Cañete, un astronauta en el invernadero

¿Qué parece el señor ministro Arias Cañete en esta fotografía tomada hoy mismo en un invernadero de Pulpí? ¿Es un astronauta o un aventurero en tierra ignota para él? Se le pierde la vista hacia el infinito de la finca, al descubrir todo un mundo nuevo y verde: el de la agricultura bajo plástico, ¡y eso que es ministro de Agricultura!

Imagen

Este hombre está acostumbrado a que todos los medios le rían la gracia y le publican sus notas de prensa y sus declaraciones vacías de contenido. Él no hace ningún tipo de autocrítica de su gestión, pero tampoco encuentra a nadie que le haga preguntas incómodas o le cuestione su acción de gobierno. Lo pusieron al frente de Agricultura porque ya había estado en el Ministerio un par de veces y porque sus compañeros políticos no tenían ni idea de lo que es esto del campo y lo metieron de comodín. Y ahora toda la panda de personajes de la política se pasa el día comentando las cifras de las exportaciones agroalimentarias españolas, como argumento anticrisis que nos salva los muebles, pero esos que hablan de la balanza comercial lo hacen como si las exportaciones tuvieran vida propia o fuesen de otra galaxia, ignorando su naturaleza. Quizá por eso la cara de asombro de Cañete al entrar hoy en un invernadero de la empresa Primaflor en la esquinita norte de la provincia de Almería. Ha comprendido que detrás de esas exportaciones, de las que saca pecho, hay mucho trabajo y esfuerzo. Incluso agricultores.

Esta mañana se ha referido a las críticas de ayer de Francisca Iglesias, secretaria general de la Unión de Pequeños Agricultores, UPA-Almería, en las que recordaba que una vez más la Política Agraria del Capital, la PAC, se ha olvidado del sector de las frutas y hortalizas, marginándolo con respecto a otras actividades del agro. Y a Cañete no se le ha ocurrido otra cosa que decir que los productores hortofrutícolas son un ejemplo de agricultores de mercado que no necesitan ayudas. ¡Olé!

Y va y añade que precisamente los sectores que no obtienen subvenciones, como el hortofrutícola, “están ganando la batalla de la rentabilidad y el valor añadido”. Dicho con mis palabras, Cañete viene a decir lo siguiente: ¡Agricultores, no es preocupéis por las nuevas virosis, ni por el aumento de los costes de producción, ni por la presión a la baja de los precios de los supermercados europeos, ni por los terceros países! Estad tranquilos porque lo dice el jefe Cañete, ¡Estáis ganando dinero, vuestras explotaciones son rentables y competitivas!

Y de fondo escucho esa cancioncilla popular que dice… “ahora que estamos reunidos, vamos a contar mentiras, tralara, vamos a contar mentiras”. ¡Y a vender humo! No solo se excluye a las frutas y hortalizas de las ayudas directas, no solo se mantiene el mismo presupuesto para las OPFH, Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas, pese a que el sector ha exigido que se mejore; sino que además el ministro asegura que el camino de los productores de verduras es un ejemplo que deberán seguir el resto de actividades agrarias. Nada de ayudas y a matarse en el libre mercado. Solo sobrevivirá el mejor. Amén.

Anuncios

7 pensamientos en “Cañete, un astronauta en el invernadero

  1. Cosas del neo-liberalismo y de la escuela de Chicago (aunque no creo que Cañete sepa por dónde queda, jejeje)…
    Por cierto, los americanos y los alemanes serán muy pro libre mercado, pero tienen una agricultura y una ganadería muy subvencionada, ya sea directamente (subvenciones en Alemania) o indirectamente (exenciones fiscales en los USA)… ¡Ironías de la vida!

    Me gusta

  2. Suelo estar de acuerdo con usted y su blog me parece muy interesante, pero esta vez discrepo.
    En mi opinión Cañete tiene razón en algunas cosas. Las subvenciones como bien sabe, es dinero que no sale del bolsillo de Cañete, sino del de los contribuyentes (trabajadores, autónomos, etc), acabando en manos de políticos, los cuales arbitrariamente redistribuyen entre los ciudadanos. A veces lo hacen acertadamente, ayudando a desarrollar industrias florecientes y con futuro, a veces lo hacen mal, subvencionando sectores ruinosos e ineficientes (carbon de asturias, santana motor) llevados por intereses políticos, dirigidos por grupos de presión, o simplemente esas subvenciones terminan en manos de sus amigos y afines.

    Por lo tanto, creo que el dinero donde mejor esta en el bolsillo del que se lo gana. Así se premia al que lo hace bien, y se incentiva al que no. La agricultura almeriense, marroquí, holandesa, etc deberían competir en un mercado libre, en el que debería ganar el que logre los productos más atractivos al consumidor. Si los costes de producción suben, lo,hacen para todos, si vienen virus, vienen para todos, etc.
    Creo que no deberían haber subvenciones para nadie, de hecho, somos de los menos subvencionados y sobrevivimos porque lo hacemos bien y punto.

    Para finalizar, diré lo que SÍ creó que necesitamos: necesitamos que los políticos no nos asfixien a impuestos (impuestos hay que pagar, pero que te dejen respirar). Que nos protejan de los robos en el campo, que resuelvan el maldito problema de los residuos vegetales. Que no nos asfixien con el acoso policial, multandote porque llevas en el camión un rollo de alambre sin la factura. Que no nos hagan inspecciones de trabajo en las que te piden montañas de papeles. Que actúen rapidamente cuando aparezcan plagas nuevas, obligando a seguir protocolos de seguridad que eviten males,mayores. Por ejemplo alertando de la llegada de nuevas plagas y obligando a que los agricultores tengan los invernaderos en condiciones y eliminen las plantas contaminadas. Que terminen la dichosa autovvis o el ave. En fin, que resuelvan problemas y nos dejen trabajar en paz.

    .

    Me gusta

  3. El ministro Cañete parece un pez fuera del agua en esta foto.
    Creo que una persona que tiene esta responsabilidad deberia ser un profesional del sector o bien, si no es el caso, conocer desde la cercanía como funciona dicho sector.
    Para hacer política en los despachos primero hay que bajar a pie de campo y analizar la situación en este caso del campo.
    En fín, que esta foto no sea una mera anécdota y veamos al señor ministro en otras similares (a ser posible también en empresas agrícolas de menor tamaño que Primaflor).

    Me gusta

  4. Cañete, un astronauta en el invernadero | Blog de Bee Garden

  5. Bien podría cualquier político como dijo aquel “me apetece bajar a la tierra”.Deberian visitar fincas que se acercaran mas a la realidad del campo en general,que dista mucho de lo que sale en las fotografías en las que salen nuestros políticos,y me da igual que sean de un signo que otro.Claro esta que esas fotografías no venderían tanto como venden esas que se hacen y luego son publicadas en medios afines.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s