Las prometidas ayudas por el granizo de noviembre de 2013 llegaron ayer

Destrozos del día después

Dice el refrán que “nunca es tarde, si la dicha es buena”. Después de 22 meses de espera (casi dos años) ayer lunes día 24 de agosto de 2015 llegaron las ayudas de Bruselas, que canaliza la Junta de Andalucía, correspondientes a la reconstrucción de los invernaderos caídos en el Poniente almeriense el 20 de noviembre de 2013, concretamente en el núcleo ejidense de Santa Mª del Águila. Lo que se dice ágil, ágil, no creo que concuerde en esta descripción; tampoco el término celeridad y menos aún el de urgencia.

vigas dobladasUno de los damnificados me ha explicado que la ayuda recibida supone el 40% de la base imponible sin IVA. Por ejemplo, de una inversión para levantar el invernadero caído de 121.000 euros, el agricultor recibiría ayer una transferencia de 40.000 euros. No sé si han sido todos los agricultores afectados los que se tropezaron ayer lunes de golpe con el importe de la subvención, pero sí sé que por lo menos un grupo de ellos ha visto aflorar en su cuenta corriente la buena nueva prometida hace muchos meses y que se ha hecho de rogar más de lo razonable.

cabras

invernadero de berenjenaTan de rogar, como que ha sido una campaña en redes sociales estos últimos días la que ha precipitado los acontecimientos. ¿Cómo sino en agosto iba a abrirse la caja para ingresar ese dinero en las cuentas corrientes de los agricultores? En Sevilla en agosto solo se trabaja en los imprevistos. Y claro, el Facebook es un medio de comunicación muy poderoso. Esta pasada semana muchos habréis visto en vuestro muro de Facebook fotografías de la antigua consejera de Agricultura haciéndose la foto y entregando resoluciones que nunca se traducían en dinero. Y es que la hemeroteca digital es irrefutable. Y antes de que le salpique a la nueva consejera andaluza de Agricultura, para más inri almeriense, se ha hecho efectivo un pago que por misteriosas razones estaba congelado desde hace demasiados meses.

invernadero al suelo

invernadero de pimientoBienvenido sea, y volviendo al refranero, “nunca es tarde, si la dicha es buena”. Me decía uno de los agricultores que hoy día el Facebook es el medio más poderoso. ¡Sin lugar dudas! Muy lejos quedan los medios tradicionales de papel, esa prensa escrita que ha visto cómo la eclosión de las redes sociales ha arrasado con el concepto de grupos de presión. Ahora el Facebook es capaz de lograr mucho más que un periódico o que una manifestación de agricultores por el Paseo de Almería.

invernadero hundido

Acaba por fin la odisea de las ayudas que nunca llegaban para sufragar las explotaciones destruidas. Eso sí, los invernaderos están levantados, primero se hace la inversión y después la ayuda parcial (es la hoja de ruta que marca la Administración). Dinero que en cualquier caso llega ahora como oxígeno para ese agricultor anónimo que ya no tenía aire para respirar.

Dejo a modo de recordatorio algunos de los artículos que desde noviembre de 2013 hasta la fecha he publicado en el blog sobre este capítulo que ahora ya por fin cierro.

El día que Estrasburgo da la espalda a los invernaderos, el granizo echa al suelo 300 hectáreas y lleva a la ruina a cientos de familias”, “Los agricultores del granizo pasarán la Navidad rellenando papeles”, “El granizo cae del cielo, pero las ayudas no”, “La burocracia y los festivos de diciembre se alían contra los agricultores afectados por el granizo”, “En el campo de los ciegos, el tuerto es el rey”, “El Paseíllo. Te doy una resolución a cambio de que aparezcas en la foto, ¿trato hecho?”, “¿Pasarán los agricultores de San Agustín por la odisea burocrática que sufrieron los de Santa Mª del Águila hace más de un año?”.

recogiendo pimientos

Anuncios

Agricultores de primera y de segunda. PAC para unos y sin pan para otros

sandías al aire libreEn el seno de una familia bien avenida solo hace falta meter la cizaña del dinero para que la armonía salte por los aires. Y nada mejor para dividir a los agricultores que subvencionar a unos y no a otros. Es lo que ocurre con la PAC que viene de Bruselas, pero no estoy hablando de que haya subvenciones para el olivar y no para las frutas y hortalizas ¡no, no! sino que estoy diciendo que dentro del sector hortofrutícola hay quienes reciben ayudas y otros que no. De tal manera que hay producciones de pimiento lamuyo en la zona del Guadalquivir que reciben dinero de Bruselas, de modo que ese agricultor no está agobiado pensando por cuánto va a vender sus pimientos; mientras que sus vecinos, los productores de ese mismo tipo de pimiento en Murcia o en Almería, están compitiendo en el mercado sin que nadie les dé una palmadita en forma de ayuda.

Esto significa que hay agricultores de primera y otros de segunda.

Hace un par de tardes estuve varias horas hablando con Andrés Góngora sobre esta cuestión. Ya en su día también lo hice con Roque García, en esto, la Coag y la Upa se entienden muy bien. No puede haber agricultores en la zona occidental de Andalucía que pongan sandías sin importarles por cuánto las van a vender, ya que tienen una paguilla de la UE que les saca de los aprietos; mientras que hay otros en el Levante español que las están pasando canutas para no malvender sus sandías. Como siempre. Divide y vencerás.

VisitaMinistra7JPG

Esto que estoy comentando se lo refirieron los de la Coag a la ministra Isabel García Tejerina la semana pasada en su visita a El Ejido. No hubo mucho tiempo, pero sí el suficiente para recordarle que aquí todos los que vivimos de la horticultura tenemos que tener todos las mismas reglas de juego. Y he puesto una foto de la ministra en el ayuntamiento ejidense, rodeada de empresarios y también de políticos, pero que ningún avezado lector vea en ello carga política alguna. Este es un blog que huye de cualquier atisbo de tufo político, tan sencillo como que lo que aquí suscribo también lo podría decir de Cañete o de sus predecesoras socialistas.

Y habrá quien se pregunte por qué unos sí y otros no. La explicación es sencilla. En la otra zona de Andalucía productores de maíz, girasol o remolacha, entre otros cultivos, tienen derechos históricos adquiridos que les permiten recibir ayudas de la Política Agraria Común (PAC) desde hace años. Lo que ocurre es que han dejado esos cultivos y se han pasado a los hortícolas, y como las ayudas están sujetas a la tierra (y no a la producción) pues pueden cultivar pimiento, calabacín, sandía, melón o brócoli – por poner ejemplos – y recibir dinero tanto de su venta como de su derecho de Pago Único.

Esto a todas luces es injusto. Es legal, pero injusto, como ocurre muchas veces con la ley. La ética camina por un lado y las normas que nos imponemos por otro.

sandía en Murcia

Los agricultores del granizo pasarán la Navidad rellenando papeles

Imagen

Mañana lunes, 23 de diciembre, los agricultores almerienses afectados por el granizo de noviembre empezarán a rellenar todo el papeleo necesario para poder optar a una subvención, de hasta el 40% como máximo de la inversión, con la cual levantar sus explotaciones agrícolas derruidas. El plazo es hasta el próximo 10 de enero, así que los productores no pueden dormirse en los laureles, si quieren que 5 millones de fondos comunitarios – principalmente – y gestionados por la Junta de Andalucía lleguen al sureste peninsular.

Es subvencionable la estructura y los riegos por goteo, la ayuda llega a un tope máximo de 15 euros por metro cuadrado de invernadero. Los posibles beneficiarios tienen que comprometerse a continuar siendo agricultores durante los próximos cinco años, y a tener seguro durante ese tiempo. Este pasado viernes por la noche, la COAG volvió a organizar una asamblea informativa en los salones de Campoejido, donde el responsable de la OCA de La Mojonera, José Vicente, explicó a los asistentes qué hay que hacer para presentar correctamente la documentación con la que optar a esta línea de ayudas bajo concurrencia competitiva, que es el baremo que se usa desde hace años para evaluar las subvenciones públicas.

Para que no haya problemas se recordó a los agricultores que hasta que no se haya aprobado el expediente no se pueden iniciar las inversiones. “Tiene que estar expresamente autorizada la inversión”, corroboraron desde la mesa. Andrés Góngora, secretario provincial de la COAG, remarcó que la ayuda comprometida por la Junta es fruto de la presión efectuada por los agricultores a las Administraciones, y recordó la protesta de hace unos días en la que COAG convocó a los productores, junto a la UPA y Asaja.

Góngora también dijo que si con los 5 millones de euros falta presupuesto para arreglar los invernaderos, se peleará porque se aumente la partida; también comentó que se ha pedido a Madrid una ayuda para la replantación de los cultivos; que se ha reclamado y a su vez el Ministerio ha prometido una línea de créditos ICO (con la que poder afrontar el 60% de la inversión restante necesaria para reconstruir los invernaderos destruidos); también hay comprometida una rebaja fiscal y una rebaja del IBI rústico (éste último aspecto fue referido por Manolo Gómez, concejal ejidense de agricultura).

Imagen

¿Se le olvidó a la consejera andaluza un cero a la derecha cuando anunció la ayuda que está prevista para levantar invernaderos en Almería?

3 millones de euros. Lo puedo escribir en letra, tres millones de euros, pero eso no me va a sacar del asombro y menos aún a los agricultores que tengan que repartirse dicha cantidad. Me puedo imaginar un 0 a su derecha y pensar que la Administración autonómica andaluza se refiere a que quiere subvencionar con 30 millones de euros la reconstrucción de las aproximadamente 240 hectáreas invernadas afectadas en El Ejido por la lluvia y el granizo (90 de ellas totalmente en el suelo, y otras muchas medio derruidas, pero que tienen que tirarse por completo para poder reedificarse), pero no, la cifra es el 3, de 3 millones de euros, no más.

Imagen

Pero incluso en datos de daños no hay consenso, mientras que la numérica anterior es la del ayuntamiento de El Ejido, que ha dispuesto de una oficina para que los productores declaren sus desperfectos; la Junta de Andalucía habla de 106 hectáreas (80 en el suelo, y el resto, es decir 26, afectadas tan gravemente que los técnicos aconsejan sean demolidas para poder levantar una nueva estructura) más otras 30 hectáreas por otro tipo de lesiones, como muros, tuberías o riegos.

Sean unas cifras u otras, da igual, los números no salen. En un artículo anterior expliqué que construir una estructura de invernadero tipo Almería cuesta entre 80.000 y 110.000 euros por hectárea, según los presupuestos de las empresas constructoras. Así que a multiplicar… la subvención, si llega, será para poner cuatro muertos y la doble puerta, no más. En fin. ¡Menos da una piedra! como dice aquel. ¡Mejor esto que nada!, como dice el otro.

Imagen

Una vez que los medios de comunicación se olviden de la desgracia de estos agricultores y cuando ya nadie escriba de esto, se verá la objetiva realidad. Dudo mucho que se pongan en pie todos los invernaderos, por la experiencia de otras veces en las que la fuerza de la naturaleza azotó este campo y muchos bancales quedaron abandonados para siempre; habrá familias que después de este episodio no levantarán cabeza. Si entonces continúa este blog, prometo no olvidarme y escribir sobre ellos.

Posdata. Cajamar ya había anunciado, casi al minuto siguiente de lo ocurrido, que iba a abrir el grifo con créditos blandos. Así que en este caso, los políticos no se pueden anotar ningún tanto diciendo que han propiciado que las entidades financieras tengan sensibilidad con los afectados. Algunas ya lo iban a hacer de motu propio.

Posdata bis. Es una pena que ni siquiera esos 3 millones de euros estén a disposición de los productores. Todavía tendrá que pasar otra semana más para que la maquinaria de la burocracia diga, ¡listo, ya se puede! Y si alguien se pregunta, ¿qué pasa si un agricultor empieza ya a reconstruir su invernadero? RESPUESTA: que no recibirá ni un céntimo de subvención. Motivo: en Sevilla tienen que redactar un informe que dice… larala lara la… y estará terminado en una semana.

Posdata 3. Son más de las doce de la noche. Creo que la hora justifica mi ironía y acidez. Disculpen las molestias.