La huerta más tradicional. Al aire libre y en verano

Rosa

Caprino y viñedos ecológicos y ahora algunas instantáneas de las pequeñas huertas en la calle que jalonan las serranías en el mes de agosto. En la Alpujarra abundan las de tomate cherry, pero las fotos pertenecen a la misma sierra de los artículos del vino y las cabras: los Filabres.

Rosa con el calabacínLo que más he visto ha sido tomate gordo de ensalada, pero justamente es lo único que no retraté con la cámara. La dejé a un lado para ayudar a esta familia a coger los frutos antes de que se hiciese de noche.

En los valles de esta sierra se aprovecha en verano cualquier pequeña terraza (llanuras de pocos metros de largo y ancho) para sembrar de todos los hortícolas. Son para el autoconsumo y se lleva haciendo así desde generaciones y generaciones. En la zona que visité había brásicas, pepinos, berenjenas negras y rayadas, judías verdes, cebollas blancas y moradas, calabacín, rábanos e incluso ajos. Y por supuesto patatas. Rojas. ¡Ah, también me topé con algunos melones piel de sapo!

Un rato muy entrañable el que pasé con Rosa y Pepe. Gracias.

Pepe trabajando

Pepe   cebolla morada   pepino

brásicas   judías verdes

cebollas

patatas rojas   melones   calabacín

patatas rojas en la tierra

pimientos

Anuncios

Parafruts y Agrolevante se integrarán en Única Group

Única Group

En breve veréis la foto de lo que adelanto aquí. Única Group sigue creciendo. Lo último fue su alianza con la todopoderosa cooperativa navarra AN y lo próximo será el anuncio oficial de la entrada en el organigrama de Única de dos nuevas comercializadoras más, ambas almerienses, pero de dos zonas de producción distintas, como son el Poniente y la comarca del Levante. Se cerrará en breve. A la cooperativa de segundo grado Única Group se sumarán Parafruts SAT, ubicada en Aguadulce (Roquetas de Mar, Almería) y SAT Agrolevante, asentada en Huércal-Overa (Almería).

invernadero Única Group

Parafruts nació en 1984 comercializando un millón de kilos. En la actualidad son 15 millones de kg. Es una empresa principalmente tomatera, larga vida y racimo; aunque también trabaja berenjena, melón y calabacín. Sus clientes están mayoritariamente en Gran Bretaña, Francia, Alemania, Holanda y Suiza, más EEUU, y también en el mercado nacional.

Por su parte, Agrolevante está especializada en la producción y venta de cítricos, como clementina, naranja y limón; aunque también ha entrado en el melón y la sandía. Posee más de 500 hectáreas de cultivos. Esta SAT nació en 1998 y tenía en Rusia, hasta que Putin impuso el veto, a su principal cliente. Aglutina un volumen de producción similar al de Parafruts, en torno a los 15 millones de kilos.

camión Única GroupÚnica Group en cifras

La cooperativa Única Group, cuya sede central está desde hace unos meses en el PITA (Parque Científico-Tecnológico de Almería), facturó durante 2014 un total de 201,5 millones de euros. La entidad, que dirigen José Martínez Portero como presidente y Enrique de los Ríos como gerente, suma 1.400 agricultores.

Desde que Única Group inició su andadura hace seis años ha doblado todas sus cifras, tanto de facturación como de comercialización.

En campo son 6.500 trabajadores, 1.800 empleados de almacén, 1.500 hectáreas de cultivo y 160 millones de kilos (el anterior ejercicio 2013/14).

melón Cota 120Única Group está formada por las almerienses Cabasc, Casur, Cohorsan, Ferva y Parque Natural, por la granadina El Grupo y por la murciana Cota 120. Su objetivo para esta campaña 2014/2015 es llegar a los 230 millones de kilos. Su asociada Cota 120, situada en el campo de Cartagena, será la que cierre la campaña y será entonces cuando se podrá comprobar el volumen total de 2014/15. Los principales productos de Cota 120 para este verano son melón en sus tipologías galia, cantaloup y amarillo, y pimiento california.

Y vuelvo al inicio de este post. Única Group ganará aún más músculo en tomate con Parafruts, y se posicionará en el segmento de los cítricos de la mano de Agrolevante. Como siempre digo en estos casos, ¡suerte!

melón al aire libre

Irlanda. La crisis financiera afecta a los hábitos de consumo de frutas y hortalizas/ Ireland. The financial crisis of 2008 affects the consumption habits of fruits and vegetables

Californias de cuatro coloresLa gran crisis financiera que ha asolado a Europa a raíz del ‘pinchazo del ladrillo’ ha tenido también consecuencias sobre los mercados de consumo hortofrutícolas. Ejemplos como el irlandés. La recesión ha provocado que el ama de casa irlandesa, que antes compraba sin preocuparle el origen de los frescos, ahora se fije como nunca en la procedencia. Pero volvemos a la misma situación que la radiografiada en Inglaterra, su dependencia del exterior es absoluta para poder llenar la cesta de la compra con frutas y hortalizas frescas (que no congeladas).

Así que los productores locales irlandeses son los grandes beneficiados de este nuevo torbellino agronacionalista. Pocos, y lo que producen, se lo quitan de las manos. Casi literalmente.

Las encuestas de Kantar Fresh Produce Ireland reflejan que existe una corriente de opinión según la cual muchos irlandeses creen que comprando producto nacional apoyan a la economía del país. Es en realidad un argumento político, ya que la producción irlandesa se limita casi a las patatas, 10.700 hectáreas, y a un poquito de brásicas, un millar de hectáreas por todo el país. Lo demás es residual. Apenas 20 hectáreas de tomate, menos de una docena de hectáreas de calabacín y tan solo 7 hectáreas de pepino. Con estos números queda todo dicho.   Mayes en Irlanda

Hay otro paralelismo con el Reino Unido vinculado al segmento ecológico. Se trata de la percepción de una demanda ‘bio’ que es creciente ahora y en el futuro en ambas islas, según las encuestas de consumo. Se abre así una oportunidad de negocio en ambos mercados para los exportadores españoles, ya que los productores locales no abastecen esa pujante demanda doméstica. Es más, la superficie de hortalizas orgánicas irlandesas ha descendido un 44% en los últimos años.

Sobre Irlanda también hay que decir, principalmente en algunas frutas y cítricos, que Londres sigue sirviéndoles mucha mercancía, a través de la reexportación. Intermediarios que podrían saltarse los exportadores para vender directamente a Dublín.

Donde está más justificado que Irlanda defienda su producto patrio es en la cerveza, la Guinness es inigualable y la tostada irrepetible. Pero en hortícolas y frutales, el continente es su huerta natural. E insustituible.

Posdata: Las fotos pertenecen a un supermercado Lidl en Irlanda. Me las han cedido los amigos de Andorreando por el mundo, una pareja de jóvenes ejidenses que viaja por todo el planeta.

Pimientos en un Lidl irlandésIreland. The financial crisis of 2008 affects the consumption habits of fruits and vegetables

The great financial crisis that swept through the European markets, caused to some extend by the “explosion” of the real estate bubble, has also brought consequences on the consumer markets of horticultural products. That is exactly what happened to Ireland. The recession has caused the Irish housewife to pay more attention to the origin of the perishable goods, a thing she never used to do before. We are facing basically the same picture as in the UK: the Irish depend on the import in order to be able to fill the shopping basket with fresh fruit and vegetable (not frozen).

As a consequence the local producers are the ones to obtain benefits of this new agricultural-patriotic wave. Not only there are just a few of them, but whatever they produce is being sold almost literally in a fraction of a second.

The surveys of Kantar Fresh Produce Ireland point out that there is a trending opinion among the Irish that if they buy national products, they back up the economy of the country. It is more of a political argument, since the production of Ireland is limited to potatoes (10.700 hectares) and winter vegetables, almost 1.000 hectares all over the country. All other production is irrelevant. There are less than 20 hectares of tomato, less than a dozen of hectares of zucchini and only 7 hectares of cucumber. The numbers speak for themselves.

There is another similarity with the UK related to the ecological sector. I´m talking about the perception of the growing demand for “bio” products, which is also one of the future trends on the British Isles, according to the latest consumers surveys. A business opportunity for the Spanish exporters is created both on the market of Ireland and the UK, taking into account that the local producers cannot satisfy the thriving domestic demand. What is more, the surface dedicated to horticultural production in Ireland shows a decrease of 44% during the last couple of years.

I have to mention too, that, mostly in the case of some of the fruits and citruses, London still supplies a relevant portion to Ireland through re-exportation. By avoiding the middleman the Spanish exporters could sell directly to Dublin.

The only Irish national product whose preservation is well founded is beer, Guinness is unparalleled and stout is simply unique. But when it comes to fruits and vegetables, the continent is its natural garden and orchard. And it is irreplaceable.

Murgiverde en Irlanda

Húngara, la sandía que compite con la española en verano

budapest_hungria_5224_650xtraveler.es

Entra el calor en Europa y a las producciones españolas les salen competidores en la zona del mediterráneo oriental y en Europa del Este, sobre todo en Hungría. Éste es un país de sandías, principalmente crimson y con semillas, aunque su oferta cada vez es más rica y variada. A partir de ahora comenzarán a abarrotar los mercados de la Europa más rica con la bandera del low cost. Sandías más baratas que inundan las plazas austriacas, alemanas y centroeuropeas.

En Hungría hay casi 6.000 hectáreas de sandía al aire libre en los meses de verano. Sus exportaciones a los países europeos se calculan en unas 70.000 toneladas, a un ritmo de crecimiento en los últimos años del 20%. ¡Así que ojo a la sandía húngara!

Sandía tipo crimson

Hungría cada vez produce más sandía. Se estiman 190.000 toneladas. Si hacemos número la mayor cuantía es para consumo interno, ya que la población de este país de Europa del Este elige la sandía como su fruta favorita en los meses de más calor. Pero lo que no se come dentro, se vende fuera, hasta el punto de que la sandía es el principal artículo en la exportación hortofrutícola húngara, por delante de la manzana, el pimiento y la cereza.

Junto a sandía, el otro gran cultivo en este país es el pimiento, tanto dulce como pimentón. Son casi 5.000 hectáreas repartidas por sus diferentes regiones.

nationalgeographicMe llama la atención de Hungría su propensión a los congelados. Dos terceras partes de sus habitantes reconocen comprar verduras congeladas durante el invierno. Suelen adquirirlas frescas cuando llega el verano y son de temporada. Así que nuestras producciones de contraestación se enfrentan aquí a este obstáculo de tipo cultural, ¿habrá que promocionar las ventajas saludables del consumo en fresco durante los meses fríos?

posdata. La primera imagen pertenece a traveler.es y esta última al National Geographic. La de las sandías tipo crimson es propia.

Agricultores de primera y de segunda. PAC para unos y sin pan para otros

sandías al aire libreEn el seno de una familia bien avenida solo hace falta meter la cizaña del dinero para que la armonía salte por los aires. Y nada mejor para dividir a los agricultores que subvencionar a unos y no a otros. Es lo que ocurre con la PAC que viene de Bruselas, pero no estoy hablando de que haya subvenciones para el olivar y no para las frutas y hortalizas ¡no, no! sino que estoy diciendo que dentro del sector hortofrutícola hay quienes reciben ayudas y otros que no. De tal manera que hay producciones de pimiento lamuyo en la zona del Guadalquivir que reciben dinero de Bruselas, de modo que ese agricultor no está agobiado pensando por cuánto va a vender sus pimientos; mientras que sus vecinos, los productores de ese mismo tipo de pimiento en Murcia o en Almería, están compitiendo en el mercado sin que nadie les dé una palmadita en forma de ayuda.

Esto significa que hay agricultores de primera y otros de segunda.

Hace un par de tardes estuve varias horas hablando con Andrés Góngora sobre esta cuestión. Ya en su día también lo hice con Roque García, en esto, la Coag y la Upa se entienden muy bien. No puede haber agricultores en la zona occidental de Andalucía que pongan sandías sin importarles por cuánto las van a vender, ya que tienen una paguilla de la UE que les saca de los aprietos; mientras que hay otros en el Levante español que las están pasando canutas para no malvender sus sandías. Como siempre. Divide y vencerás.

VisitaMinistra7JPG

Esto que estoy comentando se lo refirieron los de la Coag a la ministra Isabel García Tejerina la semana pasada en su visita a El Ejido. No hubo mucho tiempo, pero sí el suficiente para recordarle que aquí todos los que vivimos de la horticultura tenemos que tener todos las mismas reglas de juego. Y he puesto una foto de la ministra en el ayuntamiento ejidense, rodeada de empresarios y también de políticos, pero que ningún avezado lector vea en ello carga política alguna. Este es un blog que huye de cualquier atisbo de tufo político, tan sencillo como que lo que aquí suscribo también lo podría decir de Cañete o de sus predecesoras socialistas.

Y habrá quien se pregunte por qué unos sí y otros no. La explicación es sencilla. En la otra zona de Andalucía productores de maíz, girasol o remolacha, entre otros cultivos, tienen derechos históricos adquiridos que les permiten recibir ayudas de la Política Agraria Común (PAC) desde hace años. Lo que ocurre es que han dejado esos cultivos y se han pasado a los hortícolas, y como las ayudas están sujetas a la tierra (y no a la producción) pues pueden cultivar pimiento, calabacín, sandía, melón o brócoli – por poner ejemplos – y recibir dinero tanto de su venta como de su derecho de Pago Único.

Esto a todas luces es injusto. Es legal, pero injusto, como ocurre muchas veces con la ley. La ética camina por un lado y las normas que nos imponemos por otro.

sandía en Murcia

Conociendo a los vecinos del centro peninsular. La feria de melón de Membrilla

Poco a poco quiero convertir este blog en parada obligada para debatir e informar sobre problemáticas e intereses de todas las zonas hortofrutícolas del país. Andalucía ha copado gran parte de este esfuerzo, Murcia poco a poco y ahora quiero dar algunos pasitos en ese sentido hacia otro nuevo territorio, La Mancha. Ya que el campo español tiene demasiados nichos de orfandad, entre todos, lectores y quien suscribe, iremos llenándolos de calor. Aquí seguiremos haciendo concentración de la oferta en ideas y puntos de vista.

Blas y Antonio

Mi primera incursión en tierras del Quijote ha sido de la mano de Antonio Morales, ingeniero agrónomo de un pueblecito de Ciudad Real, que lleva más de 30 años trabajando en la costa de Granada y en Almería, donde reside. Habitual lector, me llevaba ya tiempo atrás invitando a que conociese su tierra. Así que, justo ahora, me ha sido posible acompañarlo un par de días para empaparme de lo que sucede más allá de Despeñaperros.

Hablamos con Blas Romero, que se define como agricultor, pero cuando me dice que tiene 300 hectáreas, ¡me rompe los esquemas! Empresario agrícola creo que se sigue quedando corto. Ahora veo con claridad la diferencia entre los términos agricultura intensiva y extensiva. Mientras que en el sureste de Andalucía con dos hectáreas hay para vivir con estrés y entrampado por todos sitios, en esta zona de La Mancha hay muchas tierras en barbecho y otras en las que apenas se cultiva unos pocos meses, el valor de la tierra es inferior, la mano de obra es menos intensiva y conceptos como costes de producción, productividad y márgenes hay que entenderlos en otros parámetros. En Almería hay que vender los melones más caros que en La Mancha para que salgan las cuentas. Retrato más arriba a Antonio, con sombrero para la ocasión, con Blas; y a continuación al empresario agrícola con una de sus explotaciones de melón piel de sapo a sus espaldas.

Blas

Nos lleva por estas fincas Joaquín Navarro, jefe de producto de cucurbitáceas de Sakata, firma que está bien asentada en esta región agrícola. Nos describe las variedades de su casa que mejor están funcionando en campo, haciendo especial hincapié en ‘Cordial’, para plantaciones entre el 5 y 10 de mayo, el equivalente a media estación en esta zona. Es un melón de carne consistente (es la tendencia). Y asegura que es el que da más grados brix. En la siguiente imagen vemos que el fruto que cogió a pie de campo alcanzó los 17º.

grados brix

‘Don Quixote’ es además otra variedad referente de Sakata que en La Mancha se pone como extratemprano con manta; y si no se usa manta, como extratardío. Es una variedad flexible a fechas y zonas. Por ejemplo, en Senegal las dos empresas españolas más importantes allí asentadas ponen esta variedad en más de un 80% de sus producciones. En Senegal se siembra ‘Don Quixote’ entre diciembre y enero y se recolecta entre marzo y abril. Este melón también es habitual en Portugal.

Y de ahí Antonio y yo nos fuimos a Membrilla (Ciudad Real), donde se inauguraba esa tarde la segunda edición de la feria bianual Ferimel, Feria Regional del Melón. Llegamos justo a tiempo para escuchar el discurso de la consejera de Agricultura, la señora de la camisa naranja.

inauguración feria

La responsable agrícola de la región manchega habló de una producción de 300.000 toneladas de melón, 9.200 hectáreas y 11.000 puestos de trabajo. Comentó que se exporta el 5%, una cantidad a todas luces muy, muy corta. Así que mucho me temo que están en el primer peldaño, o incluso menos, de la internacionalización que pregonó. Después habló del deseo de concentrar la oferta. Esto último se antoja difícil desde el punto de vista cooperativo. Por lo que me han contado estos días las cooperativas de melón han perdido mucho volumen, por tanto no dominan los canales de comercialización, y gran parte del producto se compra a pie de finca, con lo cual es un regateo entre el comprador y el vendedor-agricultor. Pero en cualquier caso en la feria se ha presentado ‘Promelón‘, la Primera Asociación Nacional de Productores de Melón Piel de Sapo. ¡Suerte y larga vida!

Más allá de la cuestión profesional, hubo en el discurso de la consejera una línea de argumentación que me llamó mucho la atención y que comparto con vosotros. Allá voy, ¿habéis oído a Cospedal (su jefa) hablar alguna vez de agricultura? Yo por lo menos no; sin embargo, Mª Luisa Soriano (nombre de la consejera, acabo de buscarlo en google) aludió una y otra vez – de manera reiterada – al empeño que la señora Mª Dolores de Cospedal tiene por la agricultura de su región (…). Y ahora pregunto yo: si eso fuese verdad, ¿por qué no fue a inaugurar ella personalmente un evento que es el escaparate de un sector tan importante para sus conciudadanos como el del melón?

Marketing político. Pasa en todos sitios.

Esta feria acaba hoy domingo. Se hace en Membrilla porque es quizá el pueblo con más agricultores de melón de la región. Otros municipios del entorno muy destacables en este cultivo son Cinco Casas, Llanos del Caudillo, Tomelloso o Argamasilla de Alba, entre otros. La feria está bien pensada. La inauguran un viernes por la tarde y la prolongan todo el fin de semana, también en horario nocturno. Esto es importante si se quiere atraer a agricultores y a sus familias. Además está levantada en un gran parque, un ambiente diáfano donde se puede conjugar lo lúdico-festivo con lo profesional. Me ha gustado. Os la recomiendo.

La última imagen se la dedico a una sandía gigante que encontré en uno de los expositores. En Ciudad Real la superficie de sandía se ha triplicado, según me dicen, en los últimos años. Hay sobre todo blanca, aunque la negra se está abriendo camino.

sandía gigante