El grupo Tribelli: Agroiris, Murgiverde y Fruca

Producto de Almería

Esta mañana he estado en la SAT Agroiris, acompañado por Mª Carmen Manjón y Beatriz López, de Enza Zaden. He podido saludar a Juan Antonio Díaz Planelles al que llevaba tiempo sin ver y su hijo, Javier, nos ha mostrado la línea de trabajo que desde el año 2010 llevan con el pimiento mini cónico (el extradulce conocido coloquialmente como ‘sweet bite) y con el nuevo XL, también dentro del mismo concepto de pimiento dulce, pero en este segundo caso tipo italiano. Ambos conforman la marca Tribelli, de Enza Zaden. Decía bromeando Planelles que por culpa de este pimiento tienen el almacén abierto en verano.

Mª Carmen Manjón, Javier Planelles y Beatriz López

Agroiris es la empresa que ha catapultado la marca Tribelli, pero recientemente se han adherido a este grupo la también ejidense Murgiverde y la murciana Fruca. Agroiris incluso ha diseñado su propia caja, como podéis ver en algunas imágenes, para atender a su segmento Premium. Clientes reconocidos en Alemania, como Rewe y otras cadenas; y en Reino Unido, como Tesco.

Javier PlanellesEsta SAT, situada en la carretera de Almerimar de El Ejido (Almería), ha equipado sus instalaciones para agilizar la confección de este producto, separando de manera automatizada los tres colores del Tribelli mini. El resultado final son bolsitas generalmente de 200 gramos con pimiento mini cónico rojo, naranja y amarillo, destinado a la exportación.

sellado XLEsta campaña como novedad Enza Zaden ha lanzado el Tribelli XL (el tipo dulce italiano rojo). Agroiris tiene alrededor de 30 hectáreas de este otro pimiento de mayor calibre, dentro de la marca Tribelli, más otras 70-80 del mini.

El grupo Tribelli trabaja por programa, es decir, suministrando a sus clientes en destino los doce meses del año. Es un producto fresco que se demanda en Europa, como muchos ya sabéis los pimientos mini cónicos se consumen como golosinas, en crudo. Son una alternativa a la bollería industrial y a las galletas. Comer hortalizas como aperitivo.

Naranja, rojo y amarilloMe contó Javier Planelles que se hacen tres siembras para completar el ciclo de doce meses. La más conocida y habitual de junio-julio, otra en septiembre y otra en abril-mayo. El pimiento que ahora se envasa en estos lineales de Agroiris es de plantaciones de primavera.

Y muy importante. Hay variedades de la marca Tribelli para invierno y otras para verano. Todos estos pimientos que veis en las fotografías se están recolectando ahora en pleno verano en invernaderos del Poniente almeriense. Otra manera más de romper el mito de que en Almería no se puede cultivar en julio y agosto.

XL Tribelli

Anuncios

Tendencias de los consumidores ingleses. Desmontando mercados/ Trends among the British consumers. Unraveling the markets

Consumidora inglesa

Este verano me he propuesto contaros en pequeños fascículos lo más granado de los mercados europeos. Esos mismos a los que exportamos nuestras frutas y hortalizas. Conocer más a fondo a nuestros compradores. Una lectura apropiada para los meses de julio y agosto. Empiezo con el Reino Unido. Y agradecer a Francisco, un seguidor almeriense afincado desde hace una década en Inglaterra, que me haya enviado estas fotografías tomadas recientemente en Londres.

Los británicos, a diferencia de los europeos continentales, son muy dados a las encuestas. De lo más variopinto. Desde preguntarse las razones por las que un británico estaría dispuesto a pagar más, los motivos por los que demanda ecológico o en qué criterios se basa para comprar frutas y hortalizas.

Leyendo estas encuestas, por ejemplo, ‘The global food &consumer goods experts’, ‘Food Statistics Pocketbook’ o la ‘Food and You Survey’, se pueden extraer datos muy jugosos que arrojan luz sobre las preferencias de estos clientes.

Factor precio

Para casi el 90% de los consumidores británicos el precio es el principal elemento que justifica su cesta de la compra hortofrutícola. Es lo que primero miran. El segundo factor, para un 65% de consumidores, son las promociones, frutas y hortalizas que estén en oferta. A continuación la calidad, 64%; olor y sabor, 53%; y salud, 49%.

No sé si esto romperá algún mito, pero deja en evidencia que para un británico es mucho más importante comprar barato que comprar salud.

Lechuga británica

Modas, producción local

Hay conceptos en este mercado de consumo que están de moda. Por ejemplo, la producción local. Si os fijáis en las fotos, se ven lechugas con la bandera británica y carteles publicitando los productos regionales. Sin embargo, la dependencia del exterior es absoluta, por mucho que se prime el Kilómetro Cero, la proximidad o el consumo de productos regionales los británicos tienen que importar casi todo, si quieren tener las estanterías repletas de perecederos. Ya que he mencionado la lechuga, de este cultivo apenas hay 8.000 hectáreas en todo el país. A todas luces insuficiente.  Así que en hortícolas España se consolida como el primer proveedor con casi el 40% de la cuota, seguido de Holanda con el 31%.

En el orgánico hay un nicho muy interesante. La producción británica en ecológico está estancada, son apenas 12.000 hectáreas, la mayoría de patata. Sin embargo, pese a esta reducida producción local, todas las encuestas de consumo apuntan a que la demanda por las verduras ‘bio’ se multiplicará en los próximos años. La mitad de los británicos confiesa que el próximo año llenarán su cesta con más ecológico. Así que atención a los exportadores españoles. Aquí hay oportunidades.

Productos de conveniencia

Quiero acabar esta fotografía sobre el mercado británico refiriéndome a los artículos de conveniencia. Es la tendencia futura que se vislumbra para las frutas y verduras, productos de bajo precio unitario que la gente conoce y compra de manera rutinaria.

La compra de estos productos de conveniencia es muy rápida, casi de manera automática y está basada en el conocimiento que se tiene de esos artículos.

Tesco Express

Trends among the British consumers. Unraveling the markets

This summer I intend to acquaint you with some fascinating facts about the European markets in a series of short articles. We´re going to explore together the target markets of our fruits and vegetables, getting to know what makes the end consumers tick. These articles are meant as a light reading for the months of July and August. I shall start with the United Kingdom. First of all, I would like to express my gratitude to Francisco, (a follower originally from Almería, who´d lived already for a decade in England) for these photographs, taken recently in London.

The British, unlike the European continentals, are used to all types of surveys. I mean literally all types of surveys. They ask about everything: what would make a British pay more for a certain product, the reasons behind the demand of organic foods or simply list the criteria for the purchase of fruit and vegetable.

By studying surveys of ‘The global food & consumer goods experts’, the ‘Food Statistics Pocketbook’ or ‘Food and You Survey’, one could make conclusions that throw light upon the preferences of the British end consumer.

Sainsbury's

Price factor

For almost 90% of the British consumers price is the main factor for choosing which product enters their shopping basket. It is also the first thing they check. As a second most important factor, for 65% of the consumers, special offers/discounts are listed, followed closely by quality- 64%; smell and taste-53%; and health awareness- 49%.

I don´t know whether these results break a myth, but they certainly prove that for the British people buying cheaply is much more important than buying healthy fruit and vegetable.

Tesco

Trends, local and regional products

There are several trends on the consumer market in UK right now. One of them is the local/regional production. If you take a closer look at the pictures, you could see the Union Jack on the plastic wrap of the lettuce. There are also posters to be seen, advertising for regional products. Nevertheless, the dependency of the UK food sector on the import is absolute, so even if the less food miles and the regional products are promoted, the British have to import almost everything on the fruit and vegetables shelves if they want to keep them filled with perishable goods. Of the above mentioned lettuce only 8000 hectares are being grown in the whole of the UK. A clearly insufficient quantity. And Spain has firmly established itself a leading supplier of horticultural products with a market share of almost 40%, followed by the Netherlands, with 31%.

The field of organic foods there is another interesting market niche.  The UK production of organic foods is stagnant, counting with only 12.000 hectares, in their majority potatoes. Nevertheless, and despite the limited local production, all the consumption surveys point out that the demand for “bio” vegetables will increase rapidly in the near future. Half of the UK consumers plan including more organic products in their shopping basket during the following year. So, pay attention, Spanish exporters. Opportunity in sight!

Convenience goods

I would like to put the final touch on this landscape of the UK market, making a reference to the convenience goods. The new tendency in sight on the market of fruit and vegetable is the low unit price and the purchase of already known products as a part of a routine.

Such purchase of convenience goods is fast; it is being executed in an almost automatic manner and is based on a previously obtained knowledge of the products.

Reclamos al producto local británico

‘Hambre oculta tras el milagro británico’. Dedicado a los periodistas ingleses

“Murmura la vecina de la casa ajena, y no murmura de la suya que se quema…

El diario El País publicaba hace unos días un artículo bajo el título ‘Hambre oculta tras el milagro británico‘, firmado por Pablo Guimón. Os dejo el enlace para que leáis este artículo:

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/04/24/actualidad/1429900297_849087.html

También podéis ver un vídeo en el que sale a relucir toda aquella miseria que ocultan las televisiones británicas. Pero antes de que lo pinchéis, solo algunos datos que aporta desde Londres el periodista Pablo Guimón.

Solo Portugal y Grecia, entre los 15 miembros iniciales de la UE, tienen sueldos medios más bajos que Reino Unido.

Los bancos de alimentos de Trussell Trust (445 repartidos por todo el país, frente a 29 en 2009) distribuyeron en los últimos 12 meses 1.084.604 paquetes de ayuda alimentaria, un 19% más que el ejercicio pasado y 27 veces más que hace cinco años.

2,3 millones de niños en Reino Unido están clasificados en la pobreza relativa: viven en hogares con ingresos más bajos que el 60% de la media nacional.

Para encontrar estos datos, y artículos como éste del periódico El País, solo tenéis que poner en google términos como los siguientes: desigualdad económica, Londres, desigualdad social, Inglaterra, pobreza, Reino Unido, alimentos, problemas sociales, bienes de consumo. Lo que no podéis poner es Channel Four (Canal 4) porque esta cadena de televisión británica no trata estos asuntos. “Murmura la vecina de la casa ajena, y no murmura de la suya que se quema…

Si os vais a YouTube, esta semana también hay algunos vídeos sobre esa pobreza que sufren muchos británicos y que se oculta.

Y si queréis leer más, otro artículo de Pablo Guimón con un titular muy gráfico: ‘Las dos caras del milagro británico‘.

Solo un dato.

Los que recurren a bancos de alimentos han pasado de 20.000 a un millón.