Sin agua no hay nada. Capítulo II. Wise y NaanDanJain

Imagen

De hace un tiempo a esta parte ha surgido una corriente de pensamiento que pone en primer plano aquello sin lo cual la vida no es posible. Habréis oído expresiones del tipo “sin abejas todo moriría” (enfatizando la gran dependencia que la vida humana tiene de la existencia de estos pequeños animales y los nuevos peligros que les acechan) o aquella otra – usada en muy distintos contextos – “sin agricultura, nada” que pone el acento en la importancia de nuestros orígenes. Pues yo no voy a ser muy original, pero sí espero ser certero, si defiendo que la afirmación más perentoria y completa es “sin agua no hay nada”.

Convencido de que todo lo que verse sobre el agua es vital estuve hace pocos días en una jornada, que incluía visita de campo, dedicada a explicar un sistema de riego del que ya escribí hace más de dos meses. Visto el intenso debate que aquel artículo generó en su día en este blog, acudí al evento para poder escribir un segundo capítulo, como hago ahora. Hubo varias charlas, organizadas por la firma hindú NaanDanJain Ibérica y la hispano-israelí Wise Irrisystem, en las que se explicó, pero con más detalle, lo que describí en el artículo de principios de abril. Leyéndolo os podéis hacer una idea de cómo se vertebra este modelo hídrico (y agronómico) y así no tendré que repetirme dos veces: “Tecnología israelí aplicada en el sureste español. Optimización del agua. Sistema Wise”.

Asistieron bastantes agricultores, algunos renombrados en su tiempo como un expresidente de Vicasol y de Coexphal que aparece en la siguiente fotografía, y técnicos de distintas empresas.

Imagen

Goyo, un técnico bien conocido por todos (no en vano lleva décadas pateándose el campo almeriense), estuvo explicando el contexto actual de recursos hídricos limitados. La presión que sufre el acuífero y un durísimo año de sequía que hemos sufrido y que nos pone en preaviso. Así que el agua seguirá siendo – y cada vez más – un bien muy preciado, de ahí su necesaria optimización. Una obviedad – dirían algunos – pero que hay que tener bien presente.

Después de las charlas nos llevaron a Adra a visitar una finca que usa el sistema Wise. Los agricultores vieron algunos tensiómetros y le preguntaron a Joaquín Soriano, técnico de campo de esta compañía, sobre los riegos cortos y frecuentes, sobre las condiciones estables de oxigenación, el control de la salinidad o las mediciones minuto a minuto.

Imagen

En una explotación cercana Wise ensayó su sistema esta campaña en un cultivo de pimiento, con dos variedades. En una de ellas se comprobó un aumento de la producción del 34% y en la otra algo menos. Pregunté a los presentes, puesto que algunos de esos agricultores que hicieron el recorrido ya usan este modelo de fertirrigación, y conocí a un joven productor de Cabo de Gata (tocayo como yo, José Antonio) que me explicó que en su finca de tomate había obtenido unos resultados similares. La clave estaría en dar el agua y el fertilizante justo (ni más ni menos) que necesita la planta para llegar de ese modo a su máximo potencial genético, que se traduce en más kilos.

A continuación nos llevaron a conocer una fábrica que hay en La Redonda (El Ejido) de la multinacional NaanDanJain, ya que Wise usa sus goteros.

Imagen

Vimos todo el proceso de producción del sistema de riego por goteo AmnonDrip PC CNL, producido en Almería e ideado para ahorrar agua y reducir la contaminación por nitratos. El riego por capilaridad procura un efecto de hidroponía pero en suelo natural y posibilita regar tan lentamente como sea posible.

El centro de producción de NaanDanJain en Almería es el único de toda Europa. Luego posee otros en Israel, India, Brasil, Chile o Estados Unidos.

Imagen

Anuncios

El Nueva Delhi sí ataca al tomate, solo y con el virus de la cuchara. Comprobado

Imagen

Es la principal conclusión de la intensa jornada sobre virosis celebrada hoy en el Ifapa de La Mojonera. Es un notable avance, ya que en la primera charla del Ifapa – a principios de diciembre en las instalaciones de SUCA – aún no se sabía la incidencia del Nueva Delhi en tomate, solo se había detectado en laboratorio, pero no en un invernadero. Pero ahora todas esas preguntas que entonces se hacían los agricultores de si el Nueva Delhi podía afectar al tomate, si iba o no enmascarado con el virus de la cuchara… ¡ya tienen respuesta! El Nueva Delhi que tenemos en Almería ataca al tomate, puede ir solo o acompañado del virus de la cuchara, tal y como ha constatado el Ifapa en las muestras recogidas en las fincas de su propio centro, como en las llevadas por los propios agricultores. ¿Os acordáis en el campo de Níjar, por la zona del 21, las decenas de hectáreas de tomate que fueron arrancadas este invierno y que no se sabía si era el virus de la cuchara más virulento que nunca o qué demonios era? La respuesta ya sabemos cuál puede ser. Sin embargo, aún hay mucho trabajo por delante y hay que ser precavidos en las conclusiones. Por ejemplo, parece (y uso el verbo parecer, no otro) que el Nueva Delhi en tomate no deteriora el fruto, como sí lo hace en calabacín, que deja de ser comercial.

Almudena Simón fue la ponente de la sesión que despertó más interés, la del ToLCNDV. ¿Puede transmitir una mosca blanca adulta infectada de Nueva Delhi el virus a su descendencia y que ésta a su vez la pase a una planta sana? No, así que la mosca no es el reservorio; sino más bien las plantas afectadas, de ahí la importancia de que sean retiradas con control.

También explicó que en sandía con las altas temperaturas es más fácil observar la incidencia del ToLCNDV sobre la planta. Y la pregunta, ¿cómo afecta al fruto? Pues aún no hay una respuesta determinante, sencillamente porque las sandías que hay en el Ifapa aún están en un estadio temprano.

Imagen

Pero hubo más cosas. Por ejemplo, el nuevo virus del amarilleo en judía. Leticia Ruiz explicó que el más reciente LCV-SP (lettuce chlorosis) habría desplazado al más antiguo BnYDV (bean yellow), que habría desaparecido debido a su estrecho rango de huéspedes. De hecho, desde hace varios años el Ifapa no ha encontrado muestras del BnYDV. Ambos se transmiten por mosca blanca y provocan acartonamiento de la hoja, torsión del fruto y amarilleo. La solución en cualquier caso es la misma: prevención y manejo integrado de plagas.

Imagen

Hubo dos ponencias más. Ana Pérez abordó el control de la podredumbre de la base del tallo de calabacín causada por Fusarium solani. Describió un ensayo con tres alternativas. Se probaron catorce cultivares susceptibles a la enfermedad (sin buenos resultados); se usaron ocho productos fungicidas (tres de ellos fueron eficaces) y dos biológicos; y se incidió en la solarización y la biosolarización, que fue la mejor opción, ya que así se reduce el inóculo del Fusarium solani en el suelo.

Y finalmente la última intervención fue la de David Navarro, centrada en el swirskii en pepino temprano y en el modo de fomentar su uso. Propuso hacer las sueltas en el propio semillero, lo que abarataría el coste para el agricultor, serían necesarios menos individuos y se adaptarían mejor. Para mantener las poblaciones con frío se las alimentaría con polen, que ya no sería necesario en pepino de primavera.

Futuros proyectos del Ifapa. Uno de los próximos ensayos, relacionados con el Nueva Delhi, será estudiar la instalación temprana de swirskii en calabacín de otoño. Pero sin lugar a dudas el proyecto más ambicioso se  determinará este próximo viernes. Entonces se sabrá si el Ministerio otorga los dineros necesarios para que empresas privadas y centros de investigación públicos de distintas regiones puedan investigar las herramientas con las que combatir al Nueva Delhi. Será la primera gran decisión relacionada con nuestra agricultura de la sucesora de Cañete, Isabel García Tejerina. Os dejo el artículo en el que ya adelanté este proyecto: “El sector público se pone las pilas con el Nueva Delhi y crea una plataforma de investigadores”.

Imagen