Programa de la televisión alemana sobre tomates

http://www.zdf.de/rach-tischt-auf/rach-tischt-auf-wissenswertes-ueber-tomaten-33828918.html

Me envía Elena, una ingeniera técnico agrícola que trabaja en Alemania en una empresa de la industria auxiliar de la agricultura, este enlace. Elena está en la zona del Rhein Neckar y es seguidora de este blog desde hace pocos meses. Comparte con nosotros un link a un programa de la televisión alemana centrado en el tomate, “comportamiento de los consumidores y estrategia de los supermercados (precios, productos regionales)”.

“También aparece un invernadero en Alemania para la producción de tomate, pero que es manejado por un holandés (les tiene que encantar eso, je,je). El que dirige el programa intenta crear polémica, claro”, añade.

Gracias, Elena, por tu aportación al blog.

Si pincháis el enlace podréis encontrar abundante contenido sobre la percepción que tienen los alemanas del mundo del tomate. El navegador os dará la opción de traducir el texto al español. Entre otras cuestiones, un tal Christian Rach, aborda cómo reconocer si lo que se tiene delante es un buen tomate. Por supuesto – puro marketing – recomienda el consumo de tomates locales, esto es alemanes, y en un momento dado dice que los tomates de invierno se cultivan con luz artificial y, por tanto, no alcanzan el aroma típico. Quiero pensar que se refiere a los tomates holandeses, cultivados con luz artificial, o a los que se producen en cualquier país del norte de Europa. Porque en Almería, Granada, Murcia o en cualquier otra zona productora española el problema no está en el sol ni en la luz, sino en lo mal que nos pagan nuestros generosos tomates.

Anuncios

Lo que se esconde tras el oro rojo: el fresón de Huelva

Os saludo a todos desde un pueblecito de Huelva escondido en su comarca del Andévalo donde el paisaje se viste de ganaderos y agricultores desde que se despiertan de sus sueños y hasta que el cansancio de sus largas jornadas los duerme. Me llamo Alicia Cienfuegos, tengo 27 años y soy graduada en Ingeniería Agrícola.

PicsArt_1383047548993-001

Hace un par de meses tuve que hacer un trabajo para la Universidad de Huelva sobre minihortalizas y navegando por twitter encontré un nombre, un nombre del que con tan un sólo click observé más información sobre minihortalizas de la que mi profesor de cierta asignatura podría darme. Ese nombre es José Antonio Arcos, y hoy por hoy tengo que agradecer la oportunidad de escribir en su blog, gracias.

Vivo en Villanueva de los Castillejos, cercano a la localidad de Lepe, donde cada año más de mil familias viven del cultivo de la fresa, pero este año ha sido muy diferente.

Su inicio, la plantación, fue esperada por muchos agricultores y familias, próspera por el buen tiempo pudiéndose adelantar hasta en una semana. Pero, conforme fue avanzando el tiempo sólo se escucha que su precio bajaría…

Se sucedieron titulares como ‘Cae el 20% el precio de la fresa por competencia debido a la climatología benigna’ o ‘Se resiente la rentabilidad de las explotaciones freseras por bajada de precios del 20%’.

2014-05-14 19.15.18

Y, como yo, muchos de los agricultores y jornaleros, se preguntaban qué era lo que había pasado, ¿La climatología benigna había permitido adelantar la plantación en países como Holanda, Alemania, Italia y Reino Unido, así como en Polonia y Rusia? ¿Abrir la puerta a Marruecos había sido una buena opción señor Arias Cañete?

Nos advirtieron del peligro de la fresa marroquí y de sus bajos costes de producción, y por ello me puse en contacto con un compañero de profesión que actualmente trabaja allí y me dijo, que para Huelva, esto no supondría ni un riesgo en cuanto a nuestra calidad fresera, puesto que allí se tiene mucho que mejorar.

Mi búsqueda siguió hasta leer: Los cultivos de fresa, junto con el resto de frutas y hortalizas frescas no percibirán en España ayudas directas de la PAC, mientras que en países como Francia o Alemania sí lo harán. Los agricultores creen que esto es “una discriminación más” que dificultará la viabilidad del sector en los próximos años” (Marta García, 13/05/2014).

¿No será cuestión de las políticas? ¿Nos han engañado advirtiéndonos del cuidado de Marruecos cuando nuestra mayor competencia viene de Europa? ¿Es casualidad que este mismo año el sr. Arias Cañete ascendió a Europa y no sea esto en gancho para ello? ¿éstos artículos están envolviendo una rosa con espinas?

Los hechos son que hoy por hoy el fresero cobra 0,30 €/Kg de fresa, y que sus costes de producción ascienden a 0,90 €/Kg, que nos encontramos ante la peor campaña de la fresa de la historia reciente (Antonio Luis Martín, portavoz de la UPA), y que nuestro 70% de la producción se destina a Alemania, Holanda, Italia y Reino Unido, los mismos países beneficiados de la buena climatología.

El capital es irracional: invernaderos en mitad del desierto y otros mirando a Canadá, ¿es eso lo que queremos?

Lleva días circulando por las redes sociales esta fotografía, que voy a titular ‘Invernadero de cemento y sin agricultores’, perteneciente a una estructura de altísima tecnología situada en Míchigan, al norte de Estados Unidos, cerca de Canadá. La imagen está en el facebook de ‘Agrónomos por el Mundo’, pero también pulula en twitter. Son miles de personas las que ya la han visto y compartido. Navegando por Internet me he tropezado con un debate en un foro en el que aparecía la foto. La mayoría de los comentaristas eran detractores, pero también había algún que otro defensor de este modelo de agricultura, ¿realmente parece agricultura? Si os fijáis no se ve ni un trozo de tierra y casi es testimonial la presencia del ser humano, que se reduce a ir subido en un carrito para recoger tomates como un robot.

Imagen

No he participado en el improvisado debate, pero he tomado buena nota de lo que allí se decía. El máximo defensor del tipo de invernadero que se observa en la imagen superior era un empresario español que lo aplaudía argumentando que ese modelo es inevitable para no pasar hambre en el mundo. Ponía el ejemplo del maíz: o se manipula genéticamente o no se come. Personalmente no estoy de acuerdo. También decía este señor (su nombre no es importante, sino la corriente de pensamiento que representa, cada vez más extendida) que en Francia había visto aún mejores estructuras “con cogeneración, recuperación de drenaje, reutilización, mezcla de agua, etc. Llevo muchos años instalando alta tecnología con control del ambiente por DPV, DX etc, y pienso que las grandes urbes no dejan tierras para labor, por lo que hay que producir lo máximo por metro cuadrado”. Hasta ahí bien. No deja de ser una opinión, tan respetable como las demás. Sin embargo, luego ha tocado otra cuestión más sensible, en la que su opinión tiene otras connotaciones políticas.

“La foto de mi perfil es en el desierto del Sahara, concretamente en Dajla (250 kms de la frontera de Mauritania) al ser el suelo fondo marino el cultivo es en lana de roca, este tomate cherry ganó en Europa el premio a la calidad y sabor, si no fuera por la tecnología instalada no se produciría nada y no se crearían 600 puestos de trabajo”.Este simple comentario tiene más información de la que se ha escrito jamás en prensa sobre los invernaderos ilegales construidos por capital extranjero en el antiguo Sahara Español. Dajla o Dakhla es la capital de este territorio saharaui, llamada Villa Cisneros en época española. Dice la ONU que hasta que no se resuelva el problema del Sahara Occidental y se celebre un referéndum no se pueden explotar los recursos de esta zona situada entre Mauritania y Marruecos, y menos cuando el beneficio no es para la población saharaui. Según el Observatorio de los Recursos Naturales del Sahara, esos puestos de trabajo (los 600 a los que se refería el internauta) van destinados a colonos traídos de Marruecos para marroquinizar toda esta tierra y así Rabat anexionársela de facto, sin necesidad de referéndum alguno. Pero ya sabemos que Naciones Unidas pinta menos que ‘Pepe leches’. (…) Hay aún más sustancia que contextualizar. Hace varios años tuve que tragarme todos los discursos que hubo en la comisión de agricultura del Parlamento Europeo en la que se debatía si volver a firmar o no el acuerdo comercial entre la Unión Europea y Marruecos, el llamado ‘tratado del tomate’. Todo era un teatrillo porque los propios eurodiputados decían no saber si había o no invernaderos en suelo saharaui. ¡Pues claro que los había y los hay, señores de Bruselas! Hasta les dieron un premio a los tomates que allí se cultivan. Eso sí, los euroburócratas no se preocuparon en enviar allí a una comisión independiente que evaluase sobre el terreno esto que cuento porque entonces el convenio comercial euro-alauí habría estallado por los aires. Muestra de ello es que en algunos países escandinavos está vetada la entrada de tomate que se produzca en territorio saharaui.

¿De dónde os pensáis que es la siguiente fotografía?

Imagen

Luego, en el foro del que estoy hablando, le preguntó otra persona a esta ‘garganta profunda’ sobre los salarios que cobran esos 600 trabajadores. Y esto contestó: “Lo que estipula la ley y por lo menos les da para comer, ¿sabes? He tenido el privilegio de vivir en estos países y te diré que se come por 2€ una excelente y sana comida, no entremos en demagogias baratas…”.

Finalmente este señor, que posiblemente a partir de ahora se cuidará más de lo que confiesa en redes sociales, acabó su participación en el debate con lo siguiente: “Pues yo he instalado en Senegal, Angola, Cabo Verde, Mauritania, Marruecos y ahora con la empresa para la que trabajo producimos 300 has de sandía y melón en Senegal, llevo en el continente africano más de 15 años, los primeros cultivos hidropónicos (melón) los hice yo en el Sahara y sé de lo que hablo, no es lo mismo ir de visita que convivir años…”. A continuación otro internauta le criticó su actitud, a lo que respondió: “No me ha ido nada bien ya que he tenido que cerrar mis empresas y parar a toda mi gente y trabajar de técnico para una gran empresa…”.

Y digo yo, si le ha ido mal, ¿por qué defiende con ese orgullo el paso de una agricultura familiar a otra industrial? Supongo que porque ahora quien le da de comer es una multinacional que levanta macroestructuras por todo el planeta.

Quiero concluir con otra foto de ‘Agrónomos por el Mundo’ de un invernadero de tomate en Lutherstadt Wittenberg, Alemania. Siempre defenderé la innovación, la I+D+i, la tecnología y todo aquello que suponga un plusvalor y una mejora significativa de las condiciones de trabajo, de los rendimientos para el productor y de la calidad y seguridad para el consumidor. Pero con cabeza. Con mesura. Y respetando el medio ambiente. Sin embargo, hay algunos elementos en las tres fotografías que no responden a estos condicionantes. Si el capital es irracional, pongamos las personas sensatez.

Imagen

Verduras chinas de origen español. Pak choi, berenjena y judía. Búsqueda de nuevos nichos de mercado

Imagen

“Experimentar y buscar lo que no hace el resto para probarlo nosotros, eso es lo que hacemos”, me explica Rubén Valero, de Naturinda, una empresa con producción en el Poniente almeriense y en el campo de Níjar.

Esta comercializadora ejidense, creada en 2006, busca nuevos nichos de mercado. Rastrea lo que algunos llamaríamos “rarezas”. Entre ellas está el pak choi, la col china o repollo chino, de pequeño tamaño – como se observa en las fotografías – y que se utiliza como ingrediente en muchos platos de cocina asiática. Originariamente se cultiva en China, Japón y Corea, pero la que encontramos en España proviene de un modo mayoritario de Almería, de empresas como Primaflor o Naturinda. Valero me señala que la exportan sobre todo a países como Francia, Holanda o Suecia.

El pak choi es una verdura de moda, de creciente demanda en un mundo globalizado en el que las costumbres culinarias de unas naciones pasan a otras. Y ahí hay oportunidad para los agricultores, nuevas variedades y especies que se pueden cultivar para bocas y paladares con ganas de conocer distintos sabores y texturas. Otro ejemplo es la berenjena china que se envía desde Almería a clientes asiáticos de Italia, Holanda o Francia. Rubén me muestra una nueva plantación de este tipo de berenjena.

Imagen

Luego también hay agricultores que producen para Naturinda judía china. No la vi, pero en la web aparece, junto a otras “rarezas”: http://www.naturinda.com/productos/ Es una habichuela muy, muy larga y fina.

La pizarra la completan con hortalizas más convencionales, como tomate o pimiento lamuyo y california, aunque en el calabacín tienen la singularidad del blanco. Un calabacín un poco más dulce, que se consume en Valencia y Cataluña, amén de ser exportado. Pero el mercado es limitado, lo que quiere decir que el equilibrio está en la balanza de siempre. Si se sobrepasa por el lado de la producción, se descompensa la oferta y la demanda. Así que las “rarezas” tienen un techo. Y no muy alto.

Imagen

Chinese vegetables from Spain. Pak Choi, eggplants and long beans. Searching for new market niches

“To experiment and search for what nobody else does in order to try them ourselves, that is what we do” Ruben explains to me, from Naturinda, a company which produces in the Poniente almeriense and in Nijar. 

This El Ejido marketing company, created in 2006, looks for market niches. They trace what they called rarities. Within them, it’s the Pak Choi, Chinese Cabagge, with small size as you can see from the photos, and which is used as an ingredient in many asian recipes. Originally grown in China, Japan and Korea but that we can find in Spain comes mainly from Almeria’s companies such as Primaflor or Naturinda. Valero tells me they export it to France, Holland or Sweden. 

The Pak Choi is a fashionable vegetable., its demand has increased in a world where the culinary customs are passing from one country to another. And therein opportunities for the growers, new varieties and species which can be grown for mouths and palates willing to try new tastes and textures. Another example is the chinese eggplant which is also exported from Almeria to chinese customers in Italy, Holland or France. Ruben shows me a new crop of this kind of aubergine.

And there are also growers who produce long beans for Naturinda. I did not see it but they appear on the website along with other varieties. It is a very, very long and fine beans..

Their supply is completed with conventional vegetables such as tomatoes, clovis peppers or california wonder peppers, although they have the singularity of a white courgette. A slightly sweeter courgette which is eaten in Valencia and Catalunya and also exported. But the market is limited, which means that the equilibrium is always in the balance. If the balance overcomes by the production side, the supply and demand become unbalanced. So, the rarities have a peak. And not too high.

Fotografías de lineales de productos frescos en Francia, Alemania y España

Imagen

Me habéis mandado algunas fotos de supermercados en los últimos días, y he decidido seleccionar algunas y compartirlas con todos los lectores. Creo que es un momento importante de la campaña hortícola para medirle el pulso a algunos mercados. En la imagen superior se observa calabacín (2,49 euros/kilo) y tomate (1,99 euros/kilo) de origen español en un supermercado alemán, Edeka.

Imagen

José, desde París (Francia), me envía una instantánea del supermercado Monop, perteneciente a la cadena Monoprix (imagen superior). No se aprecia el precio del calabacín,  ni el de la berenjena, ambos de origen español; pero sí el de las naranjas (2,5 euros/kilo) y el de los pimientos rojos, tipo california, a 3,49 euros/kilo. El pepino largo de la derecha es de origen local (francés), mientras que el tomate que encontró este amigo lector es marroquí y galo, aunque no me pudo adjuntar ninguna fotografía.

Imagen

Desde Hamburgo, al norte de Alemania, otro lector, Iván, me manda una imagen de calabacín ecológico de Marruecos, en una bolsita de 500 gramos a un precio de 2,49 euros la cesta. Es la instantánea superior tomada el pasado viernes en un supermercado de la firma Edeka. Por cierto, hablando de Marruecos, la semana pasada me dijeron que el virus Nueva Delhi ya ha llegado al país alauí. Es la segunda vez que me lo comentan, pero no lo he podido contrastar aún; si fuese así a los vecinos del sur se les va a acabar el chollo, ya que se estaban frotando las manos con la posibilidad de quitarle un pellizco del mercado europeo del calabacín a los españoles. Hay muchos lectores que últimamente pinchan este blog desde Marruecos. A ellos les pregunto, por si alguno fuese tan amable de contestar, ¿es verdad que os ha llegado también a vosotros el virus ToLCNDV, conocido popularmente como Nueva Delhi?

Imagen

Iván envía otra foto, también de la cadena Edeka donde hay pimiento california tricolor, rojo, verde y amarillo (incluso se ve al fondo algún naranja), pero a granel. Luego hay lechugas murcianas y, según cuenta este amigo lector, en los supermercados alemanes en general ve estos meses mucho producto español, como calabacín, lechugas iceberg, tomate rama, cherry, etc.

Imagen

Finalmente,  desde la costa de Granada Sergio me pasa esta última foto. Un consumidor tiene que pagar 1,99 euros por un kilo de pepino largo en un lineal español, cuando él como agricultor lo está cobrando en su zona cuatro veces más barato.

Los alimentos sanos no son “low cost”

Imagen

La agricultura de calidad hay que pagarla. No existe lo bonito, bueno y barato. Los contenedores están llenos de comida en mal estado, tan barata como gratis, ¿por qué los especuladores centroeuropeos no se abastecen de esos contenedores, si no están dispuestos a pagar un precio justo por un alimento de calidad? Quieren seguir apretando al eslabón más débil. ¡Ahí está el precio del calabacín y el tomate que no levanta cabeza! Dicen los distribuidores europeos que desean las hortalizas y frutas más sanas del mundo, que están en España, pero no quieren rasgarse el bolsillo y pagar por ellas. Por lo visto pretenden que el agricultor trabaje gratis y que reciba un precio por su cultivo inferior a lo que le cuesta producirlo. ¡Ya está bien de hacerse rico a costa del pobre!

Un tomate, un pimiento, una manzana o una pera no surgen por generación espontánea encima del lineal de un supermercado. Detrás de ellas hay mucha gente anónima que hace posible llenar la despensa. Y esos productores y todo el círculo que les rodea necesitan cobrar por sus artículos un precio justo para seguir cultivando. Le decía un holandés estos días a un familiar mío que estuvo en la feria de Berlín que Almería es muy cara y que prefiere irse a Marruecos a comprar porque allí es más barato. ¡¡Pues claro, hombre, Marruecos es más barato, pero cuando allí se paguen sueldos más caros dentro de unos pocos años, Marruecos también te resultará caro y tendrás que irte con tu chaqueta y corbata a comprar tomates al centro y sur de África donde sustituirán los elefantes por tomateras cuando los Borbones y compañía se cansen de las cacerías!!

Imagen

Eso por un lado, pero es que mi amigo Jesús Hernández, no confundir con Jesús Fernández (un entusiasta comentarista de este blog), me contaba que un ruso que conoció la semana pasada en Fruit Logística le dijo también que prefiere comprar el pimiento en Marruecos porque es más barato, aunque el pepino que se lleva sí es español. Me decía hoy Jesús que además conoció a un holandés en la feria que le reconoció que el 90% de los cítricos que compra su país a España son a resultas, es decir, sin precio. ¡Aleluya! Otra más en la frente. Entiende Jesús que la ‘marca España’ no está consolidada o al menos no es un extra a la hora de comprarnos. Lo tengo clarísimo, los clientes europeos prefieren comprar barato, antes que bueno y seguro. ¡Acabarán marchándose al cuerno de África a aprovisionarse en fresco cuando las multinacionales lleguen allí! ¡Menudo mundo loco lleno de hipócritas!

Llevaba tiempo sin teclear de forma tan pasional, pero es que muchos me habéis escrito y otros me habéis llamado por teléfono para hablarme de la feria y la conclusión que saco es la que estoy narrando. Por ejemplo, hoy también me contaba Curro, un amigo, que otro holandés (nada tiene que ver con los dos anteriores) se mosqueó con él porque su empresa productora le estaba suministrando a un cliente que era a su vez cliente de ese señor holandés. ¿Acaso el que produce no tiene derecho a vender su propio producto? ¡Sorprendente! Quieren los holandeses ser los reyes de la distribución agroalimentaria mundial y que nadie les haga sombra. Defienden el liberalismo, pero solo si les beneficia a ellos. Por favor.

Imagen

Jesús me contaba que se pateó todos los pabellones. Menuda paliza. Lleva muchos años asistiendo a la feria, pero es la primera vez que la recorre entera. Me explicaba que la innovación de este año está en hacerlo todo snack y orientado al segmento infantil de consumidores, vio envases de comida de conveniencia, mallas de envasado de celulosa o nuevas variedades, por ejemplo, de coliflor.

Precisamente esta tarde la organización ha emitido una nota oficial con el balance. Recojo algunos datos interesantes. Más de 62.000 visitantes profesionales de 141 países se dieron cita en Berlín. En cuanto a expositores fueron 2.600 stand de 84 países. La mayoría se desplazó hasta Alemania desde otros países de Europa (71%) y de América (11,5%), seguido de África (8,4%), Oriente Medio (4,6), Asia (2,6%) y Oceanía (1,9%).  La próxima edición de Fruit Logística será del 4 al 6 de febrero de 2015.

Imagen

La CASI anuncia en Berlín que exportará a China, ¿será posible? Fruit Logística 2014

Imagen

Hoy día con las nuevas tecnologías e Internet es posible contar lo que sucede en Fruit Logística sin estar en la Messe de Berlín. Para los que nos hemos quedado en casa comparto el programa de conferencias, algunas muy interesantes. Hoy miércoles, primer día, ha habido dos ponencias: ‘La competencia en el comercio – cómo impresionar a tus consumidores’; y el ‘Agua – escasa, valiosa, indispensable’.

Para los que me leen desde Berlín decir que las conferencias se llevarán a cabo en el Hall Forum (“Kleiner Stern”, entre el Hall 18 y 11.2). Mañana miércoles de 11:00 a 12:00: ‘Tomates –producción y consumo internacional’; 13:00 – 14:00: ‘Argentina, un socio en el que confiar con historia, tradición y experiencia en el negocio frutícola’; de 15:00 – 16:00: ‘Rusia –el impacto de socios de OMC’; y de 16:30 a 18:30: ‘IFS Standards – Noticias en la rama de frutas y verduras’. El viernes durante la última jornada de 11:00 a 12:00: ‘Sostenibilidad – apariencia y realidad’; 13:00 – 14:00: ‘Innovación y el comercio de fruta – añadiendo valor a la cadena de suministro’.

Imagen

Por cierto, lo más sorprendente es la nota de prensa que he recibido de la CASI que este año ha viajado a Alemania sin expositor. ¿Van a exportar los de la CASI a China y a los Emiratos Árabes? Lo de Dubai tengo que recordar que ya ha habido algunos intentos por parte del sector hortofrutícola español, pero lo del gigante chino… (?) Ojalá, pero de lo único que he tenido conocimiento estos últimos años de las exportaciones a Asia ha sido de algún palé suelto de tomate. “Más que piloto, por probar”, como diría el comercial de turno. Si José María Andújar logra vender a China en volúmenes importantes, le daré la enhorabuena. De momento, seré escéptico con este anuncio hecho hoy.

Imagen

Entre gazpachos y Bretones anda el juego

El personal se tensiona mucho cuando está en casa. Que si el vecino me vende dos céntimos más caro, que si el cliente me habla de que el otro vecino le ofrece mejor precio y tengo que igualárselo o qué sé yo. El sector hortofrutícola es tan competitivo que casi todo el mundo sufre de estrés, aunque casi nadie sea tan valiente que quiera reconocerlo. Por eso, llegan las ferias y la gente se relaja. Al menos los que tienen la suerte de ir a alguna de ellas. Las más importantes son la de Madrid (Fruit Attraction) y la de Berlín (Fruit Logística), esta última se celebra esta misma semana y es por la que escribo estas líneas.

Imagen

¿Qué se verá este año en la Messe de Berlín? Muchos productos, alguna nueva línea y variopintas innovaciones – aunque muchas repetirán lo que ya hay y tendrán poco de novedosas -. Hace un par de años llevar a cualquier feria gazpacho era muy llamativo. Por ejemplo, Única Group en una de las primeras ediciones de Madrid, cuando se alió con Solfrío (fábrica de Fondón, en la Alpujarra almeriense); poco tiempo después también daría el salto Biosabor (con su gazpacho cordobés, ocurrió en la última muestra de Expo Agro); y más recientemente el brinco lo dio Primaflor, que en la última edición de Fruit Attraction este pasado otoño presentó el gazpacho que aparece en la imagen superior. Tanto el gazpacho de Primaflor como el de Única Group están procesados en Murcia, ya que la compañía de Pepe Martínez Portero (Única) se desligó hace ya tiempo de Solfrío para ennoviarse con una empresa de la vecina región murciana.

Más cosas. En las ferias también es habitual encontrarse con gente, con mucha masa humana, incluso con algunos a los que hace tiempo se les perdió la pista. Por ejemplo, Francisco Bretones, el que fuera durante años gerente de la CASI y que ahora trabaja para una joven empresa llamada Frutas Hortisol, situada en Aguadulce (Almería). Pero al igual que con él te puedes tropezar con genetistas, que despedidos de la casa de semillas en la que desempeñaban su labor desde hace años ahora han montado su propia compañía, ya que para ellos no había sitio tras la fusión que vivió la multinacional de la que provenían. Así que es posible cruzarse en un largo pasillo de lona a muchos científicos transformados ahora en empresarios. Los que estéis desde el miércoles en Berlín abrid los ojos. En definitiva, compartiréis escenario con comerciales y variopintos profesionales que han creado su propia pyme al abrigo de la incipiente demanda de la agroalimentación planetaria.

Imagen

Pero no me cabe duda de que también habrá espacio para nuevos productos de V gama, se seguirán abriendo camino las especialidades (tanto de pimiento como de tomate, además de pepino), los deshidratados que están de moda ofrecerán al paladar curiosas texturas de tomate, pimiento, guindilla o incluso de algas (¡el último grito!), se mostrarán algunos envases, se hablará de atmósfera y logística para alargar la vida útil de las hortalizas y, por supuesto, habrá quien lleve alguna que otra aplicación móvil. Las nuevas tecnologías, siempre haciendo hueco.

Fruit Logística desembarca en Almería

Acostumbrados a titulares en sentido contrario llama la atención que los representantes de la feria agrícola más importante del mundo, Fruit Logística, hayan desembarcado este mediodía en la Cámara de Comercio de la capital almeriense para promocionar la cita hortofrutícola de Berlín, que se celebrará del 5 al 7 de febrero. De este modo acaba el tour de Fruit Logística por España, tras sus anteriores presentaciones en Lérida, Valencia y Murcia.

Imagen

Berlín en cifras: más de 2.500 expositores de 80 países, visitantes de 130 países y más de 58.000 profesionales, el 87% de los cuales forman parte de la cadena de decisión. Este año el país oficial será Argentina.

Visitantes de todas las especialidades del sector: importación/exportación (26%), minoristas/mayoristas (19%), producción (29%), embalaje/logística (11%) y otros servicios (15%). Según procedencia, el 70% de los participantes son europeos, el 3,5% de América del Norte, el 8% de América Central y del Sur, el 7% africanos, el 5% de Oriente Medio, el 1% de Oceanía y otro 5% de Asia.

Imagen

En la sesión titulada ‘Cómo sacar el máximo partido a la participación en Fruit Logística’ el gerente de Única Group, Enrique de los Ríos, ha narrado su experiencia en la muestra; al igual que René Rombouts, director de la consultora Agridesk; y Mª José Almendros y Francisco del Cura, de la multinacional importadora de origen inglés, Barfoots.

De los Ríos apuntó que la feria berlinesa coincide con el momento clave de la campaña agrícola en Almería, principios de febrero (a diferencia de la feria de Madrid que llega con el inicio del ejercicio), motivo por el que hay que estar presente. “En tres días se ve más que en seis meses viajando”, apuntó. Además, añadió que ambas ferias son complementarias. Por su parte, Rombouts recordó que Alemania, junto a EEUU, es el mayor importador mundial de frutas y hortalizas. “El 29% del tomate que se come en Alemania es español, pero el restante 71% es de otros países, así que hay motivos evidentes para visitar Fruit Logística”, aseveró. Como apunte, el 60% de la lechuga que se vende en el mercado germano es hispana, mientras que el pepino español tiene una cuota de mercado del 41%.

posdata: Barfoots merece un post en exclusiva. Interesante. Lo dejaré para mañana.

Los productores holandeses quieren crear una plataforma para intercambiar información con los agricultores españoles de pimiento

¿Es posible? ¿Hay voluntad entre los productores pimenteros de nuestro país o el recelo sigue siendo el temor más poderoso? Me llamaba ayer por teléfono un amigo holandés para narrarme esta propuesta y para saber mi opinión. Y le contesté lo siguiente: “Cuando en Almería la campaña hortofrutícola es buena en precios, nadie se mueve, todo está bien y no propongas hacer cosas nuevas, nadie te atenderá; pero cuando sucede una crisis de precios, sobre todo cuando se prolonga en el tiempo, todo el mundo habla de concentración de la oferta, de crear plataformas, de moverse, de actuar y de dar nuevos pasos. Es lo que ha ocurrido siempre”.

La campaña pasada fue buena, la actual está siendo regular, así que ni blanco ni negro. Todo puede ser. En conclusión, si hay cooperativas, SAT o alhóndigas de cualquier zona de España interesadas en esto que voy a contar a continuación, pueden pasarme su contacto en privado a mi correo personal j.a.arcossanchez@gmail.com y ya les pondré en comunicación con los productores centroeuropeos que promueven este proyecto.

Imagen

La iniciativa parte de un grupo de productores de pimiento de Holanda. Es sobre este cultivo sobre el que se quiere crear una plataforma de intercambio de información. En la misma mesa estarían holandeses y españoles, todos tienen que ganar, unos y otros. Se trataría de hacer frente común frente a la gran distribución, por ejemplo de Alemania, que es la que tiene casi todo el poder a la hora de negociar.

Para que el Tribunal de la Competencia no pueda inmiscuirse se elimina el tema de precios, es decir, no se pactarían precios ni nada parecido (que quede claro), se resumiría en algo más sencillo: intercambiar información para planificar mejor las campañas. De este modo, no se producirían embudos de botella en el mercado, se rebajaría la sobreproducción, se planificaría mejor la campaña, se abrirían nuevas vías de comercialización, incluso nuevos mercados, etc. En definitiva, que los agricultores de ambos países, España y Holanda, se viesen unos y otros como colaboradores, no como competidores. Parece utópico, pero la idea ya queda reflejada en estas líneas, ¿algún interesado?

Imagen

Año tras año la Fundación Cajamar elabora un informe de campaña en el que la concentración de la gran distribución europea es uno de los capítulos recurrentes. Si los que compran colaboran entre sí, intercambiando información y a veces incluso uniéndose, ¿qué pueden hacer los que venden para no ser siempre los más débiles? La propuesta de los holandeses se sintetiza así: que los agricultores de ambos países se junten para hacerle sombra a las grandes cadenas de supermercados. Interesante, ¿verdad?