Concentración de la oferta hortofrutícola: NO, y menos en mi nombre

Me ha llevado años quitarme la venda de los ojos para comprender que la promocionada concentración de la oferta esconde muchas sombras y contradicciones. Y demasiados intereses. Hoy charlaba sobre este tema con un técnico agrícola, al término de la presentación de una multinacional norteamericana, Alltech Crop Science, en el recién remodelado hotel de Golf de Almerimar (El Ejido, España). Este perito, Juan se llama, es lector habitual de este blog y me preguntaba cuál era mi opinión sobre las fusiones empresariales. Y al hilo de esa conversación escribo estas líneas que lo que procuran es ampliar este debate, ya que hay un discurso oficialista sobre esta cuestión que obliga a no salirse del guión y a que a todo el mundo, al menos en público, diga que está a favor de la concentración de la oferta y luego en privado muchos de esos supuestos defensores resulta que opinan lo contrario.

Imagen

Así que haciendo honor a la pluralidad de ideas de este blog y a su absoluta independencia y libertad de expresión voy a tratar de elaborar los argumentos de quienes están en contra de esa concentración de la oferta, pero que por motivos de muy diversa naturaleza no pueden o no se atreven a exponerlos abiertamente. La concentración tiene varias posibilidades, la fusión, la integración o la colaboración; pero en todas sus variables supone dar más poder a un presidente, gerente y equipo directivo quitándoselo en la misma medida a otro presidente, a otro gerente y a otro equipo directivo, sin olvidar los departamentos comerciales, técnicos y derivados que también se ven afectados por la nueva jerarquía de poder. Que yo sepa hasta ahora, y llevo 36 años mamando este sector, dichas uniones nunca han tenido un reflejo manifiesto en las medias de precios que han tenido los agricultores a final de campaña. Entonces, ¿para qué sirven? ¿para que los políticos de turno tengan algo de que hablar cuando vayan a ferias agrícolas y cuando enarbolen la bandera de la agricultura en campaña electoral?

El ‘modelo Almería’ es familiar, pero no solo en su estructura productiva, sino también en su estructura comercializadora. ¿Por qué es critable que un grupo de agricultores del Poniente, Níjar o la vega del Andarax, cansados año tras año de que no les salgan los números en su comercializadora, se asocien entre ellos para montar una pequeña empresa con la que comercializar y vender sus propios productos? ¿Por qué se les llama despectivamente ‘chiringuitos’, cuando generan empleo, están regentados por personas estrechísimamente vinculadas al sector de las frutas y hortalizas (muchos son productores) y tienen como propósito generar un mejor precio para el agricultor? Creo que habría que hacer autocrítica y comprender que si proliferann las pequeñas empresas comercializadoras es porque los más grandes no hacen bien sus deberes. Y que yo sepa todo el mundo tiene derecho a prosperar, y si está en una estructura ineficaz, es legítimo que quiera abrirse mercado por su propia cuenta.

Además, ¿para qué dar tanto poder a un presidente y a un gerente y a un equipo comercial determinado? ¿No da miedo o es que somos ilusos optimistas que desconocemos la naturaleza humana? En este campo hay muchos intereses individuales. Generalmente cuando el interés del que manda coincide con el de aquellos que están bajo su mando, pues estupendo; pero cuando ese interés del presi o del gerente o del jefe de turno no coincide con el del socio o el colaborador, pues empiezan los problemas. Concentrar la oferta en un ramillete de unas pocas compañías es un peligro, salvo que de la noche a la mañana los dirigentes del campo se conviertan en personas altruistas que solo piensen en el bien común. Sin embargo, el sector hortofrutícola está huérfano de líderes que representen a una mayoría (basta pensar en la Interprofesional y en su papel de agente secundario), así que lo más prudente es que los poderes se repartan y que nadie se convierta en emperador de los invernaderos.

Posdata. Por cierto, las alhóndigas deben estar bien agradecidas a muchas de esas pequeñas empresas, ya que a diario les compran género haciendo posible la subsistencia de bastantes subastas. Que no se olvide.

Anuncios

18 pensamientos en “Concentración de la oferta hortofrutícola: NO, y menos en mi nombre

  1. La concentración tiene, efectivamente, muchas caras. La cara del aumento del poder de negociación ante las cadenas, las sinergias en costes de comercialización, la creación de estructuras más fuertes….Pero también está la cara de los oligopolios frente a la agricultor, ¿cuántas opciones tiene un agricultor ahora para llevar su género? ¿cuántas tendría con 4 o 5 comercializadoras? ¿saldría el agricultor beneficiado de ello?. La competencia interna es fuente de competitividad, esto está demostrado científicamente. ¿Tendría la agricultura almeriense el mismo nivel de adaptación y respuesta al mercado en una situación oligopolística?
    Sigue así, José Antonio.

    Me gusta

  2. Jose Antonio tienes razón, si bien pienso que ese planteamiento tiene sentido para el mercado interior o mejor dicho de cercanía. Cuando estamos hablando de grandes Lineales (supermercados, hiper, etc.) estas pequeñas empresas no tienen capacidad de negociación, ese es el gran problema.

    Un saludo,

    Me gusta

  3. Entiendo que es algo imposible de realizar por varios motivos:

    En Europa hay y habrá pequeñas, medianas y grandes comercializadoras o supermercados. ¿las 4 o 5 grandes serían capaces de servir 10 camiones a los grandes y 2 palés al pequeño que está en Niza por ejemplo?

    El ser humano individual no actúa en beneficio colectivo, si el precio de mercado es x y vienen a pagarte x+1 empezarás a pensar en cambiar.

    ¿Se puede parar la iniciativa privada? No conozco ninguna economía desarrollada donde la destrucción creativa haya sido frenada por los usuarios.

    ¿Es mala la atomización? ¿No se han logrado evitar el estancamiento de los grandes? ¿Es el modelo de negocio de las grandes, comisión al agricultor y comprador independientemente del precio, el mejor modelo?

    Respecto a los precios mínimos, ¿necesitan los agricultores de un culpable (comercializador) cuando les afeitan a 10 centimos una partida? ¿no es posible realizar y cumplir pactos de precios mínimos mediante asociaciones?

    Sin más dejo mi visión rookie,

    Me gusta

  4. Que siga el debate pero la dispersion de la oferta no puede ser buena y la esta potenciando la gran distribubucion,ellos se concentran cada vez mas para aumentar su dominio y ganancias ,no puede ser que lo que es bueno para ellos sea malo para para nosotros.

    Me gusta

  5. no estoy nada de acuerdo con esa reflexion, claro que siempre hay intereses economicos por detras de esto, y de todo en la vida. La concentracion de la oferta simplemente sirve para que podamos vender el pimiento california como pimiento almeria, el tomate como tomate almeria,etc…pero claro somos tan tontos que les dejamos eso a los holandeses que venden nuestros productos como si fuesen ellos. Para que se lo queden ellos no seria mejor que no los qudememos nosotros, aunque se acosta de que algunos, gerenentes, presidentes, comerciales.etc…se enriquezcan mas…

    Me gusta

  6. Estoy de acuerdo contigo en que la concentración no es la única salvación posible en este campo, y como amante del libre mercado, creo que cada productor puede elegir la manera de comercializar que estime conveniente. En mi opinión ninguna tiene, en principio, que ser superior a otra. Dependerá siempre de la rentabilidad para el agricultor.
    Sin embargo, creo que cuando hablas de concentración de la oferta y de grandes empresas, debes diferenciar entre: alhondigas, SAT Y Cooperativas. Personalmente, pertenezco a una cooperativa desde que soy agricultor en 2002 y no concibo dedicarme a esto sin pertenecer a este tipo de empresa.
    Te puedo asegurar que en la empresa a la que pertenezco, el socio que entró ayer y el que entró hace treinta años en la empresa, tienen los mismos derechos y deberes en la cooperativa. Todos estamos orgullosos de nuestra empresa y la sentimos como propia. De hecho somos los propietarios de la misma. Elegimos al presidente y demás miembros del consejo rector, democráticamente cada dos años. En los últimos 15 años ha habido varios presidentes, en cuanto uno no interesaba, se cambiaba por otro y para adelante. De esta manera y con muchísimo esfuerzo y altibajos, hemos conseguido hacer de nuestra cooperativa una empresa próspera en la que nos sentimos seguros e ilusionados.
    El pertenecer a una empresa grande tiene muchas ventajas. Por una parte, las que dicen los políticos: sinergías, mayor capacidad de negociación, economías de escala, mayor capacidad para abastecer y dar servicio a nuestros clientes, etc. Pero por otra parte, nuestra empresa nos gestiona eficientemente los fondos operativos, nóminas, declaraciones de la renta, asesoramiento laboral y jurídico, nos da un servicio técnico indispensable, cuando pasó lo de la E.coli, nos gestiono las indemnizaciones, nuestro tamaño nos permite tener seguros que nos ayude en el momento de posibles impagos de clientes, nos gestiona ayudas a la hora de sacarnos cursos de manipulador de fitosanitarios, de riesgos laborales, conducir camiones, etc…
    En definitiva que yo nunca pertenecería a una alhondiga en la que por descargarte el camión (con la misma carretilla que utilizaban para descargarle a mi padre hace 30 años) dejarte tu género en su almacén y que se le lleven y que te cobren un 11 o un 12 por cierto, y en la que encima tienes que “lamerle el culo”a los compradores. O nunca pertenecería a una SAT en la que no tuviera ni voz ni voto y en la que hay socios de primera y otros de segunda.

    Me gusta

  7. La concentracion de la oferta, al igual que la democracia es la peor de las opciones posibles, el problema no esta en la concentracion en si si no en los lideres que la lleven a cabo., al igual que tambien es bueno que haya empresas especializadas en productos, confecciones u otros aspectos suficientemente relevantes como para hacer que una empresa pequeña pueda ser rentable para sus agricultores por algunas caranteristicas especiales que las haga competitivas dentro de un mercado gigante e inestable y complicado. Ahora si es cierto que las concentraciones de agricultores para una venta a grandes cadenas es la unica forma de hacer que los precios al agricultor sean lo mas rentable a sus socios posible dentro de la oferta y demanda. ¿Cuanto dinero se pierde por no haber un profesinal al cargo de una empresa? ¿Cuanta gente con un telefono obtiene su dinero por estar entre la compra y la venta de un producto? ¿Es que no hace falta ser un profesional para dedicarse a la venta de frutas y verduras en un mundo cada vez mas especializado y con mas exigencias de seguridad alimentaria y de una estructura profesional y capacitada? Se podrian hacer muchas preguntas que al final nos llevan a pensar que la concentracion es buena si se hace de una forma clara, en beneficio de sus socios productores. Solo teniendo un tamaño razonable podremos defender nuestros intereses de una forma razonable, llegando a acuerdos con un cliente que escuche nuestras demandas, pero siendo pequeño y sin especializar ¿ que vas a negociar con un producto perecedero? ? y lo mas importante, ¿ Con quien vas a negociar?
    Un ultimo dato, el promedio de supermercados de un tamaño medio o grande en un pais son entre 5 y 10 y las vias para llegar a ellos unas 100 o mas, en la mayoria de los casos. La venta de fruta y verdura es un 5 a 10 % de lo que se vende en una tienda al dia. Los productos de Almeria supondran un 1 a 2 % de la facturacion de un supermercado. Si alguien se cree que puede con un volumen pequeño negociar directamente con el supermercado, creo que vive en la utopia. En conclusion, se deberian hacer empresas medias o grandes, capacitadas para una gestion eficaz y con la comunicacion suficiente entre ellas para buscar el beneficio de sus socios y con una comunicacion fluida sobre los aspectos que puedan beneficiar a empresas de nuestro sector incluso aunque no beneficie a la propia.

    Me gusta

  8. Excelente reflexión de José Antonio Arcos. Profundizando en la esencia de por qué no se concentra la oferta de los productos hortofrutícolas almerienses; desmaquillando tanto maquillaje artificial y demagógico. Las empresas de comercialización, y especialmente las cooperativas, necesitan una urgente TERAPIA AGRÍCOLA ESTRATÉGIA para mejorar la gestión de las mismas a través de asesoramiento estratégico organizacional. El CORAZÓN del campo lo conforman miles de agricultores en nuestra provincial, y el gran esfuerzo que tantos corazones realizan en el día a día, debe verse compensado con precios justos que garanticen la viabilidad y sostenibilidad de sus invernaderos. Está claro que el buen vivir de unos cuantos listos es a costa del gran esfuerzo e incluso sufrimiento de miles de agricultores.

    Me gusta

  9. en mi opinión el problema no esta en las empresas sino en las personas que las dirigen y gestionan, Almeria necesita un cambio de mentalidad a nivel empresarial.

    Me gusta

  10. Todo tiene un reverso, hasta la fuerza en la Guerra de las Galaxias. La concentración de la oferta, considerada exclusivamente como un mantra, pierde sentido. Sin embargo, si te fijas en la ordenación de los mercados agrarios en Europa, verás que hay una coincidencia entre el tamaño de los agentes y el grado de concentración de la distribución minorista. Es verdad que los precios a largo plazo caen en términos reales, pero no es porque la concentración no funcione, sino porque las cadenas cada vez tienen más capacidad de asfixia con respecto a aguas arriba de la cadena. Por otro lado, concentrar no implica necesariamente fusionar. De hecho, en los últimos años, la oferta almeriense se ha concentrado bastante, mucho más de lo que parece. Los agricultores se están encargando de ello con sus decisiones individuales. Cada vez necesitas menos empresas para contemplar el 70-80% de la producción.
    La tendencia actual tiene pinta de seguir con este camino, y sinceramente creo que mientras el poder de la Gran Distribución no disminuya, la reacción natural es que la oferta se vaya concentrando con el principal objetivo de sobrevivir.

    Me gusta

  11. Me agrada comprobar que el debate es plural, eso pretendía, sacar a flote las distintas ideas que hay sobre una cuestión que para mi no está dada. Dicho con otras palabras, “¡no va a misa que la concentración de la oferta sea lo mejor”. No lo creo por todo lo expuesto en el post que se resume en que no me fío de las personas que aglutinan demasiado poder.

    El filósofo francés Montesquieu para evitarlo habló de separación de poderes: legislativo (las cortes), judicial (los jueces) y ejecutivo (el gobierno). Y en el mundo empresarial pasa igual, demasiado poder en manos de unos pocos puede llevar a la ruina a todo un sector.

    Más allá de la comparación o símil que hago entre las ideas de Montesquieu y la concentración de la oferta hortofrutícola en unas pocas empresas, me gustaría recordar que de la producción del sureste español se exporta algo más del 60% pero no la totalidad, y que además de supermercados (esa ‘gran distribución’ que sale a colación en algunos comentarios) hay otro tipo de clientes llamados mercados de abastos, fruterías, tiendas de barrio, etc, es decir, no se puede centrar el debate de la concentración de la oferta teniendo en mente solo a las cadenas de supermercados europeas. Son una pata importante, pero no sostienen toda la mesa.

    Estos dos matices (exportaciones-mercado europeo, y supermercados) los hago para decir que hay sitio y hueco para que otros más pequeños vendan y comercialicen a clientes de menor tamaño y sin salirse de los territorios de la Península Ibérica. El campo es grande, igual que el mercado y sus recovecos.

    Me gusta

  12. Interesante debate José Antonio, creo que como todo en esta vida, nada es blanco ni negro, depende de los ojos con que se mire. Vaya por delante que no soy experto en comercialización, pero en mi día a día convivo con comercializadoras de todos los tipos y tamaños, lo que me permite apuntar algunas ideas a este interesante debate, conozco casos de concentración de la oferta que funcionan y cumplen muy bien su misión para poder negociar con mayor fuerza ante grandes plataformas de distribución. Por otro lado también conozco pequeños grupos de agricultores o agricultores independientes que se han especializado en diferentes producciones de calidad, un ejemplo que todos conocemos sería el tomate RAF que abastecen a mercados muy especializados con pequeñas cantidades. Por tanto Almería tiene capacidad para que convivan comercializadoras de muy diferente tamaño cumpliendo todas con su función a la perfección, y todas tienen mucho futuro por delante.
    Otro tema es de algunos directivos de empresas (grandes o pequeñas, da igual), que cuando tocan poder se creen “dioses” y se trasforman en verdaderos verdugos para sus subordinados, gestionando como si de su cortijo se tratara, generando en muchos casos daños irreversibles a sus empresas que a veces tardan años en aflorar, cuando ya es demasiado tarde para recuperar esas empresas, tenemos algunos casos recientes y otro que aflorarán en breve.

    Me gusta

  13. Ayer precisamente hablando con mi jefe, me comentaba la pasividad e inmovilismo comercial de las comercializadoras almerienses sobre todo cooperativas, me decía ” es que estos lo tienen muy fácil, les llegan los clientes solos” y lleva razón el problema esta en mi humilde opinión, que por desgracia los agricultores de Almería (en general) ni saben ni quieren saber nada del funcionamiento de su cooperativa y si se meten en los órganos de dirección es por si pueden pillar algo… este es el verdadero problema, claro que es lo que pasa que el gerente, dirección comercial o presi se aprovechan y hacen de las suyas… una pregunta ¿como es posible que los departamentos comerciales de las grandes cooperativas estén compuestos por 2,3 o 4 personas? cuando cualquier empresa intermediaria tiene 20 o 30 comerciales buscando mercados, clientes, negocio en definitiva.
    La concentración de la oferta si pero para ser mas fuertes y llegar a muchos mas sitios, pero para eso es necesaria la implicación de los agricultores.
    Por cierto llevamos 30 años y seguimos con las mismas estructuras comerciales, esto da que pensar…

    Me gusta

  14. Te doy mi visión como biólogo, Jose Antonio, porque el mercado funciona igual que una selva, donde sólo sobreviven los mejor adaptados a las circunstancias y los que son más flexibles para adaptarse a las condiciones continuamente cambiantes. ¿Garantiza el tamaño estas propiedades en una productora-comercializadora? ¿o quizás la atomización y especialización, siempre flexible y provisional, en pequeños nichos de mercado garantiza a la larga una mayor supervivencia? Mi opinión es que aprendamos de la extinción de los dinosaurios…

    Me gusta

  15. Considero que la unión de la oferta es necesaria, de hecho la atomizacion de la misma es insufrible, por lo que creo q es fundamental movernos en ese camino; sí que es cierto que debemos de hacerlo alejándonos de los eternos presidentes agarrados al cargo, de los comerciales “hijosdefulanitoporquesupadreyalofue” y de gerentes con grandes nóminas ligadas al cargo, confío en una Almería unida, liderada por personas que hoy se están formando en comercio exterior, que tienen idiomas, que pueden cambiar este panorama: que vendan, no que despachen.

    Me gusta

  16. Creo que este tema es interesante tanto como que hay mucho interes economico a ganar para la provincia y sus agricultores, que logicamente no se quedaria en otras zonas de España o en el extranjero, sobre todo en Holanda.
    Tambien creo que hay que estar cualificado para dar una opinion razonable y con un criterio de experiencias vividas dia a dia. El agricultor tiene como funcion producir, no comercializar, el gerente tiene como funcion gestionar, y el comercial intentar vender al precio mas alto posible. Los tres pueden tener opiniones al respecto de como es mejor vender y que cauce hay que seguir. El agricultor opina casi siempre que cobra poco en relacion a lo que produce, pero sin embargo la experiencia me demuestra que suele ser el agricultor mas mediocre y no el que año a año suele tener una cosecha buena y de calidad.
    El gerente esta, debido casi siempre a la crisis y su influencia, mas preocupado de bajar los costes que de otra cosa ya que la situacion se complica año a año y al final la fuerza de los clientes se va imponiendo por que como dice un dicho el pez grande se come el pequeño, y con el tamaño de concentracion actual en almeria,… somos el pez pequeño no os quepa duda al respecto. Por ultimo la opinoion del comercial es tambien a tener en cuenta por que es el que dia a dia va teniendo dos problemas que se repiten en el tiempo y que cada vez son mas incisivos. Por un lado que cada vez aparecen ofertas desde mas paises, mas agencias, mas grupos de agricultores y mas empresas nuevas o venidas de otros sectores. Por otro lado y esto es lo mas grave, que la gente que no es profesional ofrece cantidades de producto que no tiene, a un precio que desconocen por no tener la informacion suficiente, y sobre todo con la esperanza de tener unos clientes fieles y unicos por que su producto es el “mejor”, claro esta que nunca han visto como lo hace el vecino. En resumen, creo que los profesionales con dilatada experiencia son los que tienen la posibilidad, es mas, la responsabilidad de llevar a nuestro sector agricola aun nivel de excelencia digno de nuestro esfuerzo y nuestro buen hacer desde hace años. Los agricultores. tecnicos de campo, comerciales, gerentes todos los que han demostrado al cabo de años su buen hacer son los que tiene que tomar las riendas y buscar la senda para una prodccion cada dia mayor y en un mercado muy complicado. Sigo insistiendo en que las empresas pequeñas tiene sentido para una prodccion especializada, un mercado pequeño o bien para un trabajo muy concreto,… pero no tiene sentido en el 95 % del mercado restante.
    Por ultimo, mi reflexion final es hay algun sector donde no sean 5 a 8 las que dominen el 95% del mercado. ¿telefonos,bancos, periodicos, television, petroleo, plasticos, carton,….? Ya tienen la respuesta de si hace falta concentracion, eso si, generosa y profesional,…

    Me gusta

  17. Encendido debate el de la concentración de la oferta. He recibido muchos mensajes a través del buzón de sugerencias, que viene a ser mi propio correo electrónico (j.a.arcossanchez@gmail.com), entiendo que a veces es más fácil la vía de la comunicación privada para determinados temas, aunque siempre recomiendo la zona de “comentarios” del blog para ampliar el foro de diálogo. En cualquier caso, gracias también por los correos electrónicos.

    En uno de ellos un amigo lector me ha enviado un vídeo en el que aparece un señor de esos que mandan mucho en el campo, muy serio él – como dándole así más elocuencia y gravedad a lo que argumentaba -, haciendo un alarde de la necesidad imperiosa de concentrar a las empresas, so pena de morir todos. En realidad, defendía la supervivencia de su comercializadora; pero si metía en el bote, en el ajo, a todas las demás, entonces convertía una necesidad individual en una urgencia colectiva, que es lo que pienso que ocurre con esta cuestión de la concentración. No se trata de una cuestión de Estado, sino de una cuestión que urge a determinadas compañías que por su tamaño, estructura de costes, orientación en el mercado (exportación) y tipología de clientes (cadenas) requieren ganar dimensión para seguir manteniéndose en la plaza. Eso se reviste de que es una necesidad de “todos” y ya tenemos el discurso hecho. Y luego a repetirlo hasta la saciedad para convencer por agotamiento y reiteración.

    Voy a transmitiros una imagen más o menos cotidiana y habitual en este sector. Imaginaos un jefe que no se entera de nada, que tiene un ego demasiado grande para escuchar al agricultor de turno y comprender determinadas cuestiones del día a día, que el socio que se le acerca conoce mejor por su experiencia en el mundo del invernadero, pero que su soberbia no le deja ver. Ese jefe a su vez tiene otro que no sabe distinguir un pimiento lamuyo de una berenjena negra. Y como la comercializadora es tan compleja y cada vez más grande, hay por encima de los dos anteriores otro jefe y otro jefe más en una pirámide jerárquica que nunca acaba (sinónimo también de estructura ineficaz) y que hace que los que están arriba de la cúspide vivan en otro mundo, muy alejado de la realidad del campo. Y ahora me pregunto yo, ¿para qué sirve esa concentración? ¿para alimentarlos a ellos? Pues resulta que ese agricultor, socio, colaborador o técnico, al que ninguno de los anteriores jefazos escucha, se junta con dos, tres o cuatro profesionales como él y monta su propia empresa hortofrutícola. ¿Acaso no tiene derecho? Creo que sí, sobre todo si está mejor formado que sus jefes, tiene una visión más amplia de las cosas, tiene los pies en el suelo, es capaz de innovar y le sobra ilusión y tenacidad. Estoy describiendo a muchísimos profesionales de este campo capaces de cambiar el sistema, pero no desde arriba (nadie se quiere ir de esos sillones), sino desde abajo porque esas empresas que hoy día son pequeñas, quizá más tarde sean medianas y más adelante grandes y sean los motores del futuro.

    Confiemos en la selección natural, se mantendrán los mejores, salvo que queramos limitar la libertad de mercado, hacer algo parecido a un neocomunismo prohibiendo que nazcan nuevas empresas y propiciando un monopolio con el pretexto de que no se puede hacer otra cosa. El ‘modelo Almería’ ha sido un éxito gracias a esa LIBERTAD en mayúsculas que ha hecho que muchos sean capaces de prosperar. Creo que es legítimo que Almería siga siendo una tierra de oportunidades donde progresen los mejores, los inquietos, que pueden ser ahora pequeños y en el futuro grandes. Y en esa selección natural caerán viejos elefantes, improductivos, ineficaces y que gritaban antes de morir que si no se les salvaba, todos caíamos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s