La sequía nos deja sin miel

colmenas en Los Filabres

Llevo una semana recorriendo diferentes lares del interior de la provincia de Almería. Actividades primarias distintas al invernadero. Por las escarpas y llanuras de tierra adentro hay mucho monte bajo, con encinas, almendros, olivos y nada de plástico. Y también colmenas, como siempre lo más escondidas posible para ponérselo difícil a los cacos.

Me he tropezado con tres apicultores de diferentes pueblos y todos ellos me describían lo mismo: cuatro años de sequía que nos dejan sin miel en esta esquina del sureste peninsular. Si no llueve, no hay nada que hacer, nos quedamos sin floración y sin alimento para las abejas. Así que la poca miel que tiene la colmena se tiene que quedar en la colmena, so pena de que muera.

Colmenas en los montes

Me han hablado de mucha mortandad. Incluso uno de ellos viajaba a comienzos de este verano a la campaña del girasol en Sevilla y tuvo que volverse porque las temperaturas y la ausencia de arroyos (los había pero sin agua) ponía a sus abejas contra las cuerdas.

miel

La miel se saca de marzo a julio. Así que la campaña ya está echada. Uno de estos apicultores me describió en números cómo Almería se queda sin miel. “Un buen año he sacado 15.000 kilos de miel, y este año apenas han sido 1.000 kilos”, afirmaba.

Así que a desear que llegue septiembre y octubre lluvioso y que transforme la sequedad de nuestros montes en un nuevo manto de flores.

hilera de colmenas

Anuncios

Sin agua no hay nada. Capítulo II. Wise y NaanDanJain

Imagen

De hace un tiempo a esta parte ha surgido una corriente de pensamiento que pone en primer plano aquello sin lo cual la vida no es posible. Habréis oído expresiones del tipo “sin abejas todo moriría” (enfatizando la gran dependencia que la vida humana tiene de la existencia de estos pequeños animales y los nuevos peligros que les acechan) o aquella otra – usada en muy distintos contextos – “sin agricultura, nada” que pone el acento en la importancia de nuestros orígenes. Pues yo no voy a ser muy original, pero sí espero ser certero, si defiendo que la afirmación más perentoria y completa es “sin agua no hay nada”.

Convencido de que todo lo que verse sobre el agua es vital estuve hace pocos días en una jornada, que incluía visita de campo, dedicada a explicar un sistema de riego del que ya escribí hace más de dos meses. Visto el intenso debate que aquel artículo generó en su día en este blog, acudí al evento para poder escribir un segundo capítulo, como hago ahora. Hubo varias charlas, organizadas por la firma hindú NaanDanJain Ibérica y la hispano-israelí Wise Irrisystem, en las que se explicó, pero con más detalle, lo que describí en el artículo de principios de abril. Leyéndolo os podéis hacer una idea de cómo se vertebra este modelo hídrico (y agronómico) y así no tendré que repetirme dos veces: “Tecnología israelí aplicada en el sureste español. Optimización del agua. Sistema Wise”.

Asistieron bastantes agricultores, algunos renombrados en su tiempo como un expresidente de Vicasol y de Coexphal que aparece en la siguiente fotografía, y técnicos de distintas empresas.

Imagen

Goyo, un técnico bien conocido por todos (no en vano lleva décadas pateándose el campo almeriense), estuvo explicando el contexto actual de recursos hídricos limitados. La presión que sufre el acuífero y un durísimo año de sequía que hemos sufrido y que nos pone en preaviso. Así que el agua seguirá siendo – y cada vez más – un bien muy preciado, de ahí su necesaria optimización. Una obviedad – dirían algunos – pero que hay que tener bien presente.

Después de las charlas nos llevaron a Adra a visitar una finca que usa el sistema Wise. Los agricultores vieron algunos tensiómetros y le preguntaron a Joaquín Soriano, técnico de campo de esta compañía, sobre los riegos cortos y frecuentes, sobre las condiciones estables de oxigenación, el control de la salinidad o las mediciones minuto a minuto.

Imagen

En una explotación cercana Wise ensayó su sistema esta campaña en un cultivo de pimiento, con dos variedades. En una de ellas se comprobó un aumento de la producción del 34% y en la otra algo menos. Pregunté a los presentes, puesto que algunos de esos agricultores que hicieron el recorrido ya usan este modelo de fertirrigación, y conocí a un joven productor de Cabo de Gata (tocayo como yo, José Antonio) que me explicó que en su finca de tomate había obtenido unos resultados similares. La clave estaría en dar el agua y el fertilizante justo (ni más ni menos) que necesita la planta para llegar de ese modo a su máximo potencial genético, que se traduce en más kilos.

A continuación nos llevaron a conocer una fábrica que hay en La Redonda (El Ejido) de la multinacional NaanDanJain, ya que Wise usa sus goteros.

Imagen

Vimos todo el proceso de producción del sistema de riego por goteo AmnonDrip PC CNL, producido en Almería e ideado para ahorrar agua y reducir la contaminación por nitratos. El riego por capilaridad procura un efecto de hidroponía pero en suelo natural y posibilita regar tan lentamente como sea posible.

El centro de producción de NaanDanJain en Almería es el único de toda Europa. Luego posee otros en Israel, India, Brasil, Chile o Estados Unidos.

Imagen