Entre 80.000 y 100.000 euros cuesta levantar una hectárea de invernadero en ‘raspa y amagado’

Imagen

He estado estos días revisando algunos presupuestos que manejan los agricultores afectados por el temporal de granizo y lluvia en El Ejido. Las variaciones – entre 80.000 y 110.000 euros – dependen de lo que el productor le pida a la empresa constructora, supeditándose a las mejoras que incorpore la estructura. Aún con todo es difícil bajar de esos 80.000 euros por hectárea, si se quiere tener un buen invernadero tipo ‘raspa y amagado’, que es el que mejor se amolda a las condiciones de Almería. Es la cantidad que tendrán que soportar aquellos damnificados que han visto su explotación agrícola hecha añicos, además de los que han sufrido serios desperfectos de estructura aunque todo el esqueleto no se haya venido al suelo. Lo digo porque estos invernaderos también tendrán que ser derruidos para poder levantar otros nuevos sobre esos cimientos. Y ojo, me refiero al coste de reconstruir una estructura invernada, no estoy cuantificando aún las pérdidas ocasionadas por el extravío del cultivo. No solo se pierde la finca en la que se produce, también se arruina la plantación y todos los ingresos con los que contaba el empresario agrícola para los próximos meses y que ahora se han esfumado. Es terrorífico.

Imagen

José Miras conoce muy bien esta triste realidad. Posee alrededor de 37.000 metros cuadrados, de los que apenas le quedan en pie de 5.000 metros. Después de revisar que todo el sistema de riego se ha roto, se sube a un pequeño montículo y me señala con el dedo un invernadero que hay frente a él de más de una hectárea, que está tumbado sobre el suelo por completo. Debajo hay berenjena tardía, esperaba empezar la recolección esta misma semana, ¿de cuántas pérdidas estaríamos hablando? Ni le pregunto, me produce hasta pudor.

Imagen

Acompaño a José a visitar otro de sus bancales dañado. Observamos la escena en silencio hasta que se detiene un coche y bajan dos personas. Son constructores de invernaderos. Me aparto y hago una fotografía. Es una arista más de los efectos de esta realidad compleja.

José Miras tiene 60 años. Es de esa generación de padres, muchos de ellos ya abuelos, que tiene una madera especial para afrontar los reveses de la vida. La generación actual a la que pertenezco tengo la impresión de que es catastrofista, se agobia más y tiene menos entereza. Sin embargo, la generación de este señor ve las cosas con perspectiva. No se amilana, ni se arruga. Me comenta que “la película va por dentro”, pero por fuera mantiene el semblante, incluso el ánimo. No para, va de un lado para otro, atiende al teléfono, me atiende a mí, me explica, me enseña, nos quedamos callados y luego con educación me muestra una media sonrisa.

En ese rato de conversación me asomo a un invernadero medio derruido que está sin cultivo, el virus ‘nueva delhi’ se llevó el calabacín que había, y compruebo que en su cubierta maltrecha hay un plástico nuevo. “Lo pusimos la tarde anterior a la tormenta”, me dice. José tiene la planta de pepino que tenía pensada para esta finca en el semillero, ¿qué hará con ella ahora? (…) Finalmente me acerco con él a otro invernadero y me voy a la esquina que ha quedado en pie. Allí un calabacín en su primer estadio de vida lucha por sobrevivir. Y a su lado los restos de la tormenta, como amenaza. Esa plantita se siente como una pequeña gacela perdida en la sábana africana a punto de morir.

Imagen

Las Administraciones públicas, la pelota sobre su tejado

Los que hacen posible la agricultura intensiva bajo plástico, en general, son escépticos con las posibles ayudas que les puedan llegar. Están acostumbrados a que sea la entidad financiera con la que trabajan la que les ponga las cartas sobre la mesa. Ahora con la crisis, la restricción crediticia es importante, pero ya los directores de oficina de la caja de siempre han empezado a tranquilizar a los clientes prometiendo créditos blandos, comentaba uno de ellos que por debajo del 2%, ¿en torno al 1,8%? ¡Habrá que verlo!

Quizá ya sea el momento de que las Administraciones públicas sean ahora más protagonistas de lo que han sido en el pasado. La central promete rebaja fiscal, agilizar las indemnizaciones de los seguros agrarios (solo una minoría de afectados los tienen), se habla también de créditos ICO o de una moratoria en el pago de la cuota de la Seguridad Social; por su parte en el tejado de la Administración autonómica de la Junta está la puesta en marcha del artículo de ‘modernización express’ que permitiría levantar los invernaderos en el menor tiempo posible (aspecto crucial, ya que estas familias no tienen otro medio de vida); y por último, el ayuntamiento ejidense ha abierto una oficina técnica de declaración de daños para que los agricultores puedan presentar sus informes. Los últimos datos de dicha oficina apuntan a que “son 240 las hectáreas de cultivo que han presentado daños, si bien son un total de 90 las que cuentan con estructuras completamente derrumbadas y otras 150 las que registran destrozos de diversa consideración, tanto en parte de sus estructuras como en el estado de los cultivos”.

Anuncios

3 pensamientos en “Entre 80.000 y 100.000 euros cuesta levantar una hectárea de invernadero en ‘raspa y amagado’

  1. Interesante, ésto confirma una vez más la idea de que el cultivo bajo plástico en un sistema de producción insostenible, además, por sus costes económicos (obviando los costes ambientales y sociales de dicho sistema) suena mal decirlo pero… ¡¡haber diversificado la estrategia productiva!! estamos hartos de ver agricultures llorándole a los medios las granizadas, menos monocultivo y más biodiversidad, menos independencia del mercado y menos demagogia !!

    Me gusta

    • Ay, Renato,je,je, me siento en la obligación moral de contestarte por algunos de los contenidos de tu comentario. Agradezco de antemano tu participación en este foro y que sigas este blog, sobre todo teniendo en cuenta que a veces es muy localista para un lector como tú que me sigue desde la otra zona de Andalucía. Así que gracias por tu interés sincero.

      Dicho esto, no entiendo por qué crees que no es sostenible la agricultura intensiva bajo plástico, ¿no piensas que es al revés? Con los rendimientos del cultivo al aire libre (kilos por metro cuadrado) sería imposible satisfacer las necesidades alimenticias de productos hortícolas de la población española, europea y mundial. Los invernaderos de Almería, y de cualquier otra zona, hacen posible que las ensaladas no sean un lujo, como ocurriría si no hubiese invernaderos.

      El asunto medioambiental, ¿es criticable que los invernaderos contribuyan a rebajar la temperatura y por tanto luchen contra el cambio climático? Te aconsejo que pinches en el buscador de este blog y pongas el término “Pablo Campra”, en esos post se explica muy bien el efecto de reflectancia. Lo del tema social, no veo problema alguno, ¿sabes cuántas miles de personas y familias, no hablo de cientos sino de miles, han prosperado gracias a las oportunidades laborales que se les han dado en estos invernaderos y en sus almacenes? Muchos de esos trabajadores han venido de los cinco continentes y han encontrado aquí la oportunidad que se les negaba en sus países de origen.

      En Almería no hay monocultivo, tienes numerosas alhóndigas que en sus web publicitan sus artículos y verás que la pizarra agrícola es rica y variada. Y por último, es una falta de respecto que digas que los agricultores lloran delante de los medios de comunicación. No solo no es cierto, sino que además no conozco a ningún agricultor de El Ejido afectado por el granizo que lo haya hecho. Entre otras cosas porque estos agricultores están acostumbrados a que nadie les dé nada, y han salido adelante gracias al sudor de su frente y a la firmeza de sus manos. ¿Conoces muchas zonas productoras que sobrevivan sin ningún tipo de ayuda pública? Este modelo de agricultura intensiva lo lleva haciendo desde hace 50 años. Y aquí la gente no llora, trabaja.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s