Patatas, ajos, cebollas y espárragos. Conociendo otros cultivos

Me llamaba ayer Juan Benavides, un asiduo lector que ya se ha convertido en buen amigo, porque estaba por tierras almerienses su compañero Juan Ignacio Padilla y querían contarme una iniciativa empresarial que éste último ha arrancado en un segmento casi desconocido para mí. Patatas, espárragos verdes, cebollas y ajos, cultivos extensivos que se alejan de la agricultura intensiva de la que vivo rodeado. Siempre de interés para todo aquel que quiera aprender. Y como la pasión es la agricultura, ¡aprendamos juntos!

Juan Benavides y Juan Ignacio Padilla

Juan Ignacio (derecha de la fotografía) es granadino, de Valderrubio (el pueblo del poeta Federico García Lorca). Incluso me dijo que tenía una vivienda familiar que compartía servidumbre con la del poeta. Me contó que su abuelo Manuel fue el primer productor de tabaco rubio que hubo, sobre 1970, y de ahí derivaría el nombre del pueblo que ha cambiado de denominación en varias ocasiones a lo largo de su historia.

En Valderrubio hay mucho espárrago verde, entre otros cultivos que relataré. Juan Ignacio lleva en este sector más de tres décadas, así que ha decidido montar su propia empresa, llamada Jipaneval, como un almacén de envasado de patatas, cebollas, ajo y espárrago. Este último es el más estable en precio de todos estos productos. La malagueña Antequera y la provincia de Granada son las principales zonas productoras de espárrago verde, aunque también se produce en menor volumen en Sevilla y Córdoba. La entrada de espárrago peruano y chino – una historia que nos suena, ¿verdad? – ha apretado mucho los márgenes y son las explotaciones familiares las que mejor resisten la entrada de espárrago barato de otros países. Más complicado lo tienen las extensiones grandes.

blog patatas

Le digo que me siga contando y me explica que la patata está por los suelos. Me muestra los precios de un supermercado y de una frutería, 0,70 euros/kilo, y me argumenta que los agricultores están recibiendo 6 céntimos/kilo – otra historia que me suena -. Ilustro estos párrafos sobre el tubérculo con una foto que tomé esta primavera en una pequeña huerta de patatas para el autoconsumo en Adra, junto a un invernadero.

Comparten fechas de recolección Sevilla y Cartagena, desde finales de mayo hasta principios de julio. La patata cartagenera incluso se exporta y es una zona en la que ha crecido mucho este cultivo en las últimas campañas. En el norte del país las dos principales zonas productoras son Valladolid y Segovia, que recogen patata desde mitad de agosto hasta finales de septiembre. Los castellanoleoneses almacenan patata hasta marzo-abril. Y a partir de ese momento la patata que hay en España es importada de Francia, y en menor medida de Holanda, hasta que llega mayo y ya hay patata nacional en provincias como Sevilla.

De una campaña excelente de patata a una paupérrima

Los precios este año, repito, muy malos. Según Juan Ignacio, la campaña pasada fue excelente con medias al productor que rondaron entre los 0,45 euros/kilo y los 0,60 euros. Este año – y esta cantinela también me es conocida – se ha aumentado como mínimo en un tercio la superficie de patata, debido a las buenas expectativas creadas el año anterior; pero los precios se han derrumbado. Patatas a 0,06 euros. Y el coste de producción sobre 0,18 euros.

En cuanto a la cebolla, zonas productoras notables son Sevilla, Córdoba, Granada, Ciudad Real y Albacete. En esta última provincia manchega, al igual que ocurre con la patata de Castilla La Vieja, se guarda cebolla hasta marzo. Y desde que se acaba en ese fecha hasta mayo se importa cebolla sobre todo de Holanda y después de Francia para abastecer a España en ese período en el que no hay producto nacional.

Blog cebollas

Y acabo con el ajo. Le refería a Juan Ignacio que este año han salido varias informaciones, incluso en televisión (ese medio tan del asfalto y alejado del campo), alertando sobre el hundimiento de los precios del ajo español debido a las importaciones masivas de ajo chino low cost. Y así me lo corroboró, ya que el anterior gobierno de la nación firmó un acuerdo comercial con China que permite la llegada de ajo de aquel lejano país. Esta primavera se importó ajo barato asiático coincidiendo con la producción española. Los perjudicados: los productores de Córdoba, Granada, Antequera, Albacete y Cuenca.

Después de todo este relato, ¿a qué la problemática del campo es igual, ya se trate de un cultivo intensivo que de uno extensivo, de una producción en invernadero que de otra al aire libre? La presión de los mercados, la especulación y la indefensión que sufre en muchos casos el agro se reproduce en cualquier lugar en el que se ponga una semilla.

Anuncios

4 pensamientos en “Patatas, ajos, cebollas y espárragos. Conociendo otros cultivos

  1. El cultivo del esparrago en la costa de Perú es un cultivo intensivo y esto se debe a que la temperatura es practicamente plana durante todo el año y NO llueve, por lo tanto en el sur se cultiva esparrago verde que cosechan dos veces al año y en el norte el blanco, que cosechan dos veces y media al año, luego su producción está por sobre las 10 toneladas Há, que los hace muy rentable y desplazando a China del Nº 1 con sus 60.000 há en producción.
    Es casi imposible competir con esa fuerza productiva.
    Un saludo.

    Me gusta

  2. Cada vez me lo pones mas difícil para ilustrar con algún video, jeje. Hoy comentaré algo, el hombre no tropieza dos veces con la misma piedra, no no, tropieza tres, cuatro……….. y digo esto por el tema de las patatas, el año pasado se dieron una serie de circunstancias que es difícil que se vuelvan a dar. Llovió mucho en Sevilla y se perdieron muchas, por eso las murcianas, en la misma fecha de producción tuvieron un muy buen precio. Y que se las ha ocurrido a algunos listos avariciosos y egoístas, por llamarlos de forma suave, pues plantar hasta tres veces la cantidad del año pasado. El resultado ya lo sabéis. Y es que no tenemos conocimiento, lo mismo con los pimientos al aire libre, el año pasado fue bueno de precio y este año han triplicado la producción, resultado, pimientos a 0,15. El año que viene que planten mas. Algunos me dirán que cada uno puede hacer lo que quiera, faltaría mas, pues claro, al campo no se le pueden poner puertas y cada uno es muy libre de plantar lo que quiera y cuanto quiera, pero hay que tener un poco de sentido común y pensar las cosas. Hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar y no tratar de ser el mas rico del cementerio.

    Me gusta

    • Hola Aeternum,yo no creo que sea tan sencillo,si que es verdad que tal vez no tengamos mucha planificación,pero en un mundo tan globalizado y en el que somos un coladero de terceros paises,plantes el cultivo que plantes no sabes si estarás haciendo lo adecuado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s