Un tomate con burbujas. Por José Manuel Guerra

Entre los beneficios que el aporte de CO2 al cultivo de tomate en invernadero se encuentran los siguientes:

  • Crecimiento más rápido
  • Mejor calidad
  • Menos enfermedades fúngicas
  • Mayores rendimientos de plantones
  • Crecimiento de raíces más rápido
  • Aumento del florecimiento

Raf auténtico

Algunos de estos beneficios se citaron hace poco en la jornada que, sobre aporte de CO2 en el cultivo de tomate RAF en invernadero, tuvo lugar en el Centro IFAPA de la Mojonera.

Además de hablar de las mejoras que el aporte de CO2 realiza en el cultivo de tomate, se presentaron datos experimentales sobre  la interacción entre abonado nitrogenado y aporte de CO2. En este último aspecto intervino una de las componentes del grupo del IMIDA de Murcia, que colaboraron con el grupo del centro IFAPA de La Mojonera.

En conclusión, el aporte de CO2 al cultivo del tomate tipo RAF es beneficioso sobre todo porque mejora las condiciones organolépticas (sabor y olor) del tomate tipo RAF, lo que debe permitir que la producción de tomate en invernadero de Almería continúe siendo competitivo respecto al producido en países de nuestro entorno con similares características climatológicas.

José Manuel Guerra Sanz

Cosentino. Lecciones para la agricultura

El profesor José Ángel Aznar, de la Universidad de Almería y buen conocedor de la realidad del campo, daba una charla recientemente en el Maestro Padilla de Almería con motivo del acto del 70 cumpleaños de la CASI, ¿recordáis el post sobre la exposición fotográfica en la que se retrataban varias generaciones de productores unidos al tomate? Pues bien, en esa jornada José Ángel Aznar hizo una ilustración sobre la evolución y crecimiento de la mayor empresa de Almería, Cosentino, convertida hoy día en multinacional en continuo ascenso. Creo que es más que pertinente publicar ahora este tema, que lo tenía en reserva, porque se pueden sacar algunas lecciones extrapolables a los invernaderos.

Estatua homenaje a los agricultores

A principios de los 90 Cosentino, como todas las empresas del mármol de la comarca de Macael, centraba su actividad en cubrir el suelo y las paredes. Trasladado al sector agrícola, es como si las empresas almerienses se dedicasen únicamente a llenar camiones de frutas y hortalizas y enviarlos a Europa. Cosentino se dio cuenta de que necesitaba algo más para diferenciarse de la competencia, un valor añadido. Así que inventó el Silestone, producto bien conocido en todo el planeta y que recubre las encimeras de cocina de millones de hogares. Así que no basta con fletar camiones de tomate y pimiento, sin más; hay que calentarse la cabeza y crear algo de un valor superior. O se busca un producto con plusvalor, por el que se pague más dinero (como ocurre con el Silestone) o nuestras hortalizas seguirán siendo lo que son, commodities, es decir, productos de conveniencia por los que se paga poco.

La clave del éxito de Cosentino está en ofrecer un producto de calidad y diferenciado, amén de reinvertir constantemente en I+D. Subrayo lo de invertir y reinvertir porque no es un gasto, sino una obligación para no caer en el estancamiento.

¿Qué productos de nuestro campo pueden ser el Silestone de la agricultura? Indudablemente el RAF, las nuevas especialidades de tomate y pimiento, tal vez el pepino mini, algunas sandías y melones… Es cuestión de rascarse la cabeza para no vender solo un alimento básico: hay que pensar en términos de salud, sabor, estética… Por ejemplo, ahora Única Group ha lanzado una judía verde más oscura, más ancha y carnosa y que comercializa en exclusividad. Ese es el camino. En todos los estudios de Cajamar se aprecia cómo cada año el valor real que se paga por las hortalizas no sube, sino que incluso a veces baja (quitando la inflación), es decir, que las verduras en 2015 se pagan a los mismos precios reales que había en la década de los 70. Por eso, hay que sacar a las hortalizas de los commodities para ponerlas en las estanterías de los artículos de valor. Por los que se paga un precio superior.

Pero Cosentino no se quedó apalancado en su Silestone. Le introdujo mejoras, así que años después presentó el Silestone antibacterias (producto único) y más recientemente un nuevo concepto, ‘Dekton’, donde hay otros reclamos y cualidades, relacionados con el buen gusto por la decoración y la arquitectura.

Todavía hay más. Cosentino se marcó otro reto, sobre el que tal vez deberían de reflexionar las comercializadoras hortofrutícolas: controlar el canal de distribución. Con el siguiente ejemplo basta para entender la idea. Cosentino entró en Estados Unidos con una filial, de la mano de un socio local. Transcurrido cierto tiempo le compró las acciones al socio estadounidense, de modo que su capacidad de decisión y de gestión creció, quedando sus manos sin ningún tipo de atadura. Gracias a esto pudo después abrir sus propios almacenes en Estados Unidos (y en el resto del mundo), los llamados ‘Cosentino centers’. Ahora bien, hagamos el paralelismo con las cooperativas, SAT, SL y SA de nuestro campo, ¿podrían crecer en destino y así controlar parte de ese mercado para lograr un mejor reparto de la riqueza de la agricultura?

Y por último el ‘Cosentino City’, dentro del concepto ‘Dekton’, es la más reciente apuesta de la multinacional de Cantoria – su sede central sigue estando en la comarca de las canteras -. Espacios en el centro de las ciudades más importantes dirigidos a arquitectos y decoradores. Se me ocurre que en esas capitales también podrían abrirse las fruterías más selectas del mundo de los alimentos, ¿o es un disparate?

Dicho todo esto, creo que el modelo de Cosentino está basado en la unidad de todo un sector como el del mármol en Almería, donde las divisiones entre los empresarios son menores y la colaboración máxima. Sin embargo, en las frutas y hortalizas los proyectos más innovadores están aislados, son promovidos por empresas individualmente y no por el sector en su conjunto. Aún con todo, creo que de esta comparativa se pueden extraer algunas conclusiones más que valiosas.

Filabres

Posdata. La primera imagen es de la escultura en homenaje a los hombres y mujeres del campo almeriense, que hay en San Agustín (El Ejido, Almería). La segunda es de la sierra de los Filabres, de cuyo corazón se extrae el mármol de la provincia de Almería.

La picaresca del RAF

Juan Piedra

Juan Piedra es un agricultor de La Cañada que lleva 40 años cultivando buen tomate. Empezó con el primero de los RAF (Resistencia A Fusarium) y ahora está con el Delizia, bautizado como ‘el nuevo RAF’, también de la misma casa madre: HM Clause. Este agricultor fue uno de los primeros en plantar la variedad Delizia, que mejora al primer RAF en vigor y producción, permite adelantar la campaña, solucionar problemas de ToMV y disminuir las mermas provocadas por blossom.

Debate en la sala de subastas de CASIHM Clause celebraba recientemente un debate en la sala de subastas de la CASI. Allí estaban los brokers explicando cómo muchas veces sus clientes no saben distinguir un tomate de otro. Se realizó una degustación de tomate, de distintas variedades de la tipología marmande, para que los presentes pudieran explicar por qué hoy día el llamado RAF se puede encontrar en un mercado de abastos en dos puestos diferentes a 1,5 euros/kilo y al lado a 9 euros/kilo. La respuesta parece clara, se vende como RAF sin ser RAF. Se trata de otros asurcados con apariencia visual similar a la del auténtico RAF, pero con un sabor bien distinto.

Finca de RAF   broker de la CASI   superficie de tomate asurcado

Así que la picaresca está servida. La genética RAF está en las variedades de la empresa obtentora (HM Clause), en variedades como son Delizia, Conquista o Poesía (novedad esta última campaña). No así en otros tomates, que indudablemente tienen otras cualidades, pero no son RAF.

Me enseñaron en esta jornada una foto de un hipermercado francés que vendía a granel tomate RAF. Así lo ponía en el rótulo. Está claro que el RAF no se puede vender a granel; y quien diga que lo hace, no vende RAF.

caja de RAFLa CASI este año le ha puesto su propio sello, como distintivo. Además lo tiene en formato flow pack, de tal modo que el consumidor que compra el envase plastificado tiene garantías de que no le venden ‘gato por liebre’.

Recuerdo que hace unos días el profesor José Ángel Aznar comentaba en el auditorio Maestro Padilla de Almería que el sector agrícola tiene que hacer igual que Cosentino en el mármol. Diferenciarse con productos exclusivos de calidad. Puso el ejemplo del Silestone y lo comparó con el RAF. Así que aquí hay mucho trabajo y tarea por hacer. Le comenté esa noche al profesor Aznar la situación actual del RAF, donde todo el mundo dice vender RAF, y le comenté que es una pena que el único producto que aparece en la guía del Magrama de los mejores alimentos de España esté atravesando un período de búsqueda identitaria.

invernadero azul

Y vuelvo al invernadero de Juan Piedra. Me contó que en la campaña 2000/2001 llegó a vender su RAF a 14,95 euros/kilo. “Fue entonces cuando se le puso lo del ‘pata negra’ del tomate”, dijo. A partir de ahí, según me describió, en toda la vega se quiso poner RAF y empezó la confusión. “¿Qué pasa? Pues que hay bastante más oferta, y mucha de ella no es RAF, así que el precio se viene abajo y ya deja de ser rentable”, añadió.

Este agricultor tiene sus cubiertas tintadas de azul. Lo hace “porque así la maduración del tomate es más homogénea”. Indudablemente, cada maestrillo tiene su librillo. Y el de Juan es de color azul.

Juan Piedra y Manuel Ruiz Ayala

Agrupalmería regresa a sus antiguas instalaciones de La Cañada, a la espera de su reforma

Vendidos a la CASI por 18 millones de euros los nuevos almacenes y equipamientos que Agrupalmería tenía en El Alquián, junto al aeropuerto de la capital, ahora la ‘Agrupa’ (que conserva su marca) regresa a sus orígenes. Sus antiguas instalaciones de La Cañada volverán a dar cobijo a su tomate verde, entre otros, y a sus agricultores.

Imagen

La idea es arrancar con la nueva campaña 2013/14, pero como refleja esta fotografía tomada ayer aún queda mucho trabajo por hacer para dejar bonitos estos viejos almacenes. Un auténtico lavado de cara es lo que se le está dando a estas naves, que se están reformando y que durante tantos años fueron seña de identidad de buena parte de la vega de Almería.

Así que aunque la CASI ha dado un buen golpe timón para consolidar su liderato en el segmento tomatero, aumentando su infraestructura y sus dotaciones logísticas; sin embargo, el entorno de la capital almeriense seguirá conservando sus tres grandes subastas: Vegacañada, CASI y, por supuesto, Agrupalmería.

Luego está el tema de los trabajadores. ¿Habrá espacio para todos en este emplazamiento que se está adecuando en La Cañada? Se comenta que si no pueden ser absorbidos todos en estas viejas instalaciones remodeladas, podrían ser recolocados en el resto de empresas del Grupo Femago, según las necesidades, y los que queden fuera porque no haya carga de trabajo para ellos, tendrían un despido “decente”. En cualquier caso, se irá viendo en las próximas semanas. Lo cierto es que es una buena noticia que Agrupalmería continúe su actividad. Por sus empleados, por sus productores y por todos aquellos que viven gracias a la economía que mueve la alhóndiga más tradicional del campo almeriense.

Amazon Fresh, Whole Foods y Walmart, la venta online de verduras se abre paso en Estados Unidos

La agroalimentación es un negocio que mueve muchos dígitos de millones de euros y dólares al cabo del año. E Internet es la arena propicia para sembrar nuevos hábitos de compra y crear tendencias. Y Estados Unidos la zona del planeta en la que empieza a fraguarse siempre lo que después prende como una mecha por el resto del mundo.

Amazon, ese gigante de la Aldea Digital, ha puesto su vista en la compra-venta de productos en fresco. Un nuevo nicho de mercado, con demanda y grandes expectativas. Y si Amazon decide bajar precios en los productos perecederos será difícil competir con ellos, debido a que su logística y desproporcionado gran volumen hacen que Amazon sea extremadamente competitiva. Y también están en EEUU en la misma onda Whole Foods y Walmart.

Imagen

Juan Pablo Seijo (en la imagen) fue precursor en España en la venta de tomates por Internet. Su tienda online Soloraf es un referente de este nuevo modelo de negocio. Se dedica a la venta de tomate raf de Almería a domicilio. Ayer impartía una charla a los nuevos emprendedores del vivero de empresas que gestiona la Junta de Andalucía en la Cámara de Comercio de Almería. Juan Pablo es consultor digital y un experto en rastrear en Internet las claves de los negocios con más proyección. Describía entre otros modelos el de Amazon.

Juan Pablo me comentaba que han proliferado en los últimos dos años muchas tiendas de venta directa de productos en fresco por Internet. Solo hace falta mirar Twitter para comprobar el aluvión de tomates, pepinos o pimientos que se venden por la red. Incluso detrás de alguna de estas iniciativas hay agricultores que se han lanzado a las nuevas tecnologías. Eso sí, Juan Pablo cree que en Internet la clave es dar el primero. En cualquier tipo de negocio.

Amazon Fresh, Whole Foods and Walmart, online sales of vegetables are making their way in the U.S.

The agrofood is a business that moves many digits of million Euros and dollars at the end of the year. And the Internet is the propitious site to plant new buying habits and to create trends. And the United States, the area of ​​the planet where it always begins to take shape what later spreads out in the rest of the world.

Amazon, this giant of the Digital Village, has set his sights on the buying and selling of fresh products. A new niche market, with demand and big expectations. And if Amazon decides to lower prices on perishable goods it will be difficult to compete with them, because their logistics and disproportionately high volume make Amazon extremely competitive. And then there are in the U.S. on the same wavelength Whole Foods and Walmart.

Juan Pablo Seijo (in the picture) was a pioneer in Spain in selling tomatoes on the Internet. His online store Soloraf is a reference of this new business model. He works selling door-to-door raf tomato from Almeria. Yesterday he gave a talk to the new entrepreneurs of the enterprise incubator managed by the Andalusian Regional Chamber of Commerce in Almeria. Juan Pablo is a digital consultant and an expert in tracking on the Internet the keys of the businesses with more projection. He described, among other models, the one of Amazon.

Juan Pablo told me that in the past two years many shops selling fresh products directly online have proliferated. We only need to look at twitter to check the barrage of tomatoes, cucumbers and peppers that are sold in the net. Even behind some of these initiatives there are farmers who have taken to the new technologies. Now, of course Juan Pablo believes that on the Internet the key is to hit the first one. In any kind of business.