El grupo Tribelli: Agroiris, Murgiverde y Fruca

Producto de Almería

Esta mañana he estado en la SAT Agroiris, acompañado por Mª Carmen Manjón y Beatriz López, de Enza Zaden. He podido saludar a Juan Antonio Díaz Planelles al que llevaba tiempo sin ver y su hijo, Javier, nos ha mostrado la línea de trabajo que desde el año 2010 llevan con el pimiento mini cónico (el extradulce conocido coloquialmente como ‘sweet bite) y con el nuevo XL, también dentro del mismo concepto de pimiento dulce, pero en este segundo caso tipo italiano. Ambos conforman la marca Tribelli, de Enza Zaden. Decía bromeando Planelles que por culpa de este pimiento tienen el almacén abierto en verano.

Mª Carmen Manjón, Javier Planelles y Beatriz López

Agroiris es la empresa que ha catapultado la marca Tribelli, pero recientemente se han adherido a este grupo la también ejidense Murgiverde y la murciana Fruca. Agroiris incluso ha diseñado su propia caja, como podéis ver en algunas imágenes, para atender a su segmento Premium. Clientes reconocidos en Alemania, como Rewe y otras cadenas; y en Reino Unido, como Tesco.

Javier PlanellesEsta SAT, situada en la carretera de Almerimar de El Ejido (Almería), ha equipado sus instalaciones para agilizar la confección de este producto, separando de manera automatizada los tres colores del Tribelli mini. El resultado final son bolsitas generalmente de 200 gramos con pimiento mini cónico rojo, naranja y amarillo, destinado a la exportación.

sellado XLEsta campaña como novedad Enza Zaden ha lanzado el Tribelli XL (el tipo dulce italiano rojo). Agroiris tiene alrededor de 30 hectáreas de este otro pimiento de mayor calibre, dentro de la marca Tribelli, más otras 70-80 del mini.

El grupo Tribelli trabaja por programa, es decir, suministrando a sus clientes en destino los doce meses del año. Es un producto fresco que se demanda en Europa, como muchos ya sabéis los pimientos mini cónicos se consumen como golosinas, en crudo. Son una alternativa a la bollería industrial y a las galletas. Comer hortalizas como aperitivo.

Naranja, rojo y amarilloMe contó Javier Planelles que se hacen tres siembras para completar el ciclo de doce meses. La más conocida y habitual de junio-julio, otra en septiembre y otra en abril-mayo. El pimiento que ahora se envasa en estos lineales de Agroiris es de plantaciones de primavera.

Y muy importante. Hay variedades de la marca Tribelli para invierno y otras para verano. Todos estos pimientos que veis en las fotografías se están recolectando ahora en pleno verano en invernaderos del Poniente almeriense. Otra manera más de romper el mito de que en Almería no se puede cultivar en julio y agosto.

XL Tribelli

Quince meses con pimiento Palermo

Juanmi Romera con Palermo

Juan Miguel Romera es un agricultor de Tierras de Almería, seguidor de este blog. Me propuso recientemente visitar su finca para enseñarme algunas “cositas”. Por ejemplo, un pimiento Palermo trasplantado el 8 de agosto de 2014 y que mantendrá hasta octubre de este 2015. Sumando salen quince meses, un ciclo largo, muy largo.

Con una buena ventilación y blanqueo es posible. Y también influye el fertirriego, según comentaba Joaquín Soriano, director técnico de Wise Irrisystem, que me acompañó en la visita, ya que en la explotación de Juan están instalados sus equipos. Esta empresa ha creado un protocolo para mejorar la ventilación de los invernaderos. Calculan el Déficit de Presión de Vapor (DPV) y según el mismo el agricultor tiene información para saber cuándo abrir o cerrar las bandas o cuándo es el mejor momento para blanquear.

Joaquín y Juanmi

Me decía Juanmi Romera que cuando arranque esta plantación de Palermo, en otoño, volverá poner un cultivo nuevo, también de esta variedad de pimiento (entre el 15-10 de noviembre) para pasar el invierno y nuevamente el verano. Así atiende a sus propios clientes todo el año. Sin parones.

En algunas imágenes saqué a Damelo, de Senegal; y a Mendi, y Hassan, trabajadores de Marruecos.

Trabajador   Recolectando palermo   Trabajador con pimiento palermo

Luego visitamos una explotación de pimiento california. Había variedades que son habituales en Murcia, ya que por fechas este ciclo de cultivo es el que ahora hay en Murcia. Viene a ser una prueba, me explicaba el agricultor. Producir en Almería en el período en el que se produce en Murcia.

Juanmi Romera con california murciano

Juanmi Romera trabaja en una empresa especialista en pimiento, Godoy Hortalizas. Su Palermo viaja a Reino Unido, los países del Este y nórdicos. Según me aseguraba, la relación entre el productor y la cadena es muy estrecha “con la idea de tener más estabilidad en el precio”.

Cantaloup   Melón cantaloup entutorado

Y finalmente otra novedad más, melón tipo cantaloup entutorado. ¡La tipología menos habitual en el campo almeriense mirando hacia arriba! Las fotografías hablan por sí solas.

Equipo Wise

Me quedé también un rato con Joaquín Soriano, que me contó que Wise Irrisystem ha salido ya de la Península y está haciendo sus primeras instalaciones de fertirriego en las Canarias. En Almería esta campaña Murgiverde, Agroponiente, San Isidro Labrador o Vicasol han incorporado algunos de sus equipos dentro del concepto de ‘agricultura de precisión’. Por otro lado, trabajan en el diseño de un sistema de enriquecimiento carbónico que aprovecha la propia instalación de riego. Ahora tienen un nuevo equipo, más económico, Wise Lite, que lleva tensiómetros para medir en tiempo real la demanda de agua que pide la planta, y sensores de conductividad para controlar la salinidad. Incluso me dijo Joaquín que Wise ha abierto una línea de financiación para facilitar a los agricultores la compra de estos equipos.

Y lo último es su entrada en GlobalG.A.P. como miembro de este estándar, que este mayo pasado celebraba en Aguadulce una parada dentro de su Tour 2015. La nueva norma de GlobalG.A.P. prioriza la gestión eficiente del agua, de ahí que Wise haya querido formar parte de su programa.

Cosentino. Lecciones para la agricultura

El profesor José Ángel Aznar, de la Universidad de Almería y buen conocedor de la realidad del campo, daba una charla recientemente en el Maestro Padilla de Almería con motivo del acto del 70 cumpleaños de la CASI, ¿recordáis el post sobre la exposición fotográfica en la que se retrataban varias generaciones de productores unidos al tomate? Pues bien, en esa jornada José Ángel Aznar hizo una ilustración sobre la evolución y crecimiento de la mayor empresa de Almería, Cosentino, convertida hoy día en multinacional en continuo ascenso. Creo que es más que pertinente publicar ahora este tema, que lo tenía en reserva, porque se pueden sacar algunas lecciones extrapolables a los invernaderos.

Estatua homenaje a los agricultores

A principios de los 90 Cosentino, como todas las empresas del mármol de la comarca de Macael, centraba su actividad en cubrir el suelo y las paredes. Trasladado al sector agrícola, es como si las empresas almerienses se dedicasen únicamente a llenar camiones de frutas y hortalizas y enviarlos a Europa. Cosentino se dio cuenta de que necesitaba algo más para diferenciarse de la competencia, un valor añadido. Así que inventó el Silestone, producto bien conocido en todo el planeta y que recubre las encimeras de cocina de millones de hogares. Así que no basta con fletar camiones de tomate y pimiento, sin más; hay que calentarse la cabeza y crear algo de un valor superior. O se busca un producto con plusvalor, por el que se pague más dinero (como ocurre con el Silestone) o nuestras hortalizas seguirán siendo lo que son, commodities, es decir, productos de conveniencia por los que se paga poco.

La clave del éxito de Cosentino está en ofrecer un producto de calidad y diferenciado, amén de reinvertir constantemente en I+D. Subrayo lo de invertir y reinvertir porque no es un gasto, sino una obligación para no caer en el estancamiento.

¿Qué productos de nuestro campo pueden ser el Silestone de la agricultura? Indudablemente el RAF, las nuevas especialidades de tomate y pimiento, tal vez el pepino mini, algunas sandías y melones… Es cuestión de rascarse la cabeza para no vender solo un alimento básico: hay que pensar en términos de salud, sabor, estética… Por ejemplo, ahora Única Group ha lanzado una judía verde más oscura, más ancha y carnosa y que comercializa en exclusividad. Ese es el camino. En todos los estudios de Cajamar se aprecia cómo cada año el valor real que se paga por las hortalizas no sube, sino que incluso a veces baja (quitando la inflación), es decir, que las verduras en 2015 se pagan a los mismos precios reales que había en la década de los 70. Por eso, hay que sacar a las hortalizas de los commodities para ponerlas en las estanterías de los artículos de valor. Por los que se paga un precio superior.

Pero Cosentino no se quedó apalancado en su Silestone. Le introdujo mejoras, así que años después presentó el Silestone antibacterias (producto único) y más recientemente un nuevo concepto, ‘Dekton’, donde hay otros reclamos y cualidades, relacionados con el buen gusto por la decoración y la arquitectura.

Todavía hay más. Cosentino se marcó otro reto, sobre el que tal vez deberían de reflexionar las comercializadoras hortofrutícolas: controlar el canal de distribución. Con el siguiente ejemplo basta para entender la idea. Cosentino entró en Estados Unidos con una filial, de la mano de un socio local. Transcurrido cierto tiempo le compró las acciones al socio estadounidense, de modo que su capacidad de decisión y de gestión creció, quedando sus manos sin ningún tipo de atadura. Gracias a esto pudo después abrir sus propios almacenes en Estados Unidos (y en el resto del mundo), los llamados ‘Cosentino centers’. Ahora bien, hagamos el paralelismo con las cooperativas, SAT, SL y SA de nuestro campo, ¿podrían crecer en destino y así controlar parte de ese mercado para lograr un mejor reparto de la riqueza de la agricultura?

Y por último el ‘Cosentino City’, dentro del concepto ‘Dekton’, es la más reciente apuesta de la multinacional de Cantoria – su sede central sigue estando en la comarca de las canteras -. Espacios en el centro de las ciudades más importantes dirigidos a arquitectos y decoradores. Se me ocurre que en esas capitales también podrían abrirse las fruterías más selectas del mundo de los alimentos, ¿o es un disparate?

Dicho todo esto, creo que el modelo de Cosentino está basado en la unidad de todo un sector como el del mármol en Almería, donde las divisiones entre los empresarios son menores y la colaboración máxima. Sin embargo, en las frutas y hortalizas los proyectos más innovadores están aislados, son promovidos por empresas individualmente y no por el sector en su conjunto. Aún con todo, creo que de esta comparativa se pueden extraer algunas conclusiones más que valiosas.

Filabres

Posdata. La primera imagen es de la escultura en homenaje a los hombres y mujeres del campo almeriense, que hay en San Agustín (El Ejido, Almería). La segunda es de la sierra de los Filabres, de cuyo corazón se extrae el mármol de la provincia de Almería.

Sandías de Intersemillas y 30 cumpleaños del semillero Confimaplant

Sandía atrigrada

Intersemillas es una firma valenciana que distribuye en Almería a través de Agrinature, asentada en Viator (Almería) y dirigida por un empresario muy conocido del mundo de las semillas, como es Paco López Ramón. Un “histórico” en este campo. Así que este jueves y viernes celebraban una jornada de puertas abiertas en una finca de San Agustín (El Ejido, Almería), un gran ensayo de 36 variedades de sandías de muy distintas tipologías.

sandía IV gamaHabía sandías negras, rayadas, crimson y atigradas (a medio camino entre las blancas y las crimson, con vetas más difusas). De carne roja y amarilla, con y sin pepitas, de gran calibre y de pequeño tamaño, con formato para la exportación o para el mercado nacional, incluso había una variedad con una carne interna muy dura, pensada para hacer taquitos para IV gama. Es la de la imagen adjunta.

En cuanto a polinizadores, de pequeño calibre, con microsemillas y buen nivel de brix, esto se traduce en un interesante valor comercial.

Entre las novedades destacaba una sandía negra sin semillas muy oscura. Negra, negra, no se le apreciaban las vetas. Y de un calibre algo superior a las habituales del mercado.

Y para probar, al azar se cogió una sandía atigrada de carne muy crujiente. Creo que gustó a muchos.

Abriendo una sandía   Gerente de Intersemillas con técnica de Hortalizas Diosur   Paco López Ramón

Injertos de tomateY de ahí a la carretera de Almerimar, donde el semillero Confimaplant celebraba sus tres décadas de vida. Hubo una mesa de debate sobre pimiento e injertos de tomate, donde expusieron hasta nueve casas de semillas diferentes: HM Clause, Hazera, Nunhems, Vilmorin, Ramiro Arnedo, Rijk Zwaan, Syngenta, Zeraim y Monsanto. El pimiento parece que viene más tardío para la próxima campaña y el injerto de tomate se consolida como el aliado perfecto para ciclos largos.

Luego de manera más distendida los asistentes pudieron pasar un buen rato. Así fue cómo conocí a los hermanos Antonio y José Valverde, agricultores de San Agustín. Hace años estuve en el invernadero de José, viendo unos melones; y su hermano Antonio, seguidor asiduo de este blog, es todo un especialista de calabacín. En su cooperativa, Cohorsan (Única Group), su calabacín ha recibido ya varios reconocimientos. Buena gente, entre nuestros invernaderos.

Con José y Antonio Valverde

Invernaderos de alta tecnología

Desde que publiqué el mes pasado el reportaje sobre Natural Growers, una finca de alta tecnología situada en Retamar (Almería) y que ha sido reconocida por la certificadora NSF como la mejor explotación hortofrutícola del continente, han sido varios los lectores que me habéis invitado a conocer proyectos similares. Uno de ellos es Andrés Navarro, director de Filclair España. Filclair es una compañía francesa asentada en distintos continentes y que construye invernaderos – llave en mano – de alta tecnología por todo el mundo. Andrés se dedica al continente americano, donde pasa gran parte del año, aunque os puedo asegurar que el café que nos tomamos fue en Las Norias (El Ejido, Almería) y no en la República Dominicana. Nombro este país porque la fotografía de abajo en la que aparece Andrés está tomada en esa isla caribeña en un invernadero de pimiento levantado por Filclair.

Imagen

Navarro me explica lo difícil que es concienciar a algunos productores españoles de la importancia de dar el salto a la alta tecnología para poder ser competitivos de cara al futuro. Le respondo que no todo el mundo tiene capacidad adquisitiva para dar ese salto y hacer la inversión necesaria. En todo caso lo pueden hacer los empresarios agrícolas y no los agricultores porque en el modelo actual conviven ambos y no son lo mismo.

Andrés Navarro me describe cómo sería un invernadero adaptado a nuestra condiciones en el que se pueda hacer un buen control del clima a un precio lo más asequible posible. Según él, habría que descartar el ‘raspa y amagado’ para irse a un multitúnel con calefacción por mangueras. Se evitaría así la bajada de temperaturas nocturnas, los picos, y se eliminaría la humedad.

Invernaderos de un mínimo de 6 metros bajo canal para lograr un mejor microclima interior y así amortiguar las temperaturas más altas y bajas. Doble ventana cenital para la ventilación más intercambio de CO2.

Me comenta que en la República Dominicana se logran fácilmente con estas estructuras producciones de tomate de 30 a 40 kilos por metro cuadrado, en pimiento entre 15 y 18 kilos, y en pepino entre 40 y 50 kilos. En México las productividades que me describe son aún mayores. ¿Serán los invernaderos del futuro? ¿O solo estarán al alcance de aquellos que en la agricultura sean como el Real Madrid y el Barcelona?

La imagen de abajo es de un proyecto de Filclair en México.

Imagen

High-tech greenhouses

Since I published my report about Natural Growers, a hight-tech greenhouse located at Retamar and which has been recognized by the NSF as the best exploitation of fruit horticulture on the continent, there have been several readers who have invited me to know similar projects. One of them is Andrés Navarro, CEO of Filclair Spain. Filclair is a french company based on different continents and which builts high-tech greenhouses –turn key- all over the world. Andrés is in charge of America, where he spends most of the year, although I can guarantee we had a coffee in Las Norias and not in Dominican Republic. I mention this country because in the photo below where Andrés appears, it has been taken in that Caribbean island in a greenhouse with peppers which has been built by Filclair.

He explains to me how difficult it’s to make some of the growers aware of the great importance of jumping into high-tech in order to be competitive in the future. I reply to him that not all the people have the purchasing power to do it and make the due investment. In any case, the agriculture businessmen can afford it and not the growers because they live together in the current model and they are not the same.

Andres describe to me how a greenhouse adapted to our conditions could be, in which a good management of the climate at an affordable price would be possible. According to him, we would have to rule out the “raspa y amagado” and look to a multitunel with heating by hoses. We would avoid the temperature drop during the nights, the peaks and the moisture would be eliminated.

Greenhouses with a minimun of 6 meters under channe to get a better internal microclimate in order to cushion the higher and lower temperatures. Double window for the ventilation and more exchanging of CO2.

He comments to me that in Dominican Republican they can produce between 30 and 40 kilograms of tomatoes per square meter, peppers between 15 and 18 kilograms and cucumber between 40 and 50 kilograms with these models. He also comments the same yields for the Mexico. Would these greenhouses be the future? Could anyone afford to acquise one or just those who are the Barca and Real Madrid in agriculture?

The photo below is from a Filclair project in Mexico.