se vislumbra para las frutas y verduras, productos de bajo precio unitario que la gente conoce y compra de manera rutinaria.

La compra de estos productos de conveniencia es muy rápida, casi de manera automática y está basada en el conocimiento que se tiene de esos artículos.

Tesco Express

Trends among the British consumers. Unraveling the markets

This summer I intend to acquaint you with some fascinating facts about the European markets in a series of short articles. We´re going to explore together the target markets of our fruits and vegetables, getting to know what makes the end consumers tick. These articles are meant as a light reading for the months of July and August. I shall start with the United Kingdom. First of all, I would like to express my gratitude to Francisco, (a follower originally from Almería, who´d lived already for a decade in England) for these photographs, taken recently in London.

The British, unlike the European continentals, are used to all types of surveys. I mean literally all types of surveys. They ask about everything: what would make a British pay more for a certain product, the reasons behind the demand of organic foods or simply list the criteria for the purchase of fruit and vegetable.

By studying surveys of ‘The global food & consumer goods experts’, the ‘Food Statistics Pocketbook’ or ‘Food and You Survey’, one could make conclusions that throw light upon the preferences of the British end consumer.

Sainsbury's

Price factor

For almost 90% of the British consumers price is the main factor for choosing which product enters their shopping basket. It is also the first thing they check. As a second most important factor, for 65% of the consumers, special offers/discounts are listed, followed closely by quality- 64%; smell and taste-53%; and health awareness- 49%.

I don´t know whether these results break a myth, but they certainly prove that for the British people buying cheaply is much more important than buying healthy fruit and vegetable.

Tesco

Trends, local and regional products

There are several trends on the consumer market in UK right now. One of them is the local/regional production. If you take a closer look at the pictures, you could see the Union Jack on the plastic wrap of the lettuce. There are also posters to be seen, advertising for regional products. Nevertheless, the dependency of the UK food sector on the import is absolute, so even if the less food miles and the regional products are promoted, the British have to import almost everything on the fruit and vegetables shelves if they want to keep them filled with perishable goods. Of the above mentioned lettuce only 8000 hectares are being grown in the whole of the UK. A clearly insufficient quantity. And Spain has firmly established itself a leading supplier of horticultural products with a market share of almost 40%, followed by the Netherlands, with 31%.

The field of organic foods there is another interesting market niche.  The UK production of organic foods is stagnant, counting with only 12.000 hectares, in their majority potatoes. Nevertheless, and despite the limited local production, all the consumption surveys point out that the demand for “bio” vegetables will increase rapidly in the near future. Half of the UK consumers plan including more organic products in their shopping basket during the following year. So, pay attention, Spanish exporters. Opportunity in sight!

Convenience goods

I would like to put the final touch on this landscape of the UK market, making a reference to the convenience goods. The new tendency in sight on the market of fruit and vegetable is the low unit price and the purchase of already known products as a part of a routine.

Such purchase of convenience goods is fast; it is being executed in an almost automatic manner and is based on a previously obtained knowledge of the products.

Reclamos al producto local británico

DIA comelotodo. Primero El Árbol y ahora Eroski

La Plaza

¡Quién ha visto y quién ve al DIA! Muchos de los que hemos sido universitarios en su tiempo acudíamos al DIA porque era el supermercado más barato. Había cupones, descuentos y productos de marca blanca baratos, baratos. Daba igual la imagen, el desorden, las colas en el cajero o el aspecto cutre de muchos de sus establecimientos. Lo importante para el estudiante que vivía fuera de casa era ahorrar. Así que yo fui uno de aquellos universitarios, que bastantes años después al entrar ahora en una tienda DIA no la reconozco. Está bien el cambio de imagen que ha dado, muy bien incluso; aunque quizá la bandera de lo barato sea en este momento más discutible.

Sea como fuere la estrategia de esta cadena ha funcionado. Nuevas aperturas por toda España, a un ritmo que caracteriza a las compañías que están en su mejor momento (es ya la tercera cadena de distribución española en cuanto a cuota de mercado), y adquisición o colaboración con otras de su competencia. Primero el grupo El Árbol, que fue adquirido al cien por cien por DIA hace poco más de seis meses; y el segundo paso ha sido la compra de cientos de tiendas de Eroski, hasta 157, entre ellas la de la imagen, situada en Aguadulce (Almería).

Entrada de la tienda DÍALlevaba varias semanas sin pasar por esta calle Juan de Austria, de Aguadulce, y hace unos días veía cómo el letrero de Eroski había sido sustituido por el de DIA.

Y esta misma semana, ambas cadenas llegaban a un acuerdo de colaboración para comprar juntas a los grandes proveedores, para abaratar sus artículos de cara al consumidor. Según indicaban, los frescos quedaban fuera. Esa es la buena noticia, que a priori su estrategia de comprar barato no va a ser a costa del agricultor. Así sea.

Conclusiones GlobalG.A.P. Tour 2015

Luis Miguel Fernández y Guido Siebenmorgen

Una docena de foros internacionales y solo uno en Europa, el de Almería, celebrado el pasado jueves y viernes. Así se resume la parada del Tour 2015 de GlobalG.A.P. en esta provincia del sureste peninsular. Empezando por el final del debate, de este cónclave desarrollado en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Aguadulce, se concluye que los operadores almerienses quieren simplificar en una sola las diferentes normas de calidad, quedando GlobalG.A.P. como el estándar prioritario. Si ya estaba implantado de manera mayoría, después de este evento ya nadie le hace sombra en esta zona hortofrutícola.

Flavio Alzueta

Director de Agrocolor y presidente de GlobalG.A.P.   Preguntas. Lola Gómez   Benito Orihuel y Encarna Martí

GlobalG.A.P. se configura como una bisagra comercial. Quien quiera vender, debe tenerlo; pero además es el pasaporte para abordar nuevos mercados. El vicepresidente, Flavio Alzueta, conocido por todos ya que ha trabajado muchos años en la comercializadora MABE, dibujó el mapamundi de los 117 países en los que está este sello que une en un mismo lenguaje a producción y distribución. Alzueta apuntó que hoy día en las diferentes zonas agrícolas del mundo hay una serie de temas que están siempre presentes: agua, seguridad alimentaria, cadena de suministro, cambio climático y situación del agricultor (falta de créditos, poco margen, falta de una cadena formal de suministro, escasez de mano de obra y nulo interés por el campo de las nuevas generaciones). También desgranó algunas oportunidades, ya que el aumento de la clase media en los países no UE, los nuevos hábitos de consumo saludables o la seguridad alimentaria como política estratégica de todos los gobiernos abren un horizonte en el que la agricultura de calidad prevé una interesante demanda.

Carolina Carral

Hubo un rico panel de oradores. Carolina Carral – de IPL -, que es la filial que importa para la cadena ASDA (integrada en WalMart), explicó que las quejas de los consumidores han caído drásticamente con la implantación de los criterios de GlobalG.A.P., que se erige así como sinónimo de confianza de cara al comprador final.

Guido Siebenmorgen

Guido Siebenmorgen, director de sostenibilidad de la cadena alemana REWE, habló del auge de las marcas que venden sostenibilidad, como la que lanzó hace años este supermercado bajo el  nombre ‘Pro Planet’. Y luego abordó una cuestión sorprendente. Dijo que la distribución en Alemania paga 4 céntimos a la industria productora de carne para que ésta pueda seguir las propias normas de calidad y exigencia que la distribución pide. Se preguntó si podría ocurrir igual con las frutas y hortalizas, es decir, si las cadenas podrían sentarse con los productores y sufragarles los gastos adicionales que supondría seguir ciertos criterios marcados por el supermercado. Se me antoja casi imposible imaginar que desde el destino se pague porque los cultivos tengan menos materias activas o niveles inferiores de LMR. Pero desde luego su punto de vista fue llamativo.

Tomás García Azcárate

Por su parte, el asesor agrícola de la Comisión Europea, el español Tomás García Azcárate, dijo que en el último año la cuota de mercado de Almería había crecido un 3%, pero solo un 1,5% en valor por el ajuste de precios. Así que para crear valor abogó por innovar y reinventarse una y otra vez.

Paco Góngora, Manuel Galdeano y Luis Miguel Fernández   Preguntas. II jornada   Público con móviles

Azcárate defendió la creación de Interprofesionales europeas para poder defender el interés del agricultor, de hecho según él es la única fórmula; también la inclusión de terceros países en los comités europeos, por ejemplo, en el comité europeo de cítricos junto a españoles además hay turcos y marroquíes; planteó la necesidad de recuperar la idea de las autopistas del mar, en Bélgica ya se están proponiendo tasas a la circulación por carretera; compartir inversiones entre comercializadoras para ajustar costes; o compensar el CO2 del transporte en camión plantando árboles para satisfacer los deseos de sostenibilidad de los supermercados.

Jan van der Bloom

Foto de familia

Juan Colomina, Flavio Alzueta y Tomás García Azcárate

Y voy a acabar con el control biológico, que junto a otros asuntos como el buen uso del agua, son pilares de GlobalG.A.P. El experto Jan van der Bloom describió la revolución verde, que ya todos conocemos, y que se ha constituido en la bandera del campo almeriense; y contó una noticia muy relevante, que ya adelantó uno de los comentaristas habituales de este blog en la zona de comentarios. ¡La solución a la temida Tuta Absoluta vivía ya en Almería! Van der Bloom habló de un parasitoide que en un reciente muestreo ha sido detectado en casi todos los invernaderos almerienses de tomate. Así que la estrategia para acabar con la Tuta “es control biológico con nesidiocoris y una ayuda de la calle, con este parasitoide”.

GRASP póster     Flavio Alzueta y José Antonio Arcos

Carta de una lectora española desde Alemania

Rosalia Gómez

Buenos días José Antonio,

hace varias noches, mientras zapeaba por la tv, me encontré con un debate entre la exministra de Agricultura, Alimentación y Protección de los consumidores (RENATE KÜNAST, por los Verdes, 2001-2005), un experto en empresas de descuento (que se refieren a las grandes cadenas) y asesor de ALDI ( THOMAS ROEB ), un gran empresario del sector de la carne (JÜRGEN ABRAHAN ), una periodista dedicada al sector de la agricultura y que ha publicado libros sobre agricultura (TANJA BUNSEE ) y por último a un agricultor y bloguero que actuaba como representante de los productores agrícolas (BAUER WILLI ), que en Alemania, no solo son agricultores, sino además ganaderos.

Este agricultor ha creado un blog en donde ha publicado un escrito dirigido al consumidor, y le pide consejo  sobre qué hacer con su empresa, porque ellos reciben muy pocos beneficios de sus productos, mientras que los consumidores pagan lo que las grandes superficies le imponen… el eterno problema. Es por eso, porque es un eterno problema en nuestra tierra también, me ha gustado ver un debate de televisión solo dedicado a este asunto que parece pulular por todos los rincones del mundo ¿por qué el agricultor recibe tan poco por sus productos, mientras que el consumidor paga lo que le piden?, ¿son las grandes superficies responsables?, ¿por qué el productor tiene que atenerse a producir cada día mayor calidad, mientras que recibe los mismos precios de siempre? Teniendo en cuenta que estamos ya en un mundo globalizado, y que las situaciones de unos lugares no son tan diferentes a la de otros, es importante que sepamos qué hacen unos y otros.

Algunos productores que intervinieron preguntaron a los expertos “¿por qué no recibimos un precio medio?”. Otra gran duda al respecto ¿es esa una solución?. Muchos productores han pactado precios medios y todavía esa política no ha prosperado. Se tocó el tema de la agricultura ecológica, que con el tiempo no parece ser tan rentable debido a los elevados costes y a la baja rentabilidad, producción de leche, huevos y carne.

No deja de ser interesante ver las intervenciones por parte de los expertos en economía e industria,  expolíticos, periodistas y empresarios agrícolas.

farmer-657343_1920

Al escribirte este correo he visto que ya hay algunos comentarios en SPIEGEL, que como sabrás es una revista bastante importante en este País. Para terminar, el título del debate era algo así. ‘La rabia o el rencor del agricultor’, yo en nuestro lenguaje diría ‘El cabreo del agricultor’.

Para aquellos curiosos que quieran informarse sobre cómo se mueven en otros lugares, el programa fue en la primera de la tv alemana (Das Erste ), el nombre del periodista que modera el debate es GÜNTER JAUCH. El SPIEGEL, ya ha hecho algunos comentarios que podreis encontrar en internet con ‘traducción de la página’. Te adjunto el enlace del blog  start – Bauer Willi, en donde se publica la ‘petición de consejo al consumidor’.

Espero que te sea de interés. Un saludo, Rosalía Gómez

http://www.bauerwilli.com/

Aclaración. La fotografía que acompaño a la carta de esta almeriense residente en Alemania pertenece al enlace de la página que me envía, en la que podéis encontrar información sobre el debate que nos describe.

Mercadona quiere que sus agricultores recolecten de madrugada

Podría ser una inocentada si esto lo hubiese escrito el 28 de diciembre, pero no lo es. Hay varios modelos de linternas que el agricultor o el peón agrícola de turno puede usar (sobre la frente, igual que los mineros) a la hora de recolectar pimientos, pepinos o calabacinos, entre otras verduras, productos perecederos de los que se provee Mercadona y sobre los que ha recaído esta molesta y “curiosa” nueva política comercial de la cadena española de supermercados más importante hoy día.

Imagen

Los agricultores no están por la labor. Nadie quiere recolectar hortalizas de madrugada, por ejemplo, a las tres o a las cuatro no es de recibo estar a oscuras en una explotación agrícola. Ni los agricultores ni sus trabajadores están de acuerdo con la medida. El productor no obtiene mejor precio por recolectar sus artículos a esa hora, ni el empleado cobra más. Pero Mercadona quiere trasladar al consumidor un nuevo concepto en su sección de verduras, un marketing atractivo basado en la idea de hortalizas frescas, muy frescas, casi recién cogidas, como si el lineal o estante fuese un apéndice, una prolongación de la finca. Por este motivo, desde que se recolecta en el campo y hasta que se pone el producto en el lineal no pueden haber transcurrido más de 24 horas. Es una medida tan legítima como cualquier otra que quiera implantar una empresa privada, pero una vez más la distribución desoye al eslabón más débil de la cadena: el agricultor.

La premisa de Mercadona es la siguiente: el agricultor tiene que recolectar 3 horas antes de la partida del camión con destino al centro o bloque logístico. Si el camión sale a las 7 de la zona de producción, entonces las verduras tienen que ser recogidas a las 4 de la mañana. Luego el agricultor, en su comercializadora que es la que provee con estas hortalizas a Mercadona, tiene que rellenar un parte en el que debe indicar la hora de recolección. Tendrá más suerte el agricultor si el camión sale ese día a media mañana, a mediodía o por la tarde; pero si es a primera hora, le tocará dormir poco esa noche.

Mercadona tiene distintos interproveedores de frutas y verduras; pero eso no evita que le afloren numerosos nuevos pretendientes año tras año, novios que quieren ser su proveedor en algún producto fresco. Sin embargo, ¿saben los agricultores de esas otras comercializadoras que quieren convertirse en proveedor de Mercadona cuál es la nueva política de esta cadena valenciana de supermercados? Dudo mucho que tuviesen conocimiento de esto hasta ahora, que lo están pudiendo leer en este artículo. Y el señor Juan Roig, ¿está al corriente de lo difícil que es para un agricultor poder satisfacer sus peticiones?

Imagen

El agricultor tiene que limpiar las hortalizas a pie de campo

Otro titular llamativo. Que el agricultor tenga que confeccionar el género en su propia parcela es nada nuevo, hay muchos que lo hacen, lo extravagante es que la caja tiene que estar limpia hasta un grado superlativo. Conozco un par de agricultores que han empezado a hacerlo, pero que ya no van a continuar. Se retiran. Tiran la toalla.

¿Los motivos? Tienen que construir en la finca un almacén o un punto hermético (más gastos). No puede haber polvo en las cajas, no puede caer ningún tallo, ninguna flor, etc. ¿Tienen que ir estos agricultores con un trapo o una bayeta limpiando los pepinos, los calabacinos o las berenjenas? Como el propósito es reducir el manipulado y que el producto vaya directamente al lineal del supermercado, pues el agricultor tiene que multiplicar sus tareas. Y dudo mucho que le vayan a pagar mejor sus verduras. Sería la primera vez que ocurre.

Un último apunte. También es legítimo, por supuesto, que una empresa quiera reducir costes eliminando todo lo posible el número de envasadoras, pero tampoco hay que olvidar que son empleos que se pierden en mitad de una crisis descomunal. ¿Dónde queda entonces la responsabilidad social corporativa (RSC) de las compañías?

posdata: En la nueva política o marketing comercial de Mercadona todos los productos perecederos (carne, pescado, verduras o frutas) tienen una hora límite de exposición de venta al público. En el caso de las hortalizas, berenjena y calabacín se mantienen en el lineal un solo día; pimiento lamuyo, italiano o california en sus tres colores, dos días; tomate verde y rojo, dos días; y pepino tres días. Lo que no se vende en esos días se envía al contenedor como basura.

posdata bis: Me comentan los productores varias cuestiones más. Independientemente de la linterna que se lleve, de madrugada a la hora de recolectar no es posible apreciar la homogeneidad del fruto, ni su color exacto ni su situación en la planta. Y hay que tener muy presente el incremento de costes en mano de obra. Hay trabajadores que no están dispuestos a hacer esta tarea sin una subida de 3 euros por hora en su salario.