Los envases de Sigfito se transforman en conos de carretera, tuberías y macetas

Mónica González

¿Alguna vez os habéis planteado en qué acaban los envases de los fitosanitarios? Ayer en el PITA el grupo Interempresas celebraba su primera jornada en Almería dedicada al sector hortofrutícola. En dicha sesión se abordaron numerosas cuestiones. El uso de los fitosanitarios y la seguridad alimentaria, conceptos como cultivo ‘zero’, temas de nutrición, el papel del SOIVRE (import/export), el control biológico con barreras vegetales autóctonas, la apuesta por las tecnologías poscosecha y también las buenas prácticas medioambientales, entre ellas el reciclado de los envases.

SIGFITOEl 94% de lo que se recoge en los puntos de Sigfito es plástico. Estos envases, una vez transformados, acaban siendo conos de carreteras, tuberías y macetas para plantas ornamentales. El restante 6% es papel (se recicla para convertirse en pellets, es decir, materia para quemar y producir energía) y metal, que se destina a las fundiciones. El producto final pueden ser barandillas, entre otros.

pregunta olivarero

Un paso más en el control biológico

Hace ya bastante tiempo publiqué un artículo sobre el trabajo que Mónica González (Fundación Cajamar) y Estefanía Rodríguez (CSIC) realizan en la Estación Experimental de Las Palmerillas en el que están elaborando un mapa con 70 especies de plantas autóctonas, que no sean reservorio de virus y que pueden servir de refugio a los insectos auxiliares beneficiosos. Mónica expuso ayer este arduo trabajo que tiene como objeto diseñar setos a la carta, dependiendo de cada finca agrícola. “Ya hay algún agricultor en el Poniente y en el Levante con estos setos”, dijo.

Setos que estén adaptados a nuestro entorno y suelo y que, por tanto, no requieran riego. Plantas que ofrezcan recursos alimenticios (néctar, polen, presa alternativa) a la fauna autóctona.

Poscosecha en fresa y pepino

poscosecha fresaAna B . Cabezas, representante de Tecnova, describió una patente de esta Fundación relacionada con un tratamiento poscosecha con ultravioleta. Puso varios ejemplos. En pepino, por ejemplo, tras 14 días el fruto tratado no tenía podredumbres; y sí el que no lo había sido. En fresa se reducen las mermas. “La fresa que no es tratada con nuestro sistema pierde cuatro veces más peso que la fresa que sí lo es”, afirmó.

La exportación va unida a la poscosecha de los perecederos, ya que estos tratamientos sirven como herramienta logística. Se puede predecir el comportamiento de la fruta durante su vida útil.

mesa redonda    pregunta COAG    degustación