Vino de la sierra para el autoconsumo

Juan Luis

En la sierra el autoconsumo y el trueque forman parte de su economía tradicional. En verano pequeñas huertas de hortalizas jalonando el monte y parcelas de viñas por doquier. Uva tinta y blanca. Muchas familias hacen así su propio vino serreño y con carácter. Me explica Juan Luis Jiménez que antes todo el mundo por aquí vivía de sus almendros, de sus olivos y del huertecillo. Él tiene casi 800 viñas repartidas por diferentes parajes de Tahal, en la sierra almeriense de Los Filabres. Lo hace por hobby, le gusta. Aprendió a hacer vino cuando regresó de Barcelona a finales de los 80.

tinto de Tahal

Los primeros años no le salía muy bien, pero con los años y con el apoyo de su yerno, Sebastián, ha conseguido sacar un buen caldo. Me lo da de probar en su bodega familiar. Llena medio vaso y  pa’ dentro. Juan Luis se lo bebe al tirón y yo tiemblo porque no soy capaz de seguir su ritmo. Se ríe y se golpea el pecho. “¿A qué quema? Es el calor del buen vino”, me dice.

Le contesto que con el frío y con la nieve que cae por estos lares en invierno ese vino debe de entrar muy rápido, pero que ahora la fatiga del calor exige más moderación. Me explica cómo hace el vino, al estilo artesanal. Me muestra el instrumental, pero me pide que no le haga fotos. “Ahora está feo, échaselas cuando empecemos a hacerlo y haya uva”, me pide. En esta sierra la vendimia es tardía, para primeros de octubre.

aperos tradicionalesDespués de bebernos un par de vasos y entrar en calor, calor, me enseña algunos aperos labriegos de antaño y utensilios de cocina de los de antes. Queseras para el queso de cabra – me recuerda al que hacía mi abuela cuando era niño -, ‘pailas’ para las buenas migas, y espuertas de esparto – también mi abuelo las hacía con la habilidad de sus manos -.

bodega familiar

viñas con Tahal al fondo

Juan Luis JiménezPoco más abajo, al sur del pueblo visitamos las primeras viñas. Uva blanca garnacha y tinta, casi toda tempranillo, aunque también ha introducido algunas variedades francesas en los últimos años. Me habla de la sequía y me muestra signos inequívocos del empobrecimiento que sufren las cepas cuando no cae ni gota. Aún así me muestra los goteros. Los usa tanto para las viñas como para los olivos. Pero me comenta que el caudal de su pozo es escaso y que siempre en el riego se queda corto.

gallinas

panorámica vertical

En otro de los parajes en los que tiene viñas me enseña unas gallinas. “No son huevos de industria”, señala, “de tamaño pueden ser parecidos, pero de sabor no. Me como dos huevos y son gloria bendita. Los otros no tienen ningún sabor”.

Supongo que en este hábitat se les puede denominar huevos ecológicos. Juan Luis me dice que el vino también lo es, que todo se resume en machacar y exprimir la uva y beberse lo que de ella sale. Que no lleva nada para alargar su vida útil. Y de tratamientos, solo azufre.

uva blanca

uva tinta

olivos jóvenesEn la segunda de las parcelas también tiene algunos almendros y bastantes olivos. Me lleva a ver los más jóvenes. Son picual. Me cuenta que antes tenía arbequina, pero que a él le daba un rendimiento muy bajo. La picual le funciona mejor.

Al despedirnos me regala una botella de vino para llevármela a El Ejido. “Te la tomas en el mismo día”. Y hago una mueca. “Dos, tres días, no más”, añade. Y nos reímos.

viñas

Anuncios

3 pensamientos en “Vino de la sierra para el autoconsumo

  1. Buenos días Mari, qué cosas! mi abuelo también le echaba azúcar y además lo mojaba en pan!!!! Así se conoce por “vino del país” y hoy por hoy hay muchísima gente que recorre los parajes de la sierra y se paran por nuestros pueblos preguntando por él para comprarlo, pero también hay que decir que el vino de nuestros abuelos “muy peleón” dista mucho de los vinos que hacen hoy en sus casas,hoy mucho mejor, pues le ponen mucho empeño e intentan mejorarlo cada año informándose para mejorar las técnicas de su elaboración, para luego comprobar los resultados de tanto mimo. Otra tendencia es la de elaborar la propia cerveza, cada día más, y tengo que decir que he probado algunas muy muy buenas, ¿No es así José Antonio?
    Feliz fin de semana!!

    Me gusta

  2. Yo alguna vez he probado un vino elaborado artesanalmente en estos pueblos de la sierra, es un poco turbio y lo llaman “zurrache”. Creo que es el vino que sale cuando están aprendiendo a elaborarlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s