CASI se alía con la holandesa Norfresh para cerrar un ciclo de 12 meses

Fachada CASI

Hace casi dos semanas que lo tenía que haber contado, cuando nadie aún lo había hecho; pero entre cocineros de la Sexta, informaciones de turcos y de virus Nueva Delhi he ido dejando sin publicar hasta ahora lo que en realidad es un notición. Y como ya he visto algo de información rulando por redes sociales, me he sentado delante del blog porque ya no puedo retrasar más en la nevera la alianza estratégica alcanzada entre la cooperativa CASI y la cooperativa Norfresh. Lo que quizá alguno haya visto en Internet es la traducción de una nota de prensa en inglés, que se envío desde Holanda este miércoles. Dicha nota la podéis encontrar al final del artículo. Pero como yo tenía bastantes más datos de los que se han hecho oficiales, los aportaré para que entendáis el alcance de este proyecto de cooperativismo europeo entre una empresa almeriense y una holandesa.

El acuerdo está cerrado desde hace varias semanas. Ambas cooperativas quieren constituir una OPFH conjunta, una Organización de Productores de Frutas y Hortalizas con carácter transnacional. Esto supondría que de aquí a algún tiempo podríamos ver agricultores holandeses dentro de CASI. El objetivo es bien claro: ganar músculo para poder actuar sobre la oferta y demanda que tantas veces golpea en bajos precios a los agricultores.

La cooperación entre CASI y Nortfresh arrancará una vez que termine Semana Santa. Habrá unos meses de prueba hasta septiembre, donde se volverán a sentar ambas partes para evaluar los resultados de esta iniciativa que busca conseguir mejores precios para los agricultores, ya que ambas entidades son cooperativas y como tales su fin es servir al productor.

Las instalaciones de Nortfresh en Holanda servirán de plataforma logística y de comercialización para CASI. Se alargará el ciclo, ofertando tomate a las cadenas de supermercados durante los doce meses del año. El producto español se alargará durante mayo y luego se completará con producto holandés. En ningún momento el cliente tendrá meses sin oferta.

Este acuerdo saldrá publicado en los próximos días en el periódico norteamericano ‘The New York Times’, ya que Norfresh ha absorbido recientemente a una empresa de Estados Unidos para convertirse en la primera compañía de tomate de EEUU. Cuento esto para se tenga en cuenta que el aliado de la CASI es una firma de envergadura, de gran peso mundial.

Si con este ambicioso paso se logran esos tan ansiados céntimos de euro que hacen que una campaña se convierta en buena, bienvenido sea el movimiento. En cualquier caso, suerte.

Tomate pera en la CASI

CASI Almeria opens a new distribution and marketing facility in The Netherlands

CASI, a global leader specialized in tomatoes, will open a new facility this April in the Netherlands, to provide service for distribution and marketing closer to its customers.

The cooperative idea to have 4 centers throughout Europe shows the ambition for its future expansion. The Netherlands was an easy choice not only for its perfect strategic position but also for all the knowhow which can be found there. Also the idea to gain producers who can join the cooperative so that their customers can be provided 12 months a year is an essential issue for CASI. The idea is clear and ambitious and the first step has been taken now by opening this new facility where service and logistics are supported by a multilingual staff.

The new facility in the Netherlands has a surface of ​​4500 m² and is located at the ABC Westland 384 in Poeldijk. Together with Norfresh International B.V., CASI aims to establish projects in development to become one of the most powerful institutions in the agricultural sector worldwide.

CASI is a cooperative founded in 1944 by a small group of producers, and has now nearly 1800 partners who are specialized in growing tomatoes, 2000 hectares, 240 million kilos annual production and more than 1100 employees. The opening of the new Dutch center by this giant tomato producer, allows CASI to start this international expansion as well as a close support for growers who already have shown their interest in these projects and initiate first contacts.

Anuncios

Los productores de Granada buscan el nicho del tomate de sabor como alternativa al pepino

Agricultores El Grupo de Castell de Ferro

Esta semana un grupo de 70 agricultores de la cooperativa El Grupo de Castell de Ferro, socio de Única Group, visitaban El Ejido. A nadie escapa la pésima campaña de pepino tipo Almería que hemos sufrido este año. Así que los productores de la costa granadina están buscando alternativas para salir del monocultivo. Visitaron primero la finca de ensayos que Única tiene junto a la Estación Experimental de Las Palmerillas. Multitud de variedades de pimiento y tomate. Allí me estuvo contando Fulgencio Torres, presidente del Grupo, cómo quieren tener un abanico más amplio de hortícolas para garantizar la rentabilidad de sus invernaderos. Le eché una foto con un grupo de sus agricultores (imagen superior).

Luego nos fuimos a un invernadero de Las Norias (El Ejido, Almería) a conocer una variedad de cherry pera de la casa Gautier.

con el tractor

Gautier es una firma francesa que destina casi todos sus esfuerzos al tomate y al calabacín. Y dentro del tomate busca el sabor. Uno de sus estandarte es ‘Piccolo’, un cherry rama redondo, que trabaja con pocos clientes. ¿Os acordáis de Natural Growers, la mejor finca de Europa, situada en Retamar? Pues es la empresa que en España trabaja la exclusiva de ‘Piccolo’. Pero la visita no era para hablar de este cherry, sino de ‘Bellacio’, que es un cherry pera suelto, con perfil acostillado. De sabor, increíble.

Comiendo cherry

Hablé con agricultores que tenían sus invernaderos en Albuñol y Castell de Ferro, principalmente. Me contaron que hace unos años el cherry dejó de ser atractivo, por el coste de mano de obra, y que muchos migraron hacia el pepino largo; pero que ahora la situación ha cambiado justo a la inversa, de forma que es el tomate el que deja mejores expectativas.

Grupo de agricultoresPero el nicho no es el tomate, sin más; sino que ese hueco está en las especialidades. Tomates que ofrecen otras cosas, un plusvalor, ya sea con el color (rojo intenso, naranja o amarillo limón), el aroma, el sabor o la forma (la silueta acostillada es muy singular). Tomates tipo snack que tienen una demanda europea de mayor poder adquisitivo.

Bellacio

La tendencia de los mercados de consumo en Europa es tratar cada vez más a las hortalizas como alimentos básicos, por los cuales no quieren pagar mucho. Es triste el poco valor que muchos seres humanos dan a las verduras, que son la base de cualquier pirámide, pero es cierto. De ahí que haya que buscar una y otra vez nuevos cultivares o nuevos rasgos en los cultivos que ya hay para que el consumidor se rasgue más el bolsillo, si quiere comer algo bueno.

Por cierto, en ese objetivo de rastrear otras alternativas ha trabajado en la fresa durante un par de años El Grupo. Puedo decir que estaban buenísimas porque tuve la suerte de poder comerlas. Y hablo en pasado porque Fulgencio me dijo que han tenido que dejar de producir fresas. Se pagaban bien las tempranas, pero cuando llegaba la temporada en la que entraba Huelva esos mercados que siempre tenemos en la cabeza pedían precios ‘low cost’. Y así, evidentemente, no se pueden mantener ni los costes. Y yo me pregunto, ¿acaso los mercados europeos quieren ponerle a las frutas y hortalizas la etiqueta de ‘low cost’ como norma? Si es así, mal vamos los del sur.

El agricultor y el cherry

Quiero acabar con otra visita que hice recientemente a un invernadero también de Las Norias, pero de calabacín. El fruto de primer plano es ‘Cassiopée’, un calabacín para plantaciones desde finales de septiembre hasta mitad de diciembre. Es el más precoz de Gautier, ya que entra en producción muy rápido.

Cassiopée

En esa jornada había muchos agricultores de Roquetas, aunque también algunos de El Ejido, entre ellos, uno que me contó un suceso preocupante. El día anterior le habían entrado en el invernadero a robarle calabacinos, pero algo debió asustar a los cacos porque dejaron la caja en mitad del pasillo.

Es de reflexión. Cuando era niño había que cuidar las sandías la noche antes a su recolección. El padre se quedaba durmiendo en el coche con el hijo para evitar que rompiesen cualquier banda y se llevasen lo que tanto trabajo les costaba criar. Y ahora ya es cualquier hortaliza. Menuda indefensión. Por eso, creo que los consumidores cuando vean puestos en la calle vendiendo sandías baratas o cualquier otra verdura deberían de no comprarlas. Posiblemente tengan un origen más que dudoso.

Finca de calabacín en Las Norias

Antalya, la otra Almería de Turquía, pero con invernaderos de cristal

Esta noche he estado en El Edén en la última sesión del ciclo de conferencias organizado este año por Coexphal y que ha tenido especial énfasis en el análisis de mercados internacionales. El ponente ha sido Juan Carlos Pérez Mesa, la única persona que hasta el momento ha realizado un estudio serio y fiable (es decir, despolitizado) sobre la renta real de los agricultores, ya que todos los anteriores estudios solo hablaban de ingresos o bien de costes, pero nadie se atrevía a decir cómo era el resultado final de la campaña en el bolsillo del productor. Recordaréis mi reciente post titulado ‘Primer estudio que aborda la renta real de los agricultores. Números rojos en la última campaña’, pues bien, como comprenderéis sabiendo que la voz autorizada era la de Juan Carlos con más motivo he acudido a la charla. Y la verdad es que se han dicho tantas cosas con enjundia que tendría para una veintena de post. De momento empezaré por el primero, que es éste.

Pérez Mesa

Entrando en el meollo, en Turquía hay otra Almería, algo más pequeña que la nuestra (unas 5.400 hectáreas menos) y que se llama Antalya. Esta región tiene el 80% de los invernaderos de cristal del país, casi 6.500 hectáreas, muchísimo más de lo que tenemos en nuestro mar con vidrio. Pero allí también hay plástico, casi 14.000 hectáreas, más otras 3.800 de túneles.

En el otro lado del Mediterráneo más de la mitad de lo que se cultiva es tomate, le sigue pepino, sandía y pimiento. Si se toma toda Turquía, la producción de tomate en invernadero supera los 3 millones de toneladas, que sumadas a las producciones al aire libre dan más de 11 millones de toneladas frente al millón que produce Almería, ¿asusta?

En principio sí, pero si luego se observa la proporción en las exportaciones, el tomate almeriense tiene mayor representatividad en los países de la Unión Europea que el tomate turco. En este sentido estamos mejor posicionados, pero ¿a dónde va todo ese tonelaje de tomate del vecino de la otra esquina? Primero habría que decir que Turquía es un mercado de 81 millones de consumidores, lo que empuja la posible demanda interna, pero ¿y el resto? ¿quién se lo come? La respuesta es… ¡¡¡Rusia!!!

auditorio de agricultores

Hace una década cuando en El Ejido se sacó aquel proyecto que anunciaba la conquista de Rusia, con grandes tintes de engrandecimiento del político de turno, dicho mercado aún estaba abierto y esperando a ser explorado. Sin embargo, ante la zozobra y la duda de los sureños de la Hispania, tanto turcos como israelíes se espabilaron y emprendieron el viaje hacia la estepa hasta convertirse en proveedores de tomate de Moscú los primeros y de pimiento los segundos.

Todo esto tiene muchas lecturas. La crítica puede ser decir que, como otras veces, llegamos tarde y ese nicho de mercado ya lo copan otros, aunque ahora Putin ha dicho que aunque quisiéramos solo se habla con Ankara y con Tel Avic. Como socios de Bruselas tenemos un telón de acero en versión comercial. Pero también puede haber una segunda lectura en positivo. Que sería decir algo así como … “¡Muy bien! Que estos dos competidores vendan a Rusia, que ya nosotros nos quedamos con Europa!”. Visto así, supongo que salimos ganando. Pero no deja de ser una especulación.

Lo que sí me sorprende es el poco tomate turco que entra en las fronteras comunitarias, teniendo en cuenta todo su potencial. Es como un oso dormido que vende sobre todo a los países de su entorno, pero, ¿qué ocurriría si se convirtiese algún día en socio de pleno derecho de la Unión Europea?

De momento las exportaciones de Turquía a países de la UE son bajas. 54.000 toneladas en tomate y 41.000 en pimiento.

Público en la jornada

La ponencia también ha analizado la zona productora de Israel, pero eso ya lo dejaré para otro día. Por cierto, esta noche he conocido a algunos lectores del blog e incluso a algún comentarista al que no le ponía cara.

Primer estudio que aborda la renta real de los agricultores. Números rojos en la última campaña

Llevo muchos años asistiendo a ruedas de prensa maquilladas sobre la rentabilidad de los invernaderos, la mayoría por parte de la Administración competente. Estadísticas y ruedas de prensa que se dan cuando se han juntado varios meses buenos y es políticamente conveniente decir todo lo que ganan los agricultores. Estadísticas cojas porque nunca hacen la necesaria resta entre ingresos y gastos. Solo se habla de ingresos brutos, como si el agricultor no tuviese cuantiosos gastos corrientes y amortizaciones por doquier.

Esas ruedas de prensa y comunicados desaparecen cuando hilamos varios meses desastrosos. Mala la campaña 2013/14 y peor el otoño 2014/15.

Sin embargo, por fin he dado con el primer estudio completo que aborda esta cuestión sin prejuicios políticos ni intereses empresariales. El profesor de la Universidad de Almería, Juan Carlos Pérez Mesa, al que desde aquí felicito públicamente por su valentía ha sido el primero en hacerlo. Enhorabuena, Juan Carlos, por tu honradez. Os dejo la siguiente imagen, que recomiendo sea apreciada con sumo detenimiento.

gráfico actualizado

En el eje vertical de la tabla observamos los euros/kilo y en el eje horizontal las campañas. Las medias euros/kilo han ido paulatinamente descendiendo, aunque ese problema se ha ido solventando con más kilos por metro cuadrado. Por ejemplo, si la media de precios por kilo en la campaña 2003/4 estaba en 0,60 euros y los rendimientos en 70 toneladas por hectárea, en la campaña 2013/14 solo se llegó a los 0,53 euros/kilo aunque se subió a una productividad mayor de 76 toneladas por hectárea.

Sin embargo, la luz roja se enciende cuando el capítulo de los costes totales es superior al de los ingresos. Podemos ver que en la campaña 2002/03 hubo un margen de ganancias para el agricultor de 0,14 euros, en la campaña 2003/4 se bajó a 0,11 euros/kilo, un año después en el ejercicio de 2004/5 se ascendió hasta los 0,13 euros, en 2005/06 hubo una gran caída del margen hasta quedar únicamente en 0,02 euros, mejoró en 2006/07 hasta los 0,07 euros, volvió a caer en 2007/08 hasta situarse en un beneficio de 0,05, una campaña más tarde se repitió otro desplome hasta los 0,04 euros, en 2009/10 el descenso colocó el margen para el productor en 0,03 euros, en 2010/11 el descalabró se tradujo en 0,01 euros, la siguiente campaña 2011/12 dejó el bolsillo del agricultor tal y como lo tenía (ingresando lo mismo que gastaba, quedando a cero), en 2012/13 el agricultor logró un paupérrimo céntimo y finalmente la campaña 2013/14 ha sido la peor para la renta de los agricultores almerienses. La media ha quedado por debajo del umbral de color rojo, de tal forma que ha dado pérdidas de 1 céntimo por kilo. Incluso tengo que decir que la primera estimación elevaba las pérdidas en varios céntimos más.

judías

Aunque aumenta la productividad por metro cuadrado y los costes (corrientes más amortizaciones) se han estabilizado en las últimas dos campañas; sin embargo, la tendencia a la baja de los precios de las hortalizas rompe todos los esquemas. El agricultor no solo no gana dinero, sino que tiene que poner dinero encima.

Este blog cumple estos días dos años de vida y creo que éste es el artículo más importante que he escrito hasta ahora porque debiera ser una cura de humildad para muchos, un jarro de agua fría para los insensatos y un toque de atención para todos.

Esta agricultura nuestra dejó hace mucho tiempo de ser una gallina con los huevos de oro. Es una gallina raquítica a la que hay que alimentar con cuidado. Con cierto mimo. Quizá haga falta un poco más de cabeza y corazón, y menos frivolidad y pillería. Las piezas de este rompecabezas están puestas de tal manera que todos somos imprescindibles. Si no se cuida la gallina del agricultor, llegarán tiempos de cambios y un tsunami que hará las veces de tabla rasa.

pimientos

Finalizo con la media de las campañas 2002-2008, donde hubo un margen de beneficios de 9 céntimos por kilo; y a su derecha, en la tabla superior, se observa el rascacielos de la media de las campañas que van desde 2008 a 2014, que es lo más importante por ser lo actual. De todo esto se concluye que en los últimos seis años el margen que le ha quedado al agricultor de media es de tan solo 2 céntimos. ¡Y ojo! En el trabajo inicial de Juan Carlos Pérez Mesa el margen era de 1 céntimo. Hace unos días le comenté mi interés por publicar estos datos, entonces los volvió a actualizar cotejando distintas fuentes, y aumentó el baremo de 1 a 2 céntimos finales.

En resumen. Las dos cifras para no olvidar.

  • 0,02 euros kilo resultado (beneficio) medio en las últimas seis campañas, 2008/14.
  • -0,01 euros/kilo resultado (pérdidas) medio de la última campaña 2013/14.

Un día de lluvia con Channel 4, televisión del Reino Unido

Estaba con varios agricultores de San Agustín en la cafetería de la gasolinera que hay a la entrada de la pedanía. Fuera arreciaba una lluvia furibunda. En Almería caen cuatro gotas, pero cuando caen son para temerlas. Me estaban contando los amigos cómo va el tema de las prometidas ayudas de la Junta para poder levantar sus invernaderos. Al final, según datos oficiales, las hectáreas de fincas desplomadas por el granizo del 19 de enero han sido muy superiores a las peritadas inicialmente, un total de 74,6 ha. Pues bien, estábamos en esas cuando entraron por la puerta del bar dos chicas y un chico, éste último con una cámara de televisión.

lluvia en San Agustín

Rápidamente nos dimos cuenta de que no eran españoles. Antes de marcharnos me acerqué para preguntarles y me dijeron que eran del Canal 4 del Reino (Channel Four), una televisión inglesa. Se habían perdido con la lluvia entre el laberinto de invernaderos de Tierras de Almería, y antes de buscar mejor orientación, habían parado para almorzar.

Nos preguntaron si era posible grabar imágenes del trabajo en los invernaderos y les explicamos que en un día de agua como ése no era posible la labor bajo el plástico. Al día siguiente se marchaban, habían estado días atrás en Murcia, pero no tenían imágenes de Almería. Querían ver a la gente de nuestro sector trabajando, así que la única opción era el manipulado.

Como los vi apurados, me ofrecí a acompañarlos y a darles cuantas explicaciones precisasen para que pudieran hacer un buen reportaje sobre nuestro campo. Ya sé que en este punto habrá opiniones para todo; pero en mi caso, teniendo ambas visiones (la de periodista y la de hijo de agricultor), no me cabe duda de que lo mejor en estos supuestos es colaborar por el beneficio de todos. Se trata de una televisión nacional, de un país como el Reino Unido, estratégico para nuestro sector. Grabar van a grabar, informarse se van informar, pues creo que lo mejor es facilitarles el trabajo para que se informen bien y para que graben lo mejor de nosotros.

Desde aquí quiero agradecer al gerente de Alhóndiga La Unión, Jesús Barranco, que atendiese mi llamada improvisada para poder llevar a este equipo de Channel 4 al almacén de exportación de su empresa. Grabaron la confección de pimiento california, amarillo y rojo y quedaron maravillados. Se fueron con buen sabor de boca y les gustó lo que vieron. Me preguntaron de todo, sobre todo, por la economía de los agricultores almerienses. Les expliqué los bajos márgenes con los que cuentan y cómo presiona la gran distribución, siempre a la baja.

Lo que más les llamó la atención es el concepto de agricultura familiar, base del ‘modelo Almería’. Más de 17.000 pequeños y medianos agricultores redistribuyendo la riqueza y cultivando alimentos de calidad.

Siobhan Kennedy, Business Editor, es la jefa de la sección de finanzas de este canal; Jim Wickens, es cámara y periodista. Jim comentó que había trabajado en el Reino Unido en la principal comercializadora de pimientos de su país y que el olor al california le recordaba aquellos tiempos. Iban con un poco de prisa y no pudieron ver el envasado del resto de hortalizas, como calabacín o berenjena. Pero creo que salieron satisfechos.

Los acompañaba Alicia, nutricionista que hacía las veces de traductora. Antes de despedirnos nos hizo una foto, solo una, je,je. Lo digo porque Siobhan sale con un gesto extraño. De todas formas, en la web de la televisión podéis verla mejor y pinchar sus artículos: http://www.channel4.com/ Y también sus vídeos. Solo tenéis que poner su nombre y apellido en el buscador de la web, Siobhan Kennedy.

Channel 4

Por cierto, de lo que yo quedé impresionado es de los robots de pimiento tricolor de La Unión. Uno para verde, otro para rojo y otro para amarillo. Impresionante.

Posdata. La campaña de la alemana Esther Schweins, que ha estado tres años promocionando las frutas y hortalizas españolas, puede estar bien. No lo pongo en duda. Pero personalmente pienso que tiene más impactos y credibilidad lo que pueda emitir y contar una televisión nacional de cualquiera de los países de la Unión Europea. Abrirles nuestras puertas, explicarles nuestro trabajo y buen hacer es la mejor campaña de promoción que se puede hacer. Nadie habla mal de uno cuando se le trata bien (o al menos tendrá más pudor, y ningún argumento, a la hora de hacerlo).

Yo no he estado en la feria de Berlín. Pero os voy a hablar de Alemania

¿Saben nuestros comerciales y todos los empresarios españoles que acudieron la semana pasada a Berlín cuánto se gastan los consumidores alemanes en verduras? Lo digo porque son cifras esenciales para saber si un mercado está maduro o no. Quizá los datos que voy a dar a continuación sirvan a más de uno para su trabajo diario. Yo no estuve en Fruit Logística, pero sí me he preocupado de buscar esta información “estratégica”.

calabacín español en Berlín

Los alemanes afrontan un gasto medio anual de casi 150 euros per cápita, lo que se traduce en un consumo de 69,2 kilos de verduras al año. El tomate va en aumento, ya que ha pasado de un consumo que rondaba los 10 kilos campañas atrás hasta alcanzar los 11,4 kilos actuales; el segundo hortícola que más come un germano, la zanahoria, también va subiendo desde los 7 kilos hasta los 8,4 kg. En una proporción similar asciende la demanda del resto de los diez primeros hortícolas de la cesta de la compra germana, como la cebolla, el pepino, el pimiento, la lechuga iceberg, el espárrago, la coliflor, el puerro y el calabacín.

Berlín a vista de pájaro

Voy a afilar un poco más el lápiz. Un alemán se come de media al año 7,2 kilos de pepinos, 5,7 kilos de pimientos, 3,1 kilos de lechugas iceberg o 1,5 kilos de calabacinos. Y quiero subrayar que según las estadísticas oficiales la progresión de los últimos cinco años indica que los teutones cada vez comen más verduras. Subrayo esto para silenciar los argumentos de quienes dicen que se vende más barato en Alemania porque hay menos demanda de hortícolas. Simplemente es mentira. No lo digo yo, sino los números. Esos que nunca mienten.

También he estado consultando bibliografía sobre la producción hortícola de Alemania. Sus condiciones climáticas dificultan el cultivo de los hortícolas tradicionales de la cuenca mediterránea, eso ya lo sabemos todos. Así que en este país del norte de Europa los tres principales productos son el espárrago, la zanahoria y la cebolla. Hay casi 20.000 hectáreas de espárrago, más de 10.000 ha. de zanahoria y algo menos de cebolla. Bastante por detrás siguen en orden de importancia, en cuanto a superficie se refiere, repollo, guisante, frijol, coliflor, lechuga iceberg (3.400 hectáreas), espinaca y calabaza.

berenjena hispana         pimientos california          Centro comercial berlinés

Visto esto, en el top ten de sus hortícolas, no figura ningún cultivo de la pizarra de los invernaderos almerienses. Significa esto que nos tienen que comprar, significa esto que tenemos que saber venderles.

Algunas estructuras invernadas tienen, pero pocas, donde se cultiva tomate rama. Es tan simbólico que solo aparece en las últimas páginas de las estadísticas.

Posdata: Las fotos son de los propios lectores. He hecho una pequeña selección de las que me habéis enviado en los últimos días. Internautas que evidentemente sí han estado en la feria de la capital alemana.

Torre de Berlín

Aguacates y tomates en la Axarquía malagueña. El turismo arrincona a los agricultores

Nerja

Debajo de la palmera izquierda de la imagen superior, entre los destellos del sol cayendo sobre el Mediterráneo, está el famoso mirador de la serie Verano Azul. Una silueta conocida por varias generaciones de españoles. Lo que se ve al fondo es Nerja. Entre medias invernaderos. Cada vez menos. En este pedazo del campo español el ladrillo sigue vivo y hace retroceder a los agricultores convertidos casi en urbanitas entre nuevas promociones y la promesa de los gurús de la economía malagueña que pronostican que los millones y millones de nuevos turistas que vendrán traerán maná para todos. Es la costa del sol.

Maro

Si me giro y me doy la vuelta, sigo viendo invernaderos; pero en dirección contraria. Esa costa, que serpentea con el tapiz de azules de tarde llegando a su fin, conduce hasta el litoral de Granada. Lo conté ayer. Pero mi viaje ha proseguido hasta la vecina Málaga. Estoy en Maro, la primera localidad que da la bienvenida a la Axarquía malagueña.

patatas Maro

En este pequeño pueblo hay bastantes huertos de patatas, como se observa en esta instantánea donde un caseron con palmeras preside una privilegiada vista del mare nostrum. Más a la derecha, pero fuera del plano, veo un pequeño huerto con plataneras. Me sorprende, aunque en realidad sigo en la costa tropical, denominación que hermana a la costa que une las provincias de Granada y Málaga.

aguacates e invernaderos

Por aquí hay mucho aguacate. Cruzo Nerja, con variopintos invernaderos abandonados, y los que se mantienen se vislumbran como islas de blanco España, refulgentes sus plásticos al sol de enero. El siguiente pueblo es Torrox, donde conviven los cultivos de aguacates con los hortícolas de invernadero.

Me comentan que en Torrox Costa los invernaderos cercanos al litoral ya no están. ¿Qué hay ahora? Casas, pisos, ladrillo. Los jubilados del norte de Europa se han transformado en nuevos malagueños que quieren tener la playa cerca y a los que no les gusta la estética de esos plásticos, tan ajenos y extraños para su cosmovisión de la belleza. Incluso los almacenes de suministros agrícolas son sustituidos en Torrox por tiendas de jardinería (garden), la agricultura profesional queda arrinconada. El campo se ha transformado aquí para algunos en un hobby, pequeños huertos para el deleite de quienes quieren tener sus dos matitas de tomate y sus tres cebollinos.

Finalmente llego a El Morche. Me meto hacia el interior y encuentro una pequeña concentración de invernaderos. Esto se parece un poquito más a Almería. Respiro más tranquilo. El ambiente me resulta familiar.

El Morche

Subo por un camino sin asfaltar y sigo unas indicaciones que me conducen a una corrida. Tengo interés por ver aquí el funcionamiento de una subasta. Nada más llegar, me asombra la fachada de la alhóndiga. Está llena de adornos, casi folclóricos. Es la casa de un particular. El dueño. José Luis Salvatierra.

Fachada de la corrida

Doy la vuelta a la manzana y entro en el almacén. La subasta ya ha terminado. Están con las partidas.

tomates

Me paro con un agricultor. Me dice que tiene el invernadero enfrente. Con tomates. Hoy los ha vendido a 0,74 euros. Le pregunto por la juventud. Me dice que los jóvenes no quieren saber nada de los invernaderos. Me mira pasmado porque no está acostumbrado a que nadie con libreta y cámara la haga tantas preguntas sobre su trabajo. Le digo que soy periodista, periodista agrícola. Se extraña. En Málaga parece ser que a los periodistas solo les preocupa el turismo.

subasta Hermanos Salvatierra

José Manuel se llama esta agricultor del Morche. Al final no lo retrato porque se va con prisa. Me pongo a recorrer la subasta y veo patatas, cebollas, muchas calabazas, un poco de pepino tipo Almería y calabacín, pimiento dulce italiano, california rojo y amarillo, tomates de varias tipologías y aguacates.

pimientos y aguacates

Después me dirijo a la pizarra. Destaca el buen precio del calabacín, sobre 1,65, y el paupérrimo del pepino. Os estoy hablando del pasado sábado 10 de enero.

pizarra

Según me comentan después, el producto con un precio más estable y continuado en el tiempo es el aguacate. Antes de marcharme voy al bar de la subasta. Lo regenta el propio dueño de la alhóndiga, José Luis Salvatierra. Me explica que en su tiempo era exportador, pero que ahora el negocio se ha reducido al mercado doméstico, Mercamadrid y Andalucía principalmente. Lleva una vida más tranquila. En la zona, junta a la suya, hay otras tres corridas. Cuando me habla de volúmenes me doy cuenta de que aquí los agricultores han quedado arrinconados por el turismo.

Me quedo a comer porque son más de las tres. Hay un menú por solo 8 euros muy completo, que incluye de segundo la típica fritura malagueña de pescado. Tras dar buena cuenta de ello, me despido hasta la próxima, que la habrá. Y continúo unos pocos kilómetros hasta el límite costero con Vélez-Málaga. Es el punto final. Después regreso, rumbo a Almería. Lo hago por el litoral para aprovechar las vistas de la vieja nacional, hoy día casi sin tránsito porque los automovilistas (siempre con prisa) se han pasado masivamente a la autovía.

¿Qué harán los granadinos con sus pepinos?

invernaderos y aerogeneradores

Al inicio de campaña Holanda dejó un hueco en el mercado de pepino que los productores de la costa de Granada y Almería pudieron aprovechar, vía precios. Espejismo o no lo que vino después durante el otoño fue un zarpazo de dimensiones considerables. Hasta hace cuatro días (literalmente) los pepinos largos, los tipo Almería u holandeses, cotizaban a una media de entre 0,10 y 0,20 euros en origen. En destino se veían en Navidad precios en supermercados de Madrid con el cartelito de 4,5 euros. Han transcurrido casi dos semanas del nuevo año y vemos en las pizarras de las subastas algunos dígitos más cálidos, en torno a los 0,40 euros/kilo. Insuficiente, a todas luces. La campaña en esta zona de producción está ya echada, ¿o habrá tiempo para enmendarla?

invernaderos en las montañas

Recorrí hace unos días la costa de Granada. Fincas escarpadas en las serranías desafiando a la gravedad. Un hito del hombre capaz de aprovechar hasta el último palmo de tierra yerma para convertirla en fértil. Con la ayuda del plástico. Y la temperatura bastante más agradable que en Almería, así que las plantas crecen sin control. ¡Clima benigno y a echar kilos! Pillé a estos dos amigos cargando el camión.

trabajadores

En la costa granadina me tropecé con muchas empresas de Almería, que tienen pequeños almacenes. La Unión, Costa de Almería, Agroponiente, Femago, Agrupaejido o Mabe. También pasé por la puerta de La Caña, Miguel García Sánchez e Hijos, empresa de la provincia vecina que hizo precisamente el viaje inverso desembarcando hace unos pocos años en el Poniente almeriense.

MabeLa Caña

Vi bastante patata, algo de lechuga y cebolla, bancales venidos a menos de nísperos y nuevos huertos de mangos y aguacates. Es la costa tropical. Por eso, la chirimoya sigue copando un protagonismo especial, pese a que algunos prefieren arrancarla para poner aguacates. Yo me quedo con la chirimoya, mi fruta favorita. Lo de la pepita solo es un problema para sibaritas que reniegan de las semillas, como quienes no se comen una naranja por no tener que pelarla o por la “incomodidad” de tener después que lavarse las manos. El consumidor no siempre tiene razón, y menos cuando es un animal de ciudad. Regreso a la chirimoya, que se recoge desde septiembre hasta finales de noviembre, comienzos de diciembre. Así que me quedé sin ver los frutos de las variedades tradicionales. Las nuevas tienen más recorrido, pero con ésas no me topé.

chrimoya

patatas

Luego por la noche subí a la zona vieja de Salobreña. Casas encaladas y muchas pendientes. De eso no tengo fotos, pero sí un nombre. Cervecería Martín. Para ir bien acompañado. Un lugar idílico.

lechugas y cañaveras

Los productores holandeses e israelíes sufren la misma crisis de precios que los españoles

Hablar de hundimiento de precios en el sector hortofrutícola español no es noticia, pero si ampliamos el radio de dicha crisis a los productores de Israel y Holanda, ¿ante qué hipótesis nos encontraríamos? Empezaré este artículo por el final, adelantando lo que sería la conclusión a este primer párrafo a modo de entradilla: vivimos en un aldea global en la que los intermediarios de cualquiera de los países (esa familia llamada ‘clientes’) no están dispuestos a pagar ni siquiera el coste de lo que cuesta producir las hortalizas.

Holanda

Escribía en uno de los foros de este blog hace unos días desde Israel el amigo Gabriel Camhi, director de Wise Irrisystem. Dejaba un comentario revelador de lo que realmente está sucediendo en el mundo de las frutas y hortalizas a nivel planetario: Hola José Antonio, Estoy viendo en este momento un reportaje de televisión alucinante: agricultores israelíes que están hartos de recibir un precio de 2.5 nis con un coste de 4.5 nis. Se plantaron a la entrada de las cadenas de supermercados y reparten pimientos gratuitamente. Las cadenas venden a 10 nis. Los agricultores se organizaron y no venden a las cadenas. El agricultor que inició esta protesta se llama Barak Omega. Gabi”.

La siguiente fotografía es de un invernadero de pimiento situado en Haarava, el desierto al sur de Israel.

Haarava (el desierto al sur de Israel)

Eso en cuanto a Israel, pero una situación muy similar están sufriendo los productores en Holanda, que están con el agua hasta el cuello, aunque a veces en nuestro país creamos justo lo contrario. Un empresario holandés me relataba lo siguiente sobre su tomate esta misma semana: “Nuestra rama criada con luz artificial de Holanda ahora mismo se vende en mi país a 4,25 euros caja de 5 kilos. Más barata que la de Almería. Es la primera vez que veo esto. ¿Sabes el coste que tiene este producto con luz artificial?”.

A España llegan pocas noticias de lo que ocurre en Holanda o mejor habría que decir que estamos tan preocupados por mirarnos el ombligo que no vemos que los vecinos sufren situaciones análogas a las nuestras. Y ahora es cuando saco del cajón aquello de la OPFH europea que los almerienses nos pasamos por el arco del triunfo cuando hace unos pocos años sus promotores vinieron a tierras del indalo con la idea de impulsar la unión de los agricultores de todo el continente. El propósito era frenar lo que ahora está ocurriendo, es decir, que los productores sean tan inmensamente frágiles ante los constantes devenires que provocan crisis de precios año sí y año no.

En Holanda ya no hay Interprofesional. Y casi que ni Ministerio. El que era de Agricultura se ha convertido en dirección general de otro más amplio que trata también otras temáticas económicas y de comercio exterior. Los bancos holandeses hasta ahora sostenían al sector hortofrutícola de su país. Ahora parece ser que se han cansado de jugar ese papel. Antes se encargaban de que los productores que tenían financiados cambiasen de cultivo, por ejemplo del pimiento al tomate, con la esperanza de poder recibir así las letras de sus créditos. Pero este contexto ha variado. No funcionan ni el pepino ni el pimiento y ahora tampoco el tomate, ¿qué hacen pues los bancos? Me comenta el “pájaro loco” que es la hora de los embargos.

El veto ruso a quien más ha dañado ha sido a los holandeses. Pero en este sector somos como un dominó. Las fichas caen todas con el impulso de un solo golpe.

Y luego de regreso a España vemos que la semana 50, que es la del año en la que hay más pedidos y a mejor precio, ha pasado con mucha pena y sin ninguna gloria. Y la 51 igual. Arribamos al término del año y la cuesta de enero del invernadero llega con adelanto. El desnivel de la pendiente liquidará de forma fulminante cualquier exceso de turrones y mantecados. Habrá cosas para celebrar, y muchas, pero ninguna agrícola.

Es de necios consolarse con el mal ajeno. Las lluvias y tormentas sufridas en Agadir (Marruecos) provocaron importantes pérdidas en los cultivos de calabacín en malla. La tablilla de la pizarra de este producto repuntó un poco, pero la marejadilla de fondo obliga a una reflexión más profunda. Tampoco tiene lógica que después de que se anunciase que habría desabastecimiento de pepino esta Navidad nos encontremos ahora los precios paupérrimos que sufre esta hortaliza. ¿Y qué decir de la recomendación hecha ayer de retirada de pepinos porque han salido de calibres inferiores a los habituales y esos todopoderosos clientes no los quieren así?

super europeo

Para rizar el rizo, en mitad de esta crisis internacional de precios hortofrutícolas, me manda un amigo algunas fotos hechas en supermercados europeos. Solo publico una de ellas, en la que el consumidor tiene que pagar 6,45 euros por un kilo de pimientos rojos de origen español, o 6,60 euros si son tomates y 7,80 si dichos tomates son tipo cocktail. Todo de procedencia hispana. Si atendemos a dichas cotizaciones, concluiremos que la crisis generalizada de la que hablo nada tiene que ver con el supermercado, se queda a pie de campo. Así que esa ama de casa europea está a años luz de comprender los entresijos que hay en este artículo.

Posdata: Son casi las 12 de la noche del sábado. Este artículo se publicó a las 10 h de esta mañana, pero voy a hacer un añadido para incluir dos imágenes más que pueden ser pertinentes. La primera es de estos días, tomada en Madrid en una cadena francesa de hipermercados. El pepino tipo Almería se vende en origen a un precio que oscila entre los 25 y los 15 céntimos, según la pizarra que acabo de consultar. Sin embargo, la ama de casa madrileña por un kilo de esos pepinos tiene que desembolsar 4,5 euros. ¡¡Qué alguien me lo explique!! Ya no hablamos de un supermercado situado en Inglaterra, en Alemania o en los países nórdicos, se trata de un producto que se vende en España, en Madrid. ¿Cómo se justifica tal abismal y desproporcionada subida de precio? ¿Quién se queda con ese cuantioso margen comercial?

pepino Carrefour

La segunda instantánea es una mofa a la anterior. Una nueva variedad de pimiento que misteriosamente da como frutos billetes de 50 euros.

espejismo

Una tarde de radio con Alberto García, en ONDA CERO. Y a propósito de Japón, estas fotos

Agricultura en la onda

A finales de este verano el buen amigo y compañero Alberto García me llamó para decirme que volvía en unas semanas a los micrófonos, pero no en la SER – donde ambos compartimos en su día buenos momentos y algunos cuantos años de nuestras vidas – sino en Onda Cero. Pero antes de iniciar la que ha venido a convertirse en su nueva aventura agrícola diaria, de 15 a 16 horas en Onda Cero El Ejido (‘Agricultura en la Onda’), Alberto iba a hacer una buena escapada al país del sol naciente.

Japón 1

Alberto me llama una vez a la semana para participar unos minutos en el cierre de su programa. Solemos comentar alguna de las últimas entradas del blog, sobre todo las que son de mayor actualidad.

Alberto García y José Antonio Arcos

Hace unos días pude acercarme a la emisora y dejar a un lado el teléfono para compartir esos minutos desde el propio estudio. Al finalizar estuvimos comentando su viaje por el lejano Japón. Le pedí entonces las fotografías con las que ilustro este post y también que nos contase cómo fue su experiencia.

Japón 2

Las fotos de los ‘invernaderos’ de tomate están en el pueblo de Shirakawa-go, en plenos Alpes japoneses. El pueblo, está enclavado entre montañas, en un valle, rodeado de montañas. Cuando hicimos las fotografías, allí la temperatura superaba los 24/25 grados, a mediados de septiembre, ahora por ejemplo, en diciembre tienen máximas de 8 y mínimas de -3 o -5. Se trata de pequeños invernaderos, principalmente para sustento personal y consumo propio de los aldeanos.

Japón 3

El resto de fotos están realizadas en mercadillos y supermercados de Japón. De distintas zonas, ya sea en Tokio, Kyoto, Kanawaza o Hiroshima. Hay una zona productora, de invernaderos, que se ven desde el Shinkasen (tren bala) entre Kyoto e Hiroshima, con invernaderos junto a las vías del tren y una pequeña ‘industria’ de este sector. Pero a 400 km por hora del tren bala no los pude fotografiar.

Japón 4

Una de las cosas que más me llamó la atención fue el pepino. Hay una foto que se ve bien, un pepino muy fino (casi como una zanahoria) que le insertan un palo de madera y puedes comprarlo en mercadillos de la calle o supermercados para poder comértelo así mismo, crudo. Los precios, pues un flow de pimiento tricolor a 188 yenes, unos 1,37 euros. Un kilo de pimiento italiano de ellos (lo más parecido) 100 yenes, 0,73 euros. Las otras fotos que aparecen berenjenas, pimientos rojos etc… andan en los 700 yenes la caja, unos 5,11 euros. Vendrán a ser yo creo que 2 kilos. Una bandeja de cherry a 600 yenes, 4,38 euros y no tendrá más de 500 gramos.

Japón 5

Consumen mucha, mucha verdura. La base de su dieta, arroz, pescado, vegetales… Son 127 millones de japoneses a los que hay que alimentar…. Por cierto de presentaciones, calidades etc… las fotos hablan por sí mismas. NO mucho mejor que aquí, sí que es verdad que venden mucho pack, individual o de dos, como ves plastificado ya y todo….

Japón 6